La Opinión Popular
                  03:20  |  Jueves 14 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 30-11-2017 / 12:11
VEINTIOCHO SENADORES OPOSITORES LE DIERON UNA ALEGRÍA A MAURICIO MACRI

Pese a las masivas protestas, el Senado aprobó la reforma previsional y el paquete fiscal

Pese a las masivas protestas, el Senado aprobó la reforma previsional y el paquete fiscal
Dijo Miguel Ángel Pichetto: "Nos toca la ingrata tarea de votar esta ley". "Todos sabían lo que firmaban, a nadie le pusieron un arma en la cabeza", defendió su postura el jefe del bloque PJ-FpV. Además, rechazó la reforma laboral. Pero, por 43 votos a favor y 23 en contra, la Cámara alta aprobó el proyecto de reforma previsional que ayer mismo provocó una marcha opositora frente al Congreso. También tuvo media sanción la ley de Responsabilidad Fiscal.
Pese a las marchas y protestas realizadas ayer en contra de la reforma previsional y el paquete fiscal, el Senado aprobó por amplia mayoría las medidas que fueron giradas a la Cámara de Diputados después de un extenso debate en el que los cambios en el sistema de jubilaciones fue uno de los puntos más cuestionados.
 
El proyecto de reforma previsional fue aprobado con 43 votos a favor, correspondientes a Cambiemos y al justicialismo alineado con los gobernadores, y 25 en contra, donde se ubicaron el kirchnerismo y peronistas independientes como los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre. En tanto, hubo tres abstenciones correspondientes a Juan Manuel Abal Medina (PJ-FPV), Alfredo Luenzo (PJ Chubut) y Jaime Linares (GEN).
 
El proyecto de Consenso Fiscal, que ratifica el pacto firmado entre el presidente Mauricio Macri y los gobernadores y que engloba a todas las reformas que impulsa el Gobierno, fue aprobado con 52 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones por parte de las santacruceñas Virginia García y María Ester Labado.
 
Asimismo, el proyecto de responsabilidad fiscal, que impone pautas de control para el gasto público de las Provincias, también fue aprobado con 53 votos a favor, 14 en contra y dos abstenciones, también de García y Labado.
 
Los tres proyectos fueron debatidos en conjunto pero votados por separado y el que cosechó más críticas durante el transcurso de la sesión fue el de reforma previsional, que modifica el cálculo de la movilidad de los haberes jubilatorios.
 
Se estableció que el aumento contemple en un 70% el índice de la inflación y en un 30% el coeficiente de variación salarial en lugar de tener en cuenta sólo la inflación y el crecimiento del PBI, como establecía el texto original que también incluía una actualización de haberes cada tres meses, indicación que quedó en el dictamen.
 
En otra modificación, el proyecto contempla extender en forma optativa la edad jubilatoria hasta los 70 años. Por si fuera poco, hace falta agregar una salvedad: en caso de "elegir" la última alternativa, los empresarios se verán eximidos de realizar los aportes previsionales.
 
Ahora la reforma deberá tratarse en la Cámara de Diputados, donde Cambiemos tampoco tiene mayoría propia. No está dicha la última palabra.
 
La Opinión Popular

LA CÁMARA DE SENADORES VOTÓ ANOCHE EL PROYECTO QUE CAMBIA EL CÁLCULO DE LA MOVILIDAD JUBILATORIA
 
Media sanción al ajuste para los jubilados
  
La multitudinaria movilización frente al Congreso Nacional, integrada por movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos no fue suficiente para evitar que el Senado aprobara ayer el ajuste a los jubilados. Tampoco las críticas públicas realizadas por los expertos en materia previsional.
 
En un trámite exprés y en la última sesión del período ordinario, Cambiemos y el sector del PJ comandado por Miguel Pichetto aprobaron y enviaron a la Cámara de Diputados dos de las tres reformas impulsadas por el gobierno de Mauricio Macri.
 
La reforma jubilatoria obtuvo 43 votos a favor, 23 en contra y tres abstenciones. "A la derecha argentina nunca se le ha caído una idea novedosa. Caen en recetas que vienen desde afuera: flexibilización laboral, destrucción del sistema previsional, apertura del mercado externo. Esto es un asalto a mano armada a los fondos de los jubilados", disparó la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti.
 
La sesión de ayer comenzó con un duro enfrentamiento entre respecto de cuestiones reglamentarias. El senador puntano, Adolfo Rodríguez Saá, advirtió que los proyectos del paquete fiscal no habían sido girados a la comisión de Coparticipación Federal y que por lo tanto el dictamen obtenido el jueves pasado era nulo.
 
"Se afectan impuestos coparticipables, el impuesto al cheque, fondo solidario, se avanza sobre las provincias diciendo que tienen que derogar impuestos provinciales", argumentó su comprovinciana Liliana Negre de Alonso, quien se trenzó en una dura discusión con la titular del Senado, Gabriela Michetti, sobre cómo resolver ese planteo.
 
"Eso que usted dice no está previsto en ningún lugar del reglamento", le retrucó Michetti. "Sí está previsto", gritó la senadora. "A ver, ¡léamelo, léamelo!", exclamó la vicepresidenta. Finalmente intervinieron otros senadores y se terminó validando (por 47 votos a favor, 18 en contra y 4 abstenciones) que el dictamen contara solamente con el giro a las comisiones de Presupuesto y de Trabajo.
 
Ese no fue el único obstáculo que tuvieron las iniciativas del Gobierno. Dada la decisión de aprobar las reforma casi sin debate y lo antes posible, el oficialismo emitió dictamen el jueves pasado y convocó a una sesión especial para el miércoles.
 
El dictamen no tenía los siete días establecidos en el reglamento, por lo que necesitaba dos tercios de los votos para aprobar su tratamiento sobre tablas. Para evitar tener que volver a convocar a una sesión para hoy, 62 senadores votaron a favor de resolver el tema y solamente 8 se pronunciaron en contra: los kirchneristas Anabel Fernández Sagasti, María Inés Pilatti, Ruperto Godoy, Marcelo Fuentes; los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso y Fernando Pino Solanas y Magdalena Odarda.
 
Estas complicaciones en el proceso legislativo llegaron a generar el enojo del principal aliado del macrismo en el Congreso. "El Gobierno como siempre comete tonterías. El acuerdo tenía que haber venido en un solo proyecto pero a veces tienen problemas en el funcionamiento neurológico", les recriminó Pichetto, que finalmente terminó facilitando el avance de la voluntad oficial.
 
El jueves pasado había sido él mismo quien generó el acuerdo para emitir dictamen: propuso un cambio en la fórmula de movilidad propuesta por el oficialismo. El jefe del bloque del PJ-FpV planteó cambiar la actualización en base a la inflación, más un plus de un 5 por ciento de la variación del PBI, por una actualización en base a dos componentes. En un 70 por ciento por la inflación y el otro 30 por ciento por el promedio de aumentos salariales de los trabajadores registrados (Ripte).
 
"Este Senado ha mejorado la fórmula. Hemos sacado este concepto del PBI, que nadie entiende y hemos puesto el salario de los trabajadores. Esto es más certero, más realista, y tiene que ver con lo que la gente maneja", aseguró Pichetto defendiendo su propuesta. También reivindicó la posibilidad de que los jubilados que cumplieron 30 años de aportes y cobren la mínima tengan garantizado el 82 por ciento móvil.
 
"La reforma previsional es inconstitucional, vulnera los derechos adquiridos y pretende una aplicación retroactiva de la ley con esta nueva fórmula que se pretende instalar para establecer el reajuste que por derecho le corresponde a los jubilados, y modifica el haber inicial al que tienen derecho los trabajadores a la hora de acceder a sus jubilaciones", aseguró Sacnun.
 
"Esa necesidad de ordenar las finanzas públicas es una excusa. ¿Quieren evitar el déficit fiscal? Recuperen las retenciones a la soja que alegremente entregaron, recuperen las retenciones a la minería. Los recursos están. El tema es a quién se los quitan y han decidido quitárselo a los jubilados", agregó el kirchnerista Marcelo Fuentes.
 
Desde el oficialismo justificaron el recorte a los jubilados en la promesa de que una comisión bicameral tiene previsto enviar una reforma integral del sistema previsional. Además, mostraron como antecedente positivo la "señal" hacia los adultos mayores denominada "reparación histórica".
 
"Lo que se persigue ahora es mantener la intangibilidad en el tiempo, producto de la inflación y de la evolución salarial", sostuvo el radical Julio Cobos. Sobre el Consenso Fiscal y la ley de Responsabilidad Fiscal, los argumentos oficiales se centraron en las negociaciones llevadas adelante por la Casa Rosada con los gobernadores, que derivó en la firma de 23 mandatarios provinciales.
 
Para cerrar el debate, el radical Luis Nadenoff apeló a la "responsabilidad" del Senado: "La vieja fórmula no se puede poner en práctica. Hay que decir las cosas como son. El sistema tiene señales de alarma. No solo por la relación entre trabajadores pasivos y activos, también por la evasión. Acá nadie pierde, acá hay responsabilidad política", señaló Naidenoff para cerrar el discurso del oficialismo.
 
Los votos en contra de la reforma previsional fueron 23 de los kirchneristas Ana Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Virginia García, Silvina García Larraburu, María Labado, Marcelo Fuentes, Hilda Aguirre, Nancy González, Ruperto Godoy, María de los Angeles Sacnún, María Pilatti. Además, los peronistas Eduardo Aguilar, Carlos Camau Espínola, Marina Riofrío, Liliana Fellner, Mario Pais y Omar Perotti.
 
Senadores de otros bloques también rechazaron la reforma como los dos senadores puntanos, los dos neuquinos y la rionegrina Magdalena Odarda y Fernando Pino Solanas. Se abstuvieron Juan Manuel Abal Medina, Alfredo Luenzo y Jaime Linares.
 
Por Sebastián Abrevaya
 
Fuentes: Perfil, Página12 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
13-12-2017 / 18:12
13-12-2017 / 11:12
13-12-2017 / 11:12
La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria que les quita 100.000 millones a los jubilados y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción, en una sesión que estaba prevista para el miércoles 20 pero podrían adelantar para este jueves.
 
Cambiemos necesita unos 30 diputados aproximadamente para tener mayoría, aún después del recambio legislativo que les permitió aumentar su cantidad de bancas. Sigue necesitando de los peronistas. Ya el massismo le dio la espalda a la reforma, entonces necesita de los gobernadores, los mismos que permitieron que la reforma se apruebe en el Senado. Pero en Diputados su peso es relativo y obliga a cuentas más finas.
 
En Cambiemos hay confianza de llegar a la mayoría pero si Rogelio Frigerio no logra ablandar a los mandatarios en estos días, a Mario Negri y Nicolás Massot no les será tan sencillo.  Lo que le preocupa a Cambiemos son los gobernadores que callan como Urtubey, Bordet, Uñac y Verna cuyos legisladores no estuvieron en la reunión escandalosa de ayer. Incluso algunos de los diputados que responden a esos cuatro mandatarios provinciales ya habrían avisado que no apoyarán la reforma.
 
Según las cuentas que hicieron en Cambiemos, sólo necesitan 23 aliados para abrir la sesión especial y aprobar la reforma neoliberal y dicen tenerlos, pero algunos de los 'contabilizados' están agarrados con alfileres y además el número es muy justo para arriesgarse en el recinto, aunque no sería la primera vez que el macrismo parlamentario corre riesgos que a veces terminaron mal.
 
La Opinión Popular

13-12-2017 / 10:12
En un plenario de comisiones cargado de tensión, discusiones, trifulcas y discursos encendidos de macristas y opositores, Cambiemos logró en Diputados dictamen favorable a la reforma previsional que el Gobierno de Macri pactó con los gobernadores peronistas y que podará entre 75 mil y 100 mil millones de pesos anuales a jubilados, pensionados, discapacitados, asignaciones familiares, beneficiarios de las asignaciones universales por hijo y embarazo, para tapar agujeros financieros de la administración central y la provincia de Buenos Aires.
 
La oposición terminó por unificar un dictamen de rechazo entre el FpV-PJ, el Frente Renovador y los puntanos de Compromiso Federal a los que se sumarían el Movimiento Evita, el FIT y Libres del Sur a los que el oficialismo excluyó de las comisiones de Presupuesto y Previsión Social.
 
Los diputados del interbloque Argentina Federal, que responden a los gobernadores peronistas, casi no participaron del plenario y se reunieron en la búsqueda infructuosa de unificar posiciones. La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción.
 
Los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, serían los únicos oradores en defensa del proyecto oficial. No habría otros, más allá de los diputados que intervinieron. Cambiemos apostó a un trámite súper exprés, aunque no logró esquivar las voces de protesta que había borrado del debate.
 
Triaca comenzó su disertación cuando un numeroso grupo de jubilados y trabajadores de distintos gremios comenzaron a abuchearlo. "Es lo que votó el pueblo argentino unos meses atrás". La respuesta enardeció a la gente que levantó el tono: "atorrante", "ladrón", "traidor", le gritaron. El jefe de los diputados PRO, Nicolás Massot, hizo un discurso provocador contra el kirchnerismo, pero no dedicó una sola palabra a la defensa del proyecto. 
Muy incendiarias sus frases pero no respondió al interrogante: ¿esto es para que los jubilados cobren más o para que cobren menos?

 
Triaca no pudo continuar y un grupo de trabajadores identificado con el Apops (el gremio de la Anses) que reclamaban participación en la discusión se cruzaron con la seguridad de la Cámara. El jefe del bloque del FpV-PJ, Agustín Rossi, en una demostración de buen estado físico, saltó una mesa para interponerse entre los dos grupos y frenar la pelea.
 
En Cambiemos evaluaban anoche si confirmaban que contarían con los votos suficientes, cambiarían la estrategia y convocarían a una sesión este jueves para tratar la reforma previsional. Quieren evitar que la sesión ómnibus del 19 y 20 de diciembre se tope con una masiva marcha que organizaciones de trabajadores, organizaciones sociales y jubilados preparan para esa fecha. En este marco, la perspectiva de un Paro Nacional y una movilización masiva el día que se trate la norma se hace urgente y más que necesaria.
 
La Opinión Popular

12-12-2017 / 16:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar