La Opinión Popular
                  16:53  |  Domingo 19 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Tenemos inflación, recesión, desempleo, endeudamiento y riesgo de default. Todo gracias a Macri, que en vez de resolver los problemas de la década K, los potenció. Y encima debemos bancarnos al FMI”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Internacionales - 06-04-2018 / 10:04
ARBITRARIEDAD DE UNA CORTE SUPREMA GOLPISTA

Que Lula pueda ir a prisión es una catástrofe para Brasil y para toda América Latina

Que Lula pueda ir a prisión es una catástrofe para Brasil y para toda América Latina
La palabra "lawfare", neologismo inglés que mezcla la palabra law (derecho o ley) y warfare (guerra), fue estrenada por el general de División Charles J. Dunlap, asesor Jurídico de la Fuerza Aérea estadounidense, en noviembre de 2001. El dato no es menor: son muchos los juristas que sostienen que la condena por corrupción de 12 años al ex presidente Lula es una claro caso de "lawfare", al cual Dunlap definía como "la estrategia del uso (incluyendo el mal uso) del derecho como sustituto de medios militares tradicionales para alcanzar un objetivo operacional". Lo cierto es que el "lawfare" ha desplegado sus alas por toda la región, y que el uso de la Justicia como arma de guerra terminará por herir gravemente al estado de derecho y la credibilidad en la ley.
Tras la amenaza del Ejército, la sentencia de la Corte Suprema de Brasil por seis a cinco dio verosimilitud al fallo sin pruebas del juez Sergio Moro. Bendijo así la Justicia utilizada como arma persecutoria contra el líder popular más grande del continente: el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, claro favorito para las elecciones de octubre.
 
Si alguien quisiera comprobar la trama del golpe bastaría con examinar sus impulsores frecuentes: directivos del la Red Globo (monopolio en la tevé abierta), el banco Itaú, Gol, constructora MRV, Electrobras, Mittal Aceros. Es decir los grandes medios, las grandes empresas y los grandes bancos, que dirigieron el golpe parlamentario de 2016 contra Dilma Rousseff utilizando como herramientas a funcionarios de la Procuración, de la Policía Federal y del Poder Judicial.
 
Lula no es cualquier líder. Es el que condujo a 36 millones de pobres hacia el consumo, la educación y la autoestima en solo ocho años, desde el primer día de 2003 hasta el último día de 2010. Son 36 millones dentro de los 230 millones que viven en uno de los mayores países del mundo.
 
Lula no es solo una leyenda. Todas las encuestas lo dan como ganador en primera y segunda vuelta para las presidenciales del 7 de octubre. Y no tiene relevo. Ningún dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) pinta con fuerza como candidato. Si la Justicia Electoral le cierra definitivamente el camino, cosa que puede ocurrir el 15 de agosto, el PT debe confiar en que el dedo de Lula bendiga a un postulante y lo levante. Pero nunca será Lula.
 
El PT es un organismo colectivo pero con la prisión de Lula perdería la fórmula mágica para octubre: este Luther King que en 2002 contó su sueño de tres comidas por día para todos los brasileños y ahora narra, todos los días, el sueño de recuperar los derechos sociales que se están perdiendo con el gobierno de facto del hipercorrupto Michel Temer.
 
Para extirpar lo que significa Lula -los sindicatos, los movimientos sociales, el Estado fuerte, la banca pública, Petrobras- las élites están recurriendo a la violencia directa. Los nueve tiros del killer que mató a la concejal de Río, Marielle Franco, no quisieron representar un accidente. Buscaron dejar en claro que era un asesinato profesional.
 
Sería un error poner al Ejército como la vanguardia de las élites. La vanguardia es esa constelación de bancos, grandes medios y funcionarios judiciales. Pero los militares avanzan como factor de poder interno, cumpliendo el encargo de la derecha de transformar en escenarios de guerra los conflictos sociales.
 
Con el fallo de la Corte terminó la primera etapa del golpe, iniciada con el derrocamiento de Dilma. Esta segunda etapa busca estabilizar un modelo neoliberal de injusticia persistente en el tiempo. Y para eso es necesario extirpar lo que un senador brasileño llamó "la raza maldita", o sea el PT y sus obreros con ínfulas de gobierno.
 
La Opinión Popular

 
APENAS UN DÍA DESPUÉS DE QUE FUERA RECHAZADO EL HÁBEAS CORPUS DEL EX PRESIDENTE Y CANDIDATO BRASILEÑO
 
El juez Moro ordenó el arresto exprés de Lula
 
Dieciocho horas después de que su pedido de hábeas corpus preventivo fuese negado por el Supremo Tribunal Federal, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para las elecciones de octubre, fue objeto de una orden de prisión expedida por el juez de primera instancia Sergio Moro. Se trata del mismo juez que lo condenó en un juicio que, en opinión de juristas y abogados no solo de Brasil sino de algunas de las más prestigiosas escuelas de derecho del mundo, estuvo plagado de arbitrariedades y manipulaciones, sin que hubiese una única prueba en su contra.
 
Moro determinó que Lula da Silva se presente a la Policía Federal en Curitiba, capital de Paraná, antes de las cinco de la tarde de hoy. En un comunicado lleno de formalismos, Sergio Moro prohíbe expresamente el uso de esposas, "atendiendo a la dignidad del cargo que ocupó".
 
Tanto el Tribunal Federal Regional de Porto Alegre, la segunda instancia que confirmó y aumentó la condena de Lula, como Sergio Moro, rechazaron siquiera recibir los recursos que habían sido presentados por la defensa del ex presidente. Como argumento, afirmaron que se trataba de una "maniobra claramente destinada" a postergar el cumplimiento de la detención, aunque la presentación de recursos esté prevista con todas las letras en la legislación vigente.
 
La noticia de la orden de prisión del más popular presidente brasileño de las últimas seis décadas, originada en dos tribunales que actuaron claramente de manera arbitraria, sorprendió al país. Lula y sus abogados creían que ella no ocurriría antes de por lo menos el martes 10.
 
Al principio de la noche de ayer, uno de los abogados del ex presidente, un renombrado y veterano jurista llamado José Roberto Batochio, dijo que la ansiedad por mandarlo detener antes de que los recursos fuesen examinados "revela una arbitrariedad sin fin".  Agregó que intentará algún recurso de urgencia, pero que si resulta inútil el expresidente deberá acatar la determinación de Moro y presentarse a la Policía Federal. 
 
Cuando se supo de la decisión, Lula estaba reunido con asesores y amigos en el instituto que lleva su nombre. A los pocos minutos salió en un automóvil sin hablar con nadie y se dirigió al Sindicato de Metalúrgicos de San Bernardo del Campo, en el cinturón industrial de San Pablo, que presidió durante la dictadura y fue la cuna de su carrera política.
 
Según la noticia era conocida en el país, dirigentes de otros partidos de izquierda convocaban marchas populares para dirigirse a la residencia del ex presidente, también en San Bernardo. Y la dirección del Partido de los Trabajadores, el PT, pidió una concentración en el mismo sindicato.
 
 La CUT (Central Única de Trabajadores) convocó movilizaciones para hoy en todo el país, y estudiaba decretar un paro general en caso de que Lula sea efectivamente detenido, lo que parecía inevitable.
 
En los últimos días, en conversaciones con amigos e integrantes de su círculo personal más cercano, Lula da Silva admitía que difícilmente no iría preso. Al fin y al cabo, decía, verlo tras las rejas era el objetivo central del golpe institucional que destituyó a la presidenta Dilma Rousseff en 2016. La pasividad con que la Corte Suprema actuó en el pasado miércoles, rechazando por un voto la concesión de un hábeas corpus preventivo, confirmó las previsiones de Lula, quien se mostró bastante afectado.
 
Ayer, antes de que se conociera la orden de prisión, él dijo a los amigos con quien se reunió que era preciso "movilizar a la gente en las calles", aunque admitió que eso difícilmente ocurriría antes que lo llevasen preso, algo que previó que ocurriría la semana que viene. "Y será importante mantener a la gente en las calles mientras yo esté preso", dijo, para mantener a la militancia activa en su defensa.
 
Alrededor de las ocho de la noche, se supo que Lula debería permanecer en el Sindicato de Metalúrgicos, en lugar de dirigirse a su casa. La propuesta de los sindicalistas era mantenerse en vigilia permanente al lado del expresidente, con la idea de obligar a la Policía Federal a invadir el local a partir de las cinco de la tarde de hoy.
 
Mientras gruesas columnas de manifestantes se dirigían al Sindicato, Lula examinaba con sus abogados y miembros de su círculo más íntimo y de confianza qué hacer.
 
Hasta conocer la orden de detención, Lula había decidido presentarse tan pronto fuese notificado. La previsión era que eso ocurriría luego que sus recursos fuesen rechazados por el Tribunal Regional Federal, semana que viene. La intempestiva medida adoptada por sus integrantes, de siquiera recibir los recursos, y de inmediato acatada por Sergio Moro, lo llevó a repensar el asunto. Para el expresidente, Moro actuó de manera totalmente arbitraria e inadmisible, lo que provocaría otro tipo de actitud.
 
En varios momentos Lula reiteró la necesidad de una "resistencia pacífica", evitando enfrentamientos. Luego de la decisión de Moro, aumentaron las preocupaciones de que aumente la inestabilidad social, y crezca el riesgo de convulsión callejera, con enfrentamientos entre defensores y acusadores de Lula da Silva.
 
 Al parecer, ninguna de esas preocupaciones se les ocurrió a los seis miembros de la Corte Suprema que el pasado miércoles le negaron un hábeas corpus preventivo hasta que se agotasen todas las instancias a las cuales podría -y podrá- recurrir.
 
Por Eric Nepomuceno
Por Martín Granovsky
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-08-2018 / 19:08
17-08-2018 / 20:08
17-08-2018 / 20:08
16-08-2018 / 18:08
15-08-2018 / 18:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar