La Opinión Popular
                  06:48  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-02-2018 / 12:02
CONSIGUIÓ PASAR LA BICAMERAL PERO NO PODRÁN SOSTENERLO EN LOS RECINTOS PORQUE ES MINORÍA EN EL CONGRESO NACIONAL

Para evitar una estrepitosa derrota, Macri cambiará el mega DNU por tres proyecto de leyes

Para evitar una estrepitosa derrota, Macri cambiará el mega DNU por tres proyecto de leyes
MEGADECRETO: CON TRES PROYECTOS DE LEY, EL GOBIERNO INTENTARÍA SORTEAR LA AMPLIA OPOSICIÓN. Cambiemos logró un ajustado dictamen a favor del mega Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 27 de 2018 con que el presidente Mauricio Macri anula 19 leyes y modifica sustancialmente otras 140. A cambio ofreció a la “oposición dialoguista” la promesa de presentar en la Cámara de Diputados un paquete de tres leyes que validarían el DNU presidencial sin precisiones ni alcances. El convite no convenció a la oposición: los tres senadores, un diputado del Bloque Justicialista y el interbloque Argentina Federal –referenciado en los gobernadores peronistas– firmaron junto a una senadora salteña un dictamen de rechazo al mega DNU presidencial, al que se podrían sumar los 3 legisladores del Frente para la Victoria-PJ en las próximas 24 horas si deciden no presentar uno propio.
El macrismo confirmó ayer de manera oficial que buscará traducir el contenido del mega DNU que firmó Mauricio Macri en diciembre en tres leyes, con el objetivo político de desarticular el armado opositor en contra de ese texto que derogó 19 leyes y modificó otras 140.
 
Fue en la comisión bicameral que analiza la constitucionalidad de los DNU, adonde la alianza Cambiemos hizo uso del voto de desempate para llevarse un dictamen a favor del mega decreto que lo sostenga durante febrero y lo que dure el debate legislativo a partir de marzo de los tres proyectos de ley anunciados.
 
Según anticipó el presidente de la bicameral, Luis Naidenoff, las iniciativas ingresarán por la Cámara de Diputados, no serán presentadas por el Ejecutivo sino por los legisladores oficialistas, y abarcarán entre las tres los temas que integran el mega DNU. "Vamos a presentar tres proyectos de ley que involucran cada uno de los capítulos que son materia de discusión de este DNU", señaló.
 
La jugada había sido propuesta por los bloques peronistas que en el Senado y en Diputados se referencian en los gobernadores y encontró buena recepción en Cambiemos ante la certeza de que si bien el macrismo tenía los votos para un dictamen de comisión favorable (como demostró ayer) no podría sostener el DNU en los recintos de ambas Cámaras.
 
Pablo Kosiner, presidente del interbloque de diputados de Argentina Federal, remarcó que "si hay tres leyes que va a presentar el Gobierno, quiere decir que este decreto no era necesario" y remarcó la extrañeza de debatir la constitucionalidad de un decreto cuyo contenido será debatido por el Congreso a partir de marzo. "No hay ninguna razón en el DNU que muestre que era necesario y que no se podía esperar al tratamiento de una ley", advirtió.
 
Su postura sobre la constitucionalidad del DNU fue compartida por todos los legisladores opositores que tomaron la palabra en la comisión y firmaron por el rechazo. Así, con un empate en ocho firmas de Cambiemos contra ocho opositoras, desempató Naidenoff en favor del oficialismo.
 
El diputado macrista Pablo Tonelli demandó que los K mantengan la actitud permisiva con los DNU de Néstor y Cristina. "No es razonable que porque haya cambiado el presidente de la República, las comisión cambie su criterio. La comisión tiene que ser previsible", reclamó. Casi cantada, llegó la respuesta de la senadora K Anabel Fernández Sagasti: "Entonces ustedes deberían seguir aplicando el criterio estrecho que tenían cuando fueron oposición".
 
Para Fernández Sagasti, el DNU "no es constitucional" porque "toca materia penal y no había ni necesidad ni urgencia". Coincidió con ella el senador Daniel Lovera, del interbloque Argentina Federal que conduce Miguel Pichetto. "Darle validez a esto sería desconocer la Constitución Nacional", advirtió.
 
La Opinión Popular

 
PESE AL RECHAZO OPOSITOR, CAMBIEMOS LOGRÓ DICTAMEN A FAVOR DEL DNU FIRMADO POR MACRI
 
El mega decreto, listo para el recinto
 
La mayoría de la oposición reclama la suspensión del DNU que habilita, entre muchas otras cuestiones, que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses realice inversiones financieras y el embargo de la cuenta sueldo de los trabajadores por sus acreedores.
 
La oposición apuesta a rechazar el DNU en ambas Cámaras del Congreso ni bien arranquen las sesiones ordinarias del Parlamento. No quiere que la vigencia del DNU genere jurisprudencia y perjudique de manera irreversible a los sectores más vulnerables de la sociedad.
 
Conscientes de los que estaba en juego, hubo asistencia perfecta de los integrantes de la comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo. El oficialismo tenía la certeza de contar con el número para blindar la bicameral de cualquier sorpresa que trabe el anhelo presidencial de avanzar en sus reformas a través de decretos y sorteando el Congreso. Cambiemos tiene la mitad de los asientos en la comisión pero también tenía asegurada la presidencia rotativa de la bicameral, con cuyo voto desempata -como ayer- cualquier disputa reñida.
 
Y así fue. El senador radical formoseño Luis Naidenoff, fue elegido presidente y enseguida desempolvó la estrategia oficialista: propuso dejar de lado el tratamiento de otros 4 DNU que están en la agenda de la comisión y planteó abocarse al mega decreto 27/18, el más polémico de todos. Al mismo tiempo, prometió (con el objetivo de sumar a la oposición dialoguista) que el Gobierno enviaría tres proyectos de ley que en "un debate amplio" ratificarían el DNU y hasta buscó tentar a la opositores amigables con abrir la puerta a posibles modificaciones.
 
Después de algunos cruces previos, donde el kirchnerismo reclamó la participación de especialistas que opinen sobre la validez de un decreto que tiene 22 capítulos, anula 19 leyes y modifica otras 140, el oficialismo realizó su defensa: El diputado macrista Pablo Tonelli fue el encargado de esa tarea. Sostuvo que el debate de la bicameral se debía "ceñir" a la validez o no del DNU, defendió la "necesidad y la urgencia" y el cumplimiento de los pasos protocolares como la firma de todos los ministros del Gabinete y su envío al Congreso.
 
Luego, repasó la historia de la bicameral creada tras la reforma constitucional del '94, puesta en vigencia en 2006 durante la presidencia de Néstor Kirchner. Afirmó que debía aplicarse la "doctrina" por la que se regía la comisión, que el macrismo rechazaba cuando era oposición y por la que recurrió a la justicia.
 
La senadora kirchnerista mendocina Anabel Fernández Sagasti afirmó que la  "sorprendió el contorsionismo político" de Tonelli para justificar la postura del oficialismo. En una extensa exposición, Fernández Sagasti tildó de "espejitos de colores" la promesa oficialista de enviar 3 proyectos de ley, mientras la vigencia del DNU "inconstitucional y que atropella los fueros del Congreso tiene efectos jurídicos" y "el FGS pasar a una cuenta offshore en manos de un experto como (el ministro de Finanzas, Luis) Caputo en paraísos fiscales".
 
El resto de los opositores se sumaron a los cuestionamientos. El diputado Pablo Kosiner, presidente del BJ y el interbloque AF, celebró la decisión oficialista de enviar proyectos para ratificar el decreto, al mismo tiempo que cuestionó la propuesta que "demuestra que el DNU no era necesario ni urgente". Luego puso en duda la proclama oficialista de "consenso", al recordar que la ley Pyme que lograron consensuar con Cambiemos fue modificada por otro decreto presidencial.
 
A los reclamos de Kosiner se sumaron luego los senadores del bloque justicialisa (que conduce Miguel Pichetto) María Teresa González, Daniel Lovera y Guillermo Snopek. Y hasta la senadora Cristina Fiore, elegida como secretaria de la bicameral y alineada con el gobernador Juan Manuel Urtubey, se pronunció en contra del mega DNU: "Me parece un exceso", dijo.
 
"El anuncio de que van a presentar tres proyectos de ley es un chantaje: una vez que tengan dictamen, nunca más van a tratar en las cámaras la aceptación o el rechazo de este decreto. Es una trampa: es necesario que se rechace de manera urgente este DNU", se sumó al diputada Romina Del Pla (FIT-PO), que asoció el mega decreto con la continuidad de la reforma laboral y el ajuste contra los trabajadores que el Gobierno aplica en distintas dosis en cada uno de sus decretos y leyes. Por el rechazo en ambas Cámaras legislativas, también se pronunció Nicolás Del Caño (FIT-PTS) que quiso dejar expuesta su postura en la Bicameral aunque no la integra.
 
"El fondo de la cuestión acá es el FGS de la Anses y creemos que se debería ir para atrás con este DNU", dijo Máximo Kirchner. "Para creer que hay realmente buena voluntad en estas tres leyes que van a enviar y que quieren que sean los legisladores elegidos por la gente los que decidan esto, creo que sería muy bueno que este DNU no avance. Incluso pueden llamar la semana que viene a una sesión extraordinaria porque estamos acá. No hay ningún tipo de problema para debatir", agregó el diputado del FpV-PJ, quien recordó que hasta ahora todas las medidas del gobierno han perjudicado a los jubilados.
 
Los cierres estuvieron en manos del diputado Marcos Cleri (FpV-PJ), vicepresidente de la bicameral y el diputado radical Luis Petri, quien recurrió al discurso oficial de cargar las culpas sobre el kirchnerismo para defender a rajatabla el mega decreto presidencial.
 
Antes de terminar el debate ya estaba todo definido: Naidenoff, Tonelli, Petri, los senadores Silvia Giacoppo y Pedro Braillard Poccard, y los diputados Fernando Iglesias, Ezequiel Fernández Langan y Martín Hernández, todos de Cambiemos, firmaron el dictamen de mayoría.
 
Del otro lado, los legisladores del BJ, Kosiner y los senadores González, Lovera firmaron el dictamen de rechazo al que se sumó Fiore. Los kirchhneristas Fernández Sagasti, Cleri y Máximo Kirchner se tomaron las 24 horas que fijó la comisión para definir si redactan su propio dictamen de rechazo. De todas maneras su apuesta es acordar con las bancadas opositoras el rechazo en ambas Cámaras del Congreso.
 
Por Miguel Jorquera
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Para evitar una estrepitosa derrota, Macri cambiará el mega DNU por tres proyecto de leyes
EL KARMA DE CAMBIEMOS EN EL CONGRESO CON LOS DNU. Aunque la oposición le endilgue un abuso de la vía del decreto, el gobierno de Macri no ha podido usarlos con tranquilidad, pues siempre está a tiro de que la oposición los derogue. Varias veces tuvo que cambiarlos por proyectos. En la imagen: Legisladores de Cambiemos integrantes de la Bicameral de los DNU.
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar