La Opinión Popular
                  09:40  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-11-2017 / 11:11

Hasta las tragedias agrandan la grieta

Hasta las tragedias agrandan la grieta
El macrismo achaca al kirchnerismo asociar todo lo que lleva uniforme a la dictadura.
La tragedia del submarino ARA San Juan, que conmocionó al país y unió a los argentinos en la espera de un milagro, dejó al descubierto diferencias políticas irreconciliables entre el Gobierno de Mauricio Macri y gran parte de la oposición.
 
La desaparición del navío llevó a la gestión de Macri a un momento difícil, después de moverse con holgura durante la primera mitad del mandato en la que la construcción de poder le resultó más sencilla de lo que imaginaba, ayudado por la fragmentación del peronismo.
 
En la Casa Rosada esperaban gestos de solidaridad de la oposición para con las familias de los 44 submarinistas, pero primó el silencio, tal como sucedió en diciembre de 2016 con la muerte de 43 gendarmes en el desbarranco de un colectivo en Salta.
 
Los funcionarios hablan de muestras de humanidad ante la desaparición de 44 personas. La ex ministra de Defensa, Nilda Garré, fue una de las pocas que se expresó desde el kirchnerismo: defendió la reconstrucción del navío, que estuvo a cargo del gobierno anterior en 2014.
 
Cristina Fernández, quien hoy es la mayor expresión opositora a Macri, escogió el silencio. En su entorno sostienen que fue por respeto a las familias y porque quien debía hablar era Macri. Pero en la Rosada lo asocian más a mezquindades ideológicas.
 
El macrismo achaca al kirchnerismo asociar todo lo que lleva uniforme a la represión, la dictadura, los años de plomo, cuando en este caso algunos de los submarinistas desaparecidos tienen apenas 27 años.
 
Frente a la consternación social, el Gobierno pareció pasar de un manejo de crisis a una crisis de manejo comunicacional en la que ni Macri ni los ministros hablaron durante ocho días, dejando al vocero militar Enrique Balbi como único contacto con la opinión pública. 

 
Tensión y cambios
 
La relación del Gobierno con la Armada, al mando de Marcelo Srur, venía muy tensa desde que en octubre el ministro de Defensa, Oscar Aguad, presentó su plan de reestructuración de las Fuerzas Armadas. La salida de Srur sería una cuestión de tiempo.  
 
El disgusto del Gobierno con la actuación de la Armada no es ocultado por ningún vocero oficial, aunque el viernes en público Macri haya puesto paños fríos al sostener que no es momento para "aventurarse a buscar culpables".
 
Pero la decisión está tomada: una vez que pase la crisis, Cambiemos descabezará la cúpula de la Armada, el fusible más previsible en una serie de cambios que podría llegar incluso hasta Defensa, con la eventual salida de Aguad.
 
Los funcionarios no asumen como propias las responsabilidades de la tragedia: ponen el dedo sobre la cadena de mandos de la fuerza militar implicada y apuntan contra las tres décadas de desinversión en el sector.
 
La trágica desaparición del submarino llevó al Gobierno a abocarse a resolver el problema, para el cual recibió ayuda de 16 países entre los que están los Estados Unidos, Rusia y Gran Bretaña, pero sin descuidar la agenda de cambios.
 
La marcha reformista que llegó a su etapa legislativa, tras una ardua negociación política en la que el Gobierno logró persuadir a los gobernadores para conseguir su apoyo, alcanzará su primer hito el jueves, cuando el Senado trate la reforma previsional.
 
Esa disputa, en la que a pesar del cambio impuesto por senadores del PJ el Gobierno se siente victorioso, es netamente económica: el nuevo cálculo para ajustar las jubilaciones y la AUH significará un recorte de 138 mil millones de pesos en 2018.
 
 
Disputa laboral
 
Con el apoyo del bloque peronista que lidera Miguel Pichetto, el avance de los cambios previsionales serán casi un trámite exprés. Lo que que preocupa el Gobierno -aunque sin quitarle el sueño- son los tiempos para los cambios tributarios.
 
Hay sectores económicos que lanzaron un fortísimo lobby para voltear nuevos impuestos internos. En la oposición hay un mar de dudas sobre si la mejora económica que promete Cambiemos terminará de compensar a las provincias.
 
La incidencia de los gobernadores sobre los senadores, en tanto, parece no ser decisiva: si bien ya se comprometieron, no quieren pagar el costo político de medidas antipáticas para la opinión pública como lo es la reforma laboral.
 
El Gobierno quería evitar la presencia de Cristina -que ocupará su banca el 10 de diciembre- en los debates reformistas. La ex mandataria no llegará a discutir las jubilaciones pero sí las reformas tributaria y laboral.
 
En el Ministerio de Trabajo responden que los cambios a la legislación laboral podrían demorarse incluso en Diputados, hasta las sesiones extraordinarias de febrero. La resignación oficialista está dada por las palabras del pichettismo: "No vamos a debatirlo hasta que la CGT dé la cara".
 
Pero la central obrera está más cerca de la fractura que de la unificación discursiva. Con Pablo Moyano y la Corriente Federal que lleva al bancario Sergio Palazzo a la cabeza, una facción crítica de la CGT ya se expresó en contra de la reforma laboral y prometió dar la pelea para que el proyecto no se convierta en ley.
 
Con un guiño a Moyano y Palazzo, el diputado kirchnerista Héctor Recalde sostuvo que la reforma laboral generará inseguridad jurídica, litigiosidad y más trabajo no registrado. Señaló que la previsional "es una defraudación" a los jubilados porque son los que más "pierden".
 
Macri sigue confiado en que el peronismo dialoguista entenderá las distorsiones estructurales que tiene el país para despegar económicamente y apoyará en el Congreso el avance de las reformas.
 
Por Javier Álvarez - Corresponsalía Buenos Aires
 
Fuente: losandes.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

20-02-2018 / 18:02
20-02-2018 / 13:02
El "pañuelazo" convocado por la Campaña por el Derecho al Aborto reunió a miles de mujeres y centenares de hombres de distintas generaciones. En redes, #AbortoLegalYa fue tendencia mundial. Protestaron frente al Congreso para exigir la legalización del aborto, por todas las que mueren cada año en procedimientos clandestinos.
 
La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito convocó a una jornada de reclamos en favor a la interrupción del embarazo que incluye un "pañuelazo" frente al Congreso. "Ni muertas ni presas por aborto clandestino. Aborto Legal, una deuda de la democracia", es la consigna bajo la cual la ONG trabaja desde hace 13 años por los derechos de las mujeres.
 
La exigencia es de "aborto legal ya" a los diputados y senadores, que no aprobaron una ley que mejore la situación de las cientos de mujeres que deben someterse a procedimientos clandestinos cada año. Según Amnistía Internacional, en la Argentina se realizan casi medio millón de abortos por año.
 
La socióloga y Directora del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas, Victoria Freire, afirmó: "Las mujeres y las identidades disidentes hemos avanzado mucho en visibilidad en el último tiempo y eso es fruto de la enorme lucha que venimos llevando hace décadas. Sin embargo, todavía falta que ese avance en la agenda mediática se materialice en derechos concretos y la responsabilidad de ello lo tienen quienes están sentados en los recintos del Congreso y en la Casa Rosada".
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar