La Opinión Popular
                  17:49  |  Miércoles 20 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 09-02-2018 / 11:02
ATE LE PUSO UN PISO A LA DISCUSIÓN SALARIAL Y PEDIRÁN EL PAGO DE LA CLÁUSULA GATILLO

Oscar Muntes: El piso mínimo de recomposición salarial no puede ser menos del 23 por ciento

Oscar Muntes: El piso mínimo de recomposición salarial no puede ser menos del 23 por ciento
Consultado por otros temas a plantear en la reunión con el Gobierno, Oscar Muntes anunció que “el primer punto será que se efectivice de forma inmediata la cláusula gatillo con retroactivo; la agilización de los pases a planta permanente ya que se necesita un trabajo mucho más dinámico porque hay unos 5.000 trabajadores que necesitan el pase a planta y la estabilidad laboral”. Foto: Blas García para La Opinión Popular
El secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Oscar Muntes, informó que este viernes habrá plenario provincial de secretarios generales y de Consejo Directivo "para definir la propuesta porque ante la inminente convocatoria del gobierno a paritaria necesitamos construir y definir la propuesta de los trabajadores, que tiene varios puntos, varias aristas y que la principal es la recomposición salarial".
 
Al respecto, adelantó que "la posición es que no podemos acordar por menos que la paritaria anterior que fue del 23 por ciento con la cláusula gatillo -que ya se tendría que haber hecho efectiva- y ese es como mínimo el piso que estamos planteando para la negociación de este año".
 
Otros puntos a plantear con las autoridades provinciales serán "la efectivización de forma inmediata la cláusula gatillo con retroactivo; la agilización de los pases a planta permanente; la recategorización que se acordó en la paritaria anterior y la regularización de los adicionales en negro que son muchos y que impactan directamente en la Caja de Jubilaciones".

 
En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza) Muntes sostuvo que "el posicionamiento del Consejo Directivo Nacional de ATE se fundamente en que el INDEC ha dicho claramente que ninguna familia puede vivir con menos de 26.000 pesos, y a partir de eso hay que bajar a la realidad que tenemos en cada localidad, en cada provincia y municipio y esa realidad indica que estamos muy lejos de lo que plantean los organismos nacionales".
 
"Nuestra posición es que no podemos acordar por menos que la paritaria anterior que fue del 23 por ciento con la cláusula gatillo -que ya se tendría que haber hecho efectiva- y ese es como mínimo el piso que estamos planteando para la negociación de este año", anunció.
 
Asimismo, definió que "cuando pedimos que se efectúe la cláusula gatillo la contestación del gobierno es que será el primer punto a tratar en la paritaria de este año, pero ese acuerdo paritario del año pasado ya está homologado y se debe cumplir por lo tanto la cláusula debería haberse hecho efectivo en enero, por lo cual en eso el gobierno está atrasado y vamos a plantear en la paritaria la actualización de ese monto".
 
"Esto no se debe tratar en paritaria porque eso se llama dilatar, por lo tanto vamos a pedir la actualización de ese monto", reiteró.
 
Además, explicitó que este viernes habrá plenario provincial de secretarios generales y de Consejo Directivo del gremio "para definir la propuesta porque ante la inminente convocatoria del gobierno a paritaria necesitamos construir y definir la propuesta de los trabajadores, que tiene varios puntos, varias aristas y que la principal es la recomposición salarial".
 
"No vamos a plantear menos del 23 por ciento y seguramente se definirá el mínimo garantizado que tenemos que tener los trabajadores del Estado. Sabemos que estamos muy lejos de lo que dice el INDEC porque ni siquiera con un porcentaje del 100 por ciento de recomposición salarial vamos a llegar a la canasta básica familiar y ante esta realidad los trabajadores debemos construir una propuesta cierta, real y que recupere el poder adquisitivo que seguimos perdiendo, porque la inflación no para, decían que se iba a estacionar pero por el contrario sigue muy fuerte", aseguró.
 
"En los sectores donde la economía hace más fuerza, como la canasta alimentaria la inflación fue de más del 30 por ciento, y ahí es donde tenemos que pararnos porque es donde se distorsiona la pauta salarial", sentenció el dirigente.
 
En el mismo sentido, sostuvo que "el gobierno necesita poner un techo para todas las paritarias y nosotros necesitamos tener claridad para romper ese techo del 15 por ciento, porque ya ni ellos mismos se lo creen, porque la realidad inflacionaria que vivimos en el país tira por la borda toda iniciativa económica que tiene este gobierno".
 
A su vez, criticó la falta de homologación de los acuerdos paritarios en el Ministerio de Trabajo y cuestionó que "el Ministerio debe ser garantía de los trabajadores, no el verdugo de los trabajadores, y no puede imponer la pauta sino que tiene la obligación de equilibrar y en esto ha volcado la balanza para el sector emrpesarial y patronal".
 
Consultado por otros temas a plantear en la reunión, Muntes anunció que "el primer punto será que se efectivice de forma inmediata la cláusula gatillo con retroactivo; la agilización de los pases a planta permanente ya que se necesita un trabajo mucho más dinámico porque hay unos 5.000 trabajadores que necesitan el pase a planta y la estabilidad laboral".
 
"Además es necesario cumplir con la recategorización que se acordó en la paritaria anterior y que no se pudo hacer antes de fin de año, por lo cual es un punto clave que quedó pendiente, así como quedaron pendientes las paritarias sectoriales; se planteará también regularizar la situación de los adicionales en negro que son muchos y que impactan directamente en la Caja de Jubilaciones", concluyó.
 
Fuente: Análisis Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-06-2018 / 11:06
20-06-2018 / 11:06
20-06-2018 / 11:06
19-06-2018 / 09:06
En medio del Mundial, hay dos cuestiones que preocupan a la gestión de Gustavo Bordet. Una tiene que ver con los posicionamientos políticos e institucionales de los principales referentes del peronismo local. El otro está relacionado con la manera de administrar las cuentas públicas en un marco de restricciones y de reducción paulatina de impuestos provinciales. Y la discusión de ambas situaciones se ha desatado con anticipación.
 
Lo primero: la cuestión financiera. El propio Bordet tendrá que sentarse a negociar con el gobierno de Mauricio Macri acerca de cuál será la pauta de ingresos coparticipables que marcará el ritmo del Presupuesto 2019: sí, el del año electoral.
 
Las obras públicas no tendrán la misma velocidad que suele tomar en los años impares, de convocatoria a las urnas. La gestión provincial lo sabe, pero tampoco asoma un escenario razonable para salir a tomar deuda en el mercado de capitales. Todo es caro para una argentina desbordada por la inflación y que ha recurrido al nefasto FMI para intentar enderezar el rumbo económico del país.
 
El Presupuesto Provincial 2019 tendrá un techo acotado. Claro que al cerrar el año, la Provincia puede llegar a tener más excedentes, producto del reajuste de las alícuotas del impuesto a los Ingresos Brutos que, a partir de 2019, tendrán que bajar progresivamente para algunas actividades. El otro efecto favorable, para las cuentas provinciales en los ingresos, es la mejora del giro por coparticipación federal.
 
Sin embargo, Bordet ha decidido sentarse arriba de la caja porque tendrá que abrirla para cumplir aquello que pactó con los gremios de estatales y docentes. "Vamos a cumplir la cláusula gatillo en el tiempo establecido", afirmó el mandatario al momento de acordar el incremento salarial para este año.
 
Si se observa lo que se estimó oficialmente de expansión del nivel de gastos corrientes, quedará poco margen para destinar fondos a otros rubros que no sean el de Personal. La inflación es un estigma que, por un lado, licúa el endeudamiento público, pero por otro lado incrementa el nivel de compromisos a pagar por parte del Estado.
 
La paz social tiene su costo financiero y también político. Y, por esa razón, el gobernador invierte en tranquilidad. ¿Cómo? Abonando regularmente los salarios del sector público. De aquí en más al gobernador que le dice no al ajuste se le presenta un horizonte con dos premisas: evitar disputas políticas en el oficialismo y seguir sentado en la caja para evitar cualquier cirugía mayor en las cuentas públicas.
 
Lo segundo: la irrupción del urribarrismo pidiendo pista en el armado del partido Unidad Ciudadana en la provincia no le ha caído en gracia al gobernador. No porque Sergio Urribarri o sus seguidores tengan alguna posibilidad de retorno al principal despacho de la Casa de Gobierno, sino que una prematura definición de candidaturas puede restarle espacio de poder y margen de maniobra institucional a un año y pico de las elecciones.
 
La Opinión Popular

17-06-2018 / 13:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar