La Opinión Popular
                  16:44  |  Domingo 15 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 14-11-2017 / 09:11
CAMBIEMOS SIENTA PRECEDENTE EN EL SUR

Acuerdan congelar salarios por 2 años para evitar despidos

Acuerdan congelar salarios por 2 años para evitar despidos
Lo resolvieron las industrias electrónicas fueguinas y la UOM de la provincia del sur. "Priorizamos la necesidad de continuar con la industria", dijo el secretario adjunto del gremio, Marcos Linares.
 
Las industrias electrónicas radicadas en Tierra del Fuego y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que representa a los trabajadores del sector en la provincia, llegaron a un acuerdo que incluye el congelamiento de los salarios en las empresas del rubro instaladas en la isla por el término de dos años, a cambio de mantener los puestos de trabajo vigentes actualmente, confirmaron fuentes vinculadas a la negociación.
 
El secretario adjunto de la UOM de Río Grande, Marcos Linares, precisó que el acuerdo incluiría un congelamiento de paritarias desde junio de 2018 a junio de 2020, a cambio de que no haya ni despidos ni suspensiones en ese mismo período. Linares explicó que el primer planteo de Afarte fue una reducción salarial del orden del 30%, que fue rechazada por el gremio, y que entonces surgió la iniciativa del congelamiento de los sueldos.
 
Los puntos centrales del acuerdo fueron conversados por integrantes de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte) con dirigentes del sindicato, tanto de las ciudades de Río Grande como de Ushuaia, y en estas horas está siendo ratificado por asambleas en las distintas fábricas.
 
Fuentes de la UOM adelantaron que la idea es suscribir un documento con los términos de los compromisos alcanzados para remitirlo luego a autoridades del gobierno nacional, y que ello también sea leído como un gesto de la industria fueguina para evitar la quita de impuestos internos a los productos electrónicos, incluida en el anteproyecto de reforma impositiva.
 
El secretario adjunto de la UOM de Río Grande, Marcos Linares, precisó que el acuerdo incluiría un congelamiento de paritarias desde junio de 2018 a junio de 2020, a cambio de que no haya ni despidos ni suspensiones en ese mismo período.
 
Linares explicó que el primer planteo de Afarte fue una reducción salarial del orden del 30%, que fue rechazada por el gremio, y que entonces surgió la iniciativa del congelamiento de los sueldos.
 
"No nos gusta ni no nos agrada, pero priorizamos la necesidad de continuar con la industria tal como viene hasta el momento. Sería una alternativa positiva", señaló el dirigente a FM del Pueblo.
 
A su vez, contó que la negociación también surge de la discusión promovida a partir de la reforma impositiva, y de la postura de funcionarios de nacionales de "mantener los impuestos internos pero si se profundizaba algún tipo mejora en la competitividad del sector", indicó.
 
El secretario metalúrgico detalló que pese al congelamiento salarial, "era peor una reducción de sueldos como se estaba planteando y mucho más si se comenzaban a perder parte de los casi 9.000 puestos de trabajo directos que tenemos en la actualidad".
 
Linares anticipó que "se vienen épocas muy difíciles para los trabajadores", en especial por el contenido de otras reformas pendientes, como la previsional y la laboral, pero sostuvo que "la base para poder resistir cualquiera de las medidas que se avecinan, es tener un trabajo estable".
 
Fuente: Cadena 3
 
Agreganos como amigo a Facebook
15-07-2018 / 11:07
Por más maquillaje que intente ponerle, el ajuste que el FMI le impuso a Mauricio Macri se concretará recortando gasto público (social, si se puede), salarios de estatales, subsidios. Despidos, reducción de áreas, imposiciones simétricas a las provincias. La "fiesta" la pagarán los laburantes, los humildes, las clases medias en descenso, las Pymes. El resto es fulbito para la tribuna.
 
El macrismo ni siquiera amaga o maquina mejorar un poco la recaudación impositiva. El poder fáctico aliado (banca internacional, exportadores agropecuarios, petroleras, concesionarias de energía o gas) lo hiere con fuego amigo. El Gobierno no les pide una pequeña ayuda a los amigos: que aporten un diezmo al "sacrificio colectivo", ajeno a las clases dominantes.
 
Tal vez el torniquete del FMI fuerce al macrismo a revisar el fundamentalismo fiscal pro establishment, hasta hoy cedieron a las presiones de los aliados fácticos, casi gozosamente, como en la reunión con la Mesa de Enlace del campo.
 
Todo se le hubiera facilitado a Macri suponiendo que la Selección Argentina hubiera estado hoy domingo en la Final del Mundial con Lionel Messi a la cabeza y que a su vez combinaba perfectamente con el inicio de las vacaciones de invierno, que el  Gobierno lo imaginaba como real.
 
En ese marco, pretendía avanzar con el ajuste, principalmente en el recorte de empleados públicos, y cumplir la letra chica del acuerdo con el FMI firmado hace un mes, que estima un achique del 30% del personal dependiente del estado.
 
A esto hay que sumarle a un contexto de país en el que  el empleo genuino no funciona como consecuencia de la inflación y la brutal caída del consumo y con la imposibilidad de que las pymes puedan crecer por la falta de créditos, siendo este país el que paga en la actualidad la tasa de interés más alta a nivel mundial
 
Ese combo explosivo hará que la economía actual siga teniendo consecuencias letales. Nos gustaría decir que "lo peor ya pasó", que va a crecer el empleo y los salarios, como afirman los periodistas militantes del macrismo, pero no solo será un sueño que se esfumará inmediatamente como de Messi levantando la Copa en Moscú. 
Terminó el Mundial que no sirvió de cortina de humo ni de freno al conflicto. En esas ligas, como en tantas otras, las penas son de nosotros y las vaquitas son ajenas.


La Opinión Popular

15-07-2018 / 10:07
14-07-2018 / 10:07
Un techo a las paritarias estatales del 8%; la venta de los fondos de los jubilados en poder de la Anses; más tarifazos; mayor ahogo financiero a las provincias, más despidos, venta de tierras y un freno a la baja de las retenciones (promesa insignia de Cambiemos). Estas son apenas algunas de las nuevas exigencias que se desprenden de la letra chica del acuerdo entre el Gobierno de Macri y el FMI y que vaticinan un ajuste  más feroz, de agonía lenta e interminable.
 
El ajuste, en su magnitud y los detalles que salieron a la luz ayer eran hasta el momento desconocidos. En verdad, todo estaba escrito en el documento que el 12 de junio le envió el staff del FMI al directorio del organismo para que aprobara el préstamo de US$50.000 millones. El Gobierno lo tenía y lo guardó bajo siete llaves. (¡Flor de HdeP!).
 
Textualmente, exigen: "achicar el gasto en salarios en el Estado mediante un recorte de empleados no prioritarios en 2018 y congelar las contrataciones en el sector público en 2019 y 2020"; "limitar la suba nominal de los salarios del sector público (incluyendo pagos no remunerativos) al 8%"; "reducir las transferencias a las provincias y asegurar que esa reducción se complete con recortes en los gastos provinciales en bienes, servicios y salarios".
 
Además, "reducir aún más los subsidios ineficientes a la energía y el transporte" (lo que se traducirá en más tarifazos); "racionalizar el gasto público en bienes y servicios"; "recortar la obra pública"; "vender tierras e inmuebles públicos"; "amortizar los activos en fondos de pensión (el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses) para financiar el gasto público en antiguos litigios judiciales por jubilaciones"; "mantener el impuesto a las exportaciones de soja en el 25,5%".
 
En plena recesión, con una devaluación e inflación galopante y el poder adquisitivo escurriéndose como agua entre los dedos, el ajuste nos volverá a todos más pobres. Porque la decisión está tomada: "El acuerdo con el FMI se cumplirá a rajatabla", dijo en las últimas horas el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.
 
Música para los oídos de la directora del organismo, Christine Lagarde, quien la próxima semana visitará el país para reunirse con sus empleados: el Presidente Macri, el titular del Banco Central, Luis Caputo, y el propio Dujovne.
 
Christine, temerosa que el Gobierno no pueda cumplir con sus metas (en el documento advierte que "hay riesgos importantes para la sostenibilidad de la deuda" externa), vendrá aquí a tomar examen, como la reina que vigila sus colonias. También, mantendrá reuniones con sectores de la oposición. Entonces, se caerán varias caretas, sabremos quiénes están con el pueblo, quiénes en contra. Del Gobierno de los Ricos no esperemos más que patadas.
 
La Opinión Popular

14-07-2018 / 09:07
La discusión del Presupuesto 2019 entre gobernadores y legisladores de la oposición con el gobierno de Mauricio Macri promete una negociación caliente y exaltada.
 
Sin siquiera tener un borrador sobre la mesa, el diálogo ya se muestra tenso y los dirigentes opositores advierten que si las señales que comenzó a dar la Casa Rosada se terminan plasmando en la ley presupuestaria, no contarán con su apoyo.
 
"Estamos discutiendo sobre un escenario hipotético porque aún nadie del Gobierno nos dio detalles, pero está claro que si pretenden una reducción de las provincias del mismo monto que el recorte que hará la Nación, no hay acuerdo", explicó un gobernador que hasta ahora se mostraba en la lista de los dialoguistas.
 
Esta reacción tiene que ver con el recorte de gastos por 300 mil millones de pesos que planea el gobierno de Macri para el año próximo, de los cuales los territorios provinciales deberían aceptar una reducción del 50% de ese monto.
 
"El envío de recursos discrecionales que se destinan a gastos sociales no puede ser reducido porque son destinados a ciudadanos muy castigados. Intentaremos que no los toquen y los eliminen, aunque sabemos que seguirán congelados como hicieron en el último año", explicó un diputado del Frente Renovador.
 
Esta discusión recién empieza y en el Congreso prevén que serán largos meses de negociaciones difíciles que recién terminarán en diciembre.
 
Además del rechazo de los gobernadores, el bloque que responde a Sergio Massa ya habría tomado la decisión de no acompañar el Presupuesto.
 
"En privado ahora nos dicen que no somos tan malos y feos como dijeron que éramos, pero en público nos siguen atacando", se quejan en las filas massistas.
 
Aunque el diálogo entre el ex diputado y funcionarios nacionales macristas se retomó, cerca del tigrense dicen que el vínculo con Cambiemos "está roto y no tiene retorno".

14-07-2018 / 08:07
Con Macri de mal humor o deprimido, lo que queda claro es que a partir del acuerdo con el organismo financiero, el que dirige la economía del país es el Fondo Monetario Internacional.
 
Sin capacidad de reacción, Mauricio Macri ve cómo su futuro político se va de la mano del Fondo al despeñadero o al fondo del despeñadero. Es un escenario donde el oficialismo se queda con muy pocas herramientas para hacer política en el año y medio que le queda en la Casa Rosada.
 
Y también pone a los gobernadores contra la pared. Es poco lo que los gobernadores le pueden sacar al gobierno de Mauricio Macri, controlado totalmente por el Fondo. Lo más probable es que sea el gobierno nacional el que les quite a ellos.
 
Si antes tenían que pegarse al gobierno para conseguir recursos y sostenerse, ahora el camino que les queda es el contrario: despegarse para mostrar al gobierno nacional como responsable de lo que suceda en sus provincias.
 
El Fondo ha planteado sus exigencias. El gobierno tiene que ajustar y despedir. Ya anunció que no renovará los miles de contratos que se realizaron a través de las universidades. Y se esperan más despidos en otros organismos del Estado. El Fondo reclama resultados concretos, no está para demoras.
 
Este puede ser el peor momento del gobierno. Se lo ve acorralado por la crisis y no termina de digerir la abrupta caída de imagen a pesar del blindaje con que lo ha favorecido la corporación de medios oficialista. Pero no quiere decir que sea el final.
 
Es una fotografía que puede cambiar. Pero es una mala situación: junto a la crisis en la economía y el grave deterioro social, el gobierno fue castigado esta semana por una seguidilla de fallos judiciales adversos.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar