La Opinión Popular
                  22:15  |  Jueves 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Con la quita de retenciones a la minería y a la soja se ha beneficiado a sectores que estaban en mejores condiciones de afrontar un ajuste y no a los jubilados o los trabajadores”. Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-01-2018 / 16:01
LE PUSO LOS PUNTOS EN UN MENSAJE A MACRI

Luis Barrionuevo: A los sindicatos los atacaron los militares, Alfonsín y De la Rúa y no terminaron su mandato

Luis Barrionuevo: A los sindicatos los atacaron los militares, Alfonsín y De la Rúa y no terminaron su mandato
FUERTES DECLARACIONES. Luis Barrionuevo le advirtió a Macri que quienes “atacan” a los gremios “terminan mal”. El líder del gremio de gastronómicos se refirió a las últimas detenciones de los sindicalistas y aseguró que los militares, Alfonsín y De la Rúa atacaron a los sindicatos y no terminaron su mandato.
En medio de la ofensiva pro patronal del gobierno de Mauricio Macri para sacar una reforma laboral que favorezca a los empresarios y perjudique a los trabajadores, a través de veladas amenazas, aprietes, investigaciones sobre el accionar gremial y detenciones de varios sindicalistas, el líder de los gastronómicos y referente de uno de los tres núcleos que integran la CGT, Luis Barrionuevo, lanzó una dura advertencia al gobierno de los Ricos: recordó que los militares, Fernando de la Rúa y Raúl Alfonsín atacaron a los sindicatos "y no terminaron su mandato".
 
El gremialista, en una entrevista en TN, además criticó el rumbo económico del Gobierno al afirmar que "privilegia la timba financiera y las inversiones no vienen". También aprovechó la oportunidad para sostener que no hay reconciliación entre la CGT y el gobierno respecto a la contrarreforma laboral. El secretario general del gremio de gastronómicos apuró la negociación paritaria y sentenció que "no habrá techo del 15 %".
 
Para cerrar una entrevista de pura pirotecnia verbal, Barrionuevo también apuró el Gobierno con la ley que quieren sacar sobre la duración de los mandatos al frente de los sindicatos. "Y si quieren limitar los mandatos, que pongan una fecha. ¿Cuánto más puedo durar frente a mi gremio? No hay problema con ese proyecto, que se trate en el Congreso". Lo que muestra que la ley que quiere sacar el Gobierno no cambia demasiado.
 
Los ataques judiciales de Cambiemos contra dirigentes sindicales hace que personajes tan negociadores de las conquistas de los trabajadores y cuestionados por su tibieza a la hora de negociar los ajustes, tengan que pasar a ser "combativos".
 
La Opinión Popular

 
Advertencia de Barrionuevo: "De la Rúa y Alfonsín atacaron a los sindicatos y no terminaron su mandato"
 
En medio del avance de las investigaciones sobre el accionar de varios sindicalistas, el líder de los gastronómicos y referente de uno de los tres núcleos que integran la CGT, Luis Barrionuevo, lanzó una dura advertencia al gobierno de Mauricio Macri: recordó que los militares, Fernando de la Rúa y Raúl Alfonsín atacaron a los sindicatos "y no terminaron su mandato".
 
"Ojo, también, cuando se quiere atacar al sindicalismo. Al sindicalismo lo han atacado los militares, nos han intervenido los sindicatos, han muerto muchísimos trabajadores asesinados por los militares; ha venido [Raúl] Alfonsín, atacó al sindicalismo con la ley Mucci, no terminó su mandato, por la incapacidad, porque erró en la economía; vino [Fernando] De la Rua y lo mismo, atacó al sindicalismo. Por eso digo, cuidado, no sigan pisando la cola al león, porque no todos somos iguales y no se puede generalizar con las mafias sindicales", dijo Barrionuevo durante una entrevista con TN.
 
"Nadie orina agua bendita", aseguró luego Barrionuevo, para insistir: "No hay que generalizar para desviar la atención sobre algunos temas. A los sindicatos los atacaron los militares, (Raúl) Alfonsín, y (Fernando) De la Rúa y no terminaron su mandato".
 
Luego de decir que, por ahora, no hay "ninguna" reconciliación de la CGT con el Gobierno, y por si quedaban dudas, el sindicalista renovó el mensaje hacia Cambiemos. "Yo ya la he vivido a esta. Los militares vinieron contra nosotros, ¿ustedes recuerdan?, hubo intervenciones de todos los gremios, muertes, asesinatos. Alfonsín vino contra 'la burocracia sindical', ¿se acuerdan?, y no terminó el gobierno, se fue seis meses antes. Pero no hubo responsabilidad de los trabajadores, [fue] por la incapacidad de gobernar. Pero vino 'contra alguien'. Y lo mismo quiere hacer este Gobierno: venir contra el sindicalismo", deslizó.
 
El gastronómico también se refirió a Marcelo Balcedo, el sindicalista del Soeme detenido en Uruguay. "No es un sindicalista, sino un empresario de medios", sostuvo, y señaló que "extorsionó a políticos" y afilió compulsivamente a trabajadores a su gremio "en connivencia con el ex gobernador Daniel Scioli".
 
En más de una oportunidad, Barrionuevo señaló que debe investigarse la connivencia entre empresarios y políticos para explicar la corrupción, no sólo a los sindicalistas. 
 
Señaló a los que "dieron de comer" a Juan Pablo "Pata" Medina, líder de la Uocra de La Plata, también detenido. "Tendría que estar preso Aníbal Fernández", indicó en otro tramo de la charla. Y defendió, en cambio, al camionero Hugo Moyano. "Hay sindicalistas buenos, malos y regulares y hay que investigarlos, pero no generalizar".
 
Fuente: La Nación 
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-05-2018 / 08:05
"Lo más difícil ya pasó", repitió, como un mantra, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien ayer presentó su informe de gestión en la Cámara de Diputados, donde defendió la decisión de acudir al FMI, ratificó el rumbo neoliberal del Gobierno de Macri y la convocatoria a un supuesto diálogo. La oposición disparó contra el ajuste, la deuda y remarcó las contradicciones macristas sobre la situación económica.
 
El jefe de Gabinete eligió una "actitud zen" dos semanas después del terremoto financiero que en un mes devaluó al peso en un 30% y que obligó a sacrificar US$8 mil millones de reservas del Banco Central. Sin autocríticas de ningún tipo, culpó por la a los "factores externos" e interpretó la vuelta al FMI como la recuperación de "la confianza del mundo", pese a que los mercados externos cerraron sus grifos a la Argentina y a que la anunciada "lluvia de inversiones" no aparece por ningún lado.
 
Para Peña, acorralado y escaso de respuestas, es hora de "lograr una mayor velocidad en nuestro camino hacia el equilibro fiscal". Lo que en otras palabras es: acelerar la reducción del déficit con menos empleados, menos salarios, menos gastos y menos obra pública.
 
Esa receta, se sabe porque lo admitió el propio Gobierno, impactará con más inflación y menos crecimiento. Pero el jefe de ministros, cínico como pocos, se jactó de unos invisibles "siete trimestres de crecimiento". Eso, dijo, permitió recuperar "la confianza que necesitábamos como país para que este camino gradual pueda ser financiado por aquellos que nos presten".
 
Desde la oposición arremetieron con todo contra la política económica del macrismo sobre la "apertura indiscriminada de importaciones", la "destrucción del mercado interno", "tarifazos" y "ajustes", además de  proclamar la "impericia" para manejar la crisis que devaluó la moneda y "saqueó" más de 11 mil millones de dólares de las reservas del Banco Central, "favoreciendo la timba financiera". También le apuntaron al ministro coordinador por la "represión" y "militarización" de los conflictos sindicales y sociales.
 
"La Argentina está por el camino correcto del desarrollo", intentó convencer Peña, en tono calmo. Y convocó a la conformación de una suerte de Gran Acuerdo Nacional que permitiera implementar las nuevas políticas de ajuste que se exigen desde el FMI.
 
Fue entonces que se cruzó con la dura réplica de la diputada Graciela Camaño: "Si nos invitan a un diálogo institucionalizado para defender el salario de los trabajadores, promover la educación pública, resolver los problemas de las pymes; si nos invitan a pensar en el desarrollo y el crecimiento nacional, cuente con nosotros. Pero no va a contar con nosotros para seguir ajustándole el bolsillo a los trabajadores".
 
La Opinión Popular

24-05-2018 / 07:05
Más de 200 mil maestros de todo el país se concentraron en la Plaza de Mayo para exigirle al gobierno neoliberal de Mauricio Macri que se haga responsable de la educación pública.
 
Con la consigna "la escuela argentina enseña, resiste y sueña", los gremios docentes, que recorrieron las provincias durante tres días con cinco columnas o caravanas antes de llegar a la Ciudad de Buenos Aires, reclamaron a la Casa Rosada que convoque a la paritaria nacional y destine más fondos a la inversión educativa.
 
Además, advirtieron que las políticas neoliberales que empobrecen las aulas de escuelas primarias, secundarias y universidades del Estado son un brazo de un modelo que Argentina ya conoció con la dictadura y los '90. "La discusión no es sólo por el modelo educativo: es por el modelo educativo y por el modelo de patria", definió Sonia Alesso, la titular de Ctera, en un discurso que cerró llamando a las demás organizaciones gremiales a convocar a un paro nacional para frenar el ajuste.
 
Resulta irónico, pero la consigna de la marcha repite varias de las demandas que los maestros plantearon en su primera edición hace 30 años: apertura de la discusión salarial que fija a nivel nacional el piso de negociaciones en todas las provincias, salarios dignos y el repudio a un acuerdo con el FMI que recorte el presupuesto educativo.
 
"Salarios dignos", "Paritaria Nacional Docente" y "No al FMI" fueron las banderas que levantaron los docentes en un nuevo reclamo para exigir mejoras laborales. La oferta salarial que hizo meses atrás el gobierno de Macri resulta ridícula, desfasada de la inflación corrida y de la que garantizan los tarifazos venidos y por venir. Este año se sumó el rechazo al cierre de los institutos superiores de formación docente y otras demandas en materia de educación pública como son servicio de comedores escolares, cargos y apertura de cursos.
 
El acto central, que se realizó cerca de las 15, estuvo encabezado por varias organizaciones gremiales que llegaron desde distintos puntos del país. Las columnas de miles de docentes estuvieron acompañadas por trabajadores del subte, profesionales de la salud y estatales de distintas ramas, quienes se sumaron al reclamo.
 
En el marco del acuerdo con el FMI, el Gobierno de Macri pretende imponer su política de ajuste y ataque a los derechos de los trabajadores. La marcha expresó el malestar social y la bronca de los cientos de miles que se movilizaron contra esa política neoliberal del Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

23-05-2018 / 09:05
23-05-2018 / 08:05
La oposición logró emitir dictamen del proyecto de ley que retrotrae los valores de las tarifas de servicios públicos a noviembre de 2017, en tanto el macrismo firmó otro dictamen para debatir un proyecto de ley que baja el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las boletas de electricidad, gas y agua para usuarios residenciales.
 
Tras seis horas de discusión en el plenario de las comisiones de Derechos y Garantías, de Presupuesto y Hacienda y de Minería y Energía, finalmente los proyectos quedaron habilitados para ser sometidos a votación en la sesión del 30 de mayo. 
 
La prioridad la tendrá el dictamen opositor, que logró la mayoría y que, de sancionarse, el gobierno de Mauricio Macri vetará pagando las consecuencias de ese costo político. Deberá hacerlo en soledad, pues el Ejecutivo sufrió ayer el primer plantazo, luego de que los gobernadores se ausentaran del debate en comisión, pese a que el oficialismo trató de convencerlos para que acompañaran.
 
Entonces, Cambiemos propuso incorporar las modificaciones solicitadas por Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti pero no encontró el eco esperado en el peronismo dialoguista, aunque logró marcarle una fisura importante al bloque de Ángel Pichetto, que tuvo que soportar que cuatro senadores -alineados con la estrategia de la Casa Rosada- votaran en disidencia.
 
Pichetto supo que Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador, se había ido a su despacho y lo mandó a buscar para que al menos firmara en disidencia. Lo mismo hicieron el jujeño Guilermo Snopek, el correntino Carlos Espínola y el catamarqueño Dalmaso Mera, primo del mandatario de Salta.
 
Si Cambiemos logra una alianza con los partidos provinciales, este cuarteto de senadores y algunos más de Argentina Federal podrían alcanzarle para impedir la sanción de la ley en la sesión del miércoles 30, un objetivo de Macri que hasta hace unas semanas se conformaba con vetar la ley. Pero luego entendió que era una pésima señal en medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
 
Los dadores voluntarios de gobernabilidad, algunos senadores y gobernadores peronistas, los mismos que garantizaron los votos necesarios para la aprobación de la mal llamada reforma previsional, pueden ser la llave para que la imagen de Macri y del Gobierno en su conjunto no siga cayendo.
 
La Opinión Popular

23-05-2018 / 07:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar