La Opinión Popular
                  13:23  |  Jueves 21 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Internacionales - 13-04-2018 / 20:04
EFEMÉRIDES POPULARES

En Adana, el Gobierno otomano asesina a más de 30.000 cristianos armenios

En Adana, el Gobierno otomano asesina a más de 30.000 cristianos armenios
La Masacre de Adana fue un episodio violento que tuvo lugar en la provincia de Adana (Turquía), el 14 de abril de 1909, y causó miles de muertos, la minoría armenia fue perseguida por la mayoría musulmana en el Imperio Otomano por cuestiones religiosas, políticas y económicas. En la imagen: Cuerpos de armenios masacrados.
La Masacre de Adana fue un episodio violento que tuvo lugar en la provincia de Adana (Turquía), el 14 de abril de 1909, y causó miles de muertos, la minoría armenia fue perseguida por la mayoría musulmana en el Imperio Otomano por cuestiones religiosas, políticas y económicas. Cuando entró en el gobierno un partido nacionalista y reformista, el de los Jóvenes Turcos, estos habían derrocado al sultán Abdul Hamid II, que había masacrado los armenios a finales del siglo XIX.
 
Los Jóvenes Turcos habían otorgado algunos derechos a los armenios que los igualaban a los musulmanes. Al cabo de un año, la población armenia de Turquía, tras la dimisión de Abdul Hamid II, comenzó a manifestarse en apoyo de la postura del nuevo gobierno, que favorecía los derechos de los armenios, colocándolos por fin en igualdad legal con los musulmanes. Pero estos cambios no gustaron a los seguidores de Hamid, ya que les parecía una amenaza.
 
En marzo de 1909 el Sultán Abdul Hamid II recuperó el poder movilizando la población hacia la restitución de la ley islámica. La violencia estalló el 01 de abril de 1909 con una serie de pogromos anti armenios en Adana y las ciudades de alrededor como Tarso y Alexandretta.
 
El 18 de abril, Adana ya contaba con 1.000 y Marash y Hadj con unos 5.000. En Tarso, el barrio armenio había quedado destruido, en Hadj se quemaron algunas propiedades, Adana fue destruida y saqueada, y los cadáveres quedaron esparcidos por todas las calles.
 
Algunos armenios se refugiaron en los consulados mientras los musulmanes asediaban las ciudades. El descontrol y la violencia duraron hasta principios de mayo aproximadamente. Se estima que la Masacre de Adana causó entre 20.000 y 30.000 muertos. Fue una de las primeras matanzas del Genocidio Armenio.

La Opinión Popular

La Masacre de Adana fue una persecución étnica que ocurrió en la provincia de Adana, en el Imperio otomano, en abril de 1909. Se trató de un choque étnico-religioso en la ciudad de Adana, reforzado por una serie de pogromos antiarmenios en todas partes del distrito. Los informes estimaron que las masacres en la provincia causaron entre 20 000 y 30 000 muertes.
 
En 1908, el gobierno de los Jóvenes Turcos subió al poder en el Imperio otomano tras una revolución no sangrienta. Al cabo de un año, la población armenia de Turquía, tras la dimisión de Abdul Hamid II, comenzó a manifestarse en apoyo de la postura del nuevo gobierno, que favorecía los derechos de los armenios, colocándolos por fin en igualdad legal con los musulmanes.
 
Habiendo soportado mucho tiempo el llamado estado dhimmi,[cita requerida] y habiendo sufrido la brutalidad y opresión del mandato hamidiano desde 1876, la minoría armenia en Cilicia percibió al naciente gobierno de los Jóvenes Turcos como una repentina oportunidad de cambio.
 
Sin embargo, el que los cristianos tuvieran ahora el derecho de armarse y formar grupos políticamente significativos era, para los leales a Abdul Hamid -inculturizados en el sistema que había perpetrado las masacres hamidianas de los años 1890-, una provocación y una humillación.
 
El contragolpe de marzo de 1909 arrancó el control del Gobierno de las manos de los laicistas Jóvenes Turcos, y Abdul Hamid II recuperó brevemente sus poderes dictatoriales. Apelando a la población reaccionaria musulmana con una retórica populista que pedía la reinstitución de la ley islámica bajo la bandera de un califato panislámico, el sultán movilizó el apoyo popular contra los Jóvenes identificándose con el carácter históricamente islámico del Estado.
 
La tensión estalló en disturbios violentos el 1 de abril de 1909, y pronto se intensificó y organizó contra la población armenia de Adana y de varias ciudades circundantes.
 
Hacia el 18 de abril de 1909 se informó la muerte de más de 1000 personas únicamente en Adana, con bajas desconocidas adicionales en Tarso y Alexandretta. Miles de refugiados llenaron el consulado estadounidense en Alexandretta, y un buque de guerra británico fue enviado a sus orillas; tres buques de guerra franceses fueron enviados a Mersin, donde la situación era «desesperada», y muchos consulados occidentales fueron sitiados por refugiados armenios. Los militares otomanos luchaban para someter la violencia.
 
Episodios de violencia similares ocurrieron en Marash y Hadjin, donde pronto creció la estimación del número de víctimas a más de 5000.14 Se esperaba que el crucero británico Diana proporcionara un efecto «de tranquilización» en el puerto de Alexandretta, donde la violencia todavía rabiaba.14 Los informes manifestaron que las «autoridades imperiales son indiferentes o se confabulan en la matanza».
 
El orden fue restaurado hacia el 20 de abril de 1909, cuando la perturbación en Mersin había disminuido, y el crucero británico Swiftsure era capaz de entregar «provisiones y medicinas requeridas para Adana».15 Un informe «amenazante» de Hadjin indicó que armenios bien armados se mantenían en la ciudad, «asediada por miembros de la tribu musulmana, que sólo esperan la fuerza numérica suficiente para superar la defensa improvisada erigida por los armenios».
 
Aproximadamente 8000 refugiados llenaron las misiones de Tarso, donde el orden había sido restaurado conforme a la ley marcial y las bajas fueron aproximadamente 50.
 
Un mensaje fechado el 22 de abril de 1909 de un misionero estadounidense en Hadjin indicó que la ciudad ardía intermitentemente, las propiedades armenias circundantes habían sido quemadas, y el asalto era inevitable. Se relató que la totalidad de la población armenia de Kırıkhan había sido «asesinada»; el pueblo armenio de Deurtyul estaba en llamas y rodeado.
 
Además de las matanzas en Tarso, se informaron de masacres en Antioquía, y amotinamientos en Birejik. Al menos un informe elogió «a los funcionarios del Gobierno turcos en Mersina» por hacer «todo lo posible para comprobar el problema», aunque «el resultado de sus esfuerzos haya sido muy limitado».16 Mientras las autoridades otomanas trabajaron para contener la violencia dirigida a las minorías cristianas del Imperio, la población armenia «vio a los Jóvenes Turcos como una futura protección».
 
El gobierno otomano envió al ejército para mantener la paz, pero fue acusado de haber tolerado la violencia o incluso de haber participado en ella. Un informe de un periódico del 3 de mayo de 1909 indicó que los soldados otomanos habían llegado, pero no parecieron preocupados por hacer efectiva la paz: Adana está aterrorizado por 4000 soldados, que saquean, disparan e incendian. No se presta ningún respeto a las propiedades extranjeras. Las escuelas francesas han sido destruidas, así que se teme que la escuela estadounidense, y los intereses misioneros en Adana sean totalmente arruinados.
 
El nuevo gobernador todavía no ha inspirado confianza. Hay razón para creer que las autoridades tienen la intención de permitir el exterminio de todos los cristianos.
 
El gran visir Hüseyin Hilmi Pachá indicó que la masacre era una «cuestión política, no una cuestión religiosa... Antes de que los comités políticos armenios comenzaran a organizarse en Asia Menor había paz. Les dejaré para juzgar la causa de la matanza». Concediendo que su precursor, Abdul Hamid II, había pedido «la exterminación de los armenios», él articuló su confianza en que «nunca habrá otra masacre».
 
En julio de 1909, el Gobierno de los Jóvenes Turcos anunció los procesos de varios funcionarios del gobierno y militares, por «estar implicados en las masacres armenias».
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
20-06-2018 / 17:06
20-06-2018 / 17:06
18-06-2018 / 22:06
18-06-2018 / 21:06
En 1859, Maximiliano de Habsburgo fue contactado por primera vez por los monárquicos mexicanos - los miembros de la aristocracia mexicana, encabezada por José Pablo Martínez del Río - con una propuesta para convertirse en el emperador de México.
 
Él no aceptó al principio, pero después de la intervención francesa en México, dirigida por Napoleón III, de la captura de la ciudad de México por el General Élie-Frédéric Forey y del plebiscito que confirmó la proclamación del imperio, mientras las tropas francesas ocupaban la mayor parte del territorio, consintió en aceptar la corona en el año 1863.
 
El archiduque Fernando Maximiliano José de Austria era miembro de la Casa Imperial de Habsburgo-Lorena. Después de una carrera en la Armada de Austria, fue proclamado, el 10 de abril de 1864, emperador como: Maximiliano I de México.
 
Dio inicio así al Segundo Imperio Mexicano, con el apoyo de Napoleón III de Francia y un grupo de mexicanos conservadores que trataron de revivir la monarquía mexicana instaurada anteriormente por Agustín de Iturbide (Agustín I de México).
 
Muchos países, entre ellos los Estados Unidos, se negaron a reconocer a ese gobierno. Esto ayudó a asegurar el éxito de las fuerzas liberales encabezados por Benito Juárez, quien se negó a consentir el Imperio. Hubo guerra continua entre las tropas imperiales (conformada por mexicanos, franceses, austriacos y belgas) y los republicanos mexicanos.
 
Después de la final de la "Guerra de Secesión", los Estados Unidos comenzaron a suministrar armas a los partidarios de Juárez en El Paso del Norte en la frontera con México. Mientras tanto, Maximiliano invitó a los ex confederados esclavistas a trasladarse a México en una serie de asentamientos.
 
Sin embargo, en 1866, Napoleón III retiraría sus tropas en el frente de la resistencia mexicana, debido a la oposición de EE.UU. bajo la Doctrina Monroe, y para aumentar su contingente militar en el país para hacer frente al creciente ejército prusiano de Otto Von Bismarck.
 
La ciudad de Querétaro cayó en mayo de 1867, y tras un consejo de guerra, Maximiliano I, fue condenado a muerte. Benito Juárez se negó a conmutar la pena, para enviar un mensaje de que México no toleraría ningún gobierno impuesto por las potencias extranjeras. La sentencia se llevó a cabo el 19 de junio 1867.
 
La Opinión Popular

18-06-2018 / 08:06
El 18 de junio de 1986, a las seis de la mañana, los presos por terrorismo de las cárceles de San Juan de Lurigancho (presos comunes), en el Pabellón Azul de la isla penal de El Frontón (subversivos) y Santa Bárbara (mujeres), que poseían un control tácito al interior de los centros, se amotinaron en forma coordinada y tomaron como rehenes a los guardias de las cárceles y a tres periodistas.
 
Los amotinados en las tres cárceles presentaron un pliego único de 26 demandas, la mayoría relacionada a mejoras en las condiciones de vida de los prisioneros y la disolución del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), entidad encargada de las prisiones en el país. Alan García y los miembros de su gobierno fueron tomados desprevenidos por el incidente.
 
La iglesia Católica peruana en el documento publicado el 19 de junio de 1986 y titulado Masacre de los penales de Lima relata: "En la madrugada del 18, los detenidos de los penales de El Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara, en Lima, se amotinan y toman rehenes. El consejo de ministros y el presidente Alan García deciden encargar al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas la restauración del orden. En Santa Bárbara -cárcel de mujeres- interviene la Guardia Republicana. Las rehenes son liberadas. Hay dos reclusas muertas. 
 
En Lurigancho intervienen el Ejército y la Guardia Republicana. Al amanecer del 19 un rehén es liberado. Los ciento veinticuatro reclusos -según el informe oficial- son fusilados después de rendirse. En el Frontón, la operación se encomienda a la Marina, que bombardea el Pabellón Azul durante todo el día. Sobreviven treinta internos, que se rinden. Eran alrededor de doscientos detenidos. En todo el proceso se impide el acceso a las autoridades civiles: jueces, fiscales, directores de penales. Tampoco la prensa".
 
Fue el asesinato masivo más grande durante la lucha contrasubversiva en Perú.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar