La Opinión Popular
                  19:22  |  Domingo 20 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Si la fuerza material está monopolizada por el régimen, las fuerzas morales, los valores que no se afincan en lo material están de nuestro lado, del lado del pueblo, y la militancia los transformará en fuerza avasalladora”. John W. Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-02-2018 / 12:02
CONSIGUIÓ PASAR LA BICAMERAL PERO NO PODRÁN SOSTENERLO EN LOS RECINTOS PORQUE ES MINORÍA EN EL CONGRESO NACIONAL

Para evitar una estrepitosa derrota, Macri cambiará el mega DNU por tres proyecto de leyes

Para evitar una estrepitosa derrota, Macri cambiará el mega DNU por tres proyecto de leyes
MEGADECRETO: CON TRES PROYECTOS DE LEY, EL GOBIERNO INTENTARÍA SORTEAR LA AMPLIA OPOSICIÓN. Cambiemos logró un ajustado dictamen a favor del mega Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 27 de 2018 con que el presidente Mauricio Macri anula 19 leyes y modifica sustancialmente otras 140. A cambio ofreció a la “oposición dialoguista” la promesa de presentar en la Cámara de Diputados un paquete de tres leyes que validarían el DNU presidencial sin precisiones ni alcances. El convite no convenció a la oposición: los tres senadores, un diputado del Bloque Justicialista y el interbloque Argentina Federal –referenciado en los gobernadores peronistas– firmaron junto a una senadora salteña un dictamen de rechazo al mega DNU presidencial, al que se podrían sumar los 3 legisladores del Frente para la Victoria-PJ en las próximas 24 horas si deciden no presentar uno propio.
El macrismo confirmó ayer de manera oficial que buscará traducir el contenido del mega DNU que firmó Mauricio Macri en diciembre en tres leyes, con el objetivo político de desarticular el armado opositor en contra de ese texto que derogó 19 leyes y modificó otras 140.
 
Fue en la comisión bicameral que analiza la constitucionalidad de los DNU, adonde la alianza Cambiemos hizo uso del voto de desempate para llevarse un dictamen a favor del mega decreto que lo sostenga durante febrero y lo que dure el debate legislativo a partir de marzo de los tres proyectos de ley anunciados.
 
Según anticipó el presidente de la bicameral, Luis Naidenoff, las iniciativas ingresarán por la Cámara de Diputados, no serán presentadas por el Ejecutivo sino por los legisladores oficialistas, y abarcarán entre las tres los temas que integran el mega DNU. "Vamos a presentar tres proyectos de ley que involucran cada uno de los capítulos que son materia de discusión de este DNU", señaló.
 
La jugada había sido propuesta por los bloques peronistas que en el Senado y en Diputados se referencian en los gobernadores y encontró buena recepción en Cambiemos ante la certeza de que si bien el macrismo tenía los votos para un dictamen de comisión favorable (como demostró ayer) no podría sostener el DNU en los recintos de ambas Cámaras.
 
Pablo Kosiner, presidente del interbloque de diputados de Argentina Federal, remarcó que "si hay tres leyes que va a presentar el Gobierno, quiere decir que este decreto no era necesario" y remarcó la extrañeza de debatir la constitucionalidad de un decreto cuyo contenido será debatido por el Congreso a partir de marzo. "No hay ninguna razón en el DNU que muestre que era necesario y que no se podía esperar al tratamiento de una ley", advirtió.
 
Su postura sobre la constitucionalidad del DNU fue compartida por todos los legisladores opositores que tomaron la palabra en la comisión y firmaron por el rechazo. Así, con un empate en ocho firmas de Cambiemos contra ocho opositoras, desempató Naidenoff en favor del oficialismo.
 
El diputado macrista Pablo Tonelli demandó que los K mantengan la actitud permisiva con los DNU de Néstor y Cristina. "No es razonable que porque haya cambiado el presidente de la República, las comisión cambie su criterio. La comisión tiene que ser previsible", reclamó. Casi cantada, llegó la respuesta de la senadora K Anabel Fernández Sagasti: "Entonces ustedes deberían seguir aplicando el criterio estrecho que tenían cuando fueron oposición".
 
Para Fernández Sagasti, el DNU "no es constitucional" porque "toca materia penal y no había ni necesidad ni urgencia". Coincidió con ella el senador Daniel Lovera, del interbloque Argentina Federal que conduce Miguel Pichetto. "Darle validez a esto sería desconocer la Constitución Nacional", advirtió.
 
La Opinión Popular

 
PESE AL RECHAZO OPOSITOR, CAMBIEMOS LOGRÓ DICTAMEN A FAVOR DEL DNU FIRMADO POR MACRI
 
El mega decreto, listo para el recinto
 
La mayoría de la oposición reclama la suspensión del DNU que habilita, entre muchas otras cuestiones, que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses realice inversiones financieras y el embargo de la cuenta sueldo de los trabajadores por sus acreedores.
 
La oposición apuesta a rechazar el DNU en ambas Cámaras del Congreso ni bien arranquen las sesiones ordinarias del Parlamento. No quiere que la vigencia del DNU genere jurisprudencia y perjudique de manera irreversible a los sectores más vulnerables de la sociedad.
 
Conscientes de los que estaba en juego, hubo asistencia perfecta de los integrantes de la comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo. El oficialismo tenía la certeza de contar con el número para blindar la bicameral de cualquier sorpresa que trabe el anhelo presidencial de avanzar en sus reformas a través de decretos y sorteando el Congreso. Cambiemos tiene la mitad de los asientos en la comisión pero también tenía asegurada la presidencia rotativa de la bicameral, con cuyo voto desempata -como ayer- cualquier disputa reñida.
 
Y así fue. El senador radical formoseño Luis Naidenoff, fue elegido presidente y enseguida desempolvó la estrategia oficialista: propuso dejar de lado el tratamiento de otros 4 DNU que están en la agenda de la comisión y planteó abocarse al mega decreto 27/18, el más polémico de todos. Al mismo tiempo, prometió (con el objetivo de sumar a la oposición dialoguista) que el Gobierno enviaría tres proyectos de ley que en "un debate amplio" ratificarían el DNU y hasta buscó tentar a la opositores amigables con abrir la puerta a posibles modificaciones.
 
Después de algunos cruces previos, donde el kirchnerismo reclamó la participación de especialistas que opinen sobre la validez de un decreto que tiene 22 capítulos, anula 19 leyes y modifica otras 140, el oficialismo realizó su defensa: El diputado macrista Pablo Tonelli fue el encargado de esa tarea. Sostuvo que el debate de la bicameral se debía "ceñir" a la validez o no del DNU, defendió la "necesidad y la urgencia" y el cumplimiento de los pasos protocolares como la firma de todos los ministros del Gabinete y su envío al Congreso.
 
Luego, repasó la historia de la bicameral creada tras la reforma constitucional del '94, puesta en vigencia en 2006 durante la presidencia de Néstor Kirchner. Afirmó que debía aplicarse la "doctrina" por la que se regía la comisión, que el macrismo rechazaba cuando era oposición y por la que recurrió a la justicia.
 
La senadora kirchnerista mendocina Anabel Fernández Sagasti afirmó que la  "sorprendió el contorsionismo político" de Tonelli para justificar la postura del oficialismo. En una extensa exposición, Fernández Sagasti tildó de "espejitos de colores" la promesa oficialista de enviar 3 proyectos de ley, mientras la vigencia del DNU "inconstitucional y que atropella los fueros del Congreso tiene efectos jurídicos" y "el FGS pasar a una cuenta offshore en manos de un experto como (el ministro de Finanzas, Luis) Caputo en paraísos fiscales".
 
El resto de los opositores se sumaron a los cuestionamientos. El diputado Pablo Kosiner, presidente del BJ y el interbloque AF, celebró la decisión oficialista de enviar proyectos para ratificar el decreto, al mismo tiempo que cuestionó la propuesta que "demuestra que el DNU no era necesario ni urgente". Luego puso en duda la proclama oficialista de "consenso", al recordar que la ley Pyme que lograron consensuar con Cambiemos fue modificada por otro decreto presidencial.
 
A los reclamos de Kosiner se sumaron luego los senadores del bloque justicialisa (que conduce Miguel Pichetto) María Teresa González, Daniel Lovera y Guillermo Snopek. Y hasta la senadora Cristina Fiore, elegida como secretaria de la bicameral y alineada con el gobernador Juan Manuel Urtubey, se pronunció en contra del mega DNU: "Me parece un exceso", dijo.
 
"El anuncio de que van a presentar tres proyectos de ley es un chantaje: una vez que tengan dictamen, nunca más van a tratar en las cámaras la aceptación o el rechazo de este decreto. Es una trampa: es necesario que se rechace de manera urgente este DNU", se sumó al diputada Romina Del Pla (FIT-PO), que asoció el mega decreto con la continuidad de la reforma laboral y el ajuste contra los trabajadores que el Gobierno aplica en distintas dosis en cada uno de sus decretos y leyes. Por el rechazo en ambas Cámaras legislativas, también se pronunció Nicolás Del Caño (FIT-PTS) que quiso dejar expuesta su postura en la Bicameral aunque no la integra.
 
"El fondo de la cuestión acá es el FGS de la Anses y creemos que se debería ir para atrás con este DNU", dijo Máximo Kirchner. "Para creer que hay realmente buena voluntad en estas tres leyes que van a enviar y que quieren que sean los legisladores elegidos por la gente los que decidan esto, creo que sería muy bueno que este DNU no avance. Incluso pueden llamar la semana que viene a una sesión extraordinaria porque estamos acá. No hay ningún tipo de problema para debatir", agregó el diputado del FpV-PJ, quien recordó que hasta ahora todas las medidas del gobierno han perjudicado a los jubilados.
 
Los cierres estuvieron en manos del diputado Marcos Cleri (FpV-PJ), vicepresidente de la bicameral y el diputado radical Luis Petri, quien recurrió al discurso oficial de cargar las culpas sobre el kirchnerismo para defender a rajatabla el mega decreto presidencial.
 
Antes de terminar el debate ya estaba todo definido: Naidenoff, Tonelli, Petri, los senadores Silvia Giacoppo y Pedro Braillard Poccard, y los diputados Fernando Iglesias, Ezequiel Fernández Langan y Martín Hernández, todos de Cambiemos, firmaron el dictamen de mayoría.
 
Del otro lado, los legisladores del BJ, Kosiner y los senadores González, Lovera firmaron el dictamen de rechazo al que se sumó Fiore. Los kirchhneristas Fernández Sagasti, Cleri y Máximo Kirchner se tomaron las 24 horas que fijó la comisión para definir si redactan su propio dictamen de rechazo. De todas maneras su apuesta es acordar con las bancadas opositoras el rechazo en ambas Cámaras del Congreso.
 
Por Miguel Jorquera
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Para evitar una estrepitosa derrota, Macri cambiará el mega DNU por tres proyecto de leyes
EL KARMA DE CAMBIEMOS EN EL CONGRESO CON LOS DNU. Aunque la oposición le endilgue un abuso de la vía del decreto, el gobierno de Macri no ha podido usarlos con tranquilidad, pues siempre está a tiro de que la oposición los derogue. Varias veces tuvo que cambiarlos por proyectos. En la imagen: Legisladores de Cambiemos integrantes de la Bicameral de los DNU.
20-01-2019 / 09:01
Chico conoce chica, la comedia de Hollywood le saca el jugo. Presidente conoce presidente, las Cancillerías y los medios afines abusan del paralelismo: hablan de "química", "empatía", "onda" y otras simplezas. Como en las comedias o en la vida real el primer encuentro puede influir, pero la larga convivencia siempre es crucial.
 
El presidente brasileño, Jair Messias Bolsonaro, recibió a su colega argentino Mauricio Macri en Brasilia. Dos desaires anteriores (ahora dicen) quedaron atrás: Bolsonaro no vino para el G-20, Macri veraneaba cuando asumió su par. Sobreactuaron amistad aunque a Macri (cultor de la doctrina Chocobar) sus asesores le aconsejan no fotografiarse "disparando" con las manos.
 
Objetivamente tienen un destino común, una frontera gigantesca, un intercambio comercial único. Ningún país es soberano del todo, en la aldea global. Pero hay mandatarios o visiones ideológicas que se empeñan en ampliar los márgenes nacionales de decisión. Otros prefieren el alineamiento con los países hegemónicos aunque jamás hablen de dependencia.
 
A los contertulios de Brasilia no los unen el amor ni el espanto, sí intereses  y la subordinación al Departamento de Estado.
 
Como Aníbal Troilo, Estados Unidos nunca se fue de este Sur, pero su política exterior posterior al atentado a las Torres Gemelas permitió un resuello. Coincidió con la llegada de experiencias populares variadas, más o menos radicales pero muchas antagónicas con la herencia neoconservadora de los '90.
 
Prevalecieron la paz y la no intervención en otros Estados, por un lapso prolongado y con una intensidad tal vez sin precedentes. La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) medió exitosamente para frenar sangrientos intentos golpistas contra el presidente boliviano, Evo Morales, y contra el ecuatoriano Rafael Correa que incluso fue secuestrado por fuerzas de seguridad.
 
Las coincidencias políticas gravitaban pero todos los gobiernos cooperaban en un organismo flamante, de nimia institucionalidad cuyas resoluciones exigen unanimidad de los presidentes. O, cuanto menos, inexistencia de vetos así fuera de uno solo.
 
Diplomacia presidencial al rojo vivo que eleva el protagonismo de los mandatarios y confina a las Cancillerías. Néstor Kirchner fue electo presidente del organismo con la anuencia de todos sus integrantes: una sola bolilla negra bastaba para dejarlo afuera.
 
Las derechas autóctonas, con la cooperación recurrente de "la Embajada" de EE.UU. le coparon la parada a Unasur. Cambiaron la correlación de fuerzas mediante golpes de Estado atípicos, novedosos: en Paraguay, Honduras, Brasil y ahora van por Venezuela. Macri y Bolsonaro 2019 se contraponen a Lula da Silva-Néstor Kirchner en 2003. Pasaron cosas, caramba. 

19-01-2019 / 11:01
19-01-2019 / 10:01
Es cada vez mayor la cantidad de personas que se suman a la protesta callejera contra la suba de los servicios públicos que implementa el gobierno de Mauricio Macri. Por cuarto viernes consecutivo, miles de porteños cortaron anoche las avenidas Rivadavia, Corrientes o Cabildo, entre otras, para protagonizar un nuevo "ruidazo" por los padecimientos derivados de las políticas de la alianza Cambiemos. También hubo manifestaciones en el conurbano bonaerense y en ciudades del interior de la provincia.
 
Las quejas por los aumentos de tarifas, por sueldos y jubilaciones cada vez más insignificantes frente a la inflación, se combinaron con reclamos puntuales de docentes por el cierre de las escuelas nocturnas resuelto por el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.
 
De fondo se alternaba el ya tradicional "Mauricio Macri la puta que te parió", como el menos usual "fuera, fuera, fuera Macri fuera". "Macri son un fracaso como presidente. La inflación es un cáncer. Sos un inepto, le mentís a la gente", se expresa un vecino desde su cartel. "Nos sacaron el Fútbol para Todos para hacer 3000 jardines. ¿Dónde están?", indaga otro.
 
Anoche volvieron a sentirse las cacerolas, los bocinazos y ruidazos en distintas ciudades del país. Se dan después de la segunda marcha de la multisectorial contra los tarifazos que este jueves se realizó en Rosario y que continuará en Mar del Plata y Mendoza. Así como los ruidazos seguirán todos los viernes por la noche.
 
El motivo central de las protestas es el mismo: la crisis económica del modelo neoliberal macrista. La gente se une para marchar o golpear cacerolas, para reclamar por los despidos, los bajos salarios, los aumentos del transporte y de los servicios públicos, porque la plata ya no alcanza.
 
La bronca se acumula de la misma manera que los gastos para llegar a fin de mes. La gente se junta por un reclamo, por una inconformidad que la unifica. Es una queja por el presente, pero con la esperanza de lograr un cambio en el futuro. Protestan porque entienden que quedarse en la comodidad de sus casas se convierte en un silencio cómplice del ajuste macrista.
 
Las protestas continuarán, con mayor o menor presencia en las esquinas de las ciudades, o terminar diluyéndose ante la falta de respuestas positivas. O pueden aumentar, si este año vuelven a golpear los bolsillos populares de manera intolerable. ¿Influirán en las elecciones? Es una pregunta difícil de responder. Por ahora, el ruido sigue. La gente está harta de Macri.
 
La Opinión Popular

18-01-2019 / 09:01
Con Mauricio Macri, se profundizó un fenómeno que había arrancado en la primera mitad del 2018 y que muestra de lleno cuál fue el sector más perjudicado por la crisis económica: los trabajadores asalariados perdieron otra vez participación en el reparto de la torta de ingresos y así se alejan cada vez más del famoso fifty fifty.
 
El fifty-fifty (cincuenta y cincuenta) que impulsó el primer peronismo proponía que trabajadores y empresas se repartieran en partes iguales los ingresos que genera el país.
 
Esta vez la caída de su porción fue de 4,7 puntos durante el tercer trimestre: pasaron de recibir el 50,6% de la torta al 45,9%. Así, volvió a niveles distributivos del 2010.
 
A la par, eso significó un crecimiento de la parte del producto que se quedaron los empresarios, a costa del salario de los trabajadores. Ahí el salto fue casi en espejo y los dueños de las empresas pasaron a recibir el 45,7% del total, lo que implicó un crecimiento de 4,8% puntos.
 
Es decir que el 4% de los que participan en la producción, o sea los empresarios tal como señala el propio Indec, se quedaron con una porción casi idéntica a la del 74% representado por los asalariados.
 
La cuestión del fifty-fifty tiene un poder simbólico fuerte en la Argentina, aunque en los países desarrollados la distribución capital-trabajo es bastante más favorable para los asalariados: la participación asalariada ronda el 60% y durante los 70 giraba en torno al 65%, tal el caso de Estados Unidos.
 
Aunque en 1945 esta proporción era vista como una conquista social, en la actualidad es insuficiente. Para reducir la pobreza y aumentar la equidad es necesario impulsar reformas para que los trabajadores aumenten su participación a niveles más parecidos a los observados en los países desarrollados. Todo lo contrario de lo que está haciendo el gobierno de Mauricio Macri.
 
La Opinión Popular

18-01-2019 / 08:01
Gracias a la política económica neoliberal del inepto gobierno de Mauricio Macri, la inflación mayorista fue de 73,5% en 2018, las más alta desde la crisis de 2002, explicadas ambas por el impacto directo e indirecto de la devaluación de la moneda en sus respectivos momentos.
 
Según informó ayer el Indec, el aumento interanual en el índice de precios mayoristas del año pasado fue consecuencia de la suba de 104,8% de los productos importados, una cifra casi calcada al alza del dólar en 2018, y del incremento de 71,2% en los precios de los bienes nacionales.
 
Así, alcanzó su nivel más alto desde 2002, cuando a la salida de la convertibilidad marcó 77,1%. Entre los rubros relevados que más subieron el año pasado se destaca el petróleo crudo y gas, con el 105,5 por ciento, empujados por el alza del dólar y la cotización internacional de esos commodities.
 
La dolarización de tarifas impactó en manufacturados y energía eléctrica, con un aumento de 67,6%, mientras que la industria automotriz dejó en evidencia la alta participación de componentes importados y unidades terminadas del exterior, dado que los precios de este segmento aumentaron 90,6% promedio.
 
El costo de la construcción, por su parte, fue de 44,8%, impulsado casi en su totalidad por la remarcación en materiales.
 
Esta semana se conoció la cifra oficial de inflación minorista del año pasado, la cual se ubicó en 47,6%, el mayor registro en 27 años, producto de la duplicación en el precio del dólar, los tarifazos y la desregulación de precios sensibles al bolsillo. Sin embargo, el aumento de la inflación mayorista fue 25,9 puntos porcentuales superior que la registrada al público.
 
Esta diferencia se explica por la decisión de absorber márgenes empresarios de algunos sectores, en los que aún había sido posible, para no trasladar todo el aumento ante el actual escenario de recesión económica.
 
No todos los precios fueron trasladados, primordialmente porque, por ejemplo, al almacenero, se le cayó la demanda y hay menos poder adquisitivo. Si sube los precios no vende nada.


Conclusión: con Macri hay inflación para rato. En este 2019, existirá una fuerte inercia inflacionaria, la pesada herencia de 2018. La brecha entre inflación mayorista y minorista deja un arrastre de precios que se irá trasladando a los bolsillos de pueblo y que se sumará a los brutales tarifazos del Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar