Daer llegó a decir que en caso de que el gobierno insista con su proyecto tal como lo remitieron y que el Congreso no las anule, entonces evaluarían tomar "acciones sindicales". Daer minutos después se retiró ofuscado, luego de que les preguntaran la razón por la que la CGT había realizado paros en el gobierno anterior por el impuesto a las Ganancias y ahora "dudan" de tomar alguna medida.
 
Así las cosas, es necesario hacer un llamado a todos los que se oponen a la reforma, para salir a enfrentarla de forma urgente mediante una gran movilización. El planteo de salir a las calles cuando la reforma ya esté por aprobarse no va a permitir frenarla.
 
La Opinión Popular
'/> La CGT rechaza cambios a la Ley de Contrato de Trabajo y la baja de jubilaciones / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  08:03  |  Viernes 24 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-11-2017 / 08:11
REPUDIO UNÁNIME A LAS REFORMAS NEOLIBERALES DE MACRI

La CGT rechaza cambios a la Ley de Contrato de Trabajo y la baja de jubilaciones

La CGT rechaza cambios a la Ley de Contrato de Trabajo y la baja de jubilaciones
En la reunión se esbozó la necesidad de medidas sindicales para actuar en caso de que el proyecto pueda superar el escollo parlamentario, además un mayor trabajo con las regionales de la CGT para homogeneizar la posición sindical e incluso ordenar al equipo de abogados de la central obrera para que actúen de manera coordinada contra los ataques judiciales a los dirigentes gremiales e incluso contra las operaciones mediáticas.
Sin llegar a patear el tablero, el consejo directivo en pleno de la CGT se endureció y decidió rechazar de plano el intento del gobierno de Mauricio Macri de modificar la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) que incluye el megaproyecto de precarización laboral, un plan que ataca duramente derechos y conquistas de los trabajadores.
 
Los sindicalistas definieron este punto como "innegociable" por entender que, por un lado, significa la destrucción de la legislación que protege al trabajador de los abusos patronales. Pero también que forma parte de una escalada del Gobierno que avanza sobre el sindicalismo como objetivo final terminar con el peronismo.
 
Además, la CGT le envió una señal a los gobernadores peronistas. Fue al manifestar su rechazo a los cambios propuestos a la LCT y una eventual baja de las jubilaciones, que ya son miserables, derivada de la modificación prevista de su fórmula de actualización, generando un ahorro de $100.000 millones que compensaría el Fondo del Conurbano para María Eugenia Vidal. Puntos clave de la reforma laboral y previsional que, junto con las medidas impositivas, el Gobierno negocia en paralelo con las provincias y los empresarios.
 
A pesar de que la negativa es rotunda, durante la conferencia de prensa posterior los triunviros Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid reconocieron que no está cerrado el camino de diálogo con el gobierno. Y es que la negativa del Consejo Directivo no incluye los tres ítems que habían estado conversando con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana: blanqueo laboral, capacitación permanente y agencia de salud.
 
En ese sentido, Daer dio a entender que habían sido, por lo menos, engañados porque nunca se había hablado de la reforma de la LCT. El titular del gremio de Sanidad buscó ser tajante al afirmar que "la CGT no aceptará cambios respecto de la filosofía del trabajo, la política de 'deslaborización', el banco de horas por un año, que impedirá el pago de las extras, el cálculo de las indemnizaciones y las pasantías".
 
Daer llegó a decir que en caso de que el gobierno insista con su proyecto tal como lo remitieron y que el Congreso no las anule, entonces evaluarían tomar "acciones sindicales". Daer minutos después se retiró ofuscado, luego de que les preguntaran la razón por la que la CGT había realizado paros en el gobierno anterior por el impuesto a las Ganancias y ahora "dudan" de tomar alguna medida.
 
Así las cosas, es necesario hacer un llamado a todos los que se oponen a la reforma, para salir a enfrentarla de forma urgente mediante una gran movilización. El planteo de salir a las calles cuando la reforma ya esté por aprobarse no va a permitir frenarla.
 
La Opinión Popular

 
La CGT se endurece y se niega a discutir cambios a la Ley de Contrato de Trabajo
 
Mantener abierta la mesa de negociación con el Gobierno y a la par consolidar algunas garantías políticas que le ofrezcan cierto paraguas para frenar los cambios laborales que consideran inaceptables.
 
Esa estrategia por partida doble definió ayer el consejo directivo de la CGT en el marco de un encuentro en el que, tras analizar puntualmente el contenido de la reforma propuesta por la Casa Rosada, la entidad advirtió su abierto rechazo a las modificaciones planteadas sobre la Ley de Contrato de Trabajo. "Tal como está (la reforma) no la acompañamos. Hay temas imposibles de aceptar que tienen que ver con cuestiones de fondo", afirmó a este diario el dirigente Héctor Daer, uno de los miembros del triunvirato que conduce la central obrera.
 
Daer ratificó la voluntad del sindicalismo de continuar con la ronda de conversaciones con el Ministerio de Trabajo para frenar los cambios a la LCT que los gremios consideran "inaceptables" (está previsto un nuevo encuentro con Jorge Triaca el próximo lunes), y rechazó que el Gobierno vaya a enviar al Congreso el proyecto sin consenso al advertir que "no tiene los votos para aprobarlo"
 
En ese sentido, los líderes cegetistas apuestan a avanzar en el armado de un frente común con gobernadores y senadores del PJ. Con ese objetivo el triunvirato compartió una cena con el tucumano Juan Manzur el miércoles por noche, y previamente había compartido charlas por separado con el sanjuanino Sergio Uñac y el titular de la bancada del PJ en la Cámara alta, Miguel Pichetto.
 
La ronda para aceitar los respaldos políticos continuará en los próximos días con encuentros por separado con diversos caciques provinciales peronistas en la apuesta de culminar con una gran foto conjunta en un plazo de diez días. "Necesitamos un gesto contundente de fortaleza para dar la pelea", justificó un referente de la primera línea cegetista.
 
En tanto, otro de los triunviros, Juan Carlos Schmid, insistió en que si el Gobierno aspira a consensuar la reforma "tiene que hacer importantes modificaciones y desechar otras cosas". Así Schmid se sumó a Daer en el objetivo de ratificar la continuidad del diálogo con Triaca, lo que significó un revés para los sectores cegetistas más críticos, enrolados en el moyanismo, que reclamaban a la conducción sindical su salida de la mesa de negociaciones.
 
La posición esgrimida ayer por la central obrera supone un ejercicio por mostrar públicamente una actitud de endurecimiento que le permita ganar tiempo y, en paralelo, sumar aliados políticos para negociar con mayor fortaleza las modificaciones en la legislación laboral.
 
En reserva, los gremialistas reparten el contenido de la reforma en tres partes: una serie de artículos compartidos con el Gobierno (blanqueo laboral, capacitación y la Agnet), otro grupo de propuestas sobre las que reclaman algunas modificaciones (indemnizaciones) y un tercer paquete que interpretan de innegociable, entre los que sobresalen los cambios en la filosofía del derecho laboral, la limitación de la responsabilidad solidaria en las tercerizaciones, la incorporación de nuevas categorías laborales y el banco de horas, entre otros.
 
Por  Elizabeth Peger
 
Fuentes: El Cronista, Página12, iProfesional y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
La CGT rechaza cambios a la Ley de Contrato de Trabajo y la baja de jubilaciones
La cúpula de la central obrera rechazó hoy de plano los cambios propuestos por la Casa Rosada a la Ley de Contrato de Trabajo, a la que calificó como "innegociable", y, al referirse a la reforma previsional, denunció que "las modificaciones a la fórmula de movilidad jubilatoria por inflación futura generarían un ahorro que el Gobierno procura utilizar para compensar el Fondo del Conurbano".
23-11-2017 / 16:11
23-11-2017 / 12:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
El gobierno de Mauricio Macri se tropieza con obstáculos en el camino para aprobar a toda velocidad el paquete de reformas antiobreras que envió al Senado, a pedido del FMI. El titular de la comisión de Trabajo, el pampeano Daniel Lovera, les avisó a varios senadores que no avalará un "tratamiento exprés" de la reforma laboral, por lo que quedó descartado que el macrismo logre sacar dictamen de comisión el martes próximo luego de una sola audiencia.
 
Por su parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto de reforma a favor de los empresarios hasta que la CGT no explicite su aval en la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.
 
Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT, están en Roma y no definieron aún la postura que adoptarán en el Congreso. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".
 
Esta sentencia mina de incertidumbre el curso del proyecto laboral macrista proempresario. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no-K le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le complicaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.
 
La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos. El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de Contrato de Trabajo y consensuar un proyecto menos jodido a cambio del aval de los gremios. Pero, Triaca quiere que den la cara en el Congreso.
 
En Roma, el docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. En Buenos Aires, lo espera un sector interno dispuesto a patear la unidad de la central obrera tras el acuerdo con el Gobierno. Lidera esa cruzada Pablo Moyano, el virtual número tres de la CGT, impulsor de la movilización para rechazar el proyecto macrista. El pacto también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de la otra CTA.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar