reducción de transferencias federales" este año y por ello también deberán endeudarse más.
 
La Opinión Popular
'/> Provincias apuran impuestazos inmobiliarios para compensar bajas de Ingresos Brutos / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  06:47  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-02-2018 / 09:02
ALGUNOS DISTRITOS YA AJUSTAN VALUACIONES FISCALES Y ALÍCUOTAS DE ESOS TRIBUTOS

Provincias apuran impuestazos inmobiliarios para compensar bajas de Ingresos Brutos

Provincias apuran impuestazos inmobiliarios para compensar bajas de Ingresos Brutos
OTRO AGUJERO EN EL BOLSILLO DE LA CLASE MEDIA. Los incrementos en el revalúo de las propiedades implicará que todo el mundo ahora va a ser millonario y entonces va a tener que pagar el impuesto a la riqueza o bienes personales. Los avalúos inmobiliarios que ya están realizando las provincias, con ajustes récord de hasta el 900% en Buenos Aires, generarán un aumento en la presión impositiva sobre la clase media que tendrá que pagar más al fisco a partir de 2019, un año electoral. El Gobierno de Macri elevó el 2 de enero de 950.000 pesos a 1.050.000 pesos (10,5%) el piso no imponible para 2018, que se paga en 2019. Ese piso equivale a unos 52.500 dólares, dinero con el que se puede comprar un departamento de uno o dos ambientes en un barrio modesto.
La reducción obligada por el gobierno de Mauricio Macri de alícuotas de Ingresos Brutos incluida en el Consenso Fiscal que firmaron la Casa Rosada y los gobernadores exige a algunas provincias a ajustar el nivel de tributación que tienen sobre los inmuebles.
 
En el caso bonaerense, el revalúo fiscal se tradujo en un incremento promedio en el impuesto inmobiliario urbano de 56% aunque en otros casos llega al 900% de reajuste.
 
Otras provincias también están implementando aumentos en el impuesto que grava las propiedades, en algunos casos sólo como actualización inflacionaria y otros en magnitudes más grandes e incluso en algunos distritos ya disparó conflictos con organizaciones rurales o con intendentes, que en algunas provincias tienen la potestad de recaudar el impuesto urbano.
 
De acuerdo a información que manejan en la Casa Rosada, cinco provincias ya implementaron cambios en sus valuaciones o alícuotas mientras el resto espera a las sesiones extraordinarias de sus parlamentos locales para avanzar.
 
El pacto fiscal rubricado con casi todos los gobernadores en noviembre del año pasado implica cambios en las estructuras tributarias de las provincias. Por un lado, se dispuso una reducción paulatina en alícuotas de Ingresos Brutos (para algunos rubros desaparecerá el impuesto) mientras que el documento propone ajustar a nivel de mercado las valuaciones fiscales, para que las administraciones provinciales amplíen su base imponible para los tributos a las propiedades.
 
Para eso, el Gobierno buscará que un organismo federal tenga acceso a registro catastrales provinciales para coordinar los recálculos. Esa base imponible será gravada con los nuevos cuadros de tasas del impuesto inmobiliario, que se dividen en: urbano edificado, urbano baldío, rural, suburbano, subrural, rural y secano, dependiendo de cada provincia.
 
Este avalúo de 2018 llevará a que millones de familias que tienen una vivienda única en la que residen y un auto de gama media, tengan que comenzar a pagar Bienes Personales en 2019. Se trata de un impuesto que apuntó a que los ricos tributen por lo que tienen registrado. Pero las decisiones políticas del gobierno de Macri, hará que ahora recaiga sobre personas que antes no lo pagaban y no porque se hayan vuelto millonarios, como los funcionarios de Macri.
 
Por otra parte, ante la caída de transferencias nacionales, los gobernadores se ven obligados a reajustar los tributos provinciales para mantener los ingresos. Según un estudio de la calificadora de riesgo Moody's, las provincias sufrirán una "reducción de transferencias federales" este año y por ello también deberán endeudarse más.
 
La Opinión Popular

 
De acuerdo a información del Ministerio del Interior, hasta el momento 15 provincias aprobaron en sus legislaturas el Consenso Fiscal. Otras 8 esperan las sesiones de febrero y San Luis no firmó el pacto.
 
Según el diagnóstico oficial, "las provincias que sancionaron su norma tributaria posterior al Consenso estarían cumpliendo con la mayoría de los puntos acordados. Aquellas jurisdicciones que dictaron su ley tributaria con anterioridad a la firma y no estarían cumpliendo, esperan las sesiones de sus legislaturas para poder modificar los puntos necesarios", afirma un informe de la cartera que dirige Rogelio Frigerio.
 
Entre los ejemplos de provincias que ya adecuaron sus alícuotas entre un rango de 0 y 2% del valor fiscal nombra a Buenos Aires, la CABA y Jujuy. Aunque otros distritos como Santa Cruz (inmobiliario rural) y Tucumán (urbano y rural) también implementaron cambios a sus tasas inmobiliarias.
 
"Las jurisdicciones que aún no cumplen con el rango de alícuota están trabajando no sólo en eso sino en la actualización de los valores fiscales", concluye el estudio del ministerio.
 
En algunas provincias la readecuación de los valores de terrenos generará tensiones: en Entre Ríos ya comenzaron las reuniones entre funcionarios y representantes gremiales rurales; en La Pampa, intendentes afirman que el revalúo subirá el impuesto hasta 1000% para los productores y en otro grupo de provincias los gobernadores tendrán que negociar con los jefes municipales, que tienen la potestad sobre ese gravamen.
 
 
Buenos Aires y Santa Fe negocian la adhesión de sus intendentes al Consenso Fiscal
 
Los gobiernos bonaerenses y santafecinos mantienen negociaciones con intendentes municipales para lograr su adhesión al pacto fiscal firmado con el Gobierno nacional en noviembre.
 
Los municipios tienen, en el marco de ese acuerdo, una tarea fundamental, ya que el texto del Consenso Fiscal incluye un compromiso para que los gobiernos locales también implementen bajas en las tasas municipales, además de la creación de distintas normas de responsabilidad fiscal como la que ya rige para los gobernadores.
 
Desde que el Congreso bonaerense se adhirió en diciembre al pacto fiscal, ya son más de 50 las intendencias que sumaron su apoyo. La gran mayoría pertenecen al oficialismo, mientras menos de diez forman parte de los partidos opositores. En los últimos días, algunos jefes comunales del PJ manifestaron estar "estudiando" la posibilidad de adherir al consenso.
 
Este jueves, en tanto, tendrá lugar una reunión entre funcionarios del gobierno de Santa Fe con intendentes de todas las fuerzas políticas para negociar la adhesión de cada municipio.
 
Hay un grupo de seis provincias que además tendrán que negociar con sus municipios la readecuación de los impuestos inmobiliarios, ya que en todos los casos sus leyes locales prevén que sean las municipalidades las que cobren ese impuesto para zonas urbanas.
 
Ellas son Corrientes, Chaco, Chubut (que también cobra la rural), Formosa, Salta y Santa Cruz. Tierra del Fuego mantiene un conflicto judicial sobre esta materia.
 
Por Mariano Boettner
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar