La Opinión Popular
                  22:24  |  Domingo 27 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Se viene una recesión atroz. El Gobierno no puede hablar solo de ajuste, tiene que diseñar la creación de riqueza y crecimiento. No hay derecho para decirle a la gente que no va a poder hacer nada, que no se va a poder bañar en invierno”. Jorge Asís
Recomendar Imprimir
Nacionales - 30-11-2017 / 12:11
VEINTIOCHO SENADORES OPOSITORES LE DIERON UNA ALEGRÍA A MAURICIO MACRI

Pese a las masivas protestas, el Senado aprobó la reforma previsional y el paquete fiscal

Pese a las masivas protestas, el Senado aprobó la reforma previsional y el paquete fiscal
Dijo Miguel Ángel Pichetto: "Nos toca la ingrata tarea de votar esta ley". "Todos sabían lo que firmaban, a nadie le pusieron un arma en la cabeza", defendió su postura el jefe del bloque PJ-FpV. Además, rechazó la reforma laboral. Pero, por 43 votos a favor y 23 en contra, la Cámara alta aprobó el proyecto de reforma previsional que ayer mismo provocó una marcha opositora frente al Congreso. También tuvo media sanción la ley de Responsabilidad Fiscal.
Pese a las marchas y protestas realizadas ayer en contra de la reforma previsional y el paquete fiscal, el Senado aprobó por amplia mayoría las medidas que fueron giradas a la Cámara de Diputados después de un extenso debate en el que los cambios en el sistema de jubilaciones fue uno de los puntos más cuestionados.
 
El proyecto de reforma previsional fue aprobado con 43 votos a favor, correspondientes a Cambiemos y al justicialismo alineado con los gobernadores, y 25 en contra, donde se ubicaron el kirchnerismo y peronistas independientes como los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre. En tanto, hubo tres abstenciones correspondientes a Juan Manuel Abal Medina (PJ-FPV), Alfredo Luenzo (PJ Chubut) y Jaime Linares (GEN).
 
El proyecto de Consenso Fiscal, que ratifica el pacto firmado entre el presidente Mauricio Macri y los gobernadores y que engloba a todas las reformas que impulsa el Gobierno, fue aprobado con 52 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones por parte de las santacruceñas Virginia García y María Ester Labado.
 
Asimismo, el proyecto de responsabilidad fiscal, que impone pautas de control para el gasto público de las Provincias, también fue aprobado con 53 votos a favor, 14 en contra y dos abstenciones, también de García y Labado.
 
Los tres proyectos fueron debatidos en conjunto pero votados por separado y el que cosechó más críticas durante el transcurso de la sesión fue el de reforma previsional, que modifica el cálculo de la movilidad de los haberes jubilatorios.
 
Se estableció que el aumento contemple en un 70% el índice de la inflación y en un 30% el coeficiente de variación salarial en lugar de tener en cuenta sólo la inflación y el crecimiento del PBI, como establecía el texto original que también incluía una actualización de haberes cada tres meses, indicación que quedó en el dictamen.
 
En otra modificación, el proyecto contempla extender en forma optativa la edad jubilatoria hasta los 70 años. Por si fuera poco, hace falta agregar una salvedad: en caso de "elegir" la última alternativa, los empresarios se verán eximidos de realizar los aportes previsionales.
 
Ahora la reforma deberá tratarse en la Cámara de Diputados, donde Cambiemos tampoco tiene mayoría propia. No está dicha la última palabra.
 
La Opinión Popular

LA CÁMARA DE SENADORES VOTÓ ANOCHE EL PROYECTO QUE CAMBIA EL CÁLCULO DE LA MOVILIDAD JUBILATORIA
 
Media sanción al ajuste para los jubilados
  
La multitudinaria movilización frente al Congreso Nacional, integrada por movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos no fue suficiente para evitar que el Senado aprobara ayer el ajuste a los jubilados. Tampoco las críticas públicas realizadas por los expertos en materia previsional.
 
En un trámite exprés y en la última sesión del período ordinario, Cambiemos y el sector del PJ comandado por Miguel Pichetto aprobaron y enviaron a la Cámara de Diputados dos de las tres reformas impulsadas por el gobierno de Mauricio Macri.
 
La reforma jubilatoria obtuvo 43 votos a favor, 23 en contra y tres abstenciones. "A la derecha argentina nunca se le ha caído una idea novedosa. Caen en recetas que vienen desde afuera: flexibilización laboral, destrucción del sistema previsional, apertura del mercado externo. Esto es un asalto a mano armada a los fondos de los jubilados", disparó la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti.
 
La sesión de ayer comenzó con un duro enfrentamiento entre respecto de cuestiones reglamentarias. El senador puntano, Adolfo Rodríguez Saá, advirtió que los proyectos del paquete fiscal no habían sido girados a la comisión de Coparticipación Federal y que por lo tanto el dictamen obtenido el jueves pasado era nulo.
 
"Se afectan impuestos coparticipables, el impuesto al cheque, fondo solidario, se avanza sobre las provincias diciendo que tienen que derogar impuestos provinciales", argumentó su comprovinciana Liliana Negre de Alonso, quien se trenzó en una dura discusión con la titular del Senado, Gabriela Michetti, sobre cómo resolver ese planteo.
 
"Eso que usted dice no está previsto en ningún lugar del reglamento", le retrucó Michetti. "Sí está previsto", gritó la senadora. "A ver, ¡léamelo, léamelo!", exclamó la vicepresidenta. Finalmente intervinieron otros senadores y se terminó validando (por 47 votos a favor, 18 en contra y 4 abstenciones) que el dictamen contara solamente con el giro a las comisiones de Presupuesto y de Trabajo.
 
Ese no fue el único obstáculo que tuvieron las iniciativas del Gobierno. Dada la decisión de aprobar las reforma casi sin debate y lo antes posible, el oficialismo emitió dictamen el jueves pasado y convocó a una sesión especial para el miércoles.
 
El dictamen no tenía los siete días establecidos en el reglamento, por lo que necesitaba dos tercios de los votos para aprobar su tratamiento sobre tablas. Para evitar tener que volver a convocar a una sesión para hoy, 62 senadores votaron a favor de resolver el tema y solamente 8 se pronunciaron en contra: los kirchneristas Anabel Fernández Sagasti, María Inés Pilatti, Ruperto Godoy, Marcelo Fuentes; los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso y Fernando Pino Solanas y Magdalena Odarda.
 
Estas complicaciones en el proceso legislativo llegaron a generar el enojo del principal aliado del macrismo en el Congreso. "El Gobierno como siempre comete tonterías. El acuerdo tenía que haber venido en un solo proyecto pero a veces tienen problemas en el funcionamiento neurológico", les recriminó Pichetto, que finalmente terminó facilitando el avance de la voluntad oficial.
 
El jueves pasado había sido él mismo quien generó el acuerdo para emitir dictamen: propuso un cambio en la fórmula de movilidad propuesta por el oficialismo. El jefe del bloque del PJ-FpV planteó cambiar la actualización en base a la inflación, más un plus de un 5 por ciento de la variación del PBI, por una actualización en base a dos componentes. En un 70 por ciento por la inflación y el otro 30 por ciento por el promedio de aumentos salariales de los trabajadores registrados (Ripte).
 
"Este Senado ha mejorado la fórmula. Hemos sacado este concepto del PBI, que nadie entiende y hemos puesto el salario de los trabajadores. Esto es más certero, más realista, y tiene que ver con lo que la gente maneja", aseguró Pichetto defendiendo su propuesta. También reivindicó la posibilidad de que los jubilados que cumplieron 30 años de aportes y cobren la mínima tengan garantizado el 82 por ciento móvil.
 
"La reforma previsional es inconstitucional, vulnera los derechos adquiridos y pretende una aplicación retroactiva de la ley con esta nueva fórmula que se pretende instalar para establecer el reajuste que por derecho le corresponde a los jubilados, y modifica el haber inicial al que tienen derecho los trabajadores a la hora de acceder a sus jubilaciones", aseguró Sacnun.
 
"Esa necesidad de ordenar las finanzas públicas es una excusa. ¿Quieren evitar el déficit fiscal? Recuperen las retenciones a la soja que alegremente entregaron, recuperen las retenciones a la minería. Los recursos están. El tema es a quién se los quitan y han decidido quitárselo a los jubilados", agregó el kirchnerista Marcelo Fuentes.
 
Desde el oficialismo justificaron el recorte a los jubilados en la promesa de que una comisión bicameral tiene previsto enviar una reforma integral del sistema previsional. Además, mostraron como antecedente positivo la "señal" hacia los adultos mayores denominada "reparación histórica".
 
"Lo que se persigue ahora es mantener la intangibilidad en el tiempo, producto de la inflación y de la evolución salarial", sostuvo el radical Julio Cobos. Sobre el Consenso Fiscal y la ley de Responsabilidad Fiscal, los argumentos oficiales se centraron en las negociaciones llevadas adelante por la Casa Rosada con los gobernadores, que derivó en la firma de 23 mandatarios provinciales.
 
Para cerrar el debate, el radical Luis Nadenoff apeló a la "responsabilidad" del Senado: "La vieja fórmula no se puede poner en práctica. Hay que decir las cosas como son. El sistema tiene señales de alarma. No solo por la relación entre trabajadores pasivos y activos, también por la evasión. Acá nadie pierde, acá hay responsabilidad política", señaló Naidenoff para cerrar el discurso del oficialismo.
 
Los votos en contra de la reforma previsional fueron 23 de los kirchneristas Ana Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Virginia García, Silvina García Larraburu, María Labado, Marcelo Fuentes, Hilda Aguirre, Nancy González, Ruperto Godoy, María de los Angeles Sacnún, María Pilatti. Además, los peronistas Eduardo Aguilar, Carlos Camau Espínola, Marina Riofrío, Liliana Fellner, Mario Pais y Omar Perotti.
 
Senadores de otros bloques también rechazaron la reforma como los dos senadores puntanos, los dos neuquinos y la rionegrina Magdalena Odarda y Fernando Pino Solanas. Se abstuvieron Juan Manuel Abal Medina, Alfredo Luenzo y Jaime Linares.
 
Por Sebastián Abrevaya
 
Fuentes: Perfil, Página12 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
27-05-2018 / 18:05
27-05-2018 / 09:05
Como la crisis cambiaria que cambió el rumbo del gobierno de Mauricio Macri arreció en medio de la disputa política por el ajuste tarifario, los primeros límites visibles del nuevo escenario político se hicieron evidentes en el Parlamento y la liga de gobernadores justicialistas.
 
Esa frontera sigue indefinida. Se terminará de conocer cuando se conozcan los términos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Recién entonces los gobernadores del PJ sabrán el tamaño definitivo del ajuste requerido y harán valer su poder de presión en el Congreso.
 
Mientras, hay aprestos preventivos en los que Macri ha preferido evitar la confrontación. Accedió a negociar la transferencia de Aysa, Edenor y Edesur a los presupuestos de las jurisdicciones que se benefician con sus servicios. Una deuda antigua de la Nación con la equidad federal que ordena la Constitución.
 
Del lado de los gobernadores primó también la cautela. El proyecto aprobado en Diputados para detonar el ajuste tarifario entró en el ritmo más pausado del Senado y el gobierno se ilusionó con encontrar una salida que evite el veto anunciado por el Presidente.
 
Pero no por ser los primeros y más evidentes, los límites a Macri en el Congreso y las administraciones provinciales son los únicos y de mayor complejidad.
 
El Fondo Monetario no es sólo el horizonte de un acuerdo para garantizar la estabilidad del programa económico. Es también el eje de un relato que había caído en desgracia con la decadencia del kirchnerismo y que ahora busca una oportunidad para resucitar.
 
En ese relato convergen la ex presidenta Cristina Fernández y la izquierda tradicional, que ahora revive la idea de un empate hegemónico entre el gobierno, que se había agigantado tras las elecciones de octubre, y la oposición frontal, que había remitido tras el fracaso de su última operación política de envergadura, el caso Maldonado.
 
La marcha hacia el Obelisco porteño, acicateada por esa alianza del kirchnerismo y la izquierda que desde la salida de Cristina viene siendo una constante en las calles, ha sido la primera exhibición pública de ese reposicionamiento político. Que corre por izquierda al peronismo parlamentario, mientras lo asiste como factor de presión social.

27-05-2018 / 09:05
Volvió el FMI, volvió la calle y volvieron los gobernadores. Esas cosas siempre ocurren al mismo tiempo. Caras de la misma crisis. ¿Cuándo tuvieron poder "los gobernadores"? A fines de los 90 y durante el crítico gobierno de la Alianza. Cuando se hablaba de La liga de los gobernadores.
 
De allí quedó esa estela de poder detrás del poder en los años de Néstor Kirchner que no fue tal, como no fue tal en los años de esplendor de Menem, porque los presidentes peronistas tienen un temor principal: el poder de otro peronista.
 
Y ahora que el primer ajuste del Fondo llegó a la política (la reducción de la discusión económica a una discusión fiscal) los gobernadores del PJ retoman su peso a pedido de un gobierno que perdió volumen. Los quieren socios del ajuste. Una Moncloa con manos de tijera.
 
El gobierno de Cambiemos se sobregiró en la batalla que creyeron pendiente: matar al peronismo. Si cada presidencia diseñó sus batallas, sus rivales, inspirado en una trascendencia histórica.
 
Si Alfonsín fue contra los militares y el autoritarismo, si Menem contra la inflación y el Estado de bienestar, si Kirchner y Cristina contra el neoliberalismo y Clarín, Cambiemos sintió desde el principio que su mandato histórico era poder gobernar contra el peronismo.
 
Como si fuera el último capítulo de la transición democrática. Ahora ocurre que lo necesita. Al menos una versión de él: la de los que gobiernan, pagan salarios y quieren "hacer obras".
 
¿Qué ocurre? No anda. Entre la política cómoda para la gente y el ajuste cómodo para el liberalismo se abrió una zanja en la que cayeron irremediablemente.

26-05-2018 / 18:05
26-05-2018 / 09:05
Mauricio Macri no juró por la Patria cuando asumió y no  es adepto a las fiestas patrias, se lo ve incómodo, en los festejos oficiales se toman severas medidas de seguridad, no hay participación ciudadana y el presidente evita mostrarse "patriótico". En el bicentenario de la declaración de Independencia, el único invitado relevante fue el Rey de España, a quien le pidió disculpas por el Congreso de Tucumán que habría actuado con "angustia" cuando declaró la Independencia.
 
Este gobierno abandonó la noción de Patria o Nación. Son palabras que casi no pronuncia. Ese repliegue hace más notoria la necesidad popular de recuperarlas como identidad comunitaria. Y no es solamente una recuperación simbólica, sino que se produce desde una profunda actitud política.
 
Para el millón y medio de personas que se congregaron ayer en el Obelisco hay una continuidad lógica entre la fecha patria y el rechazo a la dependencia del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Presidente, mientras tanto, encabezaba una fiesta cerrada para funcionarios millonarios y un puñado reducido de vecinos en la quinta de Olivos.
 
Pero ayer se prendieron cuatro luces rojas para Macri. La impresionante multitud que asistió a al acto a pesar de que la convocatoria fue absolutamente tapada y distorsionada por los grandes medios macristas, un acto con muy poco despliegue de aparato y con gran cantidad de personas que asistieron sin estar integradas en columnas o agrupaciones, tiene que hacer pensar a la Casa Rosada. No puede gobernar atropellando a esa multitud que representa a una gran parte de la sociedad. Las encuestas indican que solamente un 35% respalda las medidas del gobierno.
 
Segunda advertencia: el FMI le subrayó que está obligado a buscar formas de resolver el déficit sin depender tanto del endeudamiento y el gobierno se resiste a volver a las retenciones al campo. Tercera luz roja: las grandes patronales rurales salieron con los tapones de punta ante el rumor y se quejaron por la situación económica: no lo van a apoyar solamente por lealtad. Y la cuarta fue la homilía en la Catedral.
 
El cardenal Mario Poli le habló a Macri de "Zaqueo", un recaudador de impuestos que aparece en la Biblia. El de Zaqueo "era un oficio despreciable porque la mayor parte del dinero que recaudaban iba a parar a las arcas romanas no sin retener una buena parte de los impuestos, de modo que se enriquecían notablemente", le explicó a la tropa de funcionarios en el templo. "Eran indiferentes al patriotismo de sus conciudadanos que luchaban por obtener la libertad de su pueblo humillado. Estas y otras actitudes les valieron el desprecio popular y eran considerados grandes pecadores", enfatizó. 
 
El macrismo ha gobernado despreciando esta realidad y tratando de esconderla con la complicidad de los medios corporativos, como Clarín, La Nación e Infobae, y de los periodistas oficialistas que insisten en ridiculizar a los sectores populares y difamar a sus dirigentes. La 9 de Julio, la avenida más ancha del mundo, le respondió al presidente. Llenarla requiere una multitud como la de ayer a la tarde.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar