La Opinión Popular
                  06:46  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-02-2018 / 10:02
NACIÓN DIO PLAZO HASTA AL 30 DE JUNIO PARA QUE HOMOLOGUEN LOS DATOS

Gobernadores reclaman mayor presupuesto para cubrir déficit de las cajas jubilatorias

Gobernadores reclaman mayor presupuesto para cubrir déficit de las cajas jubilatorias
La ley prevé $ 17.000 millones para cubrir el rojo de los 13 distritos que no trasladaron la caja. El Gobierno impuso hasta al 30 de junio para que homologuen los datos. La intención del gobierno de Macri es llevar a todas las provincias al régimen Anses disminuyendo ampliamente el aporte y el porcentaje de jubilación, aumentando la edad jubilatoria a más de 65 años y únicamente contando con los últimos 10 años como referencia de aporte para el cálculo jubilatorio, pasando del 82% a un 52% de jubilación.
Con la orden del presidente Mauricio Macri, el ministro del Interior Rogelio Frigerio puso en marcha a su equipo para avanzar en la armonización de las 13 cajas jubilatorias provinciales que no están transferidas a la Nación. Un balance económico poco claro y poco transparente, ya que no es de fácil acceso.
 
Para ello, se reunieron ayer con los titulares y representantes de las carteras de Economía, Hacienda y Finanzas de Córdoba, Buenos Aires, Chaco, Chubut, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego y le volvieron a poner fecha límite para la entrega de datos.
 
"A la provincia que para el 30 de junio no haya entregado los datos necesarios para hacer la simulación del déficit, se le congelarán los anticipos automáticos", explicaron desde el Gobierno nacional. La decisión de poner ese plazo responde a la "necesidad" de contar con un dato que certifique el envío de dinero.
 
El sistema recrea un déficit de cómo quedaría la caja si, en vez de estar con pautas provinciales, estuviera con las de Nación. En función de eso simulan cuál sería el déficit de cada uno de los distritos por afuera de las transferencias automática.
 
El presupuesto 2018 es de $ 17.000 millones, de los cuales $ 12.000 millones son trasferencias automáticas y el resto queda para cubrir los déficit. El problema es que, teniendo en cuenta la inflación y que sólo Córdoba ya piensa en un rojo de más de $ 6000 millones para este año, los números no cierran, por lo menos para los ministros de Hacienda provinciales.
 
"La sensación que tenemos es que no van a alcanzar los fondos y vamos a entrar en una carrera en donde cobrará el que primero llegue", explicó uno de los ministros provinciales que participó del encuentro. "Está bastante claro para todos nosotros las provincias que van a tener que hacer una ampliación presupuestaria porque si no no van a poder cubrir la deuda", agregaron otros ministros.
 
Desde el Gobierno de los CEOs se defienden y aseguran que "sin los números, es imposible saber si nos alcanza o no. Puede ser que alcance o no, pero para eso necesitamos hacer las simulaciones". Mientras tanto, este viernes comenzarán reuniones entre Interior y cada una de estas provincias para trabajar cada caso por separado con la mirada puesta en el 30 de junio.
 
Por otro lado, las provincias se llevaron la promesa de revisar en abril la deuda entre lo que se transfirió automáticamente y el déficit a cubrir desde enero de este año, y de ahí revisarlo trimestralmente. Los últimos dos años esto se hizo en diciembre, por lo que las provincias recién ahí recuperaban la diferencia del pago de las jubilaciones.
 
La Opinión Popular

 
BUSCAN QUE LOS GOBERNADORES CALCULEN SU DÉFICIT TOTAL ANTES DE MITAD DE AÑO Y PAGAR TRIMESTRALMENTE
 
El Gobierno cortará en junio los giros automáticos para cajas jubilatorias provinciales
 
El Gobierno nacional dará tiempo hasta junio para que las provincias envíen la información que permita calcular con exactitud cuál es el déficit de caja previsional que deberá cubrir la administración nacional.
 
Ayer funcionarios del Ministerio del Interior anticiparon a representantes de trece gobernaciones que ese será el último mes en que continuará con el envío de fondos automático. Este año el presupuesto nacional incluye 8.000 millones de pesos para estas transferencias a los gobernadores.
 
En el encuentro de ayer, el primero del año por este motivo, los funcionarios enviado por Rogelio Frigerio, el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli, y el subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero acordaron con las trece provincias una agenda para que agenda de trabajo conjunto para que "cada jurisdicción aporte las informaciones requeridas antes del 30 de junio para definir el déficit de sus cajas jubilatorias".
 
El problema radica en que en algunas provincias el "rastreo" de datos hacia atrás cuenta con cierta dificultad por lo que no es posible cumplir con el pliego de requerimientos que Anses busca para hacer el cálculo en cada provincia. Cuatro de las trece gobernaciones en cuestión aún no pudieron mandar ningún dato, otro grupo envió información aunque incompleta y sólo Córdoba pudo completar el trámite.
 
El Presupuesto 2018 estipula unos $8.000 millones para cubrir los giros estándar a provincias
 
Actualmente el modo en que la Nación fue cubriendo el año pasado las cajas jubilatorias fue a través de envíos automáticos "estándar" a cada jurisdicción. La tarea de las gobernaciones, de acuerdo a la ley de Reparación Histórica, era realizar una suerte de "simulacro" para calcular cuánto debería pagar en jubilaciones cada distrito en el caso de que sea cada administración provincial la que se haga cargo de esa erogación.
 
Pero desde mitad del año pasado varias provincias avisaron que los requerimientos de datos eran demasiado exigentes para algunos de sus sistemas. La Anses, por eso, entregó ayer un documento particular para cada provincia con la información que le falta en cada caso.
 
En los próximos días se emitirá un decreto reglamentario que estipulará el último día de junio como límite para rendir esos datos. Si alguna provincia no cumple hasta esa fecha, la Nación cortará el giro de fondos automático.
 
La idea del Gobierno nacional, para las provincias que vayan normalizando su situación, es poner en marcha un esquema de pagos trimestrales. De esa forma, en abril, ya con los datos de los primeros tres meses del año, se enviaría el primer pago del año.
 
"Desde el Gobierno nacional se continuará trabajando con cada jurisdicción y se pautaron reuniones puntuales entre los equipos técnicos nacionales y provinciales para avanzar en la materia", concluyó un comunicado enviado ayer por el Ministerio del Interior.
 
Para este año el presupuesto estipula unos 8.000 millones de pesos sólo para cubrir los envíos automáticos. Una vez que se conozca realmente el déficit que debe cubrir la Nación esa cifra podría modificarse. El año pasado Hacienda destinó 10.851 millones de pesos en concepto de transferencias corrientes a provincias para la seguridad social.
 
Por Mariano Boettner
 
Fuentes: BAE Negocios y El Cronista
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar