'/> La profecía de Urribarri: En algún momento, el pueblo no admite más transferencias / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  04:19  |  Lunes 21 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 25-04-2018 / 12:04
TARIFAZO ELÉCTRICO

La profecía de Urribarri: En algún momento, el pueblo no admite más transferencias

La profecía de Urribarri: En algún momento, el pueblo no admite más transferencias
El ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos, Sergio Urribarri, aprovechó la tensión por los aumentos macristas en las tarifas de servicios públicos para salir con los tapones de punta contra el Gobierno Nacional.
 
El ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos, Sergio Urribarri, aprovechó la tensión por los aumentos macristas en las tarifas de servicios públicos para salir con los tapones de punta contra el Gobierno Nacional, al que acusó de ser "experto en transferencias".
 
"Mucho se ha dicho por estas horas sobre los tarifazos dispuestos por el Gobierno Nacional. El tema escaló rápidamente en la agenda mediática porque es imposible tapar el sol con las manos. Es imposible no ver el golpe al mentón que significan para la mayoría de los argentinos. No hay blindaje mediático que sea capaz de cubrir semejante embestida", comenzó diciendo Urribarri.
 
Fue más lejos todavía al insinuar que la postura del gobierno de Macri es de "miserables": "Apostaron a que el resultado electoral del año pasado era espalda suficiente para implementar las medidas más miserables del neoliberalismo que sostienen. Porque hablar de un servicio público esencial como si fuera un bien de lujo es de miserable. 'Que el que no lo puede pagar, que no lo use', razonan con el prisma de quienes pertenecen a sectores pudientes y siempre han obtenido la porción más grande de la torta".

 
"Ante las primeras reacciones de la ciudadanía, echaron mano a argumentos como el gradualismo o 'la necesidad de hacer un esfuerzo'. No les alcanzó ese relato. Por eso ahora recurren a una nueva excusa: la carga impositiva de las provincias y de los municipios. Tercerización de las responsabilidades. (Convengamos que así gobierna cualquiera)" agregó el exgobernador, dispuesto a recuperar oxígeno político en medio de la crisis de las tarifas.
 
"Realmente -agregó- el Gobierno Nacional es experto en transferencias. Transfiere recursos de los sectores más débiles a los más concentrados, y transfiere las responsabilidades y los efectos de las medidas de su propia gestión. Este traslado del impacto político, económico y social de la decisión de los tarifazos sugiere varias lecturas. En primer lugar, evidencia el perfil de este Gobierno Nacional que quita retenciones a las mineras, alienta la devaluación y avala la evasión de los grandes contribuyentes, a costa de recortar subsidios y aumentar las tarifas de los servicios básicos".
 
Puesto en analista político, Urribarri siguió: "En segundo lugar, refleja la voluntad de asfixiar a las provincias y someter a los gobernadores. Para ello monta una escena guionada junto a la Gobernadora Vidal, quien anuncia la derogación de dos impuestos cuya incidencia real es insignificante, más aún teniendo en cuenta los descomunales beneficios que viene recibiendo del Gobierno Nacional con fines absolutamente electoralistas".
 
"En tercer lugar -continuó- dicho traslado a las arcas provinciales y municipales terminará recayendo en los contribuyentes en tanto supondrá menos obras y servicios. En este sentido, los gobernadores y los intendentes no pueden ni deben someterse a semejante maniobra de saqueo y extorsión. Y desde nuestro lugar vamos a defender los derechos y el bolsillo de los entrerrianos".
 
Por último, incluyó una frase que suena a dura advertencia: "Ahora bien, más allá de cualquier análisis, lo cierto es que tarde o temprano el Gobierno Nacional, sus funcionarios y los dirigentes de Cambiemos van a tener que hacerse cargo de su gestión. Van a tener que enfrentar los efectos de sus propias decisiones. Sin responsabilizar a terceros; sin tirar la pelota afuera. Porque en algún momento, el pueblo no admite más transferencias".
 
Fuente: Prensa Sergio Urribarri
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-05-2018 / 16:05
15-05-2018 / 09:05
14-05-2018 / 21:05
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó lo que ya se daba por descontado. El préstamo stand-by que le ofrece al gobierno de Mauricio Macri (cuyos montos y detalles son guardados bajo siete llaves) está atado a una serie de conocidas instrucciones que deberán inexorablemente cumplir.
 
Estas son reducción del déficit fiscal, disminución de empleados públicos, reducción de jubilaciones y planes sociales, disminución de las transferencias a las provincias y municipios, mayor apertura comercial a las importaciones, liberalización financiera y profundización de las reformas laborales: abaratando el despido, fomentando el empleo temporario y limitando las negociaciones paritarias.
 
Qué decir que ya no se sepa. Esta política de paulatina pérdida de la soberanía y de manos libres al FMI para intervenir en nuestros asuntos internos es una calesita que nos lleva a los viejos lugares del fracaso. Otra vez la sensación de "esto ya lo vivimos": devaluación, inflación más recesión, sin crecimiento y destrucción del aparato productivo. El "mercado" -ese conjunto de atorrantes- manda en el reino de la especulación, mientras comercios, pymes e industrias bajan sus persianas. Es el esplendor de la mala praxis neoliberal.
 
Cuando estaban ensoberbecidos por los focus groups, que los mostraban ganadores hasta 2027 no le daban bola a nadie. De pronto, como una espada de Damocles, aparece el fantasma de la crisis de 2001. La palabra "corralito", tímida, se cuela en las conversaciones y hasta su ideólogo, Domingo Cavallo, vuelve a la fama en los canales de televisión afines al Gobierno.
 
Ahora, ante la crisis, Macri se acordó de los gobernadores del PJ y los convocó, le pidió apoyo o silencio respecto del acuerdo con el FMI. En la reunión, mediante una sutil presión política, sobrevoló el chantaje del recorte de los recursos financieros de la Nación. Pero también la zanahoria de la obra pública y la promesa de "no entorpecer" las aspiraciones reeleccionarias de aquellos gobernadores que aspiran y pueden seguir en su cargo en 2019.
 
Los gobernadores del PJ lo escucharon y comprometieron apoyo, pero ninguno de ellos lo hizo luego en público al retirarse de la Casa Rosada. Ese silencio es político: busca evitar que el Presidente les traslade el costo ante la sociedad de haber recurrido al sometimiento del país a la voluntad absoluta del Fondo Monetario, que equivale prácticamente a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.
 
Así las cosas, el gobierno de Macri no ha podido articular un nuevo "relato" que le permita recuperar algo de terreno político y de imagen perdida que reflejan todas las encuestas. Lo que ha hecho es: minimizar la crisis, minimizar la duración, minimizar el impacto social y minimizar las exigencias que impondrá el FMI. Un verdadero disparate.
 
La Opinión Popular

13-05-2018 / 10:05
12-05-2018 / 20:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar