La Opinión Popular
                  18:45  |  Miércoles 20 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-04-2018 / 10:04
ELUDIÓ LAS PREGUNTAS MÁS IMPORTANTES Y DESATÓ UN ESCÁNDALO PARA LEVANTAR LA SESIÓN

Caputo no despejó sospechas sobre sus offshore y evitó precisiones sobre la deuda

Caputo no despejó sospechas sobre sus offshore y evitó precisiones sobre la deuda
Tras el faltazo que pegó semanas atrás, finalmente ayer el ministro de Finanzas y amigo del Presidente, Luis Caputo, acudió al Congreso. Tenía que rendir cuentas. Explicar, por ejemplo, el exponencial endeudamiento del país y su participación en sociedades offshore radicadas en Estados Unidos que omitió declarar. Pero eligió la mentira, la burla, el papelito y el papelón como artilugios arteros para levantarse e irse. La oposición, por su parte, se prestó al circo y el funcionario se salió con la suya.
El cuestionado ministro Luis Caputo mostró ante los legisladores de la Bicameral de Seguimiento de la Deuda Externa una de sus cualidades adquiridas en la "Champions League" de las finanzas: tirar la pelota afuera. Fue el primero, del clan de los "ministros offshore" del gobierno de los ricos, que se presentó ante los legisladores de la oposición a dar explicaciones sobre su fortuna, sus empresas no declaradas y sus operaciones de endeudamiento al frente de la cartera de Finanzas.
 
Vino con un guion armado, ni escuchó las preguntas que le hicieron y dijo que tener sociedades offshore en guaridas fiscales "no es delito", las comparó con "las cajas de seguridad", sostuvo que son "una práctica común en las corporaciones" y hasta las emparentó con la "seguridad jurídica". Una defensa acérrima de la libre movilidad del capital.
 
El titular de la cartera de Finanzas afirmo que tiene "todo bien declarado" ante la AFIP y la Oficina Anticorrupción, negó nuevamente ser dueño del grupo inversor Noctua Partners II LP -que omitió en su declaración jurada como funcionario- y luego minimizó su inclusión Paradise Papers, donde el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) reveló las compañías offshore del ministro.
 
Pero sus palabras contradicen a la Comisión de Valores de Estados Unidos, cima de las finanzas mundiales, donde los fondos y empresas offshore realizan múltiples operaciones declarando quiénes son los dueños, accionistas o fiduciarios de las compañías. Allí, Caputo no figuraba como fiduciario. La reciente investigación de los periodistas argentinos partícipes de los Paradise Papers, publicó documentos donde consta que el ministro figura como "fundador", "dueño indirecto" y "accionista indirecto". Caputo mintió y fue evidente.
 
Habiendo quedado offside respecto a las empresas no declaradas al momento de asumir su cargo como funcionario, Caputo defendió la existencia y utilización de las sociedades offshore destinatarias de ganancias multimillonarias que no pagan impuestos y en muchísimos casos provienen de actividades ilegales.
 
Las compañías instaladas en guaridas fiscales cumplen el rol de "resguardo" de capitales que escapan de sus Estados buscando evadir impuestos y lavar dinero. Esta explicación es distinta a la que esbozó cínicamente Caputo, sosteniendo que las offshore "son como una caja de seguridad".
 
Justo cuando estaban acorralando al ministro la reunión se cayó: le había pedido la renuncia, tras hacerlo trastabillar con su declaración jurada. Caputo desató una batahola por una nota manuscrita que le envió a la diputada Gabriela Cerruti, que cayó en la trampa, con la que aprovechó para huir del Congreso sin terminar de responder las preguntas. Le siguieron los legisladores de Cambiemos, que festejaban. "El escándalo tapa todo", repetían alborozados.
 
La Opinión Popular

 
CAPUTO ASISTIÓ AL CONGRESO, PERO EVADIÓ LAS PREGUNTAS MÁS IMPORTANTES Y TERMINÓ LEVANTÁNDOSE TRAS EL EPISODIO DEL PAPELITO
 
Un champion en tirar la pelota afuera
 
Caputo había llegado al Congreso con otro ánimo. Su dilatada presencia para rendir cuentas ante el Parlamento había desatado una inusual expectativa. Se presentó sonriente en el Salón de las Provincias del Senado ante la comisión bicameral, conformada recién hace dos semanas pese a que su creación fue parte de la ley que hace dos años habilitó el pago a los holdouts.
 
"Es un honor y un gusto", les dijo el ministro a los legisladores antes de exigir "sinceridad" tras las versiones que le adjudicaban que se había tomado "tiempo para entrenar" y responder a la interpelación del Congreso. Luego brindó un informe sobre los beneficios del endeudamiento que planificó desde su ministerio.
 
El oficialismo ganó la primera pulseada cuando salió al cruce del reclamo del jefe del bloque de diputados del FpV-PJ, Agustín Rossi, quien propuso que el ministro contestara las preguntas una por una. El peronista cordobés Carlos Caserio se abstuvo y el salteño Juan Carlos Romero se alineó con Cambiemos para que Caputo respondiera en bloque una serie de preguntas. El ministro volvió a sonreír.
 
Pero sus gestos se fueron transformando cuando comenzaron los cuestionamientos sobre el "conflicto de intereses" que significa su condición de funcionario y la relación con el sistema financiero internacional que representó hasta días antes de llegar en diciembre de 2015 al gobierno de Mauricio Macri, primero como secretario y ahora como ministro de Finanzas.
 
El primero en formular las preguntas fue el diputado del FpV-PJ y ex ministro de Economía, Axel Kicillof. "Si usted tiene más empresas offshore; si fue propietario; si se desprendió de ellas y a quién se las vendió", preguntó Kicillof y remató: "Dice que la plata no es suya, que es de amigos y familiares, pero amigos y familiares suyos hoy están en el Gobierno".
 
Caputo recurrió al libreto de justificación como hombre de las finanzas y a la negación como funcionario. "Tener offshore no es delito. El único tema es tenerlas declaradas", respondió y agregó: "Piénsenlas como una caja de seguridad. Se usan porque son jurisdicciones impositivamente neutras y esto facilita la actividad de muchos inversores. Y también por seguridad jurídica. Es esencialmente por eso". "No tengo ya nada que ver con esa empresa", completó en referencia a la firma Noctua.
 
"Tengo todo bien declarado en la OA y en la AFIP", sentenció. "Con respecto a ese reporte de la SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos), se refiere a una tenencia nominal. Yo era un tenedor fiduciario, no tengo que tenerlo declarado porque no era propietario", insistió luego sobre la investigación del ICIJ que reveló que el ministro ocultó declarar las offshore.  
 
Caputo dijo que en noviembre se presentó en la Justicia y que acudió "dos veces más" para que "aceleren la investigación". "No puedo declarar algo que no es mío", se defendió.
 
Ya antes se había quejado de "la mala fe" de las acusaciones en su contra. Incluso argumentó que había vendido en octubre de 2015 todos sus contratos de inversión en "dólar futuro" porque los consideraba una pérdida para el Estado.
 
"Decidí no ganar esa plata", dijo en modo financista benefactor que decidió asesorar al entonces candidato presidencial Macri y a su futuro ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay para que hicieran la denuncia judicial contra la operatoria económica del gobierno kirchnerista, que finalmente presentaron el macrista Federico Pinedo y el radical Mario Negri.   
 
La reunión continuó entre respuestas sobre la deuda externa y la defensa que hacían del ministro los legisladores del oficialismo. Hasta que Rossi  retomó la palabra. Recordó la frase del ex presidente estadounidense Barack Obama en contra de las sociedades offshore y disparó: Argentina "es el único país del mundo donde el Presidente y sus ministros justifican los paraísos fiscales".
 
"Les parece que están bien y es un hecho absolutamente natural, el problema que tenemos hoy es que los ricos nos gobiernan. ¡Son un accidente de la historia! Porque la democracia está hecha para que nos gobiernen iguales no desiguales", agregó Rossi en medio de gritos y quejas de los legisladores oficialistas.
 
"Las offshore serán legales, pero si no se declaran son un hecho de corrupción" y dijo que a través de éstas "claramente, como mínimo, están evadiendo y impuestos; cuando no para licuar dinero mal habido", continuó Rossi, que asoció los paraísos fiscales y las offshore con el dinero del narcotráfico y la trata de personas.
 
"La SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos) no dice que usted era fiduciario, sino dueño de Noctua, que tenía porcentaje en las acciones", señaló Rossi y le preguntó a Caputo: "¿Por qué no lo aclaró en su declaración jurada de 2015? ¿Se olvidó de que tenía una empresa offshore? ¿Por qué antes dijo que era gerenciador y ahora dice que era testaferro?".
 
La respuesta no llegó de inmediato. Un repentino corte de luz dejó a oscuras el Congreso y cortó las trasmisiones por Internet y de las señales televisivas del Senado y Diputados. Con luces de emergencia pero sin sistema de sonido, algunos legisladores tuvieron que formular sus cuestionamientos y preguntas a viva voz, como el diputado Nicolás del Caño (FIT-PTS).  
 
Con todo restablecido, Caputo se defendió. "No lo tengo declarado porque no corresponde", dijo y agregó que en su declaración jurada deben estar "sólo los bienes propios, bienes de mi mujer y bienes conyugales". "No hubo ocultamiento", insistió y deslizó la posibilidad de algún error por parte de su contador, que como él viene de la "actividad privada".
 
Cuando aún faltaba una decena de legisladores anotados para hablar y el senador Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) le reprochaba al ministro sus "mentiras", Caputo se jugó la chanza con Cerruti sin medir consecuencias y terminó de calentar el clima que se vivía en el salón del Senado.
 
Sin argumentos más convincentes para enfrentar el cuestionario opositor, el ministro decidió entonces que era el momento para su retirada. Se levantó sin brindar mayores explicaciones y obligó a abortar la sesión de la Bicameral. Muchas preguntas quedaron sin responder. "Esa te la debo", habría dicho el Presidente.
 
Por Miguel Jorquera
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-03-2019 / 09:03
Antes de llegar a la Casa Rosada, Mauricio Macri usaba la inflación como caballito de batalla para denostar al gobierno. Según el líder del PRO, había impericia en esos tiempos y el asunto era más sencillo de lo que parecía.
 
"Me cuesta creer que ustedes piensen que la inflación puede ser un tema de agenda en mi futuro gobierno. Cuando yo veo que el 99 por ciento de los países del mundo tienen inflaciones de un dígito, de un dígito pequeño... si nosotros no entramos en ese grupo de países, vayámonos a la casa", afirmaba.
 
No obstante, los números de febrero siguen siendo muy malos para la desastrosa política económica del gobierno de Macri. Y en la inflación observada para marzo no se esperan mejoras.
 
El instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), informó este martes que la inflación mayorista de febrero fue del 3,4 por ciento, alcanzando un incremento interanual del 64 por ciento.
 
Desde enero de 2018, las subas en los costos mayoristas de los productos fueron del 80,4 por ciento. Por otro lado, el organismo informó que el costo de la construcción se incrementó 1,4 por ciento en febrero, lo que hace un total del 43,9 por ciento, en relación al mismo mes del año pasado.
 
En lo que va del 2019, durante el primer bimestre los precios mayoristas tuvieron un alza del 4 por ciento, mientras que la construcción tuvo un aumento del índice del 2,5 por ciento.
 
En febrero volvieron a dominar los precios minoristas pero en la interanual los mayoristas siguen muy por encima y las empresas buscan recomponer. A eso hay que sumarle las tandas de tarifazos que faltan. Y lo que ocurra con el dólar.
 
La dinámica alcista esperada por los economistas y por la población en general muestra las dificultades del Gobierno para dominar en ese campo. "La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar. En mi presidencia la inflación no va a ser un tema", fruteaba  en otros tiempos el Presidente.
 
La Opinión Popular

20-03-2019 / 09:03
En una insólita intromisión en la función de la Justicia, que atenta contra la republicana división de poderes, Mauricio Macri pidió que destituyan al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, que investiga una red de espionaje ilegal que salpica a sectores de la política, la justicia y la AFI.
 
En medio de la avanzada para destituirlo, la Corte Suprema de Justicia envió este martes una fuerte señal de apoyo al juez Ramos Padilla, quien sigue una pista de espionaje ilegal, extorsiones y coacciones que involucra al fiscal ultra macrista Carlos Stornelli e incluye a figuras de la alianza Cambiemos como Elisa Carrió y Gustavo Arribas.
 
Si se continúa con la investigación, que tiene como principal imputado al falso abogado Marcelo D'Alessio, es probable que salga a la luz la podredumbre que hay en los servicios de informaciones del Estado. Entre ellos surgiría que espían hasta los propios integrantes de Cambiemos. Entre los que estaría María Eugenia Vidal.
 
En un fuerte mensaje político destinado principalmente al Gobierno de Macri, los integrantes del máximo tribunal aprobaron por unanimidad otorgarle a Ramos Padilla los recursos que había solicitado para llevar adelante la investigación que sacude al mundo político y judicial.
 
El gesto a favor de Ramos Padilla fue impulsado por los jueces Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, que vienen actuando en bloque y provocando dolores de cabeza a Macri y al titular de la Corte, Carlos Rosenkrantz, ex abogado de Clarín. Sin chances de bloquear la jugada, a Rosenkrantz y Elena Higton de Nolasco no les quedó alternativa que sumar su voto a la acordada.
 
Durante su explosiva exposición en el Congreso, Ramos Padilla había denunciado la falta de recursos para profundizar la investigación y también las trabas que le pone el Gobierno de Macri, como negarle a través del Servicio Penitenciario el traslado de los detenidos para que declaren.
 
El otorgamiento de recursos (algo que es muy importante para cualquier magistrado) por parte de la Corte a Ramos Padilla se da en un momento de feroz presión por parte de la Casa Rosada, que este lunes presentó en el Consejo de la Magistratura el pedido de juicio político en su contra. Se trata de un espaldarazo muy fuerte a una investigación que salpica a parte de la justicia federal.
 
Es, además, un fuerte revés para el Gobierno nacional que casi en soledad empuja para correr a Ramos Padilla de la causa y evitar que se destape la existencia de la red de espionaje ilegal que salpica a la conducción de la Agencia Federal de Inteligencia. La jugada revela también que Macri perdió absolutamente la influencia sobre la Corte y demuestra nuevamente el fracaso de la jugada para controlarla, promoviendo a Rosenkrantz y desplazando a Lorenzetti.
 
La Opinión Popular

19-03-2019 / 09:03
La única esperanza para las elecciones que le quedó al Gobierno de Mauricio Macri es el FMI. Ante la profundidad de la crisis desatada por sus políticas de ajuste, el Fondo le autorizó a subir la ayuda social un 0,1 del PBI, unos 20.000 millones de pesos. A cambio, exigió más ajuste al gasto gubernamental para que no se escape el déficit.
 
El FMI volvió a celebrar el ajuste que está haciendo el gobierno de Macri. Como regalo a ese cumplido, pidió más. Ambas cosas lo hizo a través del informe final que presentaron sus técnicos después de la visita al país. El encargado de la misión fue Roberto Cardarelli.
 
Además ratificaron que son parte relevante como financistas de la campaña electoral de la alianza antiperonista Cambiemos, al ratificar que en pocas semanas enviará 10.900 millones de dólares como parte del paquete global de casi 57 millones de dólares.
 
Además, para estos meses de castigo a los bolsillos de los trabajadores y jubilados, por una inflación por encima del 50 por ciento anual, el FMI autorizó ampliar en 20 mil millones de pesos la asistencia social. El FMI no confía en la tesis del gobierno sobre que "la crisis ya tocó fondo".
 
Cardarelli transmitió un fuerte entusiasmo por las políticas de recorte fiscal y monetario que vienen implementando el Gobierno. Estas no son más que felicitaciones formales por seguir a rajatabla las indicaciones del organismo, continuación de más exigencias y condicionalidades. En particular, la advertencia de que deberá acelerar el ajuste del gasto público para cumplir con las expectativas del Fondo.
 
El FMI se mantiene firme con la lógica del déficit cero para este año. En el comunicado oficial afirmaron que: "Las autoridades han cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018. Lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental".
 
El Fondo no se cansa de recomendar ajuste y asegura que la única solución para la Argentina es mantener los recortes fiscales y monetarios. Y recuerda que las riendas de la política económica en el país están en manos del organismo.
 
"La continua implementación del plan de estabilización del Gobierno sigue siendo esencial para consolidar el retorno de la Argentina a la estabilidad macroeconómica, a la reducción de la inflación y para sentar las bases de un crecimiento sólido, equitativo y sostenible", planteó.
 
Agregó además que será necesario un nuevo impulso de reformas del lado de la oferta para consolidar los "logros" ya alcanzados por el gobierno y garantizar las nefastas reformas laborales y provisionales. El FMI asegura que permiten subir la productividad de la economía. Los antecedentes reales muestran lo contrario. En tanto, los sectores populares son convidados de piedra.
 
La Opinión Popular

19-03-2019 / 08:03
En un grave hecho de intromisión en la Justicia, el gobierno de Mauricio Macri concretó el pedido de juicio político al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, sobre la base que habló en el Congreso nacional. Cometió el pecado de investigar a quienes ahora están en el poder. Curiosamente, mientras el oficialismo lo acusa, también lo está citando a la comisión bicameral de Inteligencia.
 
Ramos Padilla denunció en el Congreso la existencia de una red de inteligencia paralela, que quedó al descubierto con la detención del falso abogado Marcelo D´Alessio. Por esa acción, el Gobierno de Macri lo puso en la mira y lo denunció por mal desempeño ante el Consejo de la Magistratura.
 
En su paso por el Congreso, Ramos Padilla mencionó a la jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió; y a la legisladora porteña Paula Oliveto -una de sus principales denunciadoras-, como parte de los contactos de D´Alessio con la política. Ambas recibieron información de escuchas sobre los presos K en Ezeiza que anticipaban una maniobra contra el fiscal Carlos Stornelli.
 
Esa jugada se concretó, pero todavía no quedó claro si las escuchas fueron legales. La interceptación de los llamados no fue requerida a la oficina de escuchas que ahora funciona bajo la jurisdicción directa de la Corte Suprema de Justicia. Las miradas se dirigen a los organismos de inteligencia oficiales.
 
El caso de Padilla es el último de una lista en los que se observa con nitidez la manipulación de Macri en la Justicia. Acusan al magistrado de haberse prestado a los intereses K -que busca desacreditar la causa de los cuadernos y en especial a Stornelli-, que se manifiesta la reacción destemplada del Presidente al ordenar la remoción de un juez que llevó malas noticias para el Gobierno y sus aliados.
 
Posiblemente, el Consejo de la Magistratura no reunirá la mayoría especial necesaria para destituirlo por mal desempeño. Aunque para que avance un jury por mal desempeño, hacen falta causales más concretas que la supuesta motivación política.
 
En ese organismo encargado de seleccionar, controlar y remover a los jueces se registra actualmente un juego de oficialistas (7 integrantes) y opositores (6), que no le permite a los primeros formar las mayorías especiales (9) necesarias para destituir a un juez, salvo que cuenten con el apoyo de al menos dos opositores.
 
"No hay ninguna chance de que eso pase", anticipó en reserva un integrante del Consejo de la Magistratura. En ese cuerpo, como así también en la Corte Suprema, existe un clima poco favorable al Gobierno, en el sentido de que tanto los supremos como los consejeros no están dispuestos a seguir a pies juntillas lo que se decida en la Casa Rosada. Poro, es un drama que voces muy destacadas de la Justicia mantengan un silencio que aturde ante la desmesura del Presidente.
 
La Opinión Popular

18-03-2019 / 12:03
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar