La Opinión Popular
                  13:45  |  Domingo 21 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Es falso que si los combustibles aumentan en el mercado internacional tienen que hacerlo en el país. El petróleo que consumimos se extrae y se comercializa en la Argentina y debe estar atado a nuestros propios costos”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Internacionales - 08-11-2017 / 20:11
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 09/11/1989 SE DERRIBA EL MURO DE BERLÍN

La caída del Muro de Berlín cambió al mundo

La caída del Muro de Berlín cambió al mundo
El Muro de Berlín cayó en la noche del jueves 09 de noviembre de 1989, 28 años después de su construcción.
El Muro de Berlín fue parte de las fronteras interalemanas desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 09 de noviembre de 1989 y separó a la República Federal Alemana de la República Democrática Alemana.
 
Con la intensificación de la Guerra Fría, la guerra diplomática se tornó en amenaza militar permanente, se reforzaron las fronteras, particularmente por parte del bando oriental. Las fronteras pasarían, de ser una separación entre las dos partes alemanas, a ser parte de la frontera entre la Comunidad Económica Europea (antecesora de la Unión Europea) y el Consejo de Ayuda Mutua Económica (COMECON), entre la OTAN y los miembros del Pacto de Varsovia, y también entre dos ideologías políticas y dos bloques económico-culturales que se enfrentaban en la Guerra Fría.
 
El Muro de Berlín cayó en la noche del jueves 09 de noviembre de 1989, 28 años después de su construcción. La apertura del muro, conocida en Alemania con el nombre de die Wende (El Cambio), fue consecuencia de las exigencias de libertad de circulación en la ex-RDA y las evasiones constantes hacia las embajadas de capitales de países del Pacto de Praga y Varsovia, y por la frontera entre Hungría y Austria, que impuso menos restricciones desde el 23 de agosto. En septiembre, más de 13.000 alemanes orientales emigraron hacia Hungría.
 
Hacia el final de 1989 comenzaron manifestaciones masivas en contra del gobierno de la Alemania Oriental. El líder de la RDA, Erich Honecker, renunció el 18 de octubre de 1989, siendo reemplazado por Egon Krenz pocos días más tarde.
 
La caída de este muro permitió la unión de Alemania, y significo la derrota del comunismo alemán, un régimen que venía deteriorándose desde hacia tiempo. Sin embargo aun más preocupante era lo que significaba esto para la URRS, ya que desde este momento comenzó el fin de la Unión Soviética.
 
Muchas de las repúblicas constituyentes de la URRS iniciaron gestiones para obtener la independencia, como Lituania, Letonia, Estonia y Moldavia. Sin embargo aun así no caía totalmente la URRS, el golpe real vino cuando en mayo de 1990, Borís Yeltsin, quien había sido expulsado del PCUS en 1987, fue elegido presidente del Parlamento ruso. Desde esa posición de poder, Yeltsin impulsó medidas que precipitaron el fin de la Unión Soviética.
 
Por Carlos Morales

La caída del Muro de Berlín fue la expresión más evidente y conmovedora de la implosión de un sistema que se hundió por sus errores, ineficiencia y burocracia. Este hecho crucial, que luego siguió con la disolución de la URSS, no hizo del mundo un lugar más justo ni menos peligroso.
 
La desaparición de una de las superpotencias provocó, paradójicamente, un desbarajuste y un desequilibrio que aún no se ha podido reestablecer. La guerra fría entre Estados Unidos y sus aliados con la Unión Soviética y los suyos tuvo al mundo al borde de otra guerra quizá definitiva. Berlín fue la frontera entre el Oeste capitalista y el Este del socialismo real. En esa ciudad emblemática, repartida entre los aliados de la Segunda Guerra, donde el pulso de esa confrontación se auscultaba cada segundo. 
Un Muro levantado que fue el ícono de la impotencia de un régimen que prometía un sistema socialista pero que debía contener, de cualquier manera, el éxodo de sus presuntos beneficiarios. Fue en Berlín donde una multitud atravesó el muro el 9 de noviembre de 1989, entre la cual se encontraba Angela Merkel, actual canciller de Alemania.
 
El poderío nuclear de ambas potencias creó un balance entre amenazas y temores. Esa dinámica le dio al sistema un núcleo firme de previsibilidad.
 
Tras el derrumbe de la URSS, EE.UU. apareció como la única potencia dominante y pretendió establecer una política de policía mundial. Fueron tiempos en los que se pregonaba que la democracia había ganado definitivamente la pelea. Pronto, el desbalance expuso las limitaciones a esa teoría y sus resultados prácticos: las guerras declaradas por Washington se convirtieron en problemas más que en la solución ideal que los promotores de la acción militar -y de los negocios- habían prometido al abrir esta Caja de Pandora.
 
El sistema mundial sigue inestable y la aparición de otros polos de poder están reconfigurando el mundo. A la vez, EE.UU. enfrenta nuevos desafíos y el terrorismo impone condiciones que obligan a respuestas militares de cuya eficacia todavía no hay constancia fehaciente.
 
Lo que abrió los 156 kilómetros de concreto y hierro que dividía Berlín fue una fuerza contenida por una élite político-militar que negaba y reprimía libertades elementales. La sociedad no encontraba en ese sistema respuestas a sus inquietudes personales ni colectivas. Esa lección del 9 de noviembre es la que perdura, más allá de la geopolítica.
 
Ricardo Kirschbaum
 
Fuente: Clarín 

Agreganos como amigo a Facebook
20-01-2018 / 18:01
La Segunda Guerra Mundial, desatada por las potencias imperialistas, y que arrastró a la Unión Soviética y a otros pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, los llevó a una sangrienta lucha de liberación.
 
El 21 de enero de 1944, en Leningrado, los soviéticos rompen el asedio alemán a la ciudad, que duró 29 meses. El sitio de Leningrado fue una acción militar alemana durante la Segunda Guerra Mundial encabezada por Wilhelm Ritter von Leeb, que buscó inicialmente apoderarse de la ciudad de Leningrado (la actual San Petersburgo).
 
El objetivo de las tropas nazis era borrar a Leningrado de la faz de la tierra: acabar con la cuna de la revolución bolchevique y el símbolo de la cultura rusa sería una solución perfecta para socavar la resistencia soviética.
 
Había otros factores también: era un puerto marítimo estratégico y alojaba la única fábrica productora de tanques pesados, coches y trenes blindados del mundo. Los comandantes nazis analizaron la posible escalada de la resistencia y decidieron matar a la ciudad de hambre.
 
Adolf Hitler, ante la perspectiva de tener que mantener a una población enemiga de más de 3.000.000 de habitantes, instruyó que se la sitiara y se dejara morir a la población por hambre y frío. El sitio duró casi 900 días, desde 1941 hasta 1944, uno de los asedios más largos de la historia de la humanidad.
 
La ciudad estuvo a punto de perecer si no hubiera sido que se estableció un corredor a través del helado lago Ládoga por donde llegaba una escuálida ayuda a los sitiados. 
 
Los muertos hasta ser liberada la ciudad superaron la cifra extraoficial de 1.200.000, más personas de las que perdieron EE.UU. y el Reino Unido juntos a lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial, que culminó en la derrota del fascismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes.
 
La Opinión Popular

19-01-2018 / 17:01
19-01-2018 / 16:01
19-01-2018 / 16:01
El 20 de enero de 1942, en el distrito berlinés de Wannsee, tuvo lugar una conferencia de grupo de representantes civiles, policiales y militares del gobierno de la Alemania nazi sobre la «Solución final del problema judío» (Endlösung der Judenfrage). Las decisiones tomadas condujeron al Holocausto.
 
Debido a la apertura de un frente militar contra EE.UU., Alemania reorganizó la administración de recursos en los territorios ocupados. Hermann Göring, mariscal del Reich, da plenos poderes al General de las SS Reinhard Heydrich, con el objeto de encontrar la «solución final» al problema judío en Europa.
 
La discusión se centró en el objetivo de expulsar a los judíos de todos los ámbitos de Alemania. Se expusieron las medidas a tomar y se presentó el plan de la «deportación» de los judíos hacia el este para «apropiada (...) durante dicha acción sin duda una gran parte será eliminada por causas naturales», el «remanente final tendrá (...) que ser tratado en conformidad, porque (...), si son liberados, actuarían como la semilla de un nuevo resurgimiento judío».
 
La reunión fue la primera discusión de la Solución Final y los protocolos con el contenido de la reunión fueron hallados intactos por los Aliados al final de la Segunda Guerra Mundial y usados durante los juicios de Núremberg como prueba contundente sobre el programa de exterminación de los judíos en los campos de concentración.
 
El protocolo de la reunión no menciona explícitamente el asesinato en masa. Pero, el criminal nazi Adolf Eichmann, secuestrado en Argentina el año 1960 por el Mossad y llevado a juicio en Jerusalén, donde fue condenado a muerte por crímenes contra la humanidad y ejecutado el 31 de mayo de 1962, admitió en su juicio que el lenguaje real usado durante la conferencia fue mucho más directo e incluyó términos tales como «exterminación» y «aniquilación».
 
La Opinión Popular 

17-01-2018 / 21:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar