La Opinión Popular
                  04:33  |  Miércoles 17 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Macri es hoy un amontonamiento de promesas fracasadas, de frustraciones sin rumbo ni sentido, de soberbia mezclada con impericia, un nuevo gestor impostado en el imperio de la desesperanza”. Julio Bárbaro
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-02-2018 / 09:02
EL RUMBO ECONÓMICO NEOLIBERAL NO LO FAVORECE

Se complica el panorama para el gobierno antipopular de Macri

Se complica el panorama para el gobierno antipopular de Macri
La percepción que tiene la sociedad de la marcha de la situación económica va de mal en peor y las encuestas posteriores al ajuste poselectoral que empezó por los jubilados lo van reflejando. El desencanto crece a medida que se descargan los tarifazos, las alzas de los combustibles que no sólo pagan los automovilistas, sino que suman sus efectos sobre los precios de la canasta básica a los de la devaluación. DAlessio Irol/Berensztein registra un pico de pesimismo de los argentinos respecto de la economía que supera al de julio de 2016: cedió un punto más la calificación positiva y se mantiene en 54% la negativa. Se nota que el presidente Mauricio Macri comenzó a perder la paciencia y a admitir mala praxis en la gestión económica, pero no se le ocurrió mejor idea que reaccionar contra parte del equipo con un arranque de antinepotismo.
Los últimos aumentos que entraron en vigencia en febrero (combustibles, transporte, medicina privada, electricidad, peajes, etc.) impactaron en los bolsillos de los sectores populares. Si se suma que la subida del tipo de cambio a 20 pesos por dólar preanuncia un traslado a precios de productos de primera necesidad -como suele pasar con cada devaluación, por pequeña que sea-, puede entenderse que ciertas expectativas económicas positivas que despertaba el gobierno de Mauricio Macri vayan decayendo.
 
Las últimas encuestas de opinión tanto sobre la figura de Macri como sobre la gestión del gobierno de los CEOs muestran una merma en los niveles de percepción positiva y un aumento en los de percepción negativa.
 
El contexto polémico que rodeó la aprobación del saqueo a los jubilados con la reforma previsional hizo mella en la imagen del gobierno, tras lo cual el episodio del ministro de Trabajo, el polémico Jorge Triaca, con su ex empleada en negro empeoró más el panorama.
 
Otro elemento que juega en contra es que en Capital y Gran Buenos Aires hubo más cortes de luz este verano que el anterior, algo difícil de aceptar cuando las tarifas ya han aumentado desorbitadamente desde 2015 hasta la fecha y las inversiones importantes para mejorar el servicio todavía no se ven por ninguna parte.
 
La explicación es que el atraso tarifario era tal que, con lo recompuesto, apenas alcanza para ir reemplazando y renovando las instalaciones existentes. A los usuarios, lógicamente, esa respuesta no les resuelve los trastornos sufridos.
 
En tanto, el Gobierno de los Ricos sostiene un enfrentamiento con sectores sindicales que cuestionan su política económica neoliberal y su modelo laboral precarizador. Además, emprende una ofensiva basada en la reivindicación del accionar de las fuerzas de seguridad de "defender la ley y mantener el orden a los tiros" con una rigurosidad que remite a los tiempos de la dictadura militar.
 
Macir parece buscar respaldo social eligiendo como adversarios a gremialistas y a sectores "ultragarantistas". Junto a su estratega Jaime Durán Barba, vislumbran un cierto apoyo, detectado en focus group, al policía Chocobar que mató por la espalda a un pibe chorro.


El Gobierno quiere fortalecer el aparato represivo del Estado. Esto daría lugar a mojarles la oreja a las organizaciones de derechos humanos amagándoles con la pena de muerte y una represión más dura a los delincuentes, en respuesta al esquema garantista. Una apuesta al "gatillo fácil" que, por cierto, implica riesgos importantes.
 
La Opinión Popular

 
Encuestas de verano: alerta amarilla para el Gobierno de Macri
 
Es inhabitual que en meses de vacaciones y en un año no-electoral circulen muchas encuestas, con lo caro que resultan además esos trabajos, pero este verano no ahorra números. Hay coincidencias en algunos puntos. Sin dudas, registran datos preocupantes para el Gobierno en términos de caída de imagen.
 
También anotan que sumergido en su propia crisis, el peronismo no capitaliza ese deterioro oficialista. Lo más novedoso, con todo, es que parece haber una franja disgustada con la gestión nacional pero que no emigra a otras costas políticas o avala incluso a otras figuras del oficialismo.
 
La primera luz de alerta para el Gobierno comenzó a parpadear a fines del año pasado, luego de la costosa aprobación de la ley que modificó la fórmula de cálculo para los ajustes jubilatorios. El dato fue anotado por relevamientos reservados en manos de funcionarios y por otros sondeos.
 
La caída de imagen, estimada en alrededor de 5 puntos, era señalada entonces por al menos media docena de consultores, entre ellos Poliarquía, Ricardo Rouvier, Management & Fit (M&F) y Analía del Franco.
 
La cifra, coinciden ahora algunos trabajos, se habría estirado a los 9 puntos. En el medio, gravitaron las subas de tarifas y también, en otra dimensión, el caso del ministro Jorge Triaca y la ex empleada de la quinta familiar, con el capítulo de su contratación en un sindicato intervenido.
 
Dos sondeos difieren por poco en esa apreciación, tomando como referencia inicial la imagen del Gobierno posterior al éxito electoral de octubre, es decir, el pico registrado en medio de la espuma del triunfo en las urnas.
 
Para M&F, la aprobación de la gestión macrista descendió 9,4 puntos, para colocarse en poco más del 40 por ciento. Un sondeo apenas anterior, de Rouvier, anotó un descenso de 9,5 puntos en la imagen positiva de Macri (quedó en 44,6%) y de más de 10 en la valoración del Gobierno (bajó a 42,2%).
 
Los números, duros y sin otras consideraciones constituyen en sí mismo una advertencia para el Gobierno. Es cierto que la comparación es hecha contra el mejor momento de esta gestión y también lo es que la foto es parecida a la de mediados del año pasado, previa a los comicios.
 
Pero las encuestas, además, ofrecen variados elementos o indicios, y quizá el más significativo es que parte del malestar estaría siendo expresado por una franja que al mismo tiempo mantiene respaldo mayor a otros referentes oficialistas, como María Eugenia Vidal y en diferente dimensión, Elisa Carrió.
 
En general, la gobernadora bonaerense ha mantenido niveles más altos que el resto de los políticos, oficialistas y opositores, e incluso por encima del Presidente, con vaivenes, por supuesto. No sale indemne en los momentos de baja, aunque sufre menor erosión de su figura, y suele crecer más que el resto en los lapsos de alza.
 
Es una diferencia que siempre, y así ocurre en estos días, evitan destacar en las cercanías de la gobernadora, tal vez para no generar conflictos de cartel en algunas líneas del poder.
 
De todos modos, resulta claro que no es un dato menor. Vidal mantiene su imagen por encima de los 50 puntos, según algunos relevamientos, y en general muestra una ponderación negativa pura menor a la mayoría de los políticos.
 
Pero la brecha entre sus registros y los del Gobierno indica una cuota de malestar específico con políticas nacionales entre votantes o "simpatizantes" de Cambiemos, según admiten incluso algunos que cuidan con esmero la imagen global del oficialismo.
 
Esa estimación tendría sustento también en otro dato. No aparecen indicadores claros de que la oposición, y en especial el peronismo en sus distintas vertientes, capitalice de manera automática aquel declive de los números del oficialismo. Alcanza, sí, para generar cierto optimismo entre dirigentes que ven un panorama menos árido que el que sugerían los días posteriores a las elecciones pasadas.
 
Esa percepción alcanza además para alimentar el debate interno del peronismo sobre el camino que debería adoptar para recomponerse y acerca de la posición -o los grados de dureza- frente al gobierno de Macri.
 
La idea de unidad es, todavía, una idea en discusión. Ya desde fines del año pasado, fue fácil advertir que lo que empezaba a discutir seriamente el peronismo es el sendero a caminar hacia 2019. La tensión estaba puesta en definir la asimilación a ese proceso de Cristina Fernández de Kirchner. Ahora, además y aunque aún de manera poco ruidosa, se sumó la tensión que transmite el frente gremial.
 
El PJ ofrecerá en estas horas nuevas postales de ese andar, que no es lineal. Para hoy mismo, está citado un encuentro con cierta presentación académica en una sede educativa vinculada al sindicato de los encargados de edificio, que encabeza Víctor Santa María. La convocatoria incluye a dirigentes y legisladores del kirchnerismo, del sector que responde a Florencio Randazzo y del massismo.
 
También se espera la presencia de representantes orgánicos del PJ bonaerense, que desde que asumió su presidencia el intendente Gustavo Menéndez opera en favor de una corriente de unidad por el momento de perfil impreciso. No es el único.
 
Parte de la amplitud de ese ejercicio se refleja en las invitaciones a un par de gobernadores: el sanjuanino Sergio Uñac, uno de los jefes provinciales más jóvenes, y el formoseño Gildo Insfrán, difícil de asociar al concepto de renovación.
 
La salud de la CGT es también un elemento saliente en el marco de referencia más general. La frágil unidad cegetista ya demostró sus límites y el triunvirato de conducción hoy existe sólo en las formas. Hugo Moyano, en su batalla con el Gobierno, reabrió y agudizó las fisuras.
 
Los contactos del moyanismo con el kirchnerismo duro amplían a su vez el interrogante sobre los límites de la unidad. Las diferencias entre el jefe sindical y la ex presidente parecen tácticamente archivadas: compiten en la confrontación con el Gobierno, también se presentan cada uno a su manera como víctimas de persecución política y judicial.
 
Lo saben quienes prefieren mantener distancia y sienten reverdecer esperanzas frente a la erosión de la imagen del Gobierno. La mayoría de esas mismas encuestas anotan a Fernández de Kirchner y Moyano en los últimos renglones del listado sobre valoración de dirigentes políticos y sociales.
 
Por Eduardo Aulicino
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
16-10-2018 / 19:10
16-10-2018 / 08:10
Primero fue la tormenta, el eufemismo utilizado por el presidente Mauricio Macri para hablar de la crisis sin reconocerse como autor de la misma. Después, en medio de la "tempestad", fue pisoteando una a una las banderas con las que prometió enderezar la Argentina.
 
La pobreza cero, por ejemplo, fue uno de los pilares sobre el que descansó su campaña. Pero hoy, más de 12 millones de argentinos viven en la marginalidad, sobreviven a la intemperie, sin un trabajo que le garantice la comida para ellos y sus hijos, sometidos por un Estado que les arroja limosnas para mantenerlos en su condición de pobres.
 
Más de 12 millones de pobres y otros tantos en vías de serlo: la galopante inflación que la alianza Cambiemos prometió bajar, los tarifazos y la devaluación van empujando a cientos de familias hacia el flagelo de quedar fuera del sistema.
 
No las contiene el Estado, que en la crisis echa a sus trabajadores, sella paritarias a la baja, carga sobre ellos el pernicioso impuesto a las Ganancias que Macri prometió eliminar, y no pueden contenerlas las pymes, castigadas por la suba en todos los costos, la asfixia tributaria, tasas de interés siderales que les impiden financiarse, obligándolas a despedir para no bajar sus persianas.
 
Entre tanto, la miseria cotidiana va engendrando más violencia y la inseguridad va descargando su furia sobre la vida de trabajadores inocentes. Desprotegidos, la muerte puede sorprenderlos a plena luz del día, en cualquier lugar, a cualquiera. Aparece entonces otra bandera traicionada: la de la lucha contra el narcotráfico.
 
Entre tantas, hay otra promesa incumplida, terrible y condenatoria: la erradicación de la corrupción, el saqueo y la delincuencia estatal. El cambio, se dijo, era la llegada de la honestidad y la transparencia a una Argentina asaltada por la inmoralidad. La demagogia, solo aseguró la victoria electoral.
 
Pero a poco de asumir Cambiemos, el espanto se hizo carne: el escándalo del Correo, al intentar perdonarle a esa empresa de los Macri su millonaria deuda con el Estado; el nepotismo en la Casa Rosada; los aportantes truchos a la campaña del Presidente y la gobernadora María Eugenia Vidal que lentamente investiga la Justicia.
 
Y la parentela presidencial -padre, primo, hermano de Macri- involucrada en los negociados de la Patria Contratista que algún día deberán escribirse en los "cuadernos de las coimas M". Para configurar un prontuario que le provoca náuseas hasta a Elisa Carrió, quien asegura haber perdido la confianza en Macri.
 
Finalmente, la bicicleta financiera, motor de la devaluación y fuga de capitales con la que tanto ganó cada uno de los funcionarios que pasó por el Banco Central, camaradas del PRO en las finanzas y entidades bancarias que sacan provecho de la crisis. La banca registró ganancias por $26.143 millones en agosto, un 264% más que el año pasado.
 
La Opinión Popular

15-10-2018 / 16:10
15-10-2018 / 10:10
Este fin de semana la gobernadora María Eugenia Vidal le informo al presidente Mauricio Macri, a través de coincidentes trascendidos en los diarios, que hasta acá llego el amor. Se la puede acusar de demora, no de traición. Vidal pasó a ser víctima propiciatoria en la pirámide azteca del ajuste acordado con el FMI.
 
A principios de este año el ministro Nicolás Dujovne le impidió cerrar la paritaria docente apenas por arriba del 20 por ciento más cláusula gatillo. "Es 15 por ciento sin gatillo", fue la orden fulminante que recibió Federico Salvai, mano derecha de la gobernadora.
 
Luego vino la primera devaluación y el 25 por ciento que pedía Baradel casi sonaba tímido. Pero la inflexibilidad del ministro continuó. Después voló todo por el aire y Vidal terminará el 2018 con más de un mes de paro y probablemente la paritaria sin cerrar. Con este antecedente, nadie sabe en su gobierno como encarar esa negociación crucial en el 2019.
 
"Yo no manejo la macroeconomía", mastica Vidal. Aunque bien mirado el error no fue la indicación de Dujovne, sino su mansedumbre para aceptarla. Es una líder electa, no una funcionaria del Presidente. Pero, Macri dejó correr la denuncia por aportes ilegales contra Vidal e impuso a la provincia el grueso del ajuste.
 
Lo que había decidido -un acuerdo realista con los docentes- era prudente y hubiera ahorrado a los chicos de la provincia un año caótico. Para que se entienda, lo que hizo crisis en Vidal es el modelo de mejor alumna. Las leonas son cualquier cosa, menos buenas alumnas.
 
Entró por el aro y ahora se da cuenta que la política es algo más que hacer lo que quiere Mauricio. Su parábola no es la de colegiala ejemplar que se vuelve estrella del Punk Rock y toma por asalto la dirección del colegio.
 
Vidal se dio cuenta que pasó de niña minada de Macri a gobernadora del distrito que deberá cargar con el grueso del ajuste. En esa decepción se mezcla lo electoral: Un sector muy preciso del establishment la quiere de candidata a presidente.

15-10-2018 / 09:10
El 33º Encuentro de Mujeres realizó su marcha en Trelew, que vibró con una multitud de treinta cuadras (de calles anchas similares a una avenida) que transitó, con cantos y reivindicaciones, en un evento inédito en el lugar.
 
En escuelas, salones de usos múltiples (SUM) y sindicatos se alojaron 29.500 mujeres. Además, se abrió un Facebook solidario para alojamientos compartidos o en casas de familias y toda la disponibilidad hotelera o turística tenía carteles de camas agotadas.
 
La Gendarmería reviso micros y hubo treinta unidades que no dejaron avanzar en Bahía Blanca. Además, hubo pedreadas contra escuelas en las que se alojaban integrantes del Encuentro de Mujeres. Las piedras, en algunos casos, fueron arrojadas por niños y niñas. Pero no se trató de una travesura, sino de una manipulación hacia la infancia que podría provenir de sectores religiosos.
 
Por eso, el canto de la marcha surge como una victoria: "Qué momento, que momento, a pesar de todo, les hicimos el Encuentro". Las intimidaciones no terminaron ahí. Al final de la marcha, un grupo de manifestantes repudiaron a la Iglesia que estaba vallada y custodiado por uniformados con máscaras para tirar gases en el centro de Trelew.
 
El rechazo a la complicidad de la Iglesia católica con la dictadura y la participación y encubrimiento a los curas abusadores se expresaron en cantos. Al cierre, las fuerzas de seguridad tiraron gases lacrimógenos y balas de goma. Se produjeron incidentes en la Municipalidad y la Iglesia. Hubo detenciones.
 
Sin duda, la columna de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito fue una de las más numerosas. Y el reclamo, la gran consigna del feminismo en el 2018, fue reafirmado por el Encuentro Nacional de Mujeres.
 
El reclamo por la separación de la Iglesia y el Estado se hizo sentir más fuerte que nunca con pañuelos naranjas que se sumaron al verde de la Campaña por el aborto legal, seguro y gratuito y con cantos y pintadas contra la influencia de las iglesias en los derechos y deseos de las mujeres y cuerpos gestantes.
 
El glitter verde y violeta, con el brillo en el rostro, los ojos, la piel y los cuerpos multiplicados mostró a las mujeres más que nunca, unidas, diversas, plurales, movilizadas y con capacidad de llegar al sur y gritar tan fuerte que el desierto no puede hacer desaparecer el grito.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar