La Opinión Popular
                  06:44  |  Jueves 26 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“A los que les guste mucho la plata hay que correrlos de la política. Hay que buscar gente que viva con sencillez, con sobriedad, como la inmensa mayoría de la sociedad”. Pepe Mujica
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 11-01-2018 / 19:01
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 12 DE ENERO DE 1869 TIENE LUGAR LA BATALLA DE PASTOS GRANDES

La Última Patriada de Felipe Varela

La Última Patriada de Felipe Varela
Felipe Varela, líder de uno los postreros levantamientos de los caudillos federales del interior, al mismo tiempo que el Chacho Peñaloza y López Jordán, lo hace contra la hegemonía política unitaria conquistada por Buenos Aires en la batalla de Pavón, y libra su último combate, el 12 de enero de 1869, en Pastos Grandes, Salta.
Felipe Varela, líder de uno los postreros levantamientos de los caudillos federales del interior, al mismo tiempo que el Chacho Peñaloza y López Jordán, lo hace contra la hegemonía política unitaria conquistada por Buenos Aires en la batalla de Pavón, y libra su último combate, el 12 de enero de 1869, en Pastos Grandes, Salta.
 
Opuesto al centralismo porteño, a Bartolomé Mitre y a la Guerra del Paraguay, Varela se plantó al gobierno nacional con un reducido ejército de menos de 5.000 hombres, hizo frente a éste en la región andina y cuyana durante varios años. La lucidez del Manifiesto con el que proclamó su oposición a Mitre es una de las expresiones más logradas del ideario federal. Finalmente derrotado, murió exiliado en Chile.
 
Las masas populares que pelearon en las guerras de Independencia, en Ituzaingó contra el Imperio esclavista del Brasil y en la Vuelta de Obligado contra el colonialismo que querían imponernos Francia e Inglaterra, fueron declaradas raza inferior y condenada a la extinción.
 
Mitre y Sarmiento, con expediciones militares punitivas, ahogaron a sangre y fuego las protestas de los pueblos del interior, verdadero núcleo del nacionalismo democrático y federal argentino.
 
El capital británico comenzó entonces el aniquilamiento de las industrias y las artesanías provinciales, la transformación del gaucho en peón de estancia y la incorporación de la Argentina, como país dependiente, al sistema neocolonial dominante de las grandes potencias europeas. Terminaba así la Argentina de las lanzas y faltaba mucho para que comenzara la Argentina de las alpargatas.

  
Por Blas García

12 de Enero de 1869 Felipe Varela. El Combate de Pastos Grandes 

LA ÚLTIMA PATRIADA DE FELIPE VARELA

Despuntaban los primeros días del año 1869. La Guerra de la Triple Alianza , provocada para infligir una derrota categórica e histórica al poderoso Paraguay de don Francisco Solano López, promediaba ya sus cuatro años y medio de duración.

Al tiempo que se desangraba para siempre el orgullo guaraní en los campos de batalla, en Argentina el general Felipe Varela, proveniente de la República de Bolivia, está decidido a jugarse una vez más por el federalismo criollo, muy a pesar de no disponer de un grueso número de gauchos milicianos como en la Batalla del Pozo de Vargas en abril de 1867.

Su salud tampoco era una garantía para llevar a cabo semejante patriada: una maligna tuberculosis empieza tibiamente a manifestársele, pero nada aparenta detener a este honrado hombre argentino.

El caudillo Felipe Varela, aún a costa de su vida, quiere conjugar la teoría con la acción.

Desde Potosí, el 1º de enero de 1868, redacta su famoso Manifiesto a los Pueblos Americanos, sobre los Acontecimientos Políticos de la República Argentina, en los años de 1866 y 67, donde resalta sus embestidas contra el centralismo porteño y, por ende, contra el gobierno de Bartolomé Mitre, al que acusa de no respetar la Constitución Nacional de 1853. -Combatiré hasta derramar mi última gota de sangre por mi bandera y los principios que ella ha simbolizado, expresa el Quijote de los Andes, en una de sus tantas sentencias llenas de coraje y altruismo.

Su último derramamiento en suelo patrio lo hará el 12 de enero de 1869, cuando tiene lugar la Batalla de Pastos Grandes, en la provincia de Salta. Entonces ya ocupaba la presidencia de la nación Domingo Faustino Sarmiento, quien no duda en mandar cuantiosos refuerzos varias semanas antes del enfrentamiento, pues el Coronel Pedro Corvalán intercepta una carta de Varela que tenía instrucciones tácticas dirigidas a su viejo lugartenientes Santos Guayama, que presentaba batalla en la provincia de La Rioja. En la misiva quedaba al descubierto una inevitable entrada que harían las montoneras federales de Felipe Varela por la frontera salteña.

El Teniente Coronel Julio Argentino Roca se pondrá a la cabeza de los refuerzos provenientes de Jujuy y Salta, los cuales ayudarían a las tropas ya apostadas en las cercanías de Pastos Grandes bajo las órdenes del Coronel Corvalán.

Todo presagiaba un final ruinoso para el valiente caudillo Varela aquella jornada de enero de 1869. De hecho lo fue. El parte de la batalla arrojó 5 milicianos muertos y 54 prisioneros del lado del Quijote de los Andes. Varela se dio a la fuga, pues -con muy pocos hombres pudo escapar gracias a sus buenas cabalgaduras, en dirección a Antofagasta. Apenas un puñado de sus mejores oficiales -el Coronel Rodríguez y el Mayor Quiroga, entre otros- lo acompañarán hasta el final de sus días, en tierra extranjera.

Al cruzar la Cordillera de los Andes rumbo a Chile para evitar una muerte segura, Felipe Varela pasa hambre y miseria, mientras su enfermedad lo va consumiendo de a poco. Diez días antes de su muerte, acaecida en junio de 1870, escribe una carta dirigida a su esposa y a su hijo Javier desde Copiapó. -Nada puedo mandar; dispénsenme, estoy pobre, no se agravien conmigo, les suplica.

Fuente:
· Bazan, Raúl / Guzmán, Gaspar H. / Pérez Fuentes, Gerardo / Olmos, Ramón R. - "Felipe Varela. Su Historia", (1975).
· Luna, Félix - "Felipe Varela. Colección Grandes Protagonistas de la Hist. Argentina ", (2000).
· Turone, Gabriel Oscar - La última patriada federal de Felipe Varela, (2007).
Puede consultar también:
· La Confederación Argentina
· Felipe Varela
· Batalla de Pozo de Vargas
· Los "voluntarios" de la Gerra del Paraguay

Ver más "batallas y combates" en el indice: BATALLAS
Se permite la reproducción citando la fuente: www.lagazeta.com.ar

Agreganos como amigo a Facebook
25-04-2018 / 20:04
24-04-2018 / 18:04
El 25 de abril de 1954 se realizaron las elecciones nacionales para designar al vicepresidente de la nación y a legisladores nacionales. Amplia mayoría para el peronismo, especialmente en el padrón femenino y en las provincias del interior.

En 1951, antes de comenzar su segundo mandato, el vicepresidente Hortensio Quijano falleció. Desde aquel momento el cargo quedó vacante, hasta que se decidió completar el binomio en 1954.

El contraalmirante Alberto Teisaire, el candidato del Partido Justicialista, triunfó con el 64.52% de los votos. El radical Crisólogo Larralde quedó segundo en el orden de preferencia ciudadana, con el 32, 31%. Benito de Miguel, candidato por el Partido Demócrata, obtuvo el 1.41%, seguido en el recuento por Alcira de la Peña del Partido Comunista, por Luciano Molinas del Partido Demócrata Progresista y Guillermo Bonaparte por Concentración Obrera.

En la elección legislativa el triunfo también le correspondió al Partido Peronista. El oficialismo obtuvo la mayoría con el 62.96% de los votos. La minoría quedó en manos de la Unión Cívica Radical, que obtuvo el apoyo del 31.64% del electorado.

El sistema vigente para la elección de diputados era el uninominal por circunscripciones, el mismo que se había utilizado para la elección de 1951. Mediante este sistema, cada provincia dividió su territorio en tantas circunscripciones como diputados nacionales debía elegir y cada ciudadano tuvo la oportunidad de elegir a un representante para la Cámara Baja.

Los trazados de las circunscripciones que se habían hecho para la elección de 1951 fueron modificados para la de 1954. El mandato por el cual se elegía a los diputados era de seis años.

Teisaire se convertiría, después de 1955, en el paradigma del traidor para el peronismo. Durante la llamada Revolución Libertadora hizo una declaración, que fue filmada, sobre los crímenes que atribuía al gobierno de Perón que fue proyectada en todos los cines del país. El humor popular lo pasó a llamar "Antonio Tormo, el cantor de las cosas nuestras".

Por Blas García

23-04-2018 / 23:04
23-04-2018 / 23:04
23-04-2018 / 07:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar