La Opinión Popular
                  09:39  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 24-11-2017 / 09:11
REFORMA PREVISIONAL MACRISTA

El nivel de vida de los jubilados como variable de ajuste

El nivel de vida de los jubilados como variable de ajuste
Ese "ahorro" en el pago a los jubilados tal vez alcance a lograr un tipo de sustentabilidad: la de los números de la Anses. Sólo tal vez. Lo que es seguro es que otra sustentabilidad se va a ver deteriorada: el nivel de vida de los jubilados.
Lo que realmente subyace en el argumento de la mayoría de los que señalan que la situación actual de las jubilaciones es insostenible, es la lógica según la cual un sistema previsional debe tener un equilibrio en el tiempo entre los ingresos por aportes personales y contribuciones patronales, y lo que se paga por jubilaciones y pensiones.
 
Aunque esa fuera la única manera de concebir la sustentabilidad, tampoco estaría exenta de política. Sencillo: ese equilibrio se puede alcanzar con infinitas combinaciones de niveles de aportes, contribuciones y de valores y escalas de jubilaciones y pensiones. La selección de una de esas alternativas, es tarea de la política.
 
Mucho más condimento político aún, si se acepta que el sistema previsional no necesariamente tiene que estar acotado a los aportes, contribuciones, jubilaciones y pensiones. No hay ninguna razón, que no sea política, para descartar otro tipo de recursos.
 
De hecho, lo que sucede desde siempre es que el sistema no se financia sólo con aportes y contribuciones. Cerca de un 40% de los gastos anuales de la Anses se cubren con fondos derivados de lo que la AFIP recauda por Ganancias, IVA, Combustibles y Cigarrillos. Eso es consecuencia de decisiones políticas adoptadas en su momento.
 
También fueron políticas las decisiones tomadas o impulsadas por el kirchnerismo de incorporar al sistema millones de personas que no estaban en condiciones de jubilarse, y de cargarle a la Anses el presupuesto de la Asignación Universal por Hijo y de los planes Progresar y Conectar Igualdad, que en conjunto representan una nada despreciable décima parte de todas las prestaciones de ese organismo.
 
Podrían haber cubierto esos programas con más impuesto a los grandes patrimonios, y así dotado a esas políticas de mayor progresividad. Pero no lo hicieron. Decisiones políticas. Asimismo, ¿qué fue, si no política, la iniciativa del actual gobierno de promover la ley de Reparación Histórica para cientos de miles de jubilados?
 
Por todo eso, hablar de sustentabilidad en el aire tiene muy poco sentido. Tan poco sentido como sería sostener que la educación pública es deficitaria o no es sustentable porque sólo supone gastos. Nuevamente, aunque sea extremadamente obvio, vale recordar que la educación pública gratuita es consecuencia de la política.
 
Hay palabras que tienen un aire de superioridad. Sutileza, matriz, paradoja, teatro, encrucijada, estridencia, por ejemplo. Por supuesto que es una apreciación subjetiva, pero seguramente cada uno de los que trabajan con la palabra tiene una lista a la que recurrir para reforzar discursos, redacciones o simples charlas. Se las usa para embellecer, para presumir, y también para adornar al argumento con una pincelada de autoridad.
 
En la lista de muchos políticos, economistas y analistas figura la palabra sustentabilidad. La emplean como un comodín que llena vacíos. Que los releva de mayor explicación. Afirman que algo es sustentable, o que no lo es, con la seguridad de una sentencia categórica. Que no requiere justificación. Es indiscutible. La palabra sustentabilidad tiene ese don de superioridad y autoridad que la torna atractiva y funcional.
 
Como actualmente lo demuestra el palabrerío alrededor de la reforma del sistema previsional que impulsa la Casa Rosada. En el discurso de relanzamiento de su gobierno en el CCK tras la victoria electoral, Mauricio Macri dijo: "Tenemos que empezar una discusión adulta y honesta sobre nuestro sistema de jubilaciones. Sabemos que nuestro sistema previsional no es sustentable". Tras el acuerdo con los gobernadores de la semana pasada, Marcos Peña declaró que "el objetivo de los cambios es darle sustentabilidad al sistema previsional".
 
¿A qué sustentabilidad se refieren? ¿Qué es lo que entienden por sustentabilidad? ¿Hay acaso un criterio único para definir la sustentabilidad de un sistema previsional?
 
Ingenuos y desinformados quienes crean que la sustentabilidad se evalúa o se define aplicando alguna técnica o teoría. Como suele suceder con estas cosas, la sustentabilidad de un sistema previsional se determina políticamente. Es una obviedad, pero una obviedad que no está concientizada. Si los jubilados ganan a, b o z, no será como resultado de una fórmula aséptica.
 
Lo inexplicable y paradójico (para usar una de las palabras de la lista), es que quienes dicen estar preocupados por la insustentabilidad del sistema previsional están promoviendo una reforma que conlleva un serio riesgo de desfinanciar a la Anses.
 
Como parte del acuerdo con los gobernadores, que deja como principal ganadora a la bonaerense María Eugenia Vidal, el proyecto de reforma establece que el sistema previsional dejará de percibir algo más de $100.000 millones anuales provenientes de la recaudación de Ganancias, lo que no alcanzaría a ser compensado con la derivación de todo lo que recauda el impuesto al cheque.
 
A esa pérdida se agrega el efecto de la rebaja de contribuciones patronales, que será creciente a medida que la parte del salario que quedará exenta del pago vaya aumentando hasta llegar en el año 2022 a 12.000 pesos (ajustados por inflación).
 
Además hay que tener en cuenta que las cuentas de la Anses van a sufrir otro recorte de ingresos dispuesto por la Corte Suprema; y que la Reparación Histórica generó egresos extras a lo largo de los años sin fondos adicionales que lo cubran de manera sostenida, salvo, por única vez, el impuesto al blanqueo de capitales. No fue ésta una medida sustentable financieramente. Y eso fue una decisión política.
 
El desbalance generado por los cambios que vienen de arrastre y por los que el Gobierno está impulsando ahora, sería en parte neutralizado por el cambio en la fórmula de movilidad jubilatoria, que de entrada le rebanaría entre 6 y 8 puntos (dependiendo de cómo quede la nueva fórmula de indexación) al aumento en los haberes del año próximo. De esa manera se rebajaría lo que los jubilados y pensionados hubiesen cobrado no sólo en 2018, sino hasta el fin de sus días.
 
Ese "ahorro" en el pago a los jubilados tal vez alcance a lograr un tipo de sustentabilidad: la de los números de la Anses. Sólo tal vez. Lo que es seguro es que otra sustentabilidad se va a ver deteriorada: el nivel de vida de los jubilados.
 
Por Marcelo Zlotogwiazda
 
Fuente: Infobae
 
Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
21-02-2018 / 11:02
La marcha contra las políticas de ajuste neoliberal del gobierno de Mauricio Macri promete ser multitudinaria. El sector combativo de la CGT y las dos CTA son los convocantes. No será la primera movilización contra la alianza Cambiemos pero abre una nueva etapa político sindical de mayor confrontación contra la política económica que ahoga a trabajadores con la inflación, precariza e incrementa el desempleo.
 
El gobierno de Macri ha intentado por todos los medios desmerecer las razones de la convocatoria como una forma de reducir el caudal de participación popular. El número de gremios que decidieron no participar de la movilización fue difundido por los grandes medios ultra macristas como Clarín, La Nación e Infobae, a modo de presagio negativo de la magnitud de la marcha.
 
Sin embargo, la estrategia macrista sucia anti-Moyano comienza a generar ruido en todo el sindicalismo. En su afán por aislar al líder camionero, el macrismo incurrió en prácticas que el resto de la CGT teme se puedan trasladar al resto de las organizaciones, incluidas las "Macri friendly". El temor compartido por los "gordos", los grandes gremios de servicios e "independientes", colaboracionistas con todos los gobiernos, es que las presiones oficiales sobre el camionero se vuelvan un boomerang contra el resto del sindicalismo.
 
De todos modos y más allá de esta situación gremial, lo real es que el grado de desmoronamiento de la economía llevará no solo a partidos de la oposición, organizaciones de Derechos Humanos sino también a gente sin una afiliación definida a participar de esta concentración.
 
La marcha cuenta con el aval del Consejo Directivo de una CGT en crisis, acordada con las dos CTAs, siendo la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) uno de los principales sindicatos de esas centrales. Además participará la Corriente Federal de Trabajadores, que tiene en Sergio Palazzo de Bancarios uno de sus principales referentes.
 
La Ctera, el gremio mayoritario en docentes a nivel nacional, que en la provincia de Buenos Aires a través de Suteba está iniciando la pelea salarial contra el techo del 15% que propone María Eugenia Vidal en las paritarias, también será de la partida.
 
Los movimientos sociales ligados a la conducción espiritual del Papa Francisco también saldrán a protestar: se trata de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie.
 
El peronismo, que intenta superar su crisis con iniciativas de reunificación, sumará columnas desde el conurbano bonaerense: Gustavo Menéndez, que está al frente del PJ en la Provincia de Buenos Aires, convocó a participar. Un sector del PJ apuesta a que una movilización masiva contribuya a consolidar una oposición al Gobierno de Macri para el 2019. La intranquilidad del macrismo, los grandes medios oficialistas y el establishment económico es manifiesta.
 
La Opinión Popular

20-02-2018 / 18:02
20-02-2018 / 13:02
El "pañuelazo" convocado por la Campaña por el Derecho al Aborto reunió a miles de mujeres y centenares de hombres de distintas generaciones. En redes, #AbortoLegalYa fue tendencia mundial. Protestaron frente al Congreso para exigir la legalización del aborto, por todas las que mueren cada año en procedimientos clandestinos.
 
La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito convocó a una jornada de reclamos en favor a la interrupción del embarazo que incluye un "pañuelazo" frente al Congreso. "Ni muertas ni presas por aborto clandestino. Aborto Legal, una deuda de la democracia", es la consigna bajo la cual la ONG trabaja desde hace 13 años por los derechos de las mujeres.
 
La exigencia es de "aborto legal ya" a los diputados y senadores, que no aprobaron una ley que mejore la situación de las cientos de mujeres que deben someterse a procedimientos clandestinos cada año. Según Amnistía Internacional, en la Argentina se realizan casi medio millón de abortos por año.
 
La socióloga y Directora del Observatorio de Géneros y Políticas Públicas, Victoria Freire, afirmó: "Las mujeres y las identidades disidentes hemos avanzado mucho en visibilidad en el último tiempo y eso es fruto de la enorme lucha que venimos llevando hace décadas. Sin embargo, todavía falta que ese avance en la agenda mediática se materialice en derechos concretos y la responsabilidad de ello lo tienen quienes están sentados en los recintos del Congreso y en la Casa Rosada".
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar