La Opinión Popular
                  05:51  |  Lunes 15 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Pocas veces he visto un gobierno con tanta capacidad de destrucción como éste gobierno de derecha de Macri”. Jorge Busti, ex Gobernador de Entre Ríos
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-11-2017 / 11:11

Hasta las tragedias agrandan la grieta

Hasta las tragedias agrandan la grieta
El macrismo achaca al kirchnerismo asociar todo lo que lleva uniforme a la dictadura.
La tragedia del submarino ARA San Juan, que conmocionó al país y unió a los argentinos en la espera de un milagro, dejó al descubierto diferencias políticas irreconciliables entre el Gobierno de Mauricio Macri y gran parte de la oposición.
 
La desaparición del navío llevó a la gestión de Macri a un momento difícil, después de moverse con holgura durante la primera mitad del mandato en la que la construcción de poder le resultó más sencilla de lo que imaginaba, ayudado por la fragmentación del peronismo.
 
En la Casa Rosada esperaban gestos de solidaridad de la oposición para con las familias de los 44 submarinistas, pero primó el silencio, tal como sucedió en diciembre de 2016 con la muerte de 43 gendarmes en el desbarranco de un colectivo en Salta.
 
Los funcionarios hablan de muestras de humanidad ante la desaparición de 44 personas. La ex ministra de Defensa, Nilda Garré, fue una de las pocas que se expresó desde el kirchnerismo: defendió la reconstrucción del navío, que estuvo a cargo del gobierno anterior en 2014.
 
Cristina Fernández, quien hoy es la mayor expresión opositora a Macri, escogió el silencio. En su entorno sostienen que fue por respeto a las familias y porque quien debía hablar era Macri. Pero en la Rosada lo asocian más a mezquindades ideológicas.
 
El macrismo achaca al kirchnerismo asociar todo lo que lleva uniforme a la represión, la dictadura, los años de plomo, cuando en este caso algunos de los submarinistas desaparecidos tienen apenas 27 años.
 
Frente a la consternación social, el Gobierno pareció pasar de un manejo de crisis a una crisis de manejo comunicacional en la que ni Macri ni los ministros hablaron durante ocho días, dejando al vocero militar Enrique Balbi como único contacto con la opinión pública. 

 
Tensión y cambios
 
La relación del Gobierno con la Armada, al mando de Marcelo Srur, venía muy tensa desde que en octubre el ministro de Defensa, Oscar Aguad, presentó su plan de reestructuración de las Fuerzas Armadas. La salida de Srur sería una cuestión de tiempo.  
 
El disgusto del Gobierno con la actuación de la Armada no es ocultado por ningún vocero oficial, aunque el viernes en público Macri haya puesto paños fríos al sostener que no es momento para "aventurarse a buscar culpables".
 
Pero la decisión está tomada: una vez que pase la crisis, Cambiemos descabezará la cúpula de la Armada, el fusible más previsible en una serie de cambios que podría llegar incluso hasta Defensa, con la eventual salida de Aguad.
 
Los funcionarios no asumen como propias las responsabilidades de la tragedia: ponen el dedo sobre la cadena de mandos de la fuerza militar implicada y apuntan contra las tres décadas de desinversión en el sector.
 
La trágica desaparición del submarino llevó al Gobierno a abocarse a resolver el problema, para el cual recibió ayuda de 16 países entre los que están los Estados Unidos, Rusia y Gran Bretaña, pero sin descuidar la agenda de cambios.
 
La marcha reformista que llegó a su etapa legislativa, tras una ardua negociación política en la que el Gobierno logró persuadir a los gobernadores para conseguir su apoyo, alcanzará su primer hito el jueves, cuando el Senado trate la reforma previsional.
 
Esa disputa, en la que a pesar del cambio impuesto por senadores del PJ el Gobierno se siente victorioso, es netamente económica: el nuevo cálculo para ajustar las jubilaciones y la AUH significará un recorte de 138 mil millones de pesos en 2018.
 
 
Disputa laboral
 
Con el apoyo del bloque peronista que lidera Miguel Pichetto, el avance de los cambios previsionales serán casi un trámite exprés. Lo que que preocupa el Gobierno -aunque sin quitarle el sueño- son los tiempos para los cambios tributarios.
 
Hay sectores económicos que lanzaron un fortísimo lobby para voltear nuevos impuestos internos. En la oposición hay un mar de dudas sobre si la mejora económica que promete Cambiemos terminará de compensar a las provincias.
 
La incidencia de los gobernadores sobre los senadores, en tanto, parece no ser decisiva: si bien ya se comprometieron, no quieren pagar el costo político de medidas antipáticas para la opinión pública como lo es la reforma laboral.
 
El Gobierno quería evitar la presencia de Cristina -que ocupará su banca el 10 de diciembre- en los debates reformistas. La ex mandataria no llegará a discutir las jubilaciones pero sí las reformas tributaria y laboral.
 
En el Ministerio de Trabajo responden que los cambios a la legislación laboral podrían demorarse incluso en Diputados, hasta las sesiones extraordinarias de febrero. La resignación oficialista está dada por las palabras del pichettismo: "No vamos a debatirlo hasta que la CGT dé la cara".
 
Pero la central obrera está más cerca de la fractura que de la unificación discursiva. Con Pablo Moyano y la Corriente Federal que lleva al bancario Sergio Palazzo a la cabeza, una facción crítica de la CGT ya se expresó en contra de la reforma laboral y prometió dar la pelea para que el proyecto no se convierta en ley.
 
Con un guiño a Moyano y Palazzo, el diputado kirchnerista Héctor Recalde sostuvo que la reforma laboral generará inseguridad jurídica, litigiosidad y más trabajo no registrado. Señaló que la previsional "es una defraudación" a los jubilados porque son los que más "pierden".
 
Macri sigue confiado en que el peronismo dialoguista entenderá las distorsiones estructurales que tiene el país para despegar económicamente y apoyará en el Congreso el avance de las reformas.
 
Por Javier Álvarez - Corresponsalía Buenos Aires
 
Fuente: losandes.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
14-10-2018 / 11:10
14-10-2018 / 10:10
Por primera vez Chubut es sede del Encuentro Nacional de Mujeres, en su edición Nº 33. Durante la del sábado más de 50 mil mujeres llegaron a la Ciudad para participar del encuentro. "Ni la tierra ni las mujeres somos territorios de conquista", fue el grito que surgió en la apertura del Encuentro.
 
El discurso inaugural en Trelew, Chubut, estuvo marcado por la geografía y la historia patagónica en una clara huella de como la federalización del feminismo marca diferencias según cada punto cardinal desde donde se habla y se marcha.
 
Los puntos centrales del documento rechazaron la mega minería, el extractivismo, la represión a la protesta y los derechos de los pueblos originarios. También marcaron el aumento del desempleo y el impacto del ajuste sobre las mujeres. Y se pidió la aprobación del aborto legal, seguro y gratuito, la emergencia en violencia de género y el cupo laboral trans.
 
A partir de la mañana se abrió la discusión en setenta y tres talleres a los que se sumaron, este año, el de futbol y mujeres por la libre autodeterminación de los pueblos. Uno de los puntos fuertes en un año donde la campaña por el aborto motorizó la demanda en el Congreso, es reclamar por el derecho a decidir.
 
Los sectores anti derechos quisieron infiltrar los talleres, práctica que tiene una larga tradición de religiosas mandadas a quebrar los mandatos de las discusiones, pero no llega a ser masiva. Y sí la confirmación que se reclama por la aprobación de la norma.
 
Se criticó el avance de la Iglesia Católica y de las evangélicas como un foco global de organización conservadora contra los derechos sexuales y reproductivos y la disidencia sexual. Por eso se reclamó que no haya injerencia del evangelismo y el catolicismo en las políticas públicas y que no se subsidie a escuelas y actividades religiosas con fondos del Estado. También se criticó la reducción del Ministerio de Salud a Secretaría y se reclamó por la falta de anticonceptivos e insumos.
 
En medio del desierto patagónico, con la tierra entrando en los ojos y la garganta, con la sed en los poros y el horizonte como un fondo de estepas con el cielo abierto de horizonte, la convocatoria festejo: "Acá estamos: reunidas, empoderadas, politizadas, autopercibidas, rebeladas, organizadas, apasionadas, liberadas, abrazadas, encendidas, entusiamadas, emocionadas, encontradas".
 
La Opinión Popular

13-10-2018 / 10:10
El presidente Mauricio Macri tuvo que reconocer las "dificultades e incertidumbres" que afrontan quienes accedieron a los créditos hipotecarios impulsados por su Gobierno, atados a la inflación. Anunció una serie de medidas relacionadas con la vivienda, específicamente para "beneficiar" a inquilinos y deudores de los créditos UVA que están acorralados por la inflación, los ajustes y la política recesivas que lleva adelante el propio Gobierno.
 
El propio Presidente registró los problemas que tienen las familias que deben afrontar las cuotas y los alquileres. Comunicó un tope en el aumento sin superar el 10 por ciento de lo que aumente el índice que mide los salarios. Pero, el corazón del problema de los créditos UVA es que la deuda se ajusta por inflación. Y en un país inflacionario crónico, indexar el crédito hipotecario a la variación de precios es muy peligroso.
 
Lo que se anunció no es muy distinto a lo que ya existe actualmente. Sin embargo, muchos se manifiestan escépticos respecto a las virtudes de las medidas. "Es un parche que lo único que garantiza es mayor rentabilidad a los bancos, porque el excedente de cuota se capitaliza, incrementando el monto adeudado", dicen.
 
"La deuda que se acumula es indexada, por ende suben los intereses y se vuelve más difícil de abarcar. Además, quita previsibilidad a la evolución de las cuotas, ya que es difícil calcular de cuánto serán cuando se descongelen y vuelvan recargadas", denunciaron desde el colectivo "Hipotecados UVA".
 
El Presidente también intentó mostrarse sensible ante el drama de los inquilinos, quienes también sufren el aumento de las cuotas de su vivienda sin ningún tipo de regulación. Informó que enviará al Congreso una nueva ley de alquileres ya que los inquilinos "no saben si van a poder seguir pagando sus alquileres".
 
La propuesta es la extensión del contrato de alquiler hasta los tres años en lugar de los dos años vigentes y la actualización del precio en función de una fórmula compuesta por el IPC-Indec y el coeficiente de variación salarial.
 
Además, se establece como posibilidad de garantía real el aval bancario, seguros de caución, garantía personal con certificado de ingresos o garantía de fianza. Se espera que los bancos aprovechen el negocio de emisión de seguros de caución.
 
La regulación del mercado de alquileres aparece siempre en un momento de crisis económica y fuerte incertidumbre a corto plazo. La última vez que se introdujeron regulaciones sobre los alquileres fue en el contexto de hiperinflación durante el Gobierno de Raúl Alfonsín a fines de los '80.
 
La Opinión Popular

13-10-2018 / 08:10
La pelea de fondo entre el campeón del mundo, Martin Karadagian, y el luchador sordomudo La Momia, fue un clásico de los domingos. Como ahora es la pelea entre la retadora y denunciadora serial chaqueña Elisa Carrió en una esquina y en la otra el operador xeneize, el gran saltarín sigiloso de los tribunales, Daniel Angelici.
 
Pero si la pelea de fondo entre la Momia y Karadagian era por la inocente alegría de los pibes, la que disputan estos figurones del gobierno, tiene el objetivo no tan inocente de controlar al Poder Judicial.
 
Cuando en un gobierno, la pelea de fondo, abierta, pública, impúdica, es por el control del Poder Judicial, se trata de un gobierno que podrá controlar a la Justicia, como sucede, pero que ha perdido legitimidad.
 
La pelea telonera del combate entre La Momia y Karadagian se da entre el ex y el actual presidente de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti y Ricardo Rosenkrantz.
 
Esta disputa telonera confirma que el nivel general de la Justicia está por debajo de la línea de flotación institucional. El gobierno de Cambiemos controla la Justicia, se la disputa y, en consecuencia, no es democrático.
 
Mientras Carrió le hacía una doble Nelson a Angelici y al ministro de Justicia, Germán Garavano, Milagro Sala cumplía mil días en la cárcel y el camarista Martin Irurzun sacaba de la órbita federal una causa por lavado de dinero y usurpación de identidad, más conocida como la causa de los aportantes truchos, en la que estaba involucrada la gobernadora María Eugenia Vidal, y la derivaba a la justicia electoral bonaerense que controla la misma Vidal.
 
Hay numerosas causas abiertas contra dirigentes de la oposición y ex funcionarios kirchneristas amañadas con peritos truchos, información falsa o por jueces que condenan sin pruebas.
 
La gran discusión en el oficialismo todavía es si Cristina Kirchner debe llegar en prisión al 2019, o si debe seguir en libertad para usarla como contracara de Mauricio Macri.
 
Pero no es un tema que se discuta en el tribunal, sino en el ámbito de los operadores judiciales del oficialismo, ya sea el garavanismo, el angelicismo o los jugadores judiciales de Carrió.
 
"La Momia es justiciera", decía la canción. Y "la justiciera" chaqueña los tiene contra la lona con un triple torniquete. Ya consiguió el desplazamiento de Lorenzetti y la designación de Ronsekrantz como presidente en la Corte. El abogado de grandes corporaciones y hombre del grupo Clarín tiene más onda con este gobierno de ricos que la tradición más burocrática de Lorenzetti

12-10-2018 / 10:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar