La Opinión Popular
                  05:03  |  Miércoles 21 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 23-04-2018 / 11:04
INTERBLOQUE

Luis Changui Cáceres lamentó la pérdida de dos diputados radicales

Luis Changui Cáceres lamentó la pérdida de dos diputados radicales
El veterano dirigente radical de Santa Fe, Luis “Changui” Cáceres, estuvo en Feliciano, en el marco de una recorrida nacional. Puso como ejemplo lo sucedido en el bloque de diputados para insistir con su argumento en contra de que la UCR se diluya en la identidad de Cambiemos. Foto: Página Política
 
Luis "Changui" Cáceres, el veterano dirigente radical de Santa Fe, recorre el país con un planteo antipático para el discurso hegemónico. En primer lugar, porque no tiene empacho en recordar su posición contraria a la alianza con el PRO sellada en Gualeguaychú; luego porque reniega de las iniciativas que supongan diluir la identidad radical en el paraguas de Cambiemos; y finalmente porque su gira proselitista tiene por fin "buscar" candidatos radicales que en cada distrito disputen del mejor modo posible la interna con el PRO.
 
Con esta premisa, de paso por Feliciano, tomó contacto con una veintena de militantes radicales, convocados por quien fuera referente de Juventud, Maximiliano Hernández, que ya ha presentado su postulación para la intendencia de esa ciudad del norte, desde una agrupación denominada "Podemos hacer". 

 
No hubo dirigentes de peso del radicalismo. Era lo esperable. Tampoco estuvo Gracia Jaroslavsky que en noviembre pasado, en Santa Fe, fue parte del puñado de entrerrianos que acompañaron el último encuentro nacional de este espacio radical que busca hacer contrapeso a la ola amarilla.
 
 
Identidad
  
Secundado por Hernández, el Changui Cáceres aludió a la situación planteada en Entre Ríos, tras la decisión del congreso radical de conformar bloques radicales en los interbloques de Cambiemos.
 
Puso como ejemplo de lo que estaría sucediendo institucionalmente con la UCR cuando se diluye en la identidad de Cambiemos.
 
"Como partido estamos hechos mierda. Desde el gobierno hay un objetivo claro que es tener un partido nacional, el partido que no tenían. Esto es prioritario para el PRO", consignó el santafesino y cuestionó la postura de la "cúpula partidaria" de la UCR en este sentido.
 
"Hace un mes atrás, desde la cúpula partidaria se llamó a la conformación del partido Cambiemos. ¿Esto qué significa? Significa la disolución de la UCR. Lo plantearon desde la cúspide de la conducción radical, no un borracho que estaba en la esquina", advirtió.
 
Interpretó que "tuvieron que recoger un poquito la piola" con esa iniciativa aunque "ahora unificaron la Fundación Alem de la UCR con la fundación Procrear (Pensar) o no sé cómo se llama que es del PRO".
 
Añadió su crítica a la idea de "plantear la unificación como Juventud de Cambiemos lo que supone la disolución de la Juventud Radical". "Los pibes que debieran estar planteando la rebeldía, están siendo puestos al frente de esto", lamentó Cáceres.
 
Concluyó con malos augurios para la UCR: "Si hoy se partiera la naranja por la mitad, un pedazo de la juventud radical es PRO y un pedazo de la Franja Morada es PRO. Si se separan los bloques, un pedazo es PRO. Aquí está la experiencia de Entre Ríos con la pérdida de dos diputados", dijo en alusión a los legisladores María Alejandra Viola y Alberto Rotman que desistieron de integrar el bloque radical en Cambiemos, tal como lo dispuso el congreso partidario.
 
Fuente: Página Política
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-11-2018 / 12:11
19-11-2018 / 22:11
En el peronismo, plantear hoy la consigna de la unidad significa concertar con Cristina Fernández. Porque la ex presidenta, pese a los cargos de corrupción que la salpican, es la que más votos tiene en la interna peronista. Lo harían con la secreta esperanza que no sea la candidata, aunque es lo único que a ella le interesa ser.
 
En Entre Ríos, el cristinismo tiene distintas expresiones; pero cada una defiende y protege su lugar. La senadora nacional es el punto de referencia común, la que los ubica en un mismo plano; nada más. Algunos ven en ella un salvavidas y se le aferran agitando lealtades que nunca antes tuvieron. Otros le son realmente fieles.
 
Sin embargo, hubo un suceso que sintieron todos los K a la vez y que experimentaron de distinta forma: la movida de Sergio Urribarri que, aunque ambigua, alteró a más de uno al decir que Cristina es su candidata para enfrentar a Macri. Su candidata, y para sus fines provinciales.
 
Buscó apostar allá para sumar adeptos acá, jugarse por la ex jefa de Estado para incomodar a Gustavo Bordet, lograr la adhesión de los K entrerrianos para contrarrestar la pérdida de una estructura territorial que ahora está en manos de sus contrincantes peronistas del Ejecutivo provincial.
 
Pese a ello, Urribarri se quedó a medio camino, ya que elogia a Cristina pero no crea un bloque distinto en la Cámara Baja provincial. En ese misma línea, Urribarri también es contradictorio en su discurso confrontativo contra Macri, al integrar el gobierno provincial.
 
Entonces, ¿está a medio camino del cristinismo o a medio camino del antimacrismo? A medio camino de todo, seguro. Además, muchos le refriegan que mientras alude a la unidad en el nivel nacional, en la provincia divide.
 
Urribarri alteró a los cristinistas entrerrianos que, como él, también buscan potenciarse a partir de defender la gestión de la ex mandataria, quien, por cierto, no da señales de lo que hará electoralmente en 2019. Su estratégica indefinición desacomoda a más de uno, sea oficialista o sea opositor.
 
Urribarri vendría a ser el cristinista con más llegada a CFK pero no es el único ni conduce al resto de los K. Es cierto que los otros K no tienen candidato propio para la provincia, pero igual de cierto es que Urribarri no podría ser candidato, por impedimento constitucional, por mala imagen y por las causas de corrupción. Y tampoco encuentra alguien que quiere ser su delfín provincial.
 
Los cristinistas y Urribarri coinciden en una cosa, que las elecciones provinciales y las nacionales vayan juntas porque esa es la única forma que, colgándose de la boleta de CFK van a poder negociar algo con Bordet. O mejorar su performance electoral si Bordet no les da nada y los manda a pelear la interna o se van por fuera. De todos modos es un escenario inestable, falta mucho y no abundan las certezas.
 
La Opinión Popular

19-11-2018 / 19:11
19-11-2018 / 18:11
19-11-2018 / 18:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar