La Opinión Popular
                  04:18  |  Lunes 21 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 23-04-2018 / 11:04
INTERBLOQUE

Luis Changui Cáceres lamentó la pérdida de dos diputados radicales

Luis Changui Cáceres lamentó la pérdida de dos diputados radicales
El veterano dirigente radical de Santa Fe, Luis “Changui” Cáceres, estuvo en Feliciano, en el marco de una recorrida nacional. Puso como ejemplo lo sucedido en el bloque de diputados para insistir con su argumento en contra de que la UCR se diluya en la identidad de Cambiemos. Foto: Página Política
 
Luis "Changui" Cáceres, el veterano dirigente radical de Santa Fe, recorre el país con un planteo antipático para el discurso hegemónico. En primer lugar, porque no tiene empacho en recordar su posición contraria a la alianza con el PRO sellada en Gualeguaychú; luego porque reniega de las iniciativas que supongan diluir la identidad radical en el paraguas de Cambiemos; y finalmente porque su gira proselitista tiene por fin "buscar" candidatos radicales que en cada distrito disputen del mejor modo posible la interna con el PRO.
 
Con esta premisa, de paso por Feliciano, tomó contacto con una veintena de militantes radicales, convocados por quien fuera referente de Juventud, Maximiliano Hernández, que ya ha presentado su postulación para la intendencia de esa ciudad del norte, desde una agrupación denominada "Podemos hacer". 

 
No hubo dirigentes de peso del radicalismo. Era lo esperable. Tampoco estuvo Gracia Jaroslavsky que en noviembre pasado, en Santa Fe, fue parte del puñado de entrerrianos que acompañaron el último encuentro nacional de este espacio radical que busca hacer contrapeso a la ola amarilla.
 
 
Identidad
  
Secundado por Hernández, el Changui Cáceres aludió a la situación planteada en Entre Ríos, tras la decisión del congreso radical de conformar bloques radicales en los interbloques de Cambiemos.
 
Puso como ejemplo de lo que estaría sucediendo institucionalmente con la UCR cuando se diluye en la identidad de Cambiemos.
 
"Como partido estamos hechos mierda. Desde el gobierno hay un objetivo claro que es tener un partido nacional, el partido que no tenían. Esto es prioritario para el PRO", consignó el santafesino y cuestionó la postura de la "cúpula partidaria" de la UCR en este sentido.
 
"Hace un mes atrás, desde la cúpula partidaria se llamó a la conformación del partido Cambiemos. ¿Esto qué significa? Significa la disolución de la UCR. Lo plantearon desde la cúspide de la conducción radical, no un borracho que estaba en la esquina", advirtió.
 
Interpretó que "tuvieron que recoger un poquito la piola" con esa iniciativa aunque "ahora unificaron la Fundación Alem de la UCR con la fundación Procrear (Pensar) o no sé cómo se llama que es del PRO".
 
Añadió su crítica a la idea de "plantear la unificación como Juventud de Cambiemos lo que supone la disolución de la Juventud Radical". "Los pibes que debieran estar planteando la rebeldía, están siendo puestos al frente de esto", lamentó Cáceres.
 
Concluyó con malos augurios para la UCR: "Si hoy se partiera la naranja por la mitad, un pedazo de la juventud radical es PRO y un pedazo de la Franja Morada es PRO. Si se separan los bloques, un pedazo es PRO. Aquí está la experiencia de Entre Ríos con la pérdida de dos diputados", dijo en alusión a los legisladores María Alejandra Viola y Alberto Rotman que desistieron de integrar el bloque radical en Cambiemos, tal como lo dispuso el congreso partidario.
 
Fuente: Página Política
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-05-2018 / 16:05
15-05-2018 / 09:05
14-05-2018 / 21:05
El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó lo que ya se daba por descontado. El préstamo stand-by que le ofrece al gobierno de Mauricio Macri (cuyos montos y detalles son guardados bajo siete llaves) está atado a una serie de conocidas instrucciones que deberán inexorablemente cumplir.
 
Estas son reducción del déficit fiscal, disminución de empleados públicos, reducción de jubilaciones y planes sociales, disminución de las transferencias a las provincias y municipios, mayor apertura comercial a las importaciones, liberalización financiera y profundización de las reformas laborales: abaratando el despido, fomentando el empleo temporario y limitando las negociaciones paritarias.
 
Qué decir que ya no se sepa. Esta política de paulatina pérdida de la soberanía y de manos libres al FMI para intervenir en nuestros asuntos internos es una calesita que nos lleva a los viejos lugares del fracaso. Otra vez la sensación de "esto ya lo vivimos": devaluación, inflación más recesión, sin crecimiento y destrucción del aparato productivo. El "mercado" -ese conjunto de atorrantes- manda en el reino de la especulación, mientras comercios, pymes e industrias bajan sus persianas. Es el esplendor de la mala praxis neoliberal.
 
Cuando estaban ensoberbecidos por los focus groups, que los mostraban ganadores hasta 2027 no le daban bola a nadie. De pronto, como una espada de Damocles, aparece el fantasma de la crisis de 2001. La palabra "corralito", tímida, se cuela en las conversaciones y hasta su ideólogo, Domingo Cavallo, vuelve a la fama en los canales de televisión afines al Gobierno.
 
Ahora, ante la crisis, Macri se acordó de los gobernadores del PJ y los convocó, le pidió apoyo o silencio respecto del acuerdo con el FMI. En la reunión, mediante una sutil presión política, sobrevoló el chantaje del recorte de los recursos financieros de la Nación. Pero también la zanahoria de la obra pública y la promesa de "no entorpecer" las aspiraciones reeleccionarias de aquellos gobernadores que aspiran y pueden seguir en su cargo en 2019.
 
Los gobernadores del PJ lo escucharon y comprometieron apoyo, pero ninguno de ellos lo hizo luego en público al retirarse de la Casa Rosada. Ese silencio es político: busca evitar que el Presidente les traslade el costo ante la sociedad de haber recurrido al sometimiento del país a la voluntad absoluta del Fondo Monetario, que equivale prácticamente a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.
 
Así las cosas, el gobierno de Macri no ha podido articular un nuevo "relato" que le permita recuperar algo de terreno político y de imagen perdida que reflejan todas las encuestas. Lo que ha hecho es: minimizar la crisis, minimizar la duración, minimizar el impacto social y minimizar las exigencias que impondrá el FMI. Un verdadero disparate.
 
La Opinión Popular

13-05-2018 / 10:05
12-05-2018 / 20:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar