La Opinión Popular
                  09:41  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 30-11-2017 / 12:11
VEINTIOCHO SENADORES OPOSITORES LE DIERON UNA ALEGRÍA A MAURICIO MACRI

Pese a las masivas protestas, el Senado aprobó la reforma previsional y el paquete fiscal

Pese a las masivas protestas, el Senado aprobó la reforma previsional y el paquete fiscal
Dijo Miguel Ángel Pichetto: "Nos toca la ingrata tarea de votar esta ley". "Todos sabían lo que firmaban, a nadie le pusieron un arma en la cabeza", defendió su postura el jefe del bloque PJ-FpV. Además, rechazó la reforma laboral. Pero, por 43 votos a favor y 23 en contra, la Cámara alta aprobó el proyecto de reforma previsional que ayer mismo provocó una marcha opositora frente al Congreso. También tuvo media sanción la ley de Responsabilidad Fiscal.
Pese a las marchas y protestas realizadas ayer en contra de la reforma previsional y el paquete fiscal, el Senado aprobó por amplia mayoría las medidas que fueron giradas a la Cámara de Diputados después de un extenso debate en el que los cambios en el sistema de jubilaciones fue uno de los puntos más cuestionados.
 
El proyecto de reforma previsional fue aprobado con 43 votos a favor, correspondientes a Cambiemos y al justicialismo alineado con los gobernadores, y 25 en contra, donde se ubicaron el kirchnerismo y peronistas independientes como los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre. En tanto, hubo tres abstenciones correspondientes a Juan Manuel Abal Medina (PJ-FPV), Alfredo Luenzo (PJ Chubut) y Jaime Linares (GEN).
 
El proyecto de Consenso Fiscal, que ratifica el pacto firmado entre el presidente Mauricio Macri y los gobernadores y que engloba a todas las reformas que impulsa el Gobierno, fue aprobado con 52 votos a favor, 15 en contra y dos abstenciones por parte de las santacruceñas Virginia García y María Ester Labado.
 
Asimismo, el proyecto de responsabilidad fiscal, que impone pautas de control para el gasto público de las Provincias, también fue aprobado con 53 votos a favor, 14 en contra y dos abstenciones, también de García y Labado.
 
Los tres proyectos fueron debatidos en conjunto pero votados por separado y el que cosechó más críticas durante el transcurso de la sesión fue el de reforma previsional, que modifica el cálculo de la movilidad de los haberes jubilatorios.
 
Se estableció que el aumento contemple en un 70% el índice de la inflación y en un 30% el coeficiente de variación salarial en lugar de tener en cuenta sólo la inflación y el crecimiento del PBI, como establecía el texto original que también incluía una actualización de haberes cada tres meses, indicación que quedó en el dictamen.
 
En otra modificación, el proyecto contempla extender en forma optativa la edad jubilatoria hasta los 70 años. Por si fuera poco, hace falta agregar una salvedad: en caso de "elegir" la última alternativa, los empresarios se verán eximidos de realizar los aportes previsionales.
 
Ahora la reforma deberá tratarse en la Cámara de Diputados, donde Cambiemos tampoco tiene mayoría propia. No está dicha la última palabra.
 
La Opinión Popular

LA CÁMARA DE SENADORES VOTÓ ANOCHE EL PROYECTO QUE CAMBIA EL CÁLCULO DE LA MOVILIDAD JUBILATORIA
 
Media sanción al ajuste para los jubilados
  
La multitudinaria movilización frente al Congreso Nacional, integrada por movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos no fue suficiente para evitar que el Senado aprobara ayer el ajuste a los jubilados. Tampoco las críticas públicas realizadas por los expertos en materia previsional.
 
En un trámite exprés y en la última sesión del período ordinario, Cambiemos y el sector del PJ comandado por Miguel Pichetto aprobaron y enviaron a la Cámara de Diputados dos de las tres reformas impulsadas por el gobierno de Mauricio Macri.
 
La reforma jubilatoria obtuvo 43 votos a favor, 23 en contra y tres abstenciones. "A la derecha argentina nunca se le ha caído una idea novedosa. Caen en recetas que vienen desde afuera: flexibilización laboral, destrucción del sistema previsional, apertura del mercado externo. Esto es un asalto a mano armada a los fondos de los jubilados", disparó la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti.
 
La sesión de ayer comenzó con un duro enfrentamiento entre respecto de cuestiones reglamentarias. El senador puntano, Adolfo Rodríguez Saá, advirtió que los proyectos del paquete fiscal no habían sido girados a la comisión de Coparticipación Federal y que por lo tanto el dictamen obtenido el jueves pasado era nulo.
 
"Se afectan impuestos coparticipables, el impuesto al cheque, fondo solidario, se avanza sobre las provincias diciendo que tienen que derogar impuestos provinciales", argumentó su comprovinciana Liliana Negre de Alonso, quien se trenzó en una dura discusión con la titular del Senado, Gabriela Michetti, sobre cómo resolver ese planteo.
 
"Eso que usted dice no está previsto en ningún lugar del reglamento", le retrucó Michetti. "Sí está previsto", gritó la senadora. "A ver, ¡léamelo, léamelo!", exclamó la vicepresidenta. Finalmente intervinieron otros senadores y se terminó validando (por 47 votos a favor, 18 en contra y 4 abstenciones) que el dictamen contara solamente con el giro a las comisiones de Presupuesto y de Trabajo.
 
Ese no fue el único obstáculo que tuvieron las iniciativas del Gobierno. Dada la decisión de aprobar las reforma casi sin debate y lo antes posible, el oficialismo emitió dictamen el jueves pasado y convocó a una sesión especial para el miércoles.
 
El dictamen no tenía los siete días establecidos en el reglamento, por lo que necesitaba dos tercios de los votos para aprobar su tratamiento sobre tablas. Para evitar tener que volver a convocar a una sesión para hoy, 62 senadores votaron a favor de resolver el tema y solamente 8 se pronunciaron en contra: los kirchneristas Anabel Fernández Sagasti, María Inés Pilatti, Ruperto Godoy, Marcelo Fuentes; los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso y Fernando Pino Solanas y Magdalena Odarda.
 
Estas complicaciones en el proceso legislativo llegaron a generar el enojo del principal aliado del macrismo en el Congreso. "El Gobierno como siempre comete tonterías. El acuerdo tenía que haber venido en un solo proyecto pero a veces tienen problemas en el funcionamiento neurológico", les recriminó Pichetto, que finalmente terminó facilitando el avance de la voluntad oficial.
 
El jueves pasado había sido él mismo quien generó el acuerdo para emitir dictamen: propuso un cambio en la fórmula de movilidad propuesta por el oficialismo. El jefe del bloque del PJ-FpV planteó cambiar la actualización en base a la inflación, más un plus de un 5 por ciento de la variación del PBI, por una actualización en base a dos componentes. En un 70 por ciento por la inflación y el otro 30 por ciento por el promedio de aumentos salariales de los trabajadores registrados (Ripte).
 
"Este Senado ha mejorado la fórmula. Hemos sacado este concepto del PBI, que nadie entiende y hemos puesto el salario de los trabajadores. Esto es más certero, más realista, y tiene que ver con lo que la gente maneja", aseguró Pichetto defendiendo su propuesta. También reivindicó la posibilidad de que los jubilados que cumplieron 30 años de aportes y cobren la mínima tengan garantizado el 82 por ciento móvil.
 
"La reforma previsional es inconstitucional, vulnera los derechos adquiridos y pretende una aplicación retroactiva de la ley con esta nueva fórmula que se pretende instalar para establecer el reajuste que por derecho le corresponde a los jubilados, y modifica el haber inicial al que tienen derecho los trabajadores a la hora de acceder a sus jubilaciones", aseguró Sacnun.
 
"Esa necesidad de ordenar las finanzas públicas es una excusa. ¿Quieren evitar el déficit fiscal? Recuperen las retenciones a la soja que alegremente entregaron, recuperen las retenciones a la minería. Los recursos están. El tema es a quién se los quitan y han decidido quitárselo a los jubilados", agregó el kirchnerista Marcelo Fuentes.
 
Desde el oficialismo justificaron el recorte a los jubilados en la promesa de que una comisión bicameral tiene previsto enviar una reforma integral del sistema previsional. Además, mostraron como antecedente positivo la "señal" hacia los adultos mayores denominada "reparación histórica".
 
"Lo que se persigue ahora es mantener la intangibilidad en el tiempo, producto de la inflación y de la evolución salarial", sostuvo el radical Julio Cobos. Sobre el Consenso Fiscal y la ley de Responsabilidad Fiscal, los argumentos oficiales se centraron en las negociaciones llevadas adelante por la Casa Rosada con los gobernadores, que derivó en la firma de 23 mandatarios provinciales.
 
Para cerrar el debate, el radical Luis Nadenoff apeló a la "responsabilidad" del Senado: "La vieja fórmula no se puede poner en práctica. Hay que decir las cosas como son. El sistema tiene señales de alarma. No solo por la relación entre trabajadores pasivos y activos, también por la evasión. Acá nadie pierde, acá hay responsabilidad política", señaló Naidenoff para cerrar el discurso del oficialismo.
 
Los votos en contra de la reforma previsional fueron 23 de los kirchneristas Ana Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Virginia García, Silvina García Larraburu, María Labado, Marcelo Fuentes, Hilda Aguirre, Nancy González, Ruperto Godoy, María de los Angeles Sacnún, María Pilatti. Además, los peronistas Eduardo Aguilar, Carlos Camau Espínola, Marina Riofrío, Liliana Fellner, Mario Pais y Omar Perotti.
 
Senadores de otros bloques también rechazaron la reforma como los dos senadores puntanos, los dos neuquinos y la rionegrina Magdalena Odarda y Fernando Pino Solanas. Se abstuvieron Juan Manuel Abal Medina, Alfredo Luenzo y Jaime Linares.
 
Por Sebastián Abrevaya
 
Fuentes: Perfil, Página12 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

20-02-2018 / 18:02
20-02-2018 / 13:02
El "pañuelazo" convocado por la Campaña por el Derecho al Aborto reunió a miles de mujeres y centenares de hombres de distintas generaciones. En redes, #AbortoLegalYa fue tendencia mundial. Protestaron frente al Congreso para exigir la legalización del aborto, por todas las que mueren cada año en procedimientos clandestinos.
 
La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito convocó a una jornada de reclamos en favor a la interrupción del embarazo que incluye un "pañuelazo" frente al Congreso. "Ni muertas ni presas por aborto clandestino. Aborto Legal, una deuda de la democracia", es la consigna bajo la cual la ONG trabaja desde hace 13 años por los derechos de las mujeres.
 
La exigencia es de "aborto legal ya" a los diputados y senadores, que no aprobaron una ley que mejore la situación de las cientos de mujeres que deben someterse a procedimientos clandestinos cada año. Según Amnistía Internacional, en la Argentina se realizan casi medio millón de abortos por año.
 
La socióloga y Directora del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas, Victoria Freire, afirmó: "Las mujeres y las identidades disidentes hemos avanzado mucho en visibilidad en el último tiempo y eso es fruto de la enorme lucha que venimos llevando hace décadas. Sin embargo, todavía falta que ese avance en la agenda mediática se materialice en derechos concretos y la responsabilidad de ello lo tienen quienes están sentados en los recintos del Congreso y en la Casa Rosada".
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar