La Opinión Popular
                  08:01  |  Miércoles 23 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Con la quita de retenciones a la minería y a la soja se ha beneficiado a sectores que estaban en mejores condiciones de afrontar un ajuste y no a los jubilados o los trabajadores”. Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-01-2018 / 14:01
¿QUÉ ESCONDE EL “COMBATE” A LAS MAFIAS SINDICALES?

El gobierno de Macri recurre a la amenaza de cárcel para negociar con sindicalistas

El gobierno de Macri recurre a la amenaza de cárcel para negociar con sindicalistas
EFECTO “CABALLO” SUAREZ-“PATA” MEDINA-BALCEDO. La detención de dirigentes sindicales es un nuevo aporte al mito del combate a las mafias por parte del Gobierno de Macri. Un circo para tapar el arranque de año con despidos y tarifzos. El objetivo es doble: por un lado apuntalar a uno de los pilares discursivos de la campaña electoral macrista y por otro, mostrar a los dirigentes sindicales hasta dónde puede llegar el Gobierno para obligarlos a negociar una reforma laboral precarizadora en contra de los trabajadores y a favor de los grandes empresarios.
Dirigentes sindicales con las manos sucias sobran, los hay hasta abajo de las baldosas. El Poder Judicial según parece, los encuentra con mayor frecuencia bajo las numerosas baldosas flojas de la ciudad de La Plata. Manotazo de ahogado para Cambiemos, la receta de "meter en cana" a un sindicalista en momentos críticos u oportunos, es la que va. Ya pasó con el "Pata" Medina en el marco de la campaña electoral.
 
Ahora, el Poder Judicial arremetió contra el empresario mediático y secretario general del Soeme, Marcelo Balcedo, en un contexto en el que la imagen del Gobierno decae. Despidos, represión, revisión del plan económico. Todos estos son aspectos de la realidad que más vale tapar o disimular en lo posible. Qué mejor que el "combate a las mafias", esa supuesta obsesión del macrismo, una especie de lluvia de purpurina mediática con la que los noticieros intentan embellecer la gestión.
 
Cambiemos quizás no tenga muchas ideas pero, cuando una le sale bien, seguro la repite. La del Pata les salió y los medios de comunicación amigos manijearon la supuesta disposición del Gobierno para "combatir" a los sindicalistas mafiosos.
 
El objetivo era doble: por un lado apuntalar a uno de los pilares discursivos de la campaña electoral y por otro, mostrar a los dirigentes sindicales hasta dónde puede llegar el Gobierno. Como si la CGT necesitara más incentivo para negociar y sostener la tregua con Cambiemos, por las dudas, una apretada a un sindicalista con peso regional y bien sucio como el Pata o Balcedo, no está demás.
 
"La mayoría entró en pánico con el caso Balcedo, están asustados porque sus gremios están flojos de papeles también y por ahora no les tocó". La cruda descripción de uno de los funcionarios macristas con mayor influencia en las decisiones de política sindical permite entender cómo el Gobierno comenzó a reunir voluntades para aprobar, en febrero, la Ley de reforma laboral bajo un método de seducción y presión con los tribunales y las cárceles como telón de fondo.
 
En ese contexto, el macrismo cree que el escenario con sindicalistas detenidos abrió una posibilidad para discutir la reforma. "Vemos una clara división entre aquéllos que vienen jugando bien y los que no, y los vemos sacando su tajada política", describe una fuente de acceso al despacho del ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Esto explica, según la mirada oficial, los problemas que tuvo la conducción de la CGT durante dos años, las divisiones internas, las dudas de muchos de sus integrantes y las grietas que aparecen en el seno de la central obrera.
 
La Opinión Popular

 
En la Casa Rosada dividen a los líderes de la CGT entre los "seducidos" y los opositores. Las negociaciones por la reforma laboral y paritarias tendrá las causas como tema de fondo.
 
En este marco, en el oficialismo ya hablan de aquellos "seducidos" que mantienen línea directa con la Casa Rosada, en especial con el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.
 
También, tallan allí Guillermo Dietrich (Transporte), Andrés Ibarra (negocia con estatales) y Alejandro Finocchiaro (batalla con los gremios docentes vinculados al kirchnerismo). La clave de esos apoyos es que la reforma laboral pueda arrancar con mayor consenso que la Ley previsional, que produjo muchos dolores de cabeza.
 
En este escenario los sindicatos vinculados a la energía (la tríada que conforman Oscar Mangone, del gas; Antonio Cassia, de la Federación de los Sindicatos Petroleros y Guillermo Pereyra), así como los beneficiados por la obra pública (José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias, como Gerardo Martínez, de la construcción) son hoy aliados.
 
Los transportistas también: Roberto Fernández, de la UTA (quien se negó a sumarse al paro por la Ley previsional) como el movedizo Omar Maturano (Maquinistas, quien sueña con llegar al triunvirato de la CGT) no causan chispas.
 
UPCN, el gremio estatal por excelencia, tiene en su conductor un hombre que creció a comienzos de 2000 en una alianza con el entonces Compromiso por el Cambio (partido antecesor del PRO). De hecho el "centauro" Rodríguez recibe bromas varias sobre su pasado "macrista". Hoy dialoga cotidianamente con Ibarra.
 
Otros gremios, siempre oficialistas, no chistan: es más, le aseguraron a Triaca que están de acuerdo con debatir la reforma. Entre ellos, Héctor Daer (CGT y Sanidad), el eterno Armando Cavalieri (Comercio), Rodolfo Pignanelli (Smata), Antonio Caló (UOM) y Omar Viviani (Taxistas).
 
Con ellos, el oficialismo pretende darle un marco de consenso a la reforma, que ya ingresó al Senado.
 
Entre los sindicalistas, un caso aparte es el de Juan Carlos Schmid, moyanista del pequeño sindicato de Dragado y Balizamiento. A pesar de su perfil opositor y combativo sus afiliados no olvidan que fue el gobierno macrista el que le aprobó la conformación de su obra social.
 
Del otro lado están los gremios netamente opositores. De ellos, el oficialismo solo espera que se diluya su capacidad de movilización si es que, como pretende, hay consenso para la reforma.
 
Allí aparece un sector del moyanismo, encabezado por Pablo Moyano, junto al bancario Sergio Palazzo y los gremios docentes relacionados con el kirchnerismo, Roberto Baradel a la cabeza. Hoy las cuentas de la obra social de Camioneros están en la mira; mientras que en Educación examinan si se mantiene un "plus especial" que reciben los gremios docentes tras el cierre de cada paritaria. En este grupo aparecen las dos CTA y también un sector de la UOM.
 
Así, el mapa sindical viene agitado. La prisión domiciliaria de Omar "El Caballo" Suárez despertó cierto relax sobre el futuro. Sin embargo, el caso Balcedo volvió a preocupar. Es más, en la Gobernación bonaerense atesoran chats y audios del sindicalista del Soeme extorsionando funcionarios a cambio de una millonaria deuda de pauta publicitaria para sus medios de comunicación. 
 
Otro tema clave, como publicó Clarín, es el que lleva la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, quien armó un decreto que obliga a los sindicalistas que forman parte de los directorios de las obras sociales a presentar sus declaraciones juradas. Tuvo el visto bueno del propio Triaca, y podría ver la luz en un par de semanas.
 
Por ello, hay mucho movimiento en la Superintendencia de Servicios de Salud para reorganizar los sistemas de control para DDJJ. Duro trabajo para el ex jugador de fútbol del ascenso, Sebastián Neuspiller, el médico obstetra y goleador de Fénix que se sumó como segundo del área hace escasos meses.
 
Por Ezequiel Spillman
 
Fuente: Perfil
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-05-2018 / 07:05
22-05-2018 / 20:05
El paro total del servicio en las líneas E y H había sido convocado hasta las 12 del mediodía en el marco de un plan de medidas iniciado hace varias semanas, en repudio al aumento paritario del 15% pautado por Metrovías y la UTA. Sin embargo, el Gobierno macrista porteño intentó sabotear el derecho de huelga y envió a la policía a los andenes. Hubo empujones, golpes, balas de goma y 20 trabajadores del subte detenidos, entre ellos el líder de Metrodelegados, Néstor Segovia.
 
Tras las detenciones, los trabajadores de subterráneos declararon un paro por tiempo indeterminado en reclamo de la libertad de los arrestados, en rechazo a la represión y por la reapertura de la paritaria que el Gobierno porteño firmó con la UTA. Antes de la anunciada conferencia de Horacio Rodríguez Larreta, prevista para las 16,45, la policía local reprimió a quienes reclamaban la libertad de los detenidos.
 
"A partir del mediodía paran todos los subtes", afirmó a los gritos Roberto Pianelli, secretario general de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subte y Premetro, luego de que la Policía de la Ciudad desocupara a la fuerza los andenes de la Línea H donde los trabajadores mantenían una protesta y detuviera a 16 trabajadores. Los detenidos fueron llevados a la fiscalía contravencional de Combate de los Pozos al 100 y a la comisaría 30, donde la policía reprimió a quienes fueron a reclamar su liberación.
 
"Nos tiraron balas de goma", avisó otro de los metrodelegados, cuando la medida de fuerza recién había comenzado en las líneas E y H. "Estamos rodeados por la policía. Hubo incidentes, empujones y balazos de goma. Lo que están tratando de hacer es aberrante, porque están intentado impedir que usemos nuestro derecho constitucional a protestar y hacer huelga. Nos están queriendo sacar de nuestros puestos de trabajo a la fuerza", sostuvo Claudio Dellacarbonara desde la Línea H.
 
La tensión entre la policía y los metrodelegados fue escalando y terminó con los efectivos avanzando a la fuerza sobre los trabajadores. En los videos que grabaron los propios delegados del subte se escuchan los tiros y se ve a los uniformados ocupar las vías y empujar a los operarios para llevarlos fuera del andén. 
 
La empresa Metrovías, concesionaria del servicio, aclaró que "los telegramas de suspensión ya ascienden a 114" y están originados en lo que califica como "acciones ilegales tales como la ocupación de instalaciones, apertura de puertas de emergencia y/o la liberación de molinetes". En el texto advirtió que "en caso de reiterar esta inconductas laborales, las mismas darán lugar a sanciones más severas".
 
La Opinión Popular

22-05-2018 / 09:05
La convocatoria de Mauricio Macri a los gobernadores del PJ para opinar sobre el proyecto tarifario fracasó en su intento de convocar a alguno de ellos y el peronismo, liderado en el Senado por Miguel Pichetto, promoverá la firma del dictamen contra el tarifazo, ante la ausencia de una "propuesta superadora" por parte del Gobierno.
 
De esta manera se convertiría en ley la media sanción de Diputados que declara la emergencia tarifaria, retrotrae las tarifas de luz, gas y agua a noviembre de 2017, propone estabilizarlas por un año y ata los futuros aumentos al índice de variación salarial para los hogares y al índice de precios mayoristas para pymes, cooperativas y empresas recuperadas.
 
Pichetto anticipó que en el plenario de comisiones se firmará la iniciativa opositora tal como llegó desde Diputados. El Ejecutivo tiene tiempo hasta esta tarde para presentar un proyecto superador al opositor, pero hasta anoche la intransigencia del Gobierno no claudicaba y esa iniciativa no aparecía.
 
Esto sucede en circunstancias en las que los gobernadores le darían la espalda al Gobierno de Macri. Fracasó así el apriete sobre los mandatarios provinciales del PJ. Es un portazo al Gobierno, que esperaba contar con el apoyo de los gobernadores del PJ para evitar que la iniciativa sea tratada, aprobada en el Senado y luego tener que vetarla.
 
Los mandatarios provinciales no quieren quedar pegados a ese alto costo político. "Que lo pague el Gobierno de Macri", dicen, conscientes de que en poco tiempo más comienza la cuenta regresiva de cara a las elecciones 2019.
 
Un hartazgo similar subyace entre quienes padecen los desatinos de Cambiemos que hoy se enfrenta a una encrucijada difícil de sortear. Cumplir con los condicionamientos del FMI: bajar el déficit a fuerza de ajuste y tarifazos desmedidos, entre otras medidas. Aceptar una reducción en el valor de las tarifas, aunque ello demore la baja del gasto público que demanda el Fondo. O vetarla y enfrentar las consecuencias. 
 
"El tarifazo no se toca", es el mensaje que el macrismo quiera ratificar en el marco de las negociaciones con el FMI. Semanas atrás, en el entorno presidencial daban por descontado que, de sancionarse la iniciativa opositora, el Presidente la vetaría.
 
Pero el escenario de enorme descontento social contra el brutal tarifazo, tras la devaluación y la creciente inflación, se ha empeorado y ahora el Gobierno parece entrampado en su propia telaraña, esquivando balas que le pican muy cerca.
 
La Opinión Popular

21-05-2018 / 10:05
21-05-2018 / 09:05
Pese a haberlo negado hasta el cansancio, el presidente Mauricio Macri resolvió hacer un cambio en su gabinete. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, será el encargado de coordinar el gabinete económico con sus nueve ministros.
 
Si bien esto no lo convierte formalmente en un ministro de Economía, como quieren algunos aliados de Cambiemos, claramente le da un rol de mayor relevancia al funcionario y una misión esencial: ajustar el gasto público como pide el FMI. La decisión implica que dejan ese rol los coordinadores de Gabinete: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
 
En medio de la crisis financiera y mientras avanzan las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Macri decidió darle así más poder a Dujovne. Se trata del funcionario que más predica el ajuste pero que, por ejemplo, dilapida fondos públicos en agasajar a figuras internacionales como la directora del FMI, Christine Lagarde.
 
Desde hoy, la coordinación del área económica dejará de estar a cargo de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, integrantes del círculo chico del Presidente, y recaerá en Dujovne, quien tendrá bajo su ala los ministerios de Finanzas, Transporte, Trabajo, Interior, Producción, Agroindustria, Energía, Turismo y Modernización.
 
Es un paso más en las infructuosas salidas que el Gobierno ha ensayado para escaparle a la crisis cambiaria. Ahora, Dujovne será quien deba ponerle la rúbrica final al presupuesto de cada uno de los ministerios que revistará, siempre con la lupa puesta en la reducción del déficit fiscal que el FMI reclama y el Gobierno prometió acelerar.
 
Según explicaron los medios adictos al Gobierno, como Clarín y La Nación, los cuatro desafíos serían la reducción drástica del déficit fiscal, no bajar demasiado el índice de crecimiento, lograr algún tipo de limitación a la inflación y "controlar" la ejecución del presupuesto. Todos elementos íntimamente relacionados entre sí.
 
"Marcos (Peña), Mario (Quintana) y Gustavo (Lopetegui) son mis ojos y mi inteligencia. Ellos son yo", dijo alguna vez Macri, cuando  el dólar ni siquiera llegaba a los $20 y todavía no se habían tocado las puertas del Fondo. Dujovne fue y las golpeó. Dujovne, el superpoderoso. "Los ojos y la inteligencia" de Macri, de aquí en más. Hasta que otra nueva crisis estalle.
 
La idea de un "superministro" en la estratégica área económica inevitablemente hace recordar a los "superpoderes" que obtuvo en marzo de 2001 el entonces ministro de Economía Domingo Cavallo. Hoy no están dadas las condiciones para que Macri apele al Congreso para lograr el mayor fortalecimiento político de Dujovne.
 
Pero lo cierto es que Dujovne convertido en "superministro", en el marco de una crisis económica, política y de credibilidad que tiene al gobierno de Cambiemos en el centro de la escena, es un elemento más que contribuye a recrear un contexto con tufo a delarruismo de 2001.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar