La Opinión Popular
                  06:28  |  Lunes 23 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“A los que les guste mucho la plata hay que correrlos de la política. Hay que buscar gente que viva con sencillez, con sobriedad, como la inmensa mayoría de la sociedad”. Pepe Mujica
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-04-2018 / 10:04
ELUDIÓ LAS PREGUNTAS MÁS IMPORTANTES Y DESATÓ UN ESCÁNDALO PARA LEVANTAR LA SESIÓN

Caputo no despejó sospechas sobre sus offshore y evitó precisiones sobre la deuda

Caputo no despejó sospechas sobre sus offshore y evitó precisiones sobre la deuda
Tras el faltazo que pegó semanas atrás, finalmente ayer el ministro de Finanzas y amigo del Presidente, Luis Caputo, acudió al Congreso. Tenía que rendir cuentas. Explicar, por ejemplo, el exponencial endeudamiento del país y su participación en sociedades offshore radicadas en Estados Unidos que omitió declarar. Pero eligió la mentira, la burla, el papelito y el papelón como artilugios arteros para levantarse e irse. La oposición, por su parte, se prestó al circo y el funcionario se salió con la suya.
El cuestionado ministro Luis Caputo mostró ante los legisladores de la Bicameral de Seguimiento de la Deuda Externa una de sus cualidades adquiridas en la "Champions League" de las finanzas: tirar la pelota afuera. Fue el primero, del clan de los "ministros offshore" del gobierno de los ricos, que se presentó ante los legisladores de la oposición a dar explicaciones sobre su fortuna, sus empresas no declaradas y sus operaciones de endeudamiento al frente de la cartera de Finanzas.
 
Vino con un guion armado, ni escuchó las preguntas que le hicieron y dijo que tener sociedades offshore en guaridas fiscales "no es delito", las comparó con "las cajas de seguridad", sostuvo que son "una práctica común en las corporaciones" y hasta las emparentó con la "seguridad jurídica". Una defensa acérrima de la libre movilidad del capital.
 
El titular de la cartera de Finanzas afirmo que tiene "todo bien declarado" ante la AFIP y la Oficina Anticorrupción, negó nuevamente ser dueño del grupo inversor Noctua Partners II LP -que omitió en su declaración jurada como funcionario- y luego minimizó su inclusión Paradise Papers, donde el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) reveló las compañías offshore del ministro.
 
Pero sus palabras contradicen a la Comisión de Valores de Estados Unidos, cima de las finanzas mundiales, donde los fondos y empresas offshore realizan múltiples operaciones declarando quiénes son los dueños, accionistas o fiduciarios de las compañías. Allí, Caputo no figuraba como fiduciario. La reciente investigación de los periodistas argentinos partícipes de los Paradise Papers, publicó documentos donde consta que el ministro figura como "fundador", "dueño indirecto" y "accionista indirecto". Caputo mintió y fue evidente.
 
Habiendo quedado offside respecto a las empresas no declaradas al momento de asumir su cargo como funcionario, Caputo defendió la existencia y utilización de las sociedades offshore destinatarias de ganancias multimillonarias que no pagan impuestos y en muchísimos casos provienen de actividades ilegales.
 
Las compañías instaladas en guaridas fiscales cumplen el rol de "resguardo" de capitales que escapan de sus Estados buscando evadir impuestos y lavar dinero. Esta explicación es distinta a la que esbozó cínicamente Caputo, sosteniendo que las offshore "son como una caja de seguridad".
 
Justo cuando estaban acorralando al ministro la reunión se cayó: le había pedido la renuncia, tras hacerlo trastabillar con su declaración jurada. Caputo desató una batahola por una nota manuscrita que le envió a la diputada Gabriela Cerruti, que cayó en la trampa, con la que aprovechó para huir del Congreso sin terminar de responder las preguntas. Le siguieron los legisladores de Cambiemos, que festejaban. "El escándalo tapa todo", repetían alborozados.
 
La Opinión Popular

 
CAPUTO ASISTIÓ AL CONGRESO, PERO EVADIÓ LAS PREGUNTAS MÁS IMPORTANTES Y TERMINÓ LEVANTÁNDOSE TRAS EL EPISODIO DEL PAPELITO
 
Un champion en tirar la pelota afuera
 
Caputo había llegado al Congreso con otro ánimo. Su dilatada presencia para rendir cuentas ante el Parlamento había desatado una inusual expectativa. Se presentó sonriente en el Salón de las Provincias del Senado ante la comisión bicameral, conformada recién hace dos semanas pese a que su creación fue parte de la ley que hace dos años habilitó el pago a los holdouts.
 
"Es un honor y un gusto", les dijo el ministro a los legisladores antes de exigir "sinceridad" tras las versiones que le adjudicaban que se había tomado "tiempo para entrenar" y responder a la interpelación del Congreso. Luego brindó un informe sobre los beneficios del endeudamiento que planificó desde su ministerio.
 
El oficialismo ganó la primera pulseada cuando salió al cruce del reclamo del jefe del bloque de diputados del FpV-PJ, Agustín Rossi, quien propuso que el ministro contestara las preguntas una por una. El peronista cordobés Carlos Caserio se abstuvo y el salteño Juan Carlos Romero se alineó con Cambiemos para que Caputo respondiera en bloque una serie de preguntas. El ministro volvió a sonreír.
 
Pero sus gestos se fueron transformando cuando comenzaron los cuestionamientos sobre el "conflicto de intereses" que significa su condición de funcionario y la relación con el sistema financiero internacional que representó hasta días antes de llegar en diciembre de 2015 al gobierno de Mauricio Macri, primero como secretario y ahora como ministro de Finanzas.
 
El primero en formular las preguntas fue el diputado del FpV-PJ y ex ministro de Economía, Axel Kicillof. "Si usted tiene más empresas offshore; si fue propietario; si se desprendió de ellas y a quién se las vendió", preguntó Kicillof y remató: "Dice que la plata no es suya, que es de amigos y familiares, pero amigos y familiares suyos hoy están en el Gobierno".
 
Caputo recurrió al libreto de justificación como hombre de las finanzas y a la negación como funcionario. "Tener offshore no es delito. El único tema es tenerlas declaradas", respondió y agregó: "Piénsenlas como una caja de seguridad. Se usan porque son jurisdicciones impositivamente neutras y esto facilita la actividad de muchos inversores. Y también por seguridad jurídica. Es esencialmente por eso". "No tengo ya nada que ver con esa empresa", completó en referencia a la firma Noctua.
 
"Tengo todo bien declarado en la OA y en la AFIP", sentenció. "Con respecto a ese reporte de la SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos), se refiere a una tenencia nominal. Yo era un tenedor fiduciario, no tengo que tenerlo declarado porque no era propietario", insistió luego sobre la investigación del ICIJ que reveló que el ministro ocultó declarar las offshore.  
 
Caputo dijo que en noviembre se presentó en la Justicia y que acudió "dos veces más" para que "aceleren la investigación". "No puedo declarar algo que no es mío", se defendió.
 
Ya antes se había quejado de "la mala fe" de las acusaciones en su contra. Incluso argumentó que había vendido en octubre de 2015 todos sus contratos de inversión en "dólar futuro" porque los consideraba una pérdida para el Estado.
 
"Decidí no ganar esa plata", dijo en modo financista benefactor que decidió asesorar al entonces candidato presidencial Macri y a su futuro ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay para que hicieran la denuncia judicial contra la operatoria económica del gobierno kirchnerista, que finalmente presentaron el macrista Federico Pinedo y el radical Mario Negri.   
 
La reunión continuó entre respuestas sobre la deuda externa y la defensa que hacían del ministro los legisladores del oficialismo. Hasta que Rossi  retomó la palabra. Recordó la frase del ex presidente estadounidense Barack Obama en contra de las sociedades offshore y disparó: Argentina "es el único país del mundo donde el Presidente y sus ministros justifican los paraísos fiscales".
 
"Les parece que están bien y es un hecho absolutamente natural, el problema que tenemos hoy es que los ricos nos gobiernan. ¡Son un accidente de la historia! Porque la democracia está hecha para que nos gobiernen iguales no desiguales", agregó Rossi en medio de gritos y quejas de los legisladores oficialistas.
 
"Las offshore serán legales, pero si no se declaran son un hecho de corrupción" y dijo que a través de éstas "claramente, como mínimo, están evadiendo y impuestos; cuando no para licuar dinero mal habido", continuó Rossi, que asoció los paraísos fiscales y las offshore con el dinero del narcotráfico y la trata de personas.
 
"La SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos) no dice que usted era fiduciario, sino dueño de Noctua, que tenía porcentaje en las acciones", señaló Rossi y le preguntó a Caputo: "¿Por qué no lo aclaró en su declaración jurada de 2015? ¿Se olvidó de que tenía una empresa offshore? ¿Por qué antes dijo que era gerenciador y ahora dice que era testaferro?".
 
La respuesta no llegó de inmediato. Un repentino corte de luz dejó a oscuras el Congreso y cortó las trasmisiones por Internet y de las señales televisivas del Senado y Diputados. Con luces de emergencia pero sin sistema de sonido, algunos legisladores tuvieron que formular sus cuestionamientos y preguntas a viva voz, como el diputado Nicolás del Caño (FIT-PTS).  
 
Con todo restablecido, Caputo se defendió. "No lo tengo declarado porque no corresponde", dijo y agregó que en su declaración jurada deben estar "sólo los bienes propios, bienes de mi mujer y bienes conyugales". "No hubo ocultamiento", insistió y deslizó la posibilidad de algún error por parte de su contador, que como él viene de la "actividad privada".
 
Cuando aún faltaba una decena de legisladores anotados para hablar y el senador Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) le reprochaba al ministro sus "mentiras", Caputo se jugó la chanza con Cerruti sin medir consecuencias y terminó de calentar el clima que se vivía en el salón del Senado.
 
Sin argumentos más convincentes para enfrentar el cuestionario opositor, el ministro decidió entonces que era el momento para su retirada. Se levantó sin brindar mayores explicaciones y obligó a abortar la sesión de la Bicameral. Muchas preguntas quedaron sin responder. "Esa te la debo", habría dicho el Presidente.
 
Por Miguel Jorquera
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-04-2018 / 19:04
22-04-2018 / 17:04
De visita en Estados Unidos, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, afirmó ante periodistas argentinos que hay un "optimismo total" sobre lo que aquí sucede. Pocos días antes, El País publicó un sencillo y claro reportaje, a Guillermo Ambrogi, presidente de la Cámara de Comercio Española en Argentina. Ambrogi no teme decir que Macri fue ingenuo cuando creyó que lo iban a tapar con inversiones.
 
Y que esas inversiones (que se esperan hace más de dos años) no llegarán hasta que una inflación controlada garantice a los empresarios su tasa de ganancia. No se refirió en primer lugar a los costos laborales (que mencionó después), sino de la inflación.
 
De eso deberíamos hablar: de que Macri se equivocó en sus predicciones y diagnósticos y que llegó al gobierno haciendo promesas que eran mentiras o torpes ingenuidades. Elíjase lo que mejor parezca.
 
El mismo jueves en que se difundió el optimismo de Caputo, también nos enteramos de que los aliados de la UCR y la Coalición Cívica habían logrado que los férreos Marcos Peña y Aranguren accedieran a dos modificaciones en el cronograma de los aumentos de tarifas.
 
La noche anterior, en barrios que no pueden ser denominados K, cientos de ciudadanos cortaron bocacalles entonando la consigna "Mauricio Macri la puta que te parió". Más que sensibilidad social o negociación con sus aliados, el macrismo se dio cuenta de que esas manifestaciones no eran buenos preliminares para su pretensión de 2019.
 
No queda claro si los radicales están en condiciones de capitalizar el triunfo de dos puntos de su pliego de modificaciones sobre tarifas. El problema, para los radicales, es que no tienen figuras que puedan hacer balance con lo que logran.
 
Es injusto que no se reconozca a Mario Negri haber encabezado la negociación para morigerar el sablazo planificado por Aranguren. Pero así es la política. La inquietud toca a los radicales, que suponen (con razón) que no están incorporados a una alianza.
 
Una alianza de gobierno requiere experiencia y un grado de confianza considerable. Sobre todo, requiere que los aliados no pierdan más de lo que ganan, ni que los desvele la certeza de que el "otro" ha ganado infinitamente más que uno mismo.
 
Una alianza implica distribución equilibrada del poder, de la discusión de las decisiones. Implica prever las posiciones del otro. Implica tacto, conocimiento y deliberación.
 
En países de régimen parlamentario, las condiciones de la alianza se pactan antes de firmar los papeles; la distribución de los cargos, también. Después, sin duda, habrá desinteligencias y discusiones, pero antes se hizo todo lo posible para evitarlas, aunque se sepa que son ineludibles.

21-04-2018 / 17:04
21-04-2018 / 10:04
Un nuevo recorte de personal en el Estado, llevado a cabo esta vez por el Ministerio de Agroindustria, se cobró ayer 330 puestos de áreas sensibles, como agricultura familiar, comercio exterior y estatus fitosanitario. Se dispuso el jueves, mientras se completaba la tanda de telegramas, asueto general en la sede de Paseo Colón y Azopardo y encargó un operativo policial para custodiar el edificio central.
 
Desde el organismo que conduce el ex titular de la Sociedad Rural, el oligarca Luis Miguel Etchevehere, confirmaron que esa cifra corresponde apenas a las áreas dependientes de la administración nacional. "Los despidos involucran un 50 por ciento de trabajadores de Capital Federal y otro 50 por ciento del Interior del país", señaló un vocero de Agroindustria.
 
El Ministerio ya había reducido en los últimos dos años en 700 puestos su plantilla de personal y ahora se sumó una poda sobre casi el 10 por ciento de la nómina actual (3500 empleados).
 
Los gremios advierten que la misma suerte correrían trabajadores de organismos descentralizados (INTA, Senasa, Inase-Inidep y el Instituto Nacional de Vitivinicultura), pudiendo elevarse la cifra de despedidos a 958, y se declararon "en estado de alerta y movilización".
 
La decisión de Etchevehere de decretar asueto hasta el lunes, cercar con policías el acceso a la sede del Ministerio y rechazar los pedidos de reunión con los delegados sumó tensión a la situación. "Lejos de calmar los ánimos y llevar tranquilidad, parecen estar empeñados en echarle más nafta al fuego", criticó ATE a través de un comunicado.

21-04-2018 / 09:04
Frente al descenso inevitable de su imagen, producido por la crisis de la economía que generaron las medidas del gobierno de Mauricio Macri, la Casa Rosada renueva su arsenal con algunas apuestas que se empiezan a vislumbrar.
 
Hay una expectativa exagerada en el macrismo por el funcionamiento de la obra pública bajo el mecanismo de Participaciones Público-privadas (PPP) por las que las corporaciones constructoras ya comprometieron seis mil millones de dólares de inversión para los primeros cuatro años.
 
En estas licitaciones, las empresas se comprometen a conseguir el financiamiento internacional, pero es el Estado el que sale como garante. Constituye una forma de endeudamiento encubierto, porque las que toman el dinero son las empresas y el riesgo lo toma el Estado.
 
Los contratos garantizan a los financistas la posibilidad de litigar en tribunales extranjeros. Esta modalidad ha levantado polémica en Europa porque los PPP son muy restrictivos para los Estados y porque el riesgo que recae en los gobiernos resulta excesivo.
 
Entre la espada y la pared por su enorme deuda, en Grecia los PPP se convirtieron en una vía desesperada de financiamiento. Se calcula que con ese mecanismo cada kilómetro de ruta nueva costó 70 por ciento más de lo presupuestado.
 
Las PPP, que involucran a las principales corporaciones locales, encabezadas por la flamante SACDE, que es la ex IECSA del grupo Macri, iban a ser anunciadas esta semana y se postergaron para el próximo martes con la esperanza de utilizar también su lanzamiento para neutralizar el mal clima creado por los tarifazos.
 
Las PPP serán el corazón de la estrategia del macrismo para reactivar una economía que está en plena crisis, con indicadores macro muy negativos y con el augurio nefasto de una magra cosecha de granos por las inundaciones.
 
Así como las PPP se lanzan en estos días para tratar de reavivar la economía y sostener la imagen alicaída del gobierno, también en estos días se conoció el dictamen de la jueza María Servini para intervenir el Partido Justicialista y designar como interventor a Luis Barrionuevo.
 
La práctica oficial de judicializar la política a través de la manipulación de los jueces ha sido una marca del macrismo. La intervención a un PJ que no había trasgredido ninguna norma es una maniobra que busca demonizar al adversario y frustrar la posibilidad de que el peronismo construya una sola candidatura para el 2019.
 
La intervención está destinada al fracaso. Pero con el sello del PJ y la complicidad de las corporaciones mediáticas se convertirán en propaladores de un  mensaje destinado a entorpecer el proceso de unidad que buscarán por otro lado las corrientes peronistas más representativas. 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar