La Opinión Popular
                  06:45  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 01-02-2018 / 09:02
LA CONFLICTIVIDAD CRECE DÍA A DÍA

El movimiento obrero se prepara para el combate contra el ajuste de Macri

El movimiento obrero se prepara para el combate contra el ajuste de Macri
Para enfrentar la persecución del Gobierno de Macri contra el sindicalismo y reafirmar la defensa del salario y los derechos laborales, los camioneros sumaron a la movilización del 22 de febrero el respaldo del consejo directivo de la CGT, la CTA de Hugo Yasky y el PJ bonaerense. Los Gordos y los independientes colaboracionistas todavía no se pronunciaron.
La marcha sindical del 22 de febrero próximo promete ser multitudinaria: motivos políticos, sociales y económicos sobran. Ayer, el sindicato de Camioneros que dirige Hugo Moyano, promotor de una medida de acción directa, logró el acompañamiento de un sector de la CGT al aprobar el respaldo a la manifestación que podría realizarse en la Avenida 9 de Julio.
 
A pesar de la crisis política que abrió el saqueo a los jubilados en medio de las masivas movilizaciones, el gobierno de Mauricio Macri arrancó el año golpeando por sectores. Después de robarles el pan de la boca a los jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal, decidió dejar en la calle a miles detrabajadores. Los grandes empresarios le siguen el paso.
 
La iniciativa de los Moyano consiguió el acompañamiento de la CTA de Hugo Yasky, organizaciones sociales y hasta del PJ bonaerense. El respaldo cegetista se alcanzó luego de una reunión del Consejo Directivo donde estuvieron ausentes el sector colaboracionista de los Gordos y el de los independientes que apoya a Héctor Daer.
 
Con la marcha, estos grupos buscan enfrentar y repudiar la persecución contra los sindicalistas, reafirmar la defensa de las condiciones laborales, los salarios, los convenios colectivos y rechazar las políticas de ajuste neoliberales del gobierno de Macri que se traducen en despidos, como resultado de una brusca caída de la actividad económica.
 
Los integrantes del Consejo de la CGT presentes aprobaron por unanimidad "el documento de Mar del Plata" y "apoyar a camioneros que se van a movilizar". El documento de Mar del Plata plantea la derogación de la "reforma previsional", retira su apoyo al proyecto de "reforma laboral", exige paritarias libres y sin techo, rechaza el "megadecreto" y llama "a acompañar a las organizaciones que se declaran en conflicto".
 
El Partido Justicialista bonaerense también anunció su respaldo a la marcha. La decisión se tomó el pasado viernes y está sintonía con el documento que emitieron en esa oportunidad, donde sostuvieron que, ante la situación social, el PJ no se quedará de brazos cruzados: "Sólo vemos ajuste y gente viviendo peor. Este Gobierno es el gobierno de los ricos para los ricos. La política económica de Cambiemos es un fracaso rotundo".
 
Así, el sindicalismo combativo se prepara para la lucha y avanza en la coordinación de los conflictos actuales. Un Paro Nacional será el próximo paso porque así lo necesitan los trabajadores despedidos y porque eso permitirá estar más fuertes para frenar la política macrista de ajustes permanentes.
 
La Opinión Popular

 
Aval de la CGT, de Yasky, Baradel y el PJ bonaerense a la movilización
 
El secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, recibió ayer el respaldo de los referentes de la CTA de los Argentinos Hugo Yasky y Roberto Baradel para la marcha del 22 de febrero próximo, que -adelantaron- será "multitudinaria" para enviarle un mensaje al presidente Mauricio Macri de que "el modelo económico está dejando a miles de trabajadores excluidos".
 
El secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, recibió ayer el respaldo de los referentes de la CTA de los Argentinos Hugo Yasky y Roberto Baradel para la marcha del 22 de febrero próximo, que -adelantaron- será "multitudinaria" para enviarle un mensaje al presidente Mauricio Macri de que "el modelo económico está dejando a miles de trabajadores excluidos".
 
En un encuentro realizado en la sede del sindicato liderado por Hugo Moyano, ubicado en el barrio porteño de Constitución, los referentes gremiales acordaron volver a reunirse el miércoles próximo, en una cita que también incorporará a los movimientos sociales, la Corriente Federal de los Trabajadores liderada por Sergio Palazzo (La Bancaria), a las dos CTA (la Auténtica y la De los Argentinos) y a la Federación Agraria (FAA), entre otras organizaciones.
 
Al respecto, Moyano auguró que la movilización "será multitudinaria" y adelantó que el plenario de la CGT iba a resolver la adhesión a la convocatoria (como ocurrió pocas horas después).
 
"Este reclamo no es solamente de Camioneros sino de todas las actividades que están recibiendo suspensiones y despidos. Es una demanda legítima de los trabajadores. Es un mensaje para el presidente de que con el actual modelo económico está dejando a miles de trabajadores excluidos", sostuvo.
 
Acerca de las críticas del gobierno a su padre, el número dos de Camioneros, Pablo Moyano, desafió: "Se verá el 22 de febrero si los trabajadores creen en sus dirigentes o en los políticos".
 
"Atacan a los dirigentes gremiales para tapar un modelo económico que no cierra si no es con ajuste", prosiguió Moyano, quien evitó pronunciarse sobre la posibilidad de convocar a un paro para continuar con las medidas de fuerza.
 
"Primero, marchemos. Que sea una movilización pacífica. Hacemos responsable a la ministra de Seguridad (Patricia Bullrich) de cualquier tipo de incidente", sentenció.
 
Por su parte, Yasky resaltó el objetivo de "dar un mensaje de unidad para todos los trabajadores del país, porque solo no se salva ningún sindicato".
 
Tras el encuentro, Moyano, Yasky y Baradel recibieron al ex legislador porteño y referente de La Alameda, Gustavo Vera, y a trabajadores despedidos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti).
 
 
Guiño peronista
 
Paralelamente, el Partido Justicialista (PJ) bonaerense también apoyará la marcha contra el gobierno que organiza el líder de los Camioneros.
 
En ese sentido, Pablo Moyano forma parte de la cúpula que ahora conduce el PJ bonaerense tras la salida del kirchnerista Fernando Espinoza.
 
Fuente: La Capital
 

Agreganos como amigo a Facebook
El movimiento obrero se prepara para el combate contra el ajuste de Macri
Sin los gordos colaboracionistas, la CGT se suma a la marcha de Moyano contra Macri. En la imagen: Moyano, Acuña, Schimd y Santa María en la reunión de la CGT de este miércoles.
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar