La Opinión Popular
                  12:55  |  Miércoles 19 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Cantor que cante a los pobres / Ni muerto se ha de callar / Pues ande vaya a parar el canto / De ese cristiano / No ha de faltar el paisano / Que lo haga resucitar. COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 27-02-2018 / 19:02
EFEMÉRIDES POPULARES

Aldo Cammarota: Deben ser los gorilas, deben ser…

Aldo Cammarota: Deben ser los gorilas, deben ser…
El 28 de febrero de 2002, en Los Ángeles, Estados Unidos, muere Aldo Francisco Cammarota. Fue guionista de radio y de televisión, uno de los autores de los monólogos de Tato Bores, del programa radial y televisivo La revista dislocada, y de Telecómicos.
El 28 de febrero de 2002, en Los Ángeles, Estados Unidos, muere Aldo Francisco Cammarota. Fue guionista de radio y de televisión, uno de los autores de los monólogos de Tato Bores, del programa radial y televisivo La revista dislocada, y de Telecómicos.
 
Columnista en la revista Siete Días y los diarios Ámbito Financiero, La Prensa y La Opinión; fue presidente de la Asociación de Productores Independientes de Televisión y miembro de la Junta Directiva de Argentores. Escribió letras de tangos como Petitero y Hay que pasar el invierno.
 
En sus guiones planteaba con ironía la situación política del país. Es el autor del término gorila, que más tarde se utilizó como sinónimo de antiperonista, y luego de conservador, reaccionario y represor en toda Latinoamérica. Además de la expresión "Argentina año verde", para referirse a un utópico país donde todo funciona correctamente.
 
Fue candidato a Diputado Nacional en 1965 por el conservador Partido Cívico Independiente, de Álvaro Alsogaray, y precandidato a Senador Nacional por el partido Nueva Fuerza -del mismo político- en 1972, otra creación de Alsogaray, de la que se alejó desilusionado, acusando de elitista a aquella agrupación.
 
La Opinión Popular

 
El libretista que a la distancia le hacía los monólogos a Tato Bores
 
Aldo Cammarota poseía el don de la intuición: desde Los Ángeles, donde vivió a partir de 1974, percibía (muy a su manera), imaginaba y escribía la realidad argentina. Durante años, hasta 1981, siguió escribiendo los libretos que después disparaba Tato Bores a través de la pantalla.
 
No percibió tan bien la realidad cuando, una vez finalizado ese ciclo, envió una carta al entonces titular de la Junta Militar, general Roberto Viola, agradecido por "la libertad que aún en Occidente no es muy común en la televisión".
 
Irónico, contradictorio, amante y crítico de la política, marcó una época en radio y televisión. El libretista falleció a los 71 años de un ataque cardíaco, en Los Ángeles, en un barrio ubicado entre Beverly Hills y Hollywood. Su itinerario había comenzado en Buenos Aires, donde nació en agosto de 1930, luego vivió en Córdoba y posteriormente en el centro porteño, de donde hizo trascender su capacidad.
 
Fue creador de un gran éxito radiofónico, "La revista dislocada", y en televisión alcanzó notoriedad con "Telecómicos", la tira que logró altos niveles de rating con la participación de artistas como Juan Carlos Calabró, Mario Sapag, Juan Díaz (Cuchuflito), Osvaldo Canónico, Tristán, Calígula, Horacio Bruno y Julio López, entre otros.
 
Allí el libretista había creado un sketch en el que dobles de políticos como el general Juan Domingo Perón, Ricardo Balbín, Arturo Frondizi, Álvaro Alsogaray y otros protagonizaban el "gran acuerdo nacional".
 
También se destacó como panelista en "Humor redondo" -junto a Carlos Garaycochea, Jorge Basurto y Juan Carlos Mesa- y a partir de 1974 comenzó a escribir los libretos del programa de Tato Bores. Para entonces, las amenazas que recibía lo obligaron a abandonar el país.
 
Todos conocían, más allá de su trayectoria profesional, su gran afición por los temas políticos. A los 6 años, en la escuela, lo llamaban "el pibe política". A los 14, fundó en la ciudad de Córdoba el "Centro Coronel Perón".
 
Con el correr de los años y de los sinuosos caminos que tomó el peronismo, Cammarota terminaría declarando: "Después Perón fue evolucionando y yo también".
 
De grande, tradujo en funciones específicas aquella vocación incipiente, y su particular sentido de la evolución. Ocupó la presidencia de la Asociación de Productores Independientes de Televisión, se desempeñó como miembro de la Junta Directiva de Argentores y fue postulado como candidato para la dirección de Sadaic.
 
También proyectó a la arena partidaria sus ideas políticas. En 1965 se presentó como candidato a diputado nacional y en 1973 participó como precandidato a senador nacional por el partido Nueva Fuerza que lideraba el capitán ingeniero Alvaro Alsogaray.
 
En el campo del periodismo colaboró en varias publicaciones importantes: La Opinión, La Prensa y Siete Días, entre otras, y destiló su ironía en el libro Argentina año verde.
 
Ya radicado en los Estados Unidos, después de haber sufrido problemas políticos, obvió las distancias geográficas y continuó escribiendo los libretos para Tato Bores afirmando, a manera de explicación, que "yo percibo lo que está pasando allá y nunca me equivoco. Diría que mejor que si estuviera allí, porque desde lejos veo las cosas que pasan sin estática".
 
Así siguió hasta que finalizó el programa de Tato. Entonces mandó la famosa carta dirigida al general Viola.
 
Acaso haya sido su acidez a prueba de todo lo que le hizo decir, en una oportunidad en la que le preguntaron por Perón: "Teníamos en común que los dos queríamos ser Presidentes. Para llegar, yo pensaba seguir la carrera militar, pero a los 15 años tuve polio y eso cambió mis planes. Me quedaba el consuelo de que Roosevelt llegó a ser Presidente de los Estados Unidos".
 
Fuente: Página12
 
Agreganos como amigo a Facebook
18-12-2018 / 19:12
18-12-2018 / 19:12
Héctor José Cámpora nació en Mercedes el 26 de marzo de 1909, y se radicó en San Andrés de Giles. Fue comisionado municipal y diputado nacional, y presidente de la Cámara de Diputados entre 1948 y 1952.
 
Luego del golpe que derrocó a Perón en 1955, Cámpora, acusado falsamente de corrupción y malversación de fondos, fue encarcelado y protagonizó, junto a otros dirigentes peronistas, una espectacular fuga del penal de Río Gallegos.
 
Designado delegado personal de Perón en 1971, dos años más tarde triunfó con el 50% de los votos en una elección presidencial de la que no estaba proscripto el peronismo aunque sí su líder. Lo primero que hizo fue amnistiar a los presos políticos.
 
El Tío fue el mayor reflejo de lealtad hacia su líder, Juan Perón, y en consecuencia, después de 49 días, renunció a la presidencia para que pudieran realizarse las primeras elecciones auténticamente libres después de 18 años, donde Perón gana con el 60% de los votos.
 
Fue designado embajador en México, luego de la muerte de Perón fue cesanteado y perseguido por el lopezreguismo, que había desestabilizado las líneas internas del gobierno para desplazar a las juventudes peronistas que se habían ganado un lugar en el gobierno de Cámpora.
 
Tras el golpe cívico-militar, Cámpora salva milagrosamente la vida al poder asilarse en la embajada de México, donde permaneció tres crueles años encerrado, hasta que la dictadura se avino a entregarle el salvoconducto para salir del país una vez que hubo comprobado que el cáncer que padecía se hallaba en su fase terminal.
 
El 19 de diciembre de 1980, en México, falleció el ex presidente, un peronista honesto y leal.
 
La Opinión Popular

18-12-2018 / 19:12
La crisis de diciembre de 2001 en Argentina fue una crisis económico-financiera generada por la restricción a la extracción de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorro denominada "corralito", que empujó a las calles a ciudadanos que padecían en carne propia las consecuencias del neoliberalismo.
 
Tras esas medidas económicas impulsadas por el entonces Ministro de Economía Domingo Cavallo, la reacción popular fue muy negativa, especialmente la de la clase media (teniendo en cuenta que la cifra de la restricción de retiros de 1.000 dólares mensuales era superior a los ingresos de la mayoría de la población), por lo que la crisis económica también desembocó en una crisis política.
 
Y las protestas no tardaron en llegar. Fue así como durante todo diciembre hubo reclamos y también se produjeron saqueos a supermercados. El 19 de diciembre el presidente Fernando de la Rúa decretó el Estado de Sitio, medida que no fue acatada por la población, que siguió ocupando las calles dejando a las claras la pérdida de legitimidad del gobierno.
 
La mayor parte de los participantes que salieron a las calles a protestar, fueron auto convocados y no respondían a partidos políticos o movimientos sociales concretos. El lema de la rebelión popular fue "¡Que se vayan todos!". La respuesta del gobierno nacional fue la represión.
 
Lamentablemente, en esos hechos murieron 39 personas por la represión de las fuerzas policiales y de seguridad, incluyendo 9 menores de 18 años. Y mientras esto sucedía,  De la Rúa renunció a la Presidencia y huyó de la Casa Rosada en un helicóptero. La renuncia del Presidente de la Nación, el 20 de diciembre de 2001, llevaron a una situación de acefalia presidencial. Culminaba así, la experiencia desastrosa de la Alianza y de De la Rúa. El neoliberalismo, una vez más, había mostrado su fracaso.
 
En nuestra provincia la represión del autoritario gobernador radical Sergio Montiel dejó como saldo las muertes de Rosa Eloísa Paniagua, una nena de 13 años; Romina Iturain, una adolescente de 15 años y José Daniel Rodríguez, un militante social de 25 años; a manos de las fuerzas de la represión, comandadas por el radical Montiel, su Ministro de Gobierno Enrique Carbó y el Jefe de Policía Victoriano Ojeda.
 
La Opinión Popular

17-12-2018 / 19:12
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) es una organización no gubernamental de derechos humanos de la Argentina. La organización es fruto de una"autoconvocatoria de personas provenientes de los más diversos sectores sociales, políticos, intelectuales, sindicales y religiosos argentinos, en respuesta a la creciente situación de violencia y de quiebra de la vigencia de los más elementales derechos humanos que se escalaba en el país".
 
La APDH fue fundada el 18 de diciembre de 1975, tres meses antes del golpe militar que dio inicio a la dictadura militar, en la Casa de Ejercicios Espirituales que dependía de la Iglesia de la Santa Cruz, a raíz de una iniciativa de Rosa Pantaleón.
 
Fueron sus fundadores, además de Rosa Pantaleón, el obispo de Neuquén, Jaime de Nevares, Eduardo Alfredo Pimentel, Ariel Gómez, José Miguez Bonino, Guillermo Frugoni Rey, Roque Raúl Aragón, Jaime Scmirgeld, Alicia Moreau de Justo, el obispo Carlos T. Gattinoni de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, Alfredo Bravo Susana Pérez Gallart.
 
También han sido miembros de la APDH personalidades como el rabino Marshall Meyer, el luego Presidente de la Nación Raúl Alfonsín, Oscar Alende, Adolfo Pérez Esquivel, Emilio Mignone Graciela Fernández Meijide, entre otras figuras destacadas.
 
La APDH desempeñó un importante papel de defensa de los derechos humanos durante la dictadura militar, luego apoyó el trabajo de la CONADEP y finalmente luchó y continúa luchando contra la impunidad de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura que gobernó Argentina entre los años 1976 y 1983.
 
La Opinión Popular

17-12-2018 / 09:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar