La Opinión Popular
                  06:48  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-02-2018 / 12:02
SE HIZO BIEN EL “DOLOBU”

El ministro macrista de Finanzas, Luis Caputo, ocultó que era dueño de offshores en Islas Caimán

El ministro macrista de Finanzas, Luis Caputo, ocultó que era dueño de offshores en Islas Caimán
MINTIÓ Y OCULTÓ QUE ERA DUEÑO DE OFFSHORES EN CAIMÁN. Siguen sumándose escándalos relacionados con la más alta dirigencia de Cambiemos oen torno al dinero oculto en paraísos fiscales. La última noticia del hashtag #ParadisePapers lo tiene como protagonista al poderoso ministro de Finanzas del país, Luis Caputo, quien al asumir como funcionario ocultó que fue accionista de offshore que manejaban cientos de millones de dólares en paraísos fiscales.
El ministro de Finanzas, Luis Caputo, ocultó al asumir como funcionario que fue accionista de sociedades offshore creadas para administrar cientos de millones de dólares en paraísos fiscales. Así lo revelan documentos oficiales de la Securities and Exchange Commision (SEC), la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos, a los que accedió PERFIL junto al equipo argentino de Paradise Papers.
 
El funcionario fue, entre agosto de 2009 y julio de 2015, el principal accionista de la sociedad Princess International Group, radicada en Islas Caimán. Tenía más del 75% de las acciones pero Caputo omitió consignar esa información en las declaraciones juradas que presentó ante la Oficina Anticorrupción (OA) al ingresar a la función pública en diciembre de 2015, cuando debía comunicar sus bienes y acciones del período fiscal 2014.
 
También volvió a ocultar la información en 2016, cuando debió informar su patrimonio correspondiente al inicio de 2015. La omisión de este tipo de datos es un delito y puede ser penada con hasta dos años de prisión. Su participación en Princess International Group es clave y vuelve a poner en evidencia cómo los paraísos fiscales facilitan el ocultamiento de bienes, información y dinero.
 
La participación accionaria de Caputo en estas offshores vuelve a exponer un posible "conflicto de intereses", como denominan delicadamente los macristas a los que son delitos o hechos de corrupción.
 
La Opinión Popular

 
A través de esta compañía, Caputo era el dueño de entre el 50% y el 74% de otra offshore: Affinis Partners II, también radicada en Caimán y dueña de Noctua, la gerenciadora de fondos de inversión radicada en Delaware y Miami. La estructura societaria de Noctua funciona como las Mamushka: una sociedad dueña de otra sociedad que controla a otra sociedad.
 
Además de ocultar la información al Estado, el funcionario también lo negó ante la consulta periodística del equipo argentino de Paradise Papers, en noviembre pasado, ante la publicación de la investigación dirigida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung. Caputo fue consultado nuevamente el viernes último, pero volvió a negar lo que Noctua informó en los formularios ante el gobierno de los Estados Unidos.
 
La participación accionaria de Caputo en estas offshores vuelve a exponer un posible conflicto de intereses. Noctua se dedica a administrar fondos de inversión de alto riesgo en Caimán, donde impera el oscurantismo financiero. Hasta seis meses antes de asumir en el gabinete de Mauricio Macri en diciembre de 2015, Caputo tenía un rol central, como accionista y administrador de estas inversiones secretas, que incluyeron bonos de la deuda argentina en default. Luego, en 2016, Caputo estuvo a  cargo de la negociación con los fondos buitre que reclamaban el pago de los bonos de la deuda argentina en default.
 
Además, Caputo es actualmente el representante de la Argentina ante el G20, grupo de países que ahora se proponen reducir los paraísos fiscales y transparentar el sistema financiero internacional, tras los escándalos desatados por Panamá Papers y Paradise Papers.
 
 
Money
 
En julio de 2015, cuando Caputo era accionista, Noctua manejaba inversiones por US$ 251.296.483, según informó la propia gerenciadora a las autoridades estadounidenses. Tenía entre 11 y 25 clientes. Sus principales fondos de inversión eran -y son- Alto Global Fund y Argentina Fund, ambos radicados en Caimán.
 
La mayoría de sus clientes no son estadounidenses pero tampoco se conocen sus identidades y nacionalidades. Noctua los define como "inversores privados de elevado patrimonio" (high net worth individuals). También maneja, en menor cantidad, dinero de "instrumentos de inversión colectiva" (pooled investment vehicules), de "corporaciones y otros negocios" y "fideicomisos" (trusts).
 
Ante la consulta del equipo argentino de Paradise Papers, el funcionario volvió a negar su participación accionaria: "Nunca fui propietario ni accionista de Noctua ni de Princess sino asesor, administrador, fiduciario y/o mánager, por lo que no debía declararlas ni ante la AFIP ni ante la OA, tal como manifesté anteriormente". "Aprovecho para reiterar que desde que en diciembre de 2015 ingresé a la función pública cesé de prestar cualquier servicio profesional a dichas sociedades", agregó.
 
En noviembre, la investigación había revelado que Caputo había sido gerenciador de los fondos de inversión de Noctua en Caimán. Ahora, los documentos obtenidos a través de un pedido de acceso a la información ante la SEC revelan mucho más. El funcionario era también el dueño de la empresa que administraba estas inversiones secretas. Y no lo declaró ante el Estado argentino.
 
Un pedido de acceso a la información ante EE.UU., la clave del hallazgo
 
El funcionario dijo en noviembre que Noctua manejaba dinero de "friends and family" ("amigos y familia") -con lo que sugirió que sus clientes podían ser argentinos- y negó ser dueño de Noctua. "Era solo un administrador" que asesoraba al fondo en las inversiones y derivaba potenciales clientes, dijo. "No tuve ninguna injerencia accionaria hasta donde yo sé. Tampoco es importante porque es una sociedad que no vale nada en sí, es un fondo, y vale en la medida de la cartera que maneja", afirmó.
 
 
Socios
 
Noctua tiene una cara visible desde su formación en 2009: Martín Guyot, un argentino que vive y trabaja en Miami, Florida. Es el responsable de presentar los formularios ante la SEC. Al comprar y vender bonos que cotizan ante la bolsa de los Estados Unidos, la gerenciadora de los fondos en Caimán debe informar qué tipo de fondos de inversión maneja ante la Security and Exchange Commision (SEC), el organismo que controla las inversiones en la bolsa. 
 
Guyot era el socio de Caputo. La dueña de Noctua, Affinis Partners II, tenía entre 2009 y 2015 al menos dos accionistas: Guyot y Princess International Group (la offshore de Caputo). Además, tanto Caputo como Guyot tuvieron a su vez, a título personal y de forma directa, el "5% o menos" de las acciones de Noctua.
 
El esquema accionario cambió en 2016. En el formulario  de la SEC de ese año, Caputo ya no figura integrando las sociedades y el control queda en manos de Guyot, quien figura como accionista de Affinis.
 
Sin acciones en Noctua, Caputo comenzó a desempeñarse como secretario de Finanzas, negoció la deuda con los holdouts y el valor de los bonos defaulteados de la deuda argentina.
 
En los tribunales federales, dos expedientes aún mantienen el bajo perfil pero deberán profundizar la investigación sobre los nexos del funcionario con fondos de inversión en Islas Caimán.
 
(*) El equipo argentino de Paradise Papers fue integrado por Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky, Iván Ruiz y Ricardo Brom por La Nación; Mariel Fitz Patrick (América), Emilia Delfino (Perfil) y Sandra Crucianelli (para Perfil).
 
Por Emilia Delfino y Sandra Crucianelli
 
Fuente: Perfil
 

Agreganos como amigo a Facebook
El ministro macrista de Finanzas, Luis Caputo, ocultó que era dueño de offshores en Islas Caimán
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar