La Opinión Popular
                  06:39  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-02-2018 / 19:02

El multimedio ultra macrista Clarín contra el papa Francisco

El multimedio ultra macrista Clarín contra el papa Francisco
Desopilante editorial del escriba Van der Kooy en el híper oficialista Clarín contra el papa Francisco. El periodista publicó en el medio macrista una diatriba contra el Pontífice en la que lo culpa por la división de los argentinos.
Siguiendo la línea que el grupo comandado por Magnetto viene llevando adelante contra Francisco desde que el Pontífice decidió no apoyar la política socioeconómica neoliberal que ejecuta Mauricio Macri, el diario apeló una vez más a la crítica furibunda tal como lo hacen otros medios para oficialistas como La Nación (con más sutileza) o, de forma más explícita, el portal Infobae.
 
Con el título "Francisco es parte del problema", el periodista del diario Clarín y TN Eduardo van der Kooy apuntó sus armas dialécticas contra el Papa en un texto que resulta, por lo menos, desopilante.
 
Si bien en sus primeros párrafos sobre el Pontífice le reconoce "su prédica y acción en el terreno global", el escriba arremete contra su lugar como líder religioso (y político) en relación a la Argentina.
 
"Francisco es una persona", reconoce Van der Kooy, pero agrega más adelante que "no logró" que "la unidad prevalezca sobre el conflicto". Y eso sucedería de ese modo porque el Papa "no ha sabido aún hacerse observar por la sociedad como verdadero mediador".
 
Luego le reconoce a Bergoglio haber estado "en contra de ese kirchnerismo" (en relación al gobierno de Cristina Fernández).  Pero ahora lo ubica "enconado contra Mauricio Macri", aunque hasta el momento el Papa ha hecho crítica alguna sobre el gobierno nacional.

 
"Jorge Bergoglio pudo haber abonado con gestos esas miradas intencionadas", dice también en plan de reclamo casi despechado, y agrega preguntas sobre por qué no visitó el Papa suelo argentino en el último año de gobierno K ni en los dos primeros de Cambiemos.
 
"El Papa ha quedado en medio del problema. Porque a lo mejor forma parte de él", dispara el poderoso editorialista que en el siguiente párrafo redobla la apuesta fustigando también la actitud papal en Chile: "Se lo observó en Chile con un gesto crispado y un lenguaje impropio para quien predica la armonía. Con desagradables huellas de su pensamiento político (sic)".
 
Sin embargo Van der Kooy no explicita cuales son las "desagradables huellas" ni tampoco pone ejemplos de cual sería en este caso el "pensamiento político" del Papa, el cual, claramente, le resulta desagradable al periodista militante de las políticas oficiales macristas.
 
Luego el editorial se pierde en el camino del elogio a Juan Pablo II, de quien subraya las visitas que el Papa polaco hizo a su país cuando aún estaba regido por el comunismo. Quizá establecer un paralelo entre las rencillas políticas argentinas y un país que estuvo aplastado por la cortina de hierro durante largas décadas sea un tanto exagerado.
 
Tan exagerado como aprovechar las últimas líneas de la queja clarinetista para ensalzar las figuras del presidente Macri y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.
 
El periodismo de guerra, siempre listo.
 
Fuente: Infonews
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar