La Opinión Popular
                  00:17  |  Miércoles 23 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 03-02-2018 / 18:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 04 DE FEBRERO DE 1905, LA UCR LUCHA POR ARRANCAR EL VOTO SECRETO, UNIVERSAL Y OBLIGATORIO

El líder radical Hipólito Yrigoyen realiza un levantamiento armado revolucionario

El líder radical Hipólito Yrigoyen realiza un levantamiento armado revolucionario
Boinas blancas. La revolución impulsada por Yrigoyen coincidió con una creciente agitación social protagonizada por organizaciones obreras. Aunque la revolución radical no triunfó, el gobierno advirtió los riesgos de mantener por mucho más tiempo la restricción del sistema político y de que la oposición social se uniera a la oposición política. En la clase gobernante se acentuó la preocupación por transformar las reglas del juego para lograr la participación política de sectores populares, hasta entonces excluidos.
La Revolución radical de 1905 fue una sublevación cívico-militar organizada por la Unión Cívica Radical y dirigida por Hipólito Yrigoyen contra el gobierno fraudulento del PAN en reclamo de elecciones libres y democráticas.
 
El 04 de febrero de 1905, en la Capital Federal, Campo de Mayo, Bahía Blanca, Mendoza, Córdoba y Rosario, se produjo el alzamiento armado que se venía preparando, con las mismas banderas que en 1890 y 1893. Fue una de las rebeliones más importantes que sufrió la Argentina, por el número de militares comprometidos, las fuerzas vinculadas y la extensión del movimiento.
 
En la Capital Federal, las medidas represivas sofocaron en sus comienzos al movimiento. Los revolucionarios fallaron al no poder asegurar el control del arsenal de guerra de Buenos Aires. Las tropas leales y la policía recuperaron pronto las comisarías tomadas por sorpresa y los cantones revolucionarios.
 
En Córdoba los revolucionarios toman prisioneros al vicepresidente Figueroa Alcorta a quien obligaron a hablar con el presidente Manuel Quintana, solicitándole la renuncia a cambio de su vida, sin embargo el Presidente no cedió y la amenaza no fue ejecutada.
 
En Mendoza los rebeldes se llevan 300.000 pesos del Banco de la Nación y atacan los cuarteles defendidos por el teniente Basilio Pertiné. Solo las provincias de Córdoba y Mendoza continuaron combatiendo hasta el 8 de febrero, sin embargo, los leales al gobierno vencen rápidamente a la revolución.
 
El Presidente empleó la misma táctica usada en 1893 para sofocar el movimiento radical; se proclamó el estado de sitio en todo el país, por noventa días, que se convirtió en ley marcial. El gobierno detuvo y mandó enjuiciar a los sublevados, que fueron condenados con penas de hasta 8 años de prisión y enviados al penal de Ushuaia.
 
La represión se llevó a cabo contra los revolucionarios radicales y simultáneamente contra el movimiento obrero, sus organizaciones, su prensa, etc., aunque ellos no habían tenido ninguna vinculación con el movimiento del 4 de febrero. La revolución fue derrotada, pero desencadenaría una corriente de cambio institucional que ya no podría ser detenida.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
22-05-2018 / 20:05
21-05-2018 / 21:05
21-05-2018 / 21:05
21-05-2018 / 21:05
20-05-2018 / 21:05
La Revolución de Mayo fue una serie de acontecimientos ocurridos en 1810 en la ciudad de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, dependiente del rey de España, y que tuvieron como consecuencia la destitución del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de gobierno.
 
El lunes 21 de mayo de 1810, el Cabildo inició sus trabajos de rutina, pero se vieron interrumpidos por seiscientos hombres armados, agrupados bajo el nombre de Legión Infernal, que ocuparon la Plaza de la Victoria, hoy Plaza de Mayo, y exigieron a gritos que se convocase a un cabildo abierto y se destituyese al virrey Cisneros.
 
Se repartieron cuatrocientos cincuenta invitaciones entre los principales vecinos y autoridades de la capital. La lista de invitados fue elaborada por el Cabildo teniendo en cuenta a los vecinos más prominentes de la ciudad. Sin embargo el encargado de su impresión, compañero de French Beruti, imprimió muchas más de las necesarias y las repartió entre los criollos.
 
El martes 222 de Mayo, ya desde temprano fueron, llegando los "cabildantes". De los 450 invitados sólo concurrieron 251. También estaba presente una "barra" entusiasta. En la plaza, French, Beruti y Los Infernales esperan las novedades.
 
La cosa se fue calentando hasta que empezaron los discursos, que durarán unas cuatro horas, sobre si el virrey debía seguir en su cargo o no. En esa asamblea popular se resolvió declarar cesante a la autoridad del virrey Cisneros y facultar al Cabildo para nombrar una Junta que gobernara hasta la reunión de los diputados de todas las ciudades y villas del Virreinato. Comenzaba la Revolución de Mayo.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar