'/> La profecía de Urribarri: En algún momento, el pueblo no admite más transferencias / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  05:04  |  Miércoles 21 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 25-04-2018 / 12:04
TARIFAZO ELÉCTRICO

La profecía de Urribarri: En algún momento, el pueblo no admite más transferencias

La profecía de Urribarri: En algún momento, el pueblo no admite más transferencias
El ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos, Sergio Urribarri, aprovechó la tensión por los aumentos macristas en las tarifas de servicios públicos para salir con los tapones de punta contra el Gobierno Nacional.
 
El ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados de Entre Ríos, Sergio Urribarri, aprovechó la tensión por los aumentos macristas en las tarifas de servicios públicos para salir con los tapones de punta contra el Gobierno Nacional, al que acusó de ser "experto en transferencias".
 
"Mucho se ha dicho por estas horas sobre los tarifazos dispuestos por el Gobierno Nacional. El tema escaló rápidamente en la agenda mediática porque es imposible tapar el sol con las manos. Es imposible no ver el golpe al mentón que significan para la mayoría de los argentinos. No hay blindaje mediático que sea capaz de cubrir semejante embestida", comenzó diciendo Urribarri.
 
Fue más lejos todavía al insinuar que la postura del gobierno de Macri es de "miserables": "Apostaron a que el resultado electoral del año pasado era espalda suficiente para implementar las medidas más miserables del neoliberalismo que sostienen. Porque hablar de un servicio público esencial como si fuera un bien de lujo es de miserable. 'Que el que no lo puede pagar, que no lo use', razonan con el prisma de quienes pertenecen a sectores pudientes y siempre han obtenido la porción más grande de la torta".

 
"Ante las primeras reacciones de la ciudadanía, echaron mano a argumentos como el gradualismo o 'la necesidad de hacer un esfuerzo'. No les alcanzó ese relato. Por eso ahora recurren a una nueva excusa: la carga impositiva de las provincias y de los municipios. Tercerización de las responsabilidades. (Convengamos que así gobierna cualquiera)" agregó el exgobernador, dispuesto a recuperar oxígeno político en medio de la crisis de las tarifas.
 
"Realmente -agregó- el Gobierno Nacional es experto en transferencias. Transfiere recursos de los sectores más débiles a los más concentrados, y transfiere las responsabilidades y los efectos de las medidas de su propia gestión. Este traslado del impacto político, económico y social de la decisión de los tarifazos sugiere varias lecturas. En primer lugar, evidencia el perfil de este Gobierno Nacional que quita retenciones a las mineras, alienta la devaluación y avala la evasión de los grandes contribuyentes, a costa de recortar subsidios y aumentar las tarifas de los servicios básicos".
 
Puesto en analista político, Urribarri siguió: "En segundo lugar, refleja la voluntad de asfixiar a las provincias y someter a los gobernadores. Para ello monta una escena guionada junto a la Gobernadora Vidal, quien anuncia la derogación de dos impuestos cuya incidencia real es insignificante, más aún teniendo en cuenta los descomunales beneficios que viene recibiendo del Gobierno Nacional con fines absolutamente electoralistas".
 
"En tercer lugar -continuó- dicho traslado a las arcas provinciales y municipales terminará recayendo en los contribuyentes en tanto supondrá menos obras y servicios. En este sentido, los gobernadores y los intendentes no pueden ni deben someterse a semejante maniobra de saqueo y extorsión. Y desde nuestro lugar vamos a defender los derechos y el bolsillo de los entrerrianos".
 
Por último, incluyó una frase que suena a dura advertencia: "Ahora bien, más allá de cualquier análisis, lo cierto es que tarde o temprano el Gobierno Nacional, sus funcionarios y los dirigentes de Cambiemos van a tener que hacerse cargo de su gestión. Van a tener que enfrentar los efectos de sus propias decisiones. Sin responsabilizar a terceros; sin tirar la pelota afuera. Porque en algún momento, el pueblo no admite más transferencias".
 
Fuente: Prensa Sergio Urribarri
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-11-2018 / 12:11
19-11-2018 / 22:11
En el peronismo, plantear hoy la consigna de la unidad significa concertar con Cristina Fernández. Porque la ex presidenta, pese a los cargos de corrupción que la salpican, es la que más votos tiene en la interna peronista. Lo harían con la secreta esperanza que no sea la candidata, aunque es lo único que a ella le interesa ser.
 
En Entre Ríos, el cristinismo tiene distintas expresiones; pero cada una defiende y protege su lugar. La senadora nacional es el punto de referencia común, la que los ubica en un mismo plano; nada más. Algunos ven en ella un salvavidas y se le aferran agitando lealtades que nunca antes tuvieron. Otros le son realmente fieles.
 
Sin embargo, hubo un suceso que sintieron todos los K a la vez y que experimentaron de distinta forma: la movida de Sergio Urribarri que, aunque ambigua, alteró a más de uno al decir que Cristina es su candidata para enfrentar a Macri. Su candidata, y para sus fines provinciales.
 
Buscó apostar allá para sumar adeptos acá, jugarse por la ex jefa de Estado para incomodar a Gustavo Bordet, lograr la adhesión de los K entrerrianos para contrarrestar la pérdida de una estructura territorial que ahora está en manos de sus contrincantes peronistas del Ejecutivo provincial.
 
Pese a ello, Urribarri se quedó a medio camino, ya que elogia a Cristina pero no crea un bloque distinto en la Cámara Baja provincial. En ese misma línea, Urribarri también es contradictorio en su discurso confrontativo contra Macri, al integrar el gobierno provincial.
 
Entonces, ¿está a medio camino del cristinismo o a medio camino del antimacrismo? A medio camino de todo, seguro. Además, muchos le refriegan que mientras alude a la unidad en el nivel nacional, en la provincia divide.
 
Urribarri alteró a los cristinistas entrerrianos que, como él, también buscan potenciarse a partir de defender la gestión de la ex mandataria, quien, por cierto, no da señales de lo que hará electoralmente en 2019. Su estratégica indefinición desacomoda a más de uno, sea oficialista o sea opositor.
 
Urribarri vendría a ser el cristinista con más llegada a CFK pero no es el único ni conduce al resto de los K. Es cierto que los otros K no tienen candidato propio para la provincia, pero igual de cierto es que Urribarri no podría ser candidato, por impedimento constitucional, por mala imagen y por las causas de corrupción. Y tampoco encuentra alguien que quiere ser su delfín provincial.
 
Los cristinistas y Urribarri coinciden en una cosa, que las elecciones provinciales y las nacionales vayan juntas porque esa es la única forma que, colgándose de la boleta de CFK van a poder negociar algo con Bordet. O mejorar su performance electoral si Bordet no les da nada y los manda a pelear la interna o se van por fuera. De todos modos es un escenario inestable, falta mucho y no abundan las certezas.
 
La Opinión Popular

19-11-2018 / 19:11
19-11-2018 / 18:11
19-11-2018 / 18:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar