La Opinión Popular
                  06:49  |  Martes 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 27-01-2018 / 17:01
SE AGUDIZA EL ENFRENTAMIENTO DEL GOBIERNO Y LA BANCARIA: SE ANULÓ LA “CUOTA SOLIDARIA” AL GREMIO

Otro ataque macrista contra la clase trabajadora

Otro ataque macrista contra la clase trabajadora
El polémico Triaca emitió una resolución en la que le quita el aporte que hacían los trabajadores del sector bancario no afiliados a ese sindicato. Tras varios desencuentros con el macrismo, el Ministerio de Trabajo endureció su postura hacia el sindicato conducido por Sergio Palazzo, que dejará de percibir una suma millonaria. En total, unos 45.000 empleados ya no aportarán más la "cuota solidaria". La decisión podría afectar a otros gremios.
El gobierno de los CEOs de Mauricio Macri dio un nuevo paso en su avanzada contra los trabajadores y sus sindicatos. A través de una Resolución publicada en el Boletín Oficial, el Ministerio de Trabajo anuló la "cuota solidaria" que la Asociación Bancaria, conducida por Sergio Palazzo, percibía en concepto de aporte de los trabajadores del sector no afiliados a ese gremio.
 
La "cuota solidaria" forma parte del acuerdo que la Asociación Bancaria junto a las patronales alcanzaron durante la negociación paritaria correspondiente al año pasado y que fue además homologado por las actuales autoridades del Ministerio de Trabajo. En ese sentido, en el gremio entienden que la resolución que se publicó en el Boletín Oficial carece de peso legal para desmantelar, aunque sea en un solo ítem, el acuerdo paritario.
 
Sin embargo y más allá de la queja de La Bancaria, el ministerio que conduce Jorge Triaca, quien sigue escondido de vacaciones tras el escándalo desatado luego de que una ex empleada lo denunciara por tenerla "en negro", esgrime en la Resolución 2-E/2018 que el descuento solidario sería una suerte de "afiliación forzada" o "compulsiva".
 
La medida le asesta un golpe a los ingresos de la asociación liderada por Palazzo, quien también es referente de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) y uno de los dirigentes más críticos de las políticas neoliberales de la administración de Cambiemos. Se da además en medio de la paritaria de los bancarios, en la que las cámaras empresarias por ahora ofrecen un escaso 9 por ciento de aumento anual.
 
En el gremio bancario nadie duda de que esta es una resolución que fue impulsada por los bancos privados y acordada con el gobierno de los ricos de Macri porque con ella buscan abrir otro frente de conflicto en el marco de la ya compleja negociación salarial que lleva adelante el sector.
 
Por ahora las asociaciones patronales insisten en ofrecer apenas un nueve por ciento de aumento salarial y el gremio, además de rechazar la oferta, ya prepara medidas de acción directa que serán debatidas y aprobadas en el plenario de secretarios generales previsto para el próximo jueves.
 
Para los dirigentes del sindicato la medida es claramente ilegal y el próximo 1 de febrero definirán, en una reunión del plenario de secretarios generales, la metodología de la protesta frente a lo que consideran un nuevo ataque macrista en el marco de la complicada negociación paritaria que llevan adelante.
 
La Opinión Popular

 Otro ataque macrista contra la clase trabajadora

Luego de marcados desencuentros con el líder de La Bancaria, Sergio Palazzo, el Gobierno tomó una decisión que confirma el endurecimiento de su estrategia frente al gremio.
 
A través de una resolución del Ministerio de Trabajo, se dio por finalizada la "cuota solidaria", con lo cual, el sindicato liderado por un referente aliado al kirchnerismo, dejará de percibir una suma millonaria.
 
Se trata de un mecanismo por el cual unos 45.000 empleados no afiliados al gremio (sobre un total de 110.000) deben aportar en forma compulsiva el 1% de su salario.
 
A la hora de evaluar el impacto, considerando una remuneración mínima de $25.500, con esta baja del aporte dejarían de ingresar a las arcas del sindicato $1,1 millón al mes. La medida tendrá aplicación a partir del 1° de febrero, con el pago de las remuneraciones de enero.
 
Según explicó el ministerio de Trabajo, "dicha contribución solidaria resulta ser un aporte que, si bien la ley lo considera obligatorio para todos los trabajadores no afiliados, posee como características el ser extraordinario, es decir no permanente, como si lo es lo cuota sindical que mensualmente se retiene a los trabajadores afiliados".
 
Por eso, el texto agrega que "habiéndose vencido el plazo de vigencia de los acuerdos por los cuales se pactaron los aportes solidarios, no corresponde continuar reteniendo dichos aportes a los trabajadores no afiliados a la entidad sindical, todo ello en aras a defender no solo su salario y el carácter alimentario que posee el mismo, sino también los derechos que podrían verse vulnerados por la aplicación en el tiempo de una cláusula que se encuentra actualmente vencida".
 
"La imposición del pago de un aporte o contribución de solidaridad sindical a los trabajadores no afiliados exige para su validez que el aporte tenga un objeto determinado y no vaya a recursos de manera indefinida, que tenga un monto razonable, que no se equipare con el importe que abonan los afiliados en concepto de "cuota sindical" y que tenga una limitación en el tiempo", amplía el Ministerio.
 
Para luego agregar que "la falta de una limitación temporal, constituiría una configuración temporal lesiva que, de una manera ostensible, implicaría una carga destinada a lograr una compulsiva afiliación".
 
Claro que, más allá de estos argumentos, hay un escenario de fuertes desencuentros entre el Gobierno y La Bancaria. De hecho, la medida se tomó en un contexto en el que el gremio está reforzando la pelea por las paritarias, frente a un Gobierno que se esfuerza por imponer el tope del 15% y sin la posibilidad de fijar "cláusulas gatillo".
 
Cabe destacar que Palazzo rechazó de plano la oferta de una suba salarial del 9% con ajuste por inflación que propusieron las cámaras del sector y reiteró su pedido de un 15% pero además, manteniendo la cláusula gatillo, que sí formó parte del acuerdo firmado el año pasado.
 
El gremio convocó a un plenario el jueves próximo y, según trascendió, estudia avanzar con medidas de fuerza ante la falta de avance en el tema salarial. "Si siguen en esa posición de darnos solo un 9% de aumento les haremos una medida de fuerza", afirmaron desde el sindicato.
 
"Lo único que hay es un pedido de una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo el próximo 30 de enero pero los bancos no modificaron su propuesta de 9% de aumento anual para 2018 y no nos ofrecieron tampoco respuestas sobre los numerosos puntos propuestos para la paritaria. Además, están promoviendo de forma decidida acciones para dañar a los trabajadores de la actividad", dispararon desde el gremio.
 
Como "frutilla de postre", hubo otro gesto que molestó al Gobierno: Palazzo participó de un asado con dos referentes gremiales enfrentados con el macrismo, como Luis Barrionuevo y Hugo Moyano, en el que se difundió un duro documento contra de la política oficial.
 
A través del mismo, los dirigentes gremiales mostraron su preocupación por "un gobierno de CEO, directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales" que "beneficiaron de manera ostensible a sus propios intereses".
 
Además, indicaron que eligieron al peronismo como enemigo para "la construcción de un relato desde un lugar confortable", razón por la cual atacaron a exfuncionarios y sindicalistas con investigaciones por corrupción.
 
"El dialogo pasó a ser un monólogo, mesas a las que sentados todos, nadie se iba con obligaciones (salvo, por supuesto, los trabajadores)", indica el comunicado.
 
También señala que la gestión de Mauricio Macri sólo perjudicó el poder adquisitivo, blanqueó las deudas de los evasores, redujo sueldos y jubilaciones y endeudó al país de manera inaudita.
 
Por lo tanto, la central obrera repudió los cambios en materia laboral y previsional, exigió paritarias libres y sin tope, mostró su acompañamiento a las organizaciones que están en contra de las medidas y llamó a crear un comité de expertos para discutir el modelo de país.
 
 
Un nuevo Moyano
  
Sin el camionero al frente de los reclamos, ahora el líder bancario pasó a encabezar la oposición gremial a los cambios en materia laboral, previsional, tributaria y fiscal.
 
Su corriente tuvo un papel protagónico en la manifestación en el Congreso, en la que además de agrupaciones de izquierda y movimientos sociales participaron sectores de la CGT.
 
Palazzo encabeza la Corriente Federal de Trabajadores, bajo la cual se agrupan medio centenar de sindicatos vinculados al kirchnerismo y que, desde allí, presionan para catapultarlo como el futuro titular de la CGT.
 
La misma ambición que el camionero, hoy secretario gremial de la central obrera, con la diferencia que ahora Palazzo pasó a capitalizar el rol de sindicalista "duro".
 
Palazzo, además, viene de reforzar su alianza sindical con el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTEBA), Roberto Baradel.
 
A ambos los une la pelea por las subas salariales: Baradel acaba de rechazar enfáticamente que la paritaria del sector pueda cerrarse con un aumento salarial del 15%, por entender que ese número es "irrisorio" y representa "un ensañamiento con los trabajadores"
 
La gobernadora María Eugenia Vidal fue testigo de su capacidad de daño. En una acción inédita, el año pasado el bancario paralizó el BaPro por tres días para rechazar la ley sancionada por la legislatura bonaerense que eleva la edad jubilatoria de los empleados de 57 a 65 años.
 
La protesta fue de tal magnitud que, por primera vez en años, contó con la adhesión de la plana gerencial de la entidad. Incluso, hubo que abastecer de urgencia cajeros en algunos municipios.
 
Ahora, el conflicto amenaza con escalar. Es que, por primera vez, el bancario tiene varios frentes abiertos: además de las dificultades para cerrar la paritaria y el fin de la "cuota solidaria", también enfrenta la avanzada de Vidal en el BaPro, el banco con mayor cantidad de afiliados en la actividad.
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar