La Opinión Popular
                  00:18  |  Miércoles 23 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 27-01-2018 / 09:01
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 27 DE ENERO DE 1968 MUERE SORPRESIVAMENTE EL NOTABLE GREMIALISTA AMADO OLMOS

Amado Olmos, uno de los dirigentes más lúcidos en la historia del sindicalismo argentino

Amado Olmos, uno de los dirigentes más lúcidos en la historia del sindicalismo argentino
Rosarino. Obrero. Peronista. Dirigente del gremio de la Sanidad de larga militancia en la recuperación de las organizaciones de los trabajadores que estaban en manos de los militares gorilas, luchó tanto contra los gobiernos antidemocráticos como contra las dirigencias sindicales claudicantes. Falleció el 27 de enero de 1968 en un extraño accidente automovilístico en Villa María, mientras militantes universitarios integralistas, humanistas y peronistas de todo el país lo aguardábamos en Rosario, en un campamento estudiantil de formación política, para que nos hablara ese mismo día, junto a los dirigentes sindicales Julio Guillán y Lorenzo Pepe.
Nacido en 1918. Rosarino. Obrero. Peronista. Dirigente del gremio de la Sanidad de larga militancia en la recuperación de las organizaciones de los trabajadores que estaban en manos de los militares gorilas, luchó tanto contra los gobiernos antidemocráticos como contra las dirigencias sindicales claudicantes.
 
Después de 1955 fue preso político, residió en Caseros, Rawson y Bahía Blanca, a lo largo de 1956; al año siguiente estuvo en la Penitenciaría Nacional; en 1959 visitaría otra vez este edificio. Luego fue confinado a Caseros, una vez, en 1960 -debido a su oposición a Frondizi- y nuevamente fue encarcelado en Rosario, en 1960, por haber participado en la asonada del general peronista Miguel Ángel Iñiguez.
 
Secretario de la Federación Argentina de Trabajadores de la Sanidad, creador de la histórica "62 Organizaciones" gremiales peronistas, impulsor del congreso de La Falda, principal animador de la corriente combativa integrada, entre otros, por Raimundo Ongaro, Agustín Tosco, Jorge Di Pasquale, Julio Guillán, Benito Romano, Atilio Santillán, su temprana desaparición privó al sindicalismo argentino de uno de sus más lúcidos dirigentes.
 
Falleció el 27 de enero de 1968 en un extraño accidente automovilístico en Villa María, Córdoba, mientras militantes universitarios integralistas, humanistas y peronistas de todo el país lo aguardábamos en Rosario, en un campamento estudiantil de formación política, para que nos hablara ese mismo día, junto a los dirigentes sindicales Julio Guillán y Lorenzo Pepe.
 
Su muerte ha de ser lamentada por mucho tiempo y por mucha gente -escribió entonces John William Cooke-, porque en un medio de venalidad y cobardía, Amado mantuvo las manos limpias y el pensamiento claro. Porque luchó en medio de la contaminación sin sucumbir a ella. Eso lo saben todos los que actuaron en la lucha de estos años, de ahí la autoridad moral que Olmos conservó frente a las bases obreras y peronistas y aún frente a los que no participaron de su misma actitud política.


 Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Por Blas García

AMADO OLMOS Y EL SINDICALISMO INTEGRAL 

Por Mara Espasande  

Fue, sin duda, uno de los hombres más brillantes de la historia del sindicalismo argentino. Coherente en su forma de vida, comprometido con la causa nacional y popular y la defensa de los derechos de los trabajadores en momentos que la patria vivía en forma alternada bajo dictaduras y proscripción. 

Sus aportes teóricos sobre el rol del movimiento obrero organizado influyen en los lineamientos y acciones políticas desde 1955 hasta su sorpresiva muerte en 1968. 

Consideraba que el peronismo era un Movimiento Nacional donde la conducción debía estar a cargo de los trabajadores. Sin cuestionar a su líder -por el contrario la lealtad se expresa en diferentes circunstancias como por ejemplo frente al conflicto con Vandor- proponía que el sindicalismo debía transcender las fronteras gremiales para hegemonizar la dirección táctica del Movimiento. A esto lo llamó "sindicalismo integral". 

Pero no apoyaba ni impulsaba la creación de un partido de clase ya que entendía la complejidad de nuestro país, aún bajo la órbita del imperialismo y por ende la necesidad de conservar el frente nacional policlasista. 

En sus propias palabras: "Nosotros no pretendemos ser un partido de clase que sería, en última instancia, la negación del Justicialismo, pero sí exigimos la hegemonía en la dirección táctica del partido". 

También denuncia a los sindicalistas entreguistas que luego de la caída de Perón se dedicaron a negociar con los gobiernos de turno en beneficio propio. "Hay dirigentes que han adoptado las formas de vida, los automóviles, las casas, las inversiones y los gustos de la oligarquía a la que dicen combatir. Desde luego que con una actitud de este tipo no pueden encabezar a la clase obrera". 

Plantea sus posicionamientos políticos en diferentes periódicos tales como Relevo, dirigido por Eduardo Astesano, y luego en Voz Justicialista, bajo su propia dirección. Este conjunto de ideas se ve expresadas en cada acción de su vida política. 

Nacido en Rosario en 1918, se hace peronista de la primera hora en 1945, abandonando al Partido Comunista. Secretario General del Sindicato de Sanidad, diputado nacional en 1954, ideólogo e impulsor del Congreso de La Falda en 1957, opositor de Vandor y fundador de las "62 Organizaciones", varias veces preso durante la resistencia peronista, es ejemplo de coherencia y entrega militante. 

Leal pero no obsecuente, es consciente del peligro que implica la presencia del imperialismo en nuestro país. Esto lo lleva a criticar en 1954, siendo diputado nacional, la propuesta del Poder Ejecutivo de introducir capitales de la empresa petrolera norteamericana California. 

Por esto, luego del golpe de estado de 1955 afirma: "El peronismo fue derribado del poder desde el poder mismo. No fue un movimiento de masas ni el malestar del pueblo, sino una red sutil de intereses económicos extranjeros que aspiraban a dominar nuestra economía". 

En la década del ´60 se acerca a J.W. Cooke radicalizando sus posturas y apoyando al ala izquierda del peronismo. "Los trabajadores no queremos soluciones de arriba... Queremos el sindicalismo integral, que se proyecte hacia el control del poder, lo cual asegura el bienestar del pueblo todo", síntesis de sus ideas y propuestas para concretar las banderas históricas del peronismo: justicia social, independencia económica y soberanía política. 
 
Fuente: Nac & Pop

Agreganos como amigo a Facebook
22-05-2018 / 20:05
21-05-2018 / 21:05
21-05-2018 / 21:05
21-05-2018 / 21:05
20-05-2018 / 21:05
La Revolución de Mayo fue una serie de acontecimientos ocurridos en 1810 en la ciudad de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, dependiente del rey de España, y que tuvieron como consecuencia la destitución del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de gobierno.
 
El lunes 21 de mayo de 1810, el Cabildo inició sus trabajos de rutina, pero se vieron interrumpidos por seiscientos hombres armados, agrupados bajo el nombre de Legión Infernal, que ocuparon la Plaza de la Victoria, hoy Plaza de Mayo, y exigieron a gritos que se convocase a un cabildo abierto y se destituyese al virrey Cisneros.
 
Se repartieron cuatrocientos cincuenta invitaciones entre los principales vecinos y autoridades de la capital. La lista de invitados fue elaborada por el Cabildo teniendo en cuenta a los vecinos más prominentes de la ciudad. Sin embargo el encargado de su impresión, compañero de French Beruti, imprimió muchas más de las necesarias y las repartió entre los criollos.
 
El martes 222 de Mayo, ya desde temprano fueron, llegando los "cabildantes". De los 450 invitados sólo concurrieron 251. También estaba presente una "barra" entusiasta. En la plaza, French, Beruti y Los Infernales esperan las novedades.
 
La cosa se fue calentando hasta que empezaron los discursos, que durarán unas cuatro horas, sobre si el virrey debía seguir en su cargo o no. En esa asamblea popular se resolvió declarar cesante a la autoridad del virrey Cisneros y facultar al Cabildo para nombrar una Junta que gobernara hasta la reunión de los diputados de todas las ciudades y villas del Virreinato. Comenzaba la Revolución de Mayo.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar