La Opinión Popular
                  07:58  |  Viernes 24 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-11-2017 / 08:11
NUEVA SEMANA DE REUNIONES

Macri suma la absorción de cajas de jubilaciones a la oferta a gobernadores

Macri suma la absorción de cajas de jubilaciones a la oferta a gobernadores
Ante las dificultades para cerrar un acuerdo el jueves, como pretende Macri, en la Casa Rosada evalúan ampliar la propuesta a las provincias.
 
El Gobierno de Mauricio Macri protagonizará una maratón de reuniones con los ministros de Hacienda de cada provincia durante las próximas 48 horas, donde redoblará la presión para que los distritos bajen el impuesto a los Ingresos Brutos como parte del acuerdo para el nuevo Pacto Fiscal.
 
Con ese fin, planean incluir en el convenio las cajas previsionales no transferidas a 13 jurisdicciones. El oficialismo habla con tono optimista y quiere acortar los tiempos, pero hasta el propio presidente Macri abre la puerta a que la negociación se extienda.
 
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio; su par de Hacienda, Nicolás Dujovne; y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, trabajarán a contrarreloj desde la Casa Rosada para que este jueves se firme el acuerdo fiscal. Desde hoy recibirán a ministros de Hacienda de Jujuy, Mendoza y Neuquén y hasta mañana planean tener bilaterales con todas las provincias.
 
En Casa Rosada sostienen que tienen que acordar "detalles" en torno a la baja de Ingresos Brutos. Pero desde el lado de las provincias consideran que no son "detalles" y que este punto está muy trabado ya que, en algunos distrito, la recaudación por IIBB representa el 70% de los ingresos.
 
El Gobierno planea negociar la nomenclatura de rubros de cada provincia pero se encuentran con trabas imprevistas. Por ejemplo, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, se quejó porque el plan sería más leve con el rubro de minerías que con el de hidrocarburos, a meses de que firmó un convenio multisectorial petrolero. El mandatario, al igual que sus pares, sienten la presión de las cámaras empresarias de cada sector, así como el Gobierno lo vivió en los últimos días con la resistencia de la empresa Coca Cola al incremento de la alícuota a las gaseosas.
 
Para llegar a un acuerdo, el Gobierno también piensa "ceder" otro punto. "Vamos a incluir las cajas previsionales no transferidas a 13 provincias", reconoció un funcionario que está metido en la negociación. Este es un punto que las provincias de mayor peso fiscal, como Córdoba, venían reclamando y que podría ayudar a que el gobernador peronista Juan Schiaretti, acuerde a bajar Ingresos Brutos.
 
Justamente, el Gobierno tiene el ojo puesto en Córdoba, luego de que los oficialistas María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad) se alinearan a la Casa Rosada, tal como era esperado. No fue casualidad que Macri publicara ayer una carta en el diario cordobés "La Voz", donde Cambiemos suele tener una amplia adhesión electoral que pone en aprietos a Schiaretti. "Tenemos que reducir la presión impositiva y diseñar un sistema equitativo y sustentable, con una relación más clara y cooperativa entre la Nación y las provincias", instó el Presidente en su misiva a los gobernadores. Bajo esta estrategia de presión, un asesor del Presidente confió sonriente: "tienen que aceptar el pacto porque es lo que la gente votó".
 
En el Ejecutivo es dispar el nivel de optimismo respecto a cerrar el acuerdo el jueves. El propio Macri admitió que se reunirán esta semana "para seguir avanzando". Sin embargo, algunos funcionarios creen que este jueves podría haber una foto del Presidente con los gobernadores, tras firmar el pacto.
 
La urgencia se debe al temor. "Necesitamos aprobar la reforma tributaria cuanto antes porque después del Congreso tiene que pasar por las legislaturas provinciales", explicó un funcionario con preocupación. "Es el momento en que todos tenemos que jugar a ser estadistas. No hay elecciones a la vista y acabamos de ganar las legislativas. Después, nos volvemos a pelear", reconoció otro secretario.
 
También hay preocupación en relación al acuerdo de responsabilidad fiscal, que consiste en puntos tales como que las provincias incorporen nuevo personal solo en relación con el crecimiento poblacional. El temor de la Casa Rosada es que el Pacto que se firme en la cúpula no llegue a la base de la pirámide, donde reinan los municipios.
 
Por  Martín Torino
 
Fuente: El Cronista
 
Agreganos como amigo a Facebook
23-11-2017 / 16:11
23-11-2017 / 12:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
El gobierno de Mauricio Macri se tropieza con obstáculos en el camino para aprobar a toda velocidad el paquete de reformas antiobreras que envió al Senado, a pedido del FMI. El titular de la comisión de Trabajo, el pampeano Daniel Lovera, les avisó a varios senadores que no avalará un "tratamiento exprés" de la reforma laboral, por lo que quedó descartado que el macrismo logre sacar dictamen de comisión el martes próximo luego de una sola audiencia.
 
Por su parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto de reforma a favor de los empresarios hasta que la CGT no explicite su aval en la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.
 
Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT, están en Roma y no definieron aún la postura que adoptarán en el Congreso. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".
 
Esta sentencia mina de incertidumbre el curso del proyecto laboral macrista proempresario. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no-K le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le complicaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.
 
La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos. El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de Contrato de Trabajo y consensuar un proyecto menos jodido a cambio del aval de los gremios. Pero, Triaca quiere que den la cara en el Congreso.
 
En Roma, el docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. En Buenos Aires, lo espera un sector interno dispuesto a patear la unidad de la central obrera tras el acuerdo con el Gobierno. Lidera esa cruzada Pablo Moyano, el virtual número tres de la CGT, impulsor de la movilización para rechazar el proyecto macrista. El pacto también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de la otra CTA.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar