La Opinión Popular
                  17:53  |  Lunes 11 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Internacionales - 23-11-2017 / 17:11
EFEMÉRIDES POPULARES

Atletas afroestadounidenses deciden boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 para protestar contra el racismo yanqui

Atletas afroestadounidenses deciden boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 para protestar contra el racismo yanqui
El australiano Norman y los afroaestadounidenses Smith y Carlos: México 1968.
El racismo es un mal ancestral. Desde el siglo 17, en Occidente el racismo se asoció a la raza negra como consecuencia del tráfico de personas para trabajo esclavo, que hizo foco en África. Sin embargo, el racismo es mucho más profundo y generalizado. Es más: en el relato bíblico de Esther hay una detallada narración de un intento de descendientes de cananeos de hacer una limpieza étnica de judíos en el Imperio Medo Persa.
 
Hoy se cumple una fecha clave en el reclamo de igualdad de derechos y obligaciones de los afroamericanos en USA, una nación que alardeó con la libertad pero hasta la fecha mantiene nichos importantes de estigmatización de extranjeros y sus descendientes, de minorías socioculturales e inclusive de los afroamericanos.
 
En verdad, todo comenzó el 23 de noviembre 1967 cuando atletas negros estadounidenses reunidos en el Olympic Project for Human Rights (OPHR) decidieron boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 para protestar contra el apartheid yanqui.
 
El OPHR apuntaba a mostrar al mundo cómo USA vendía una mentira al mundo a través de sus atletas. En verdad, la participación de atletas negros no era más que un intento de legitimar un discurso racista: un supuesto "enorme" avance por la igualdad, que no se compadecía de la realidad.

 
Los años '60 fueron muy difíciles en USA porque los "white, anglosaxons and protestants" (WASP) trababan la convivencia en igualdad de condiciones con los afroamericanos, un asunto sin resolver pese a la Guerra de Secesión, probablemente por la prematura muerte del presidente Abraham Licoln, asesinado apenas concluyó el conflicto y comenzando su 2do. mandato consecutivo.
 
Entre 1955 y 1968, el pastor Martin Luther King lideró, junto a otros exponentes de la época, un movimiento que luchó en forma pacífica por los derechos civiles, por la igualdad y el fin de la segregación. También ocurrieron reivindicaciones diferentes: en 1966 se conoció la expresión "Black Power" (Poder Negro), y nació el Partido Pantera Negra de Autodefensa, una organización negra socialista y antisistema.
 
La resistencia a los afroamericanos en ciertos grupos de blancos estadounidenses no era diferente al enfoque de 'apartheid' que desde 1948 ejecutaba en Sudáfrica el gobernante Partido Nacional, que sostenía que los ciudadanos de raza blanca eran los únicos que tenían derecho de voto, podían viajar libremente por el país, cobrar mejores salarioss, vivir en en los barrios de mejor calidad de vida y gozaban de mejor servicio médico, entre otros beneficios.
 
En los Juegos Olímpicos de Roma (Italia, 1960), Sudáfrica participó por última vez de estas competencias hasta 1992, cuando finalizado el apartheid se le permitió regresar.
 
En 1968 se esperaban los Juegos Olímpicos de México, complicadísimos porque había ocurrido el terrible terremoto en el Distrito Federal del país organizador, mientras crecía una atmósfera de violencia y presión propia de la Guerra Fría.
 
Hubo algo peor aún: durante 1968 ocurrió en México un movimiento de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), El Colegio de México, la Escuela de Agricultura de Chapingo, la Universidad Iberoamericana, la Universidad La Salle y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, sus docentes, intelectuales, amas de casa, obreros y profesionales de Ciudad de México y Puebla, comandado por el Consejo Nacional de Huelga (CNH).
 
El movimiento buscaba un cambio democrático, mayores libertades políticas y civiles, menor desigualdad y el cese del autoritarismo neodemocrático del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
 
 
Aquel 1968
 
El 02/10/1968 se perpetró la "Matanza en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco", en el marco de la Operación Galeana ejecutada en forma conjunta por el grupo paramilitar Batallón Olimpia, la Dirección Federal de Seguridad (DFS), la Policía Secreta y el Ejército Mexicano, en contra de una manifestación convocada por el CNH. El responsable de la matanza fue el entonces presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz.
 
En tan conflicto escenario fue la primera vez que atletas afroamericanos estadounidenses amenazaron con boicotear los Juegos.
 
En verdad, todo comenzó el 23/11/1967 cuando atletas negros estadounidenses reunidos en el Olympic Project for Human Rights (OPHR) decidieron boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 para protestar contra el apartheid estadounidense.
 
El OPHR apuntaba a mostrar al mundo cómo USA vendía una mentira al mundo a través de sus atletas. En verdad, la participación de atletas negros no era más que un intento de legitimar un discurso racista: un supuesto "enorme" avance por la igualdad, que no se compadecía de la realidad.
 
Esta foto hizo historia.
Esta foto hizo historia.
El OPHR tenía 6 demandas claras:
 
> que se le devolviera el título de campeón del mundo de pesos pesados de boxeo a Mohammed Alí,
> quitar a Avery Brundage como presidente del Comité Olímpico Internacional,
> prohibir a los regímenes de apartheid de Sudáfrica y Rhodesia (hoy Zimbabwe) la participación en los JJOO y otras competiciones,
> que se contrataran más entrenadores negros,
> boicotear al New York Athletic Club, y
> la completa y total desagregación del New York Athletic Club.
 
El problema con Brundage llevaba años, cuando durante los JJOO de Berlín 1936, él era miembro del Comité Olímpico de USA, y fue uno de los principales defensores de aquellos Juegos que otros querían boicotear en rechazo de Adolfo Hitler. En cambio Brundage mantenía una relación cordial con Hitler.
 
Boicotear o no los Juegos Olímpicos de México provocó un debate muy intenso en el atletismo negro porque había atletas seguidores de la causa pero que habían destinado su vida a entrenar y prepararse para el evento. Resultaba harto complicado pedirles que permanecieran en sus casas mirando por TV la ceremonia de apertura en vez de estar compitiendo por las medallas. Por ese motivo resultó hasta lógico que la mayoría decidiera concurrir.
 
Tommie Smith, un atleta afroamericano y portavoz del boicot había dicho: "No podemos permitir durante más tiempo que este país utilice a unos cuantos de los denominados negros para mostrar al mundo cuánto progreso ha hecho en la resolución de sus problemas raciales, cuando resulta que la opresión de los afroamericanos es mayor que nunca".
 
Smith tenía otros planes en mente.
 
La apertura de los Juegos fue el 12/101968, año de
 
> la famosa ofensiva del Vietcong en el Tet,
> la Primavera de Praga y la invasión y represión de la URSS,
> el Mayo Francés, que forzó la renuncia del presidente Charles De Gaulle,
> el asesinato de Martin Luther King.
 
En medio de una feroz represión a los periodistas para que no informaran sobre la matanza, el sábado 12/10/1968, el presidente Díaz Ordaz inauguró los XIX Juegos Olímpicos, bautizados como 'la olimpiada de la paz'. Un grupo de manifestantes lanzó sobre el palco un papalote de color negro en forma de paloma, en repudio por la matanza del 02/10/1968.
 
El 16/10/1968 se entregaron las medallas de la carrera de 200 metros lisos, que había ganado el afroamericano Smith, quien finalizó por delante del australiano Peter Norman, y el también afroamericano John Carlos.
 
Al momento de subir al podio, ni Smith ni Carlos llevaron zapatos, para protestar por la pobreza que sufría la población negra en USA. Además, Carlos lució collares, forma simbólica de reclamar contra los linchamientos de negros. Ambos lucieron las insignias de la OPHR. Y el australiano Norman decidió unirse a la protesta luciendo también la insignia de la OPHR.
 
Luego se desplegó la bandera de USA y se entonó el himno estadounidense. En ese momento Smith sacó 2 guantes negros de su bolsillo, uno para él y otro para Carlos, y ambos atletas bajaron sus cabezas y alzaron sus puños cerrados al cielo: Black Power.
 
Fue un escándalo. Hubo abucheos en las gradas de los estadounidenses presentes y ambos fueron expulsados de la Villa Olímpica. ¿A quién podía importarle? Smith y Carlos habían hecho historia.
 
El 1er. uso del término Black Power como eslogan social y político fue realizado por Stokely Carmichael (posteriormente conocido como Kwame Ture) y Willie Ricks (Mukasa Dada), ambos organizadores y portavoces del Comité Coordinador de Estudiantes contra la Violencia (CCEV).
 
La 1ra. utilización conocida del término Black Power aparece en 1954 en el libro "Black Power", de Richard Wright. El 1er. uso del término en un sentido político pudo haber sido realizado por Robert F. Williams, escritor y editor del período 1950-1970.
 
El 1er. uso del término Black Power como eslogan social y político fue realizado por Stokely Carmichael (posteriormente conocido como Kwame Ture) y Willie Ricks (Mukasa Dada), ambos organizadores y portavoces del Comité Coordinador de Estudiantes contra la Violencia (CCEV).
 
El político neoyorquino Adam Clayton Powell Jr. utilizó el término el 29/05/1966 durante una conferencia en la Howard University: "Demandar estos derechos concedidos por Dios es buscar el poder negro."
 
El 16/06/1966, después del intento de asesinato de James Meredith durante la Marcha contra el Miedo, Stokely Carmichael dijo: "¡Es la 27ma. vez que me han arrestado y no pienso volver a la cárcel! La única forma de que los blancos paren de abusar de nosotros es tomando el poder. ¡Lo que vamos a decir ahora es poder negro!" (Black power).
 
Pero nadie logró el impacto de Smith y Carlos en México 1968.
 
Fuente: Urgente 24
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-12-2017 / 20:12
08-12-2017 / 17:12
08-12-2017 / 17:12
La Batalla de Ayacucho fue el último gran enfrentamiento dentro de las campañas terrestres de las guerras de independencia hispanoamericanas (1809-1826) y significó el final definitivo del dominio colonial español en América del sur. La batalla se desarrolló en la Pampa de Quinua o Ayacucho, Perú, el 09 de diciembre de 1824. Alrededor de 80 valientes Granaderos argentinos (los últimos de los 4.000 que cruzaron los Andes con José de San Martín) participaron en la victoria, junto a combatientes colombianos, venezolanos, peruanos y chilenos. 
 
El general venezolano Antonio José de Sucre, a los 29 años, fue el protagonista central de la batalla, al mando de las fuerzas patrióticas, que acometieron directamente a la masa desorganizada de tropas colonialistas que, sin poder formar para la batalla, descendía en hileras de las montañas. Lo acompaña el intrépido general colombiano José María Córdoba, de 25 años, que alzando su sombrero blanco de jipijapa en la punta de su espada, entusiasma a sus hombres lanzándose al combate con el grito: "¡División! ¡De frente! ¡Armas a discreción y paso de vencedores".

La frase lanzada por el general Jacinto Lara al iniciar el combate es menos homérica pero más criolla. Los hombres de Lara eran hijos de los llanos venezolanos y "gente cruda". Su general les dirigió antes de la batalla la siguiente arenga: "¡Zambos del carajo! ¡Al frente están los godos puñeteros! El que manda la batalla es Antonio José de Sucre, que como  ustedes saben, no es ningún cabrón. Conque así, apretarse los cojones y ... ¡a ellos!".
 
Las fuerzas patriotas sumaban 5.780 hombres y los realistas, 9.310 soldados. La victoria americana fue completa. Cayeron prisioneros el virrey José de la Serna con todos sus generales, empezando por José de Canterac y Jerónimo Valdés, con más de 600 oficiales y dos mil hombres de tropa. Más de dos mil muertos (307 patriotas y 1800 realistas) quedaron sobre el campo de Ayacucho donde concluía el poder colonial español en América.

La victoria de los revolucionarios independentistas supuso la desaparición del contingente militar realista español más importante que seguía en pie, sellando la independencia peruana con una capitulación militar que puso fin al Virreinato del Perú. Terminaron así estas guerras de liberación en todo un continente, que había comenzado medio siglo atrás, cuando los yanquis iniciaron las hostilidades contra los ingleses el 19 de abril de 1775.

 
Presencia indestructible de Eva Perón 
Por Blas García

07-12-2017 / 20:12
07-12-2017 / 17:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar