La firma ubica en el mismo grupo a Turquía, Pakistán, Egipto y Qatar. La fragilidad de esas economías emergentes responde a la alta dependencia del financiamiento externo. La advertencia, que también contempla el deterioro de la cuenta corriente, es conocida: un cambio en la política monetaria de países como Estados Unidos que se exprese a través del incremento sostenido en sus tasas de interés, podría resultar en un cierre abrupto del financiamiento externo.
 
Los directivos para la región del Fondo Monetario Internacional (FMI) realizaron el mes pasado un cuestionamiento similar. Ni el FMI ni S&P cuestionan la orientación de la política económica elegida por el Gobierno de Mauricio Macri, sino que proponen como alternativa las "soluciones" neoliberales de siempre: una profundización del ajuste fiscal a través del recorte de subsidios, la reducción del empleo público o la venta de empresas estatales.
 
"El entorno de financiamiento es ahora el más benigno que tengamos memoria", sostiene el informe de S&P que lleva la firma del jefe de calificación global soberana de la firma, Moritz Kraemer, al referirse a la avidez de los inversores por adquirir deuda de países que, como Argentina, llegan a pagar tasas superiores a las de los países centrales.
 
"Sin embargo, la amenaza del ajuste monetario ahora es más concreta que antes", indica el informe citado por la cadena norteamericana CNBC al advertir sobre el incipiente proceso de aumento en las tasas de interés de la Reserva Federal, Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra.
 
Los responsables macristas de la colocación de deuda argentina rechazan la existencia de riesgos asociados a la sustentabilidad de esos pasivos. El ministro de Finanzas, Luis Caputo, desestimó los cuestionamientos sobre el ritmo de endeudamiento. No todos los economistas comparten su visión.

"La fragilidad que señala el informe de S&P no es novedosa desde que Argentina se convirtió en el país que más deuda toma del mundo. La calificadora advierte que se vienen tasas de interés más altas en países como Estados Unidos. Cuando esos procesos comienzan, las consecuencias para Argentina no son un incremento en el costo del financiamiento sino la interrupción en el flujo de fondos", consideró el director de la consultora PxQ, Emmanuel Agis.
 
La Opinión Popular

'/> Endeudamiento exorbitante o ajuste neoliberal, la trampa del modelo macrista / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  04:50  |  Viernes 22 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-11-2017 / 07:11
ARGENTINA, ENTRE LOS 5 PAÍSES MÁS VULNERABLES DEL MUNDO POR SU NIVEL DE ENDEUDAMIENTO, SEGÚN STANDARD & POOR’S

Endeudamiento exorbitante o ajuste neoliberal, la trampa del modelo macrista

Endeudamiento exorbitante o ajuste neoliberal, la trampa del modelo macrista
Desde el fin del conflicto con los fondos buitre, Argentina se benefició de las tasas bajas a nivel global y logró solucionar sus necesidades de financiamiento en el mercado internacional. Pero los vientos pueden cambiar más temprano que tarde y ahora la estrategia diseñada por el Gobierno de Mauricio Macri puede ponerla entre las economías más frágiles. La calificadora de riesgo S&P ubicó a la economía argentina entre las más perjudicadas por una política de "normalización" de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos. Comparte esta categoría con países como Turquía, Pakistán, Egipto y Qatar.
El acelerado endeudamiento externo provocado por el gobierno de la alianza Cambiemos en estos dos años revivió uno de los vectores históricos de las crisis periódicas de la economía argentina. El país es hoy uno de los cinco más vulnerables del mundo a los cambios en las condiciones financieras internacionales, según la evaluación de la calificadora de riesgo Standard & Poor's.
 
La firma ubica en el mismo grupo a Turquía, Pakistán, Egipto y Qatar. La fragilidad de esas economías emergentes responde a la alta dependencia del financiamiento externo. La advertencia, que también contempla el deterioro de la cuenta corriente, es conocida: un cambio en la política monetaria de países como Estados Unidos que se exprese a través del incremento sostenido en sus tasas de interés, podría resultar en un cierre abrupto del financiamiento externo.
 
Los directivos para la región del Fondo Monetario Internacional (FMI) realizaron el mes pasado un cuestionamiento similar. Ni el FMI ni S&P cuestionan la orientación de la política económica elegida por el Gobierno de Mauricio Macri, sino que proponen como alternativa las "soluciones" neoliberales de siempre: una profundización del ajuste fiscal a través del recorte de subsidios, la reducción del empleo público o la venta de empresas estatales.
 
"El entorno de financiamiento es ahora el más benigno que tengamos memoria", sostiene el informe de S&P que lleva la firma del jefe de calificación global soberana de la firma, Moritz Kraemer, al referirse a la avidez de los inversores por adquirir deuda de países que, como Argentina, llegan a pagar tasas superiores a las de los países centrales.
 
"Sin embargo, la amenaza del ajuste monetario ahora es más concreta que antes", indica el informe citado por la cadena norteamericana CNBC al advertir sobre el incipiente proceso de aumento en las tasas de interés de la Reserva Federal, Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra.
 
Los responsables macristas de la colocación de deuda argentina rechazan la existencia de riesgos asociados a la sustentabilidad de esos pasivos. El ministro de Finanzas, Luis Caputo, desestimó los cuestionamientos sobre el ritmo de endeudamiento. No todos los economistas comparten su visión.


"La fragilidad que señala el informe de S&P no es novedosa desde que Argentina se convirtió en el país que más deuda toma del mundo. La calificadora advierte que se vienen tasas de interés más altas en países como Estados Unidos. Cuando esos procesos comienzan, las consecuencias para Argentina no son un incremento en el costo del financiamiento sino la interrupción en el flujo de fondos", consideró el director de la consultora PxQ, Emmanuel Agis.
 
La Opinión Popular

 
Argentina en la lista de 5 países emergentes más "frágiles"
 
La agencia de calificación crediticia S&P Global ubicó a la Argentina en la nueva lista de "países frágiles", muy permisibles a los vendavales económicos que se desaten en las grandes potencias del mundo.
 
S&P reorganizó su lista de naciones que se vieron más afectadas negativamente en un entorno de tasas de interés en alza. En el listado, además de la Argentina figuran Turquía, Pakistán, Egipto y Qatar. Son los nuevos "cinco frágiles", remarcaron las cadenas de noticias internacionales.
 
"Son las economías de mercados emergentes que sufrirán más con esta nueva política de las naciones desarrolladas", sostuvo el reporte de la agencia internacional.
 
Las condiciones monetarias son "excepcionalmente acomodaticias" y, para algunos mercados emergentes, "el entorno de financiación es ahora el más benigno en la memoria", dijo en un informe Moritz Kraemer, director general de S&P Global y jefe de calificación global soberano. "Sin embargo, la amenaza del ajuste monetario ahora es más concreta que antes", remarcó.
 
Después de años de política monetaria ultra-laxa desde el colapso financiero mundial de 2008, los bancos centrales de todo el mundo han comenzado a revertir sus programas de flexibilización cuantitativa e incluso han elevado las tasas de referencia en algunos casos.
 
La Reserva Federal de los Estados Unidos comenzó a subir las tasas de interés y el Banco de Inglaterra dio el mismo paso la semana pasada, por primera vez desde 2007. El Banco Central Europeo también anunció que reducirá su compra de bonos gubernamentales y corporativos a partir del próximo año.
 
Según CNBC, una política monetaria más estricta plantea "riesgos" para las economías emergentes en una variedad de formas. Una de las posibles consecuencias es el aumento en los costos de endeudamiento para estas naciones, ya que el dólar generalmente aumenta a medida que se aumentan las tasas, y las cinco frágiles toman préstamos en moneda estadounidense.
 
Otra posible impacto de elevar las tasas es la fuga de divisas, de la mano de la especulación financiera y la falta de inversiones genuinas: los inversionistas estadounidenses vuelven a enviar su dinero a su país de origen en previsión de mayores rendimientos.
 
El informe de S&P Global utilizó siete variables, incluido el saldo de la cuenta corriente como porcentaje del crecimiento y el porcentaje de deuda denominada en moneda extranjera, como parte de la deuda total que poseen los países.
 
Turquía fue la única nación soberana que estuvo "siempre entre las más vulnerables", independientemente de la variable elegida, señaló la agencia de calificación. "Qatar tiene una posición débil en la mayoría de las variables de flujo, pero solo es superada por Arabia Saudita por tener un sólido balance externo de activos", añadió.
 
"Algunos observadores podrían argumentar que, debido a sus profundos bolsillos, Qatar no debería estar en los nuevos 'Fragile Five'. Si excluimos a Qatar de ese grupo, Colombia tomaría su lugar", dijo Kraemer en el informe.
 
En 2015, los cinco frágiles eran Brasil, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía.
 
Fuentes: Ámbito Financiero, Página12 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Endeudamiento exorbitante o ajuste neoliberal, la trampa del modelo macrista
El descomunal endeudamiento generado por Mauricio Macri es la gran causa de la fragilidad. Argentina ahora es parte del grupo que integra Turquía, Pakistán, Egipto y Qatar, luego que el gobierno de Macri se endeudara en total unos US$ 125.000 millones entre fines de 2015 y principios de 2018.
21-06-2018 / 19:06
21-06-2018 / 11:06
Así lo señaló en una entrevista por Radio Mitre. "Esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario", agregó el nuevo titular del Banco Central. Para Luis Caputo "no hay mal que por bien no venga". El actual titular del Banco Central y ex ministro de Finanzas está hablando de la corrida bancaria que generó una importante devaluación. Lo que el ex ministro festeja implica, para la clase trabajadora, una persistente caída en su nivel de vida.
 
En una entrevista defendió las medidas que se vienen tomando y "festejó" haber terminado atando la suerte del país a un acuerdo con el FMI. "En el corto plazo estas cosas tienen costo, pero yo creo que de mediano y largo plazo no hay mal que por bien no venga, es lo mejor que nos pudo haber pasado, esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario y esto da mucho mayor certidumbre particularmente con el financiamiento, porque dependemos del financiamiento externo", señaló Caputo.
 
El funcionario también ensayó una suerte de "autocrítica" light. "Hubo algunos errores propios, también hubo problemas políticos", indicó. Renglón seguido agregó que su prioridad "es desarmar la gran pelota de Lebac". Precisamente, esa "gran pelota" fue construyéndose desde el mismo gobierno de Macri y la administración del Banco Central que impulsó la bicicleta financiera a través de ese mecanismo.
 
El titular del Central señaló además que "siempre tuvimos claro que, de alguna manera, había que acelerar más el ritmo fiscal. Lo que pasa es que, como dicen, la política es el arte de lo posible. Entonces, cuando vos tenés minoría en ambas cámaras y no tenés todo el poder necesario, hacés lo que podés".
 
La definición del funcionario confirma que el llamado "gradualismo" fue un resultado de la debilidad política del gobierno para impulsar abiertamente sus brutales planes de ajuste. Lo que el ministro considera un motivo para "alegrarse" implica una creciente caída en el nivel de vida de amplias capas de la población.
 
La devaluación del peso -que ya superó el 50 % en lo que va de 2018- se traslada crecientemente a los precios, golpeando sobre el bolsillo de la clase trabajadora. El titular del Central vuelve a demostrar la "sensibilidad" de banquero y gran empresario. Lo que es una "buena noticia" para él y los millonarios funcionarios del Pro, significa el empobrecimiento creciente para trabajadores y jubilados.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
El Día de la Bandera nos dejó un sabor muy, pero muy, triste. El día fatal llegó. Ayer, el directorio del organismo internacional dio el visto bueno final para el acuerdo Macri-FMI y envió los primeros USD 15.000 millones a las arcas del Gobierno de los CEOs. Esto es lo que nos va a llevar a una situación de dependencia total hacia el Fondo Monetario Internacional, que de ahora en más dictará la política económica para la Argentina. Resignamos nuestra soberanía.
 
Pero, de los USD 32.000 millones, que se supone que el FMI nos va a dar desde acá hasta que el mandato de Mauricio Macri finalice, casi la mitad de ellos, los USD 15.000 millones otorgados ayer, están puestos exclusivamente para empezar a saldar las cuentas. Porque es claro: las deudas que tiene la Argentina superan holgadamente los USD 32.000 millones.
 
Este dinero va a ir exclusivamente al mercado cambiario, a la especulación,como si esto fuera lo más importante, y será direccionado para pagar las deudas que éste Gobierno generó, llamadas Lebacs, llamadas compromisos externos, como lo son los bonos que no eran ni son buenos para el país. Aquí también brilló por su ausencia, lamentablemente, el crecimiento, el trabajo y la producción.
 
Por otra parte, Morgan Stanley Capital International (MSCI), la empresa dedicada a calificar los mercados financieros del mundo, le otorgó la etiqueta de "Economía emergente" a la Argentina y, de este modo, nuestro país dejó de ser un mercado "de frontera", una categoría a la cual se había caído en 2009, cuando el gobierno de Cristina dispuso restricciones al movimiento de capitales externos.
 
Sin embargo, aunque la mona se vista de seda, mona queda. Esto, por su sólo sello, no significa que los "brotes verdes" y la tan esperada "lluvia de inversiones" vayan a llegar a nuestro país. Si la Argentina pretende que el dinero entre a las arcas nacionales las variables tienen que ser claras: mercado robusto e impuestos y tarifas racionales.
 
Por ello, y a la luz de los eventos más recientes que afectan la situación cambiaria del país, el MSCI aclaró que revisará su decisión de reclasificación si las autoridades argentinas introdujeran cualquier tipo de restricciones de acceso al mercado, como el control de capitales o de divisas.
 
Por último, aunque Macri no es muy patriota que digamos, el hecho que no fue ayer a un acto tan importante, como el Día de la Bandera, muestra que este acuerdo neocolonial con el FMI es absolutamente impopular. Macri le tiene miedo a su pueblo. Teme sentir la bronca popular, aunque sería bueno que lo percibiera para entender que tiene que cambiar el rumbo neoliberal en vez de haber tratado de solucionar, con la dependencia del FMI, la crisis de la Argentina.
 
Tal vez, el clamor de tantas marchas, de los paros y de los reclamos, despierte al arco político opositor. Esperemos que no sea tarde, porque 18 meses para elegir un nuevo Presidente no es mucho tiempo, pero sí es mucho para quienes padecen necesidades.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
20-06-2018 / 10:06
La agenda oficial del presidente conservador Mauricio Macri marcaba que hoy a las 9 participaría en el Monumento a la Bandera del tradicional acto en conmemoración a Manuel Belgrano. Sin embargo, a último momento, el titular del PRO de Santa Fe, Federico Angelini, anunció que el mandatario no asistirá para evitar las protestas en su contra.
 
Angelini eligió decir que "se priorizó cuidar la paz". El discurso de Macri hubiera sido el primero tras los cambios en el equipo económico, que no frenaron la corrida ni la devaluación del peso frente al dólar. "Querían empañar el Día de la Bandera. No queremos darle margen a los violentos", fruteó el dirigente del PRO santafecino, al confirmar el faltazo del presidente, que debería haber compartido el acto con la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz.
 
Luego la noticia fue confirmada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio: "Con motivo de haber recibido notificaciones de los responsables de la seguridad presidencial y del Gobierno de Santa Fe donde se indicaba que se debían reforzar las medidas de seguridad para evitar la posibilidad de que se generen disturbios en las calles de Rosario de organizaciones políticas, se suspenderá mañana la asistencia del Presidente".
 
Las protestas estaban organizadas por sectores que se movilizan y reclaman contra las medidas antipopulares que lleva adelante el gobierno de Macri. Además se preveía la movilización de organizaciones sociales y políticas. Solo dos muestras, entre muchas otras posibles, de rechazo al ajuste en curso que implementa el actual Poder Ejecutivo a favor del gran empresariado y en contra de los trabajadores.
 
El Gobierno de los Ricos viene atravesando tensos episodios, el último que se viralizó, fue la entrega de una banana al jefe de Gabinete, Marcos Peña, tras ser bautizado como "El Gorila del año", lo mismo pasó en el mundial de Rusia, en donde la hinchada argentina realizó cánticos con referencia al precio del dólar.
 
Por supuesto, para evitar este tipo de protestas o "escraches", en un ambiente "poco feliz" que se respira en las últimas semanas por los efectos de la política neoliberal: inflación, tarifazos, acuerdo neocolonial con el FMI, pérdida del poder adquisitivo, etc., el Gobierno de los CEOs decidió "por razones de seguridad", que Macri no viaje a Rosario.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar