Ahora no hay tanques en las calles, no hay bombardeos. Pero aquella brutal reacción de la derecha chilena proclamaba que no había democracia para los movimientos populares. Les declaraba la guerra y convocaba a la violencia política. El jefe del ejército, el general Edoardo Vilas Boas, amenazó veladamente a los jueces: "no aceptaremos la impunidad en Brasil".
 
Tras el golpe parlamentario que desplazó a la presidenta Dilma Rousseff, Lula decidió salir a la calle. A Rousseff la destituyó el Parlamento en un golpe palaciego y no le pudieron probar una sola acusación de corrupción. En cambio Eduardo Cunha, el golpista presidente de la Cámara de Diputados, está cumpliendo una condena de 16 años por causas probadas de coimas y enriquecimiento ilícito.
 
La convicción democrática de Lula lo llevó a la calle, hizo caravanas por todo Brasil y logró revertir los efectos de la fuerte campaña de O'Globo en su contra. Las encuestas lo mostraron como el candidato con más intención de voto, muy por delante de su seguidor inmediato, Jair Bolsonaro, un fascista que simpatiza con las dictaduras militares.
 
Lula hubiera ganado las elecciones y probablemente todavía lo pueda hacer porque el Partido de los Trabajadores anunció que presentará su candidatura aunque esté en prisión. Quedará así expuesta la falsa vocación democrática de la derecha representada por sectores del Poder Judicial, el poder económico y las grandes corporaciones mediáticas.
 
El juez Sergio Moro, ha sido acusado de actuar por intereses políticos. Es el juez que ha perseguido en forma encarnizada a Lula y el que ha ordenado su encarcelamiento. Hay una fotografía de Moro, sonriente, junto a Aécio Neves, el ex candidato de la oposición derechista. Neves fue separado de su cargo porque fue filmado cuando le pedía a un empresario una coima de 600 mil dólares para pagar a los abogados que lo defendían por acusaciones de corrupción.
 
La persecución mediática y judicial, motorizada por el poder económico, desequilibra el sistema democrático. Los ciudadanos son libres solo para elegir al gobierno neoliberal de derecha que deseen.
 
La Opinión Popular
'/> Lula es un símbolo de la resistencia de los trabajadores / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  23:58  |  Martes 23 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Internacionales - 07-04-2018 / 11:04

Lula es un símbolo de la resistencia de los trabajadores

Lula es un símbolo de la resistencia de los trabajadores
La derecha neoliberal en varios gobiernos de Latinoamérica ha institucionalizado nuevamente un estatuto de violencia que no existió durante los gobiernos populares. La prisión de Lula es violencia. La persecución judicial injusta, sin pruebas y con evidentes objetivos políticos, es violencia. La derecha no es democrática y promueve la violencia. Por el contrario, los movimientos populares son democráticos porque su única arma está en la posibilidad de generar formas de expresión ciudadana para las mayorías.
Luiz Inácio Lula da Silva ha sido condenado sin pruebas consistentes, nada más que con una declaración obtenida luego que un testigo permaneciera detenido seis meses sin juicio. Previamente había declarado lo contrario y se negaron a concederle los beneficios de la ley del arrepentido, que solamente le otorgaron cuando implicó a Lula. "Esta escasa evidencia fue suficiente para el juez Moro -afirma New York Times-, en lo que los estadounidenses podrían considerar un juicio amañado". No hay papeles, documentos, fotografías ni otros testimonios.
 
Pero, el arresto de Lula va más allá de Brasil, regresa a escenas del pasado, cierra puertas en toda la región. Las democracias recuperadas tras la caída de las dictaduras han llegado a una encrucijada. Esa imagen de Lula perseguido y acorralado por los poderosos trae reminiscencias inevitables del Salvador Allende de los '70 en Chile.
 
Ahora no hay tanques en las calles, no hay bombardeos. Pero aquella brutal reacción de la derecha chilena proclamaba que no había democracia para los movimientos populares. Les declaraba la guerra y convocaba a la violencia política. El jefe del ejército, el general Edoardo Vilas Boas, amenazó veladamente a los jueces: "no aceptaremos la impunidad en Brasil".
 
Tras el golpe parlamentario que desplazó a la presidenta Dilma Rousseff, Lula decidió salir a la calle. A Rousseff la destituyó el Parlamento en un golpe palaciego y no le pudieron probar una sola acusación de corrupción. En cambio Eduardo Cunha, el golpista presidente de la Cámara de Diputados, está cumpliendo una condena de 16 años por causas probadas de coimas y enriquecimiento ilícito.
 
La convicción democrática de Lula lo llevó a la calle, hizo caravanas por todo Brasil y logró revertir los efectos de la fuerte campaña de O'Globo en su contra. Las encuestas lo mostraron como el candidato con más intención de voto, muy por delante de su seguidor inmediato, Jair Bolsonaro, un fascista que simpatiza con las dictaduras militares.
 
Lula hubiera ganado las elecciones y probablemente todavía lo pueda hacer porque el Partido de los Trabajadores anunció que presentará su candidatura aunque esté en prisión. Quedará así expuesta la falsa vocación democrática de la derecha representada por sectores del Poder Judicial, el poder económico y las grandes corporaciones mediáticas.
 
El juez Sergio Moro, ha sido acusado de actuar por intereses políticos. Es el juez que ha perseguido en forma encarnizada a Lula y el que ha ordenado su encarcelamiento. Hay una fotografía de Moro, sonriente, junto a Aécio Neves, el ex candidato de la oposición derechista. Neves fue separado de su cargo porque fue filmado cuando le pedía a un empresario una coima de 600 mil dólares para pagar a los abogados que lo defendían por acusaciones de corrupción.
 
La persecución mediática y judicial, motorizada por el poder económico, desequilibra el sistema democrático. Los ciudadanos son libres solo para elegir al gobierno neoliberal de derecha que deseen.
 
La Opinión Popular

Lula es un símbolo de la resistencia de los trabajadores
Arriba: el juez Sergio Moro y Aécio Neves. Debajo: Michel Temer.
 
RODEADO DE MILES DE SIMPATIZANTES, SE HIZO FUERTE EN SU BASTIÓN Y LA POLICÍA NO LO DETUVO
 
Lula se refugió en el abrazo popular
 
"No hay arreglo" con Sergio Moro tronaron a las 17.05 horas desde el cordón de militantes formado en el Sindicato de Metalúrgicos de San Bernardo do Campo dentro del cual estaba Luiz Inácio Lula da Silva. A las 17 había expirado el plazo dado por el responsable de la causa Lava Jato para que el ex tornero mecánico se presente en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba donde comenzaría a purgar una pena de doce años y un mes de prisión.
 
A pesar de la intimidación morista el jefe del Partido de los Trabajadores no viajó a la sureña Curitiba, permaneció en San Bernardo do Campo y por lo pronto no fue arrestado por una policía  advertida de que sería arriesgado desafiar a los miles de personas que coreaban  "Lula guerrero del pueblo brasileño", "Lula Inocente" y "Lula Presidente". Lula participará hoy de una misa en recuerdo de su esposa Marisa Leticia Rocco, fallecida en febrero del año pasado.
 
Según trascendidos de la prensa brasileña, el arresto podría concretarse luego de ese evento, o incluso el lunes. Desde el PT informaron que "los abogados continúan usando todos los instrumentos jurídicos disponibles para impedir que ocurra esa prisión ilegítima". Por la noche Lula gradeció el apoyo a través de su cuenta de Twitter y dejó un mensaje: "La lucha continúa".  
 
"Lula no irá al matadero con la cabeza gacha", sostuvo Roberto Batochio, miembro del equipo de abogados que  a la mañana denunció las "arbitrariedades" del juez  ante Naciones Unidas y horas más presentó un recurso para anular la orden de prisión ante el Supremo Tribunal Federal. "El pueblo quiere un país de pie, no acostado", fue otro de los mensajes de Lula.
 
La Policía Federal, por su parte,  confirmó por la noche, a través de un comunicado,  que había desistido de llevar a cabo el  arresto por lo menos hasta hoy.
 
"Quiero dejar en claro que no hay, por parte de Lula, ningún incumplimiento del mandato de prisión expedido por el juez Sérgio Moro. Él tenía la opción, dada por el juez, de ir a Curitiba: no ejerció esa opción", explicó Gleisi Hoffmann, presidenta de PT (ver parate). 
 
"El mundo entero mirando esta prisión politica, de un juez que actúa impulsado por razones políticas como es Moro", denunció la diputada petista Maria do Rosario Antunes.
 
 "Yo creo que Lula no tiene que entregarse en Curitiba, yo le diría a Moro venga a acá para que vea que está pasando, le digo que no le vamos a entregar al principal líder de la historia del país", machacó Maria do Rosario en la puerta del Sindicato luego de encontrarse con Lula.
 
La legisladora se preguntó "¿por qué Moro tiene tanta prisa, por que firmó en 22 minutos la orden (de detención) y no esperó que se cumplan las apelaciones?".
 
Una respuesta a esa indagación la dio  el diario español El País, que tuvo acceso a un documento reservado firmado por un miembro del Ministerio Público que recomendó encarcelar rápido al "manipulador de masas" Lula, sin respetar los plazos procesales, antes de que haya una movilización popular.  
 
 
El refugio
 
A las 20 horas Lula cumplió su primer día en el mismo sindicato que comandó los años 70 y hasta principio de los ochenta, cuando fue preso por la policía política de la dictadura, el DOPS.
 
"Este 5 de abril quedará en la historia", resumió Guilherme Boulous, precandidato presidencial por el Partido Socialismo y Libertad.
 
 El segundo piso del gremio se convirtió ayer en un gabinete de crisis por donde pasaron Dilma Rousseff, Frei Betto, Gleisi Hoffmann tiular del PT,  Guilherme Boulous, que también es el jefe del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo. La última palabra sobre suspender el viaje a Curitiba fue de Lula, pero antes de tomar esa decisión ponderó la opinión de ese frente que se formó en el Comité Popular en Defensa de Lula y la Democracia.
 
Desde hace dos años que el estelar Moro aguarda, hasta ahora sin suceso, que el ex presidente sea encerrado por delitos no demostrados.
 
En marzo de 2016 ordenó que la policía allanara su departamento de San Bernardo do Campo y lo detuviera durante unas horas, pero la reacción inmediata de la población lo obligó a dejarlo en libertad.
 
Ayer Lula lucía cansado pero firme cuando por la madrugada bajó a saludar a los militantes que realizaban una vigilia con carpas improvisadas. "Estoy tranquilo, los que delinquen son ellos" dijo cuando comenzó a desafiar la orden del magistrado.
 
Lula se embarcó en una jugada de riesgo al plantarle cara a juez más poderoso del país que tiene de su lado a buena parte del partido judicial.
 
Y salió victorioso porque supo imponer el lugar del duelo: San Bernardo do Campo, donde le demostró a sus adversarios que conserva una capacidad de movilización superior a la de cualquier político, incluso los apadrinados por la cadena Globo.
 
Lula y Moro son dos duelistas recurrentes que catalizan fuerzas sociales y políticas antagónicas. El juez federal de primera instancia tiene de su lado, o cuenta con la simpatía, de los vencedores del golpe de 2016: banqueros, medios, corporación judicial, las clases medias blancas y "la" embajada (estadounidense, claro está).
 
Su misión es cazar a Lula algo que lo une al cada vez más partidizado Ejército cuyo comandante, el general Eduardo Villas Boas, presionó públicamente al Supremo Tribunal Federal para que rechazara el hábeas corpus demandado por Lula. 
 
El apriete castrense indicó hasta donde se degradó el régimen posdemocrático que tiene como premisa arrestar al líder del Partido de los Trabajadores y excluirlo de las elecciones presidenciales del 7 de octubre de las que sería un claro vencedor.
 
La batalla de San Bernardo vencida por Lula, no es un triunfo definitivo en esta guerra política de largo aliento que tiene como meta restablecer la democracia.
 
Las consultas del expresidente con los campesinos sin tierra y los trabajadores sin techo confirmaron el embrión de frente antifascista que comenzó a germinar con más bríos después del asesinato de la concejala Marielle Franco en Río de Janeiro, con balas desviadas de un depósito de la policía federal, y el ataque armado contra la caravana de Lula la semana pasada en el interior de Paraná, el estado de Sergio Moro y uno de los bastiones de la derecha.
 
Por Dario Pignotti
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-10-2018 / 19:10
23-10-2018 / 19:10
La campaña presidencial en Chile del año 1970 fue dura, pero sin violencia. Las primeras encuestas daban por ganador, con mayoría absoluta, a Jorge Alessandri, candidato de la derecha, por sobre Salvador Allende. Pero su campaña se fue deteriorando, principalmente por su avanzada edad.
 
Seguros de la victoria de Alessandri, sus partidarios se irritaron de sobremanera cuando el general en jefe del ejército, René Schneider, señaló que debía responder el Congreso Pleno, según lo establecido en la Constitución, y que el Ejército se apegaría totalmente a los postulados de la carta fundamental, si ninguno de los dos candidatos obtenía mayoría absoluta.
 
El 4 de septiembre, se celebró la elección presidencial en un clima de orden y tranquilidad y, pasada la medianoche, se supo el resultado de los comicios: Allende: 36,6%, Alessandri: 34,9%, Tomic: 27,8%.
 
En Washington, Richard Nixon ordenó evitar que Allende asumiera la presidencia. La CIA organizó dos planes para detener la elección de Allende en el Congreso pleno (el Congreso debía dirimir entre las dos más altas mayorías el día 24 de octubre), los que serían conocidos como el Track One y el Track Two:
 
El Track One consistía en que el Congreso eligiese a Alessandri: éste renunciaría y se llamaría a nuevas elecciones en que la derecha apoyaría a Eduardo Frei. El Track Two consistía en crear un clima de inestabilidad política, para que las Fuerzas Armadas intervinieran y anularan la elección.
 
Se encargó su ejecución al general Roberto Viaux, cuyo plan era secuestrar al comandante en jefe del Ejército, general René Schneider, ocultarlo y provocar la situación de inestabilidad. El 22 de octubre se ejecutó el plan, pero, al intentar defenderse, el general fue baleado por sus asaltantes, quienes huyeron al instante. Su chofer lo llevó al Hospital Militar donde falleció dos días después.
 
El 24 de octubre, a las 10:39 h, se inició la votación del Congreso: Allende obtuvo 153 votos contra 35 de Jorge Alessandri y 7 en blanco. En consecuencia, el Congreso proclamó presidente a Salvador Allende.
 
Por Carlos Morales

21-10-2018 / 20:10
21-10-2018 / 09:10
21-10-2018 / 08:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar