La Opinión Popular
                  08:24  |  Martes 11 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-11-2017 / 09:11
PUSO A LA VENTA UNA SERIE DE ACTIVOS ESTRATÉGICOS DEL SECTOR ENERGÉTICO

Envalentonado por las urnas, el gobierno de Macri activa la privatización eléctrica

Envalentonado por las urnas, el gobierno de Macri activa la privatización eléctrica
El gobierno de Mauricio Macri se desprenderá de la participación del Estado en seis centrales termoeléctricas, una porción de la proveedora nuclear Dioxitec y acciones en otras compañías del sector energético. También se deja abierta la puerta para privatizar las represas del sur, aún no construidas.
 
El gobierno de Mauricio Macri puso ayer a la venta por decreto su participación en seis centrales  termoeléctricas, una porción de la proveedora nuclear Dioxitec y acciones en otra serie de compañías del sector energético. El objetivo oficial es recaudar 1000 millones de dólares. Fuentes oficiales aseguran que para desprenderse de esos activos no requieren autorización del Congreso.
 
En los considerandos de la norma también se dejó abierta la puerta para vender en el futuro las centrales hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, las cuales todavía no se comenzaron a construir, pero a las que el decreto rebautizó como La Barrancosa y Condor Cliff, respectivamente, nombre original que tenían al comienzo del proyecto.
 
El otro punto destacado de la norma es la fusión por absorción de los activos de Emprendimientos Energéticos Binacionales S.A. (Ebisa) dentro de Energía Argentina S.A. (Enarsa), la cual ahora pasará a llamarse Integración Energética Argentina S.A. (Ieasa). 

 
La lista de empresas a la venta incluye seis centrales térmicas:
 
Ensenada de Barragán (Buenos Aires)
Brigadier López (Santa Fe)
Manuel Belgrano (Buenos Aires)
José de San Martín (Santa Fe)
Vuelta de Obligado (Santa Fe)
Guillermo Brown (Buenos Aires)
 
El decreto 882/17 aclara que quien adquiera los activos de las centrales a cielo abierto Ensenada de Barragán y Brigadier López deberá completar su cierre de ciclo, obra que le sumará 450 megavatios al sistema.
 
La construcción de Ensenada estaba a cargo de Ángelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri, y Brigadier López en manos de la española Isolux, pero ninguna de las firmas completó la obra y el año pasado el gobierno rescindió el contrato con el acuerdo de los privados. 
 
Las otras cuatro centrales de ciclo combinado fueron construidas mediante el Fondo de Inversiones para el Mercado Eléctrico Mayorista (Foninvemem), un fideicomiso conformado en 2005 con fondos que Cammesa les debía a las generadoras y un aporte adicional desembolsado con el Estado.
 
Los contratos con las generadoras preveían la construcción de las centrales y su operación por diez años. Luego los activos se repartían de acuerdo al aporte que hizo cada parte para construirlos. El Estado ahora venderá la suya.
 
Una vez que Enarsa se desprenda de su participación en esas seis centrales, el Estado nacional habrá resignado todo tipo de propiedad en el segmento de generación termoeléctrica, donde había ido ganando mercado durante el kirchnerismo.
 
Hugo Balboa, presidente de Enarsa, lo confirmó ayer en una entrevista con el portal especializado EconoJournal: "El Estado, a través del Ministerio de Energía, definió que la generación térmica no es un activo estratégico, por lo que va a desprenderse de esos activos", aseguró.
 
El decreto prevé además la privatización parcial de Dioxitec, una firma estatal con sede en Córdoba controlada hasta ayer por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), que produce dióxido de uranio para las centrales nucleares.
 
En este caso el Gobierno hace valer el artículo 4 del decreto 1286 de noviembre de 1996 que creó la firma, donde dice que el 51 por ciento de las acciones clase C están sujetas a privatización, posibilidad que hasta ahora nunca se había hecho valer. Antes de avanzar con la venta, el presidente Macri transfirió esas acciones al Ministerio de Energía.
 
El Gobierno también se desprenderá del 50 por ciento que posee en Compañía Inversora de Transmisión Eléctrica (Citelec), firma controlante del 52 por ciento de Transener, la mayor transportadora de electricidad del país. De este modo, el Estado se desprenderá de otro activo de alto valor estratégico. 
 
Por último, se aclara que también están a la venta las participaciones minoritarias en Central Puerto, Central Térmica Güemes, Central Dique, Centrales Térmicas Patagónicas y Empresa de Transporte de Energía Eléctrica por Distribución Troncal de la Patagonia (Transpa).
 
Fuentes oficiales dejaron trascender que esperan recaudar 1000 millones de dólares con la venta de las acciones del Estado en todas las empresas mencionadas, aunque especialistas del sector privado aseguraron a este diario que esa cifra está por debajo del valor que acumulan esos activos. 
 
Otro de los puntos clave del proyecto es la absorción de Ebisa por parte de Enarsa y su cambio de nombre por Integradora Energética Argentina. En su artículo 4, el decreto publicado ayer en el Boletín Oficial establece que bajo la órbita de esta última firma quedará la construcción de las represas sobre el Río Santa Cruz, la central termoeléctrica a carbón que se está llevando adelante en la ciudad de Río Turbio, el gasoducto regional Centro II del corredor lechero Esperanza-Rafaela-Sunchales, el gasoducto Sistema Cordillerano/Patagónico, el gasoducto Cordillerano y el gasoducto de la Costa.
 
Con respecto a las represas sobre el río Santa Cruz, en los considerandos del decreto dice que "en una primera etapa y a los fines de la celebración de los contratos de abastecimiento de energía que sean necesarios para el financiamiento del proyecto, resulta conveniente otorgar a Enarsa la concesión para la explotación de las centrales de generación eléctrica referidas, la que podrá ser transferida a empresas del sector privado, mediante el desarrollo de un procedimiento público y competitivo".
 
Con esa aclaración final, el decreto deja abierta la posibilidad de avanzar también con la privatización de esas represas hidroeléctricas en lo que constituye una muestra de gran ansiedad por parte del gobierno, pues antes de privatizarlas primero será necesario construirlas.
 
Por Fernando Krakowiak
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
10-12-2018 / 09:12
La crisis socioeconómica y la recesión que acorralan las chances de reelección del presidente Mauricio Macri el año próximo y la posibilidad cierta de que la senadora Cristina Fernández -cada día más arriba en las encuestas- decida participar en la contienda, son algunos de los principales argumentos que impulsan a la mayoría de las provincias a adelantar sus comicios a gobernador.
 
El desempleo, el cierre de empresas, la depresión económica y la recesión, sumado a los duros recortes fijados al gobierno de Cambiemos por el FMI, han puesto en alerta a la mayoría de los mandatarios provinciales, varios de los cuales aspiran a ir por su reelección.
 
En ese escenario, los distritos más perjudicados son los comandados por Cambiemos y sus aliados, los que ante la alternativa de que perdure la crisis o se profundice durante los primeros meses de 2019 -lo que al decir de las encuestas viene haciendo estragos en el humor social-, verían en jaque la chance de retener sus provincias.
 
A la fecha, sólo cinco distritos venían sosteniendo la intención de mantener el calendario unificado: Buenos Aires, la Ciudad Autónoma, Jujuy, Salta y Formosa. Sin embargo, dos de ellos ya comenzaron a virar de posición.
 
La gobernadora María Eugenia Vidal pese a su oposición inicial, comenzó a evaluar esa alternativa, en primer término, porque una derrota de Macri en las presidenciales la podría arrastrar a perder la provincia, mientras que una victoria anticipada, le trasvasaría al mandatario un espíritu triunfalista.
 
En segundo lugar, porque al despegar a la provincia de las elecciones, le estaría dando mayor oxígeno a los sectores del peronismo que en ese distrito no comulgan con Cristina -los que además le resultan clave en la Legislatura a la hora de votar las leyes que necesita- evitándoles de esa manera el ir colgados a la boleta de la ex presidenta para no perder las intendencias.

10-12-2018 / 09:12
Se trataba del partido clave, el que "no podía perder", pero todo salió mal y terminó complicando a Mauricio Macri. River impuso su fortaleza: la capacidad de remontar la adversidad que demostró en toda esta competencia, especialmente en esta serie final contra su rival de toda la vida. Boca estuvo 3 veces en ventaja (dos veces en la Bombonera, una vez en Madrid cuando comenzó ganando) pero el plantel del Muñeco Galllardo hizo una marca registrada de ese carácter.
 
El partido de este domingo era vital para el plan de continuidad de Daniel "Tano" Angelici en Boca, que busca dejar como delfín a Christian Gribaudo y ya arrancó la campaña de cara a las elecciones del año próximo. Sin embargo, la derrota podría complicar sus planes.
 
No sólo se trata de un golpe duro para Angelici sino también para el propio Macri, que arrancó con su poder en Boca en 1995. Por eso, también podría ser un impulso para que se decida a lanzar al vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, que goza de su máxima confianza.
 
La continuidad de Angelici comenzó a ponerse en duda sobre todo desde que le surgió un competidor taquillero en la sucesión del club. Juan Román Riquelme, el máximo ídolo de los hinchas, le viene como anillo al dedo al sector antimacrista que ve en la figura de Riquelme una oportunidad para golpear a Macri y Angelici en la conducción.
 
El ex jugador estrella del club no confirmó que vaya a competir, pero ya genera mucha preocupación a la gestión actual. Acaso por eso en el último mes Macri lo invitó a Olivos a jugar un partido de fútbol con funcionarios y le habría propuesto que haga cargo del sindicato de los jugadores como un gesto de distensión.
 
Además de impulsar las chances de la oposición, la derrota golpea muy fuerte a Angelici en sus aspiraciones de saltar a la política partidaria. Cuando asumió en Boca en 2011, el Tano le pidió a los socios -con un dejo de pedantería- que tuvieran el pasaporte al día para poder viajar a Japón, que es donde históricamente, con algunas excepciones, se disputó la final del mundo en materia de clubes.
 
Pero durante los 7 años de presidencia de Angelici, Boca no pudo ganar la Libertadores y por eso era crucial para las aspiraciones del macrismo de perpetuarse en el club la obtención de esta edición de la Copa, mientras que River este año ganó también la final de la súper copa en Mendoza y dejó expuesta una vez más su debilidad.  
 
El escándalo desatado por el River-Boca lo golpeó como no habían podido las decenas de ataques de Elisa Carrió, su máxima enemiga en Cambiemos. Las pedradas al micro de Boca se llevaron puesto a Martín Ocampo, uno de sus hombres de mayor confianza y que estaba a cargo del Ministerio de Seguridad y profundizaron la grieta con Macri.
 
La Opinión Popular

09-12-2018 / 10:12
Florentino Pérez es como los Rocca o los Macri: un mega empresario de grandes obras públicas. Presidente del Real Madrid, se transformó en el dueño de la súper final que el Estado y los directivos de Boca y River birlaron a los argentinos.
 
Hoy puede ser su día de fiesta. Le vendrá bien, porque después del partido llegará un trago amargo. El miércoles 12 será interrogado en el Congreso para determinar su responsabilidad en el financiamiento ilegal de los conservadores españoles. El dinero de Pérez es de origen global, la Argentina incluida.
 
Para la revista Forbes española, Don Florentino es el CEO número uno del reino. Y el Real Madrid, el club de fútbol financieramente más cotizado del mundo. Pérez es el ejecutivo principal de ACS, la constructora con 200 mil empleados fundada en 1997. En 2016 tenía un ingreso de 36 mil millones de dólares y obtuvo una ganancia neta de 855 millones de dólares.
 
El señor Pérez, a la vez principal accionista de ACS, consiguió forjar un despliegue mundial. ACS tiene ramificaciones en el sudeste asiático, Alemania y América Latina. En la Argentina sus conquistas fueron más allá del fútbol. ACS es la sexta adjudicataria de obra pública, con actividades soterramiento y una trayectoria rutilante en un rubro muy caro al ser nacional: el peaje.
 
Mauricio Macri trata con intensidad a Pérez desde 2009. Ese año, como jefe del gobierno porteño interesó a Don Florentino en que hiciera negocios en la Argentina. Lo hizo durante una gira por Madrid en la que consolidó los lazos con el Partido Popular de José María Aznar y Mariano Rajoy. El PP fue siempre un modelo para el Pro.
 
Un hecho resonante que unió a Pérez con Macri ocurrió en julio último, cuando el gigante europeo Abertis renovó por 12 años, hasta 2030, la concesión de las autopistas Acceso Oeste y Acceso Norte. Por los 119 kilómetros del primero pasan 85 mil autos por día. Por los 56 kilómetros del segundo, 77 mil. Según la agencia Europa Press las dos concesiones aportan 60 millones de dólares por año a los ingresos de Abertis.
 
Abertis está controlada por Atlantia y por ACS tras una operación de 19 mil millones de dólares que convirtió al nuevo grupo en el mayor concesionario de autopistas con peajes del mundo. La constructora española de Pérez detenta el 30 por ciento de las acciones. La filial alemana de ACS, Hochtief, el 20 por ciento menos una acción. Atlantia, de los Benetton, es poseedora del 50 por ciento.
 
Otro hecho que volvió a juntar a Pérez y a Macri en un tema común fue la perspectiva de la rentabilidad que alcanzarían los amigos españoles del Presidente. El 10 de mayo de este año la influyente web española www.elconfidencial.com colocó este título: "Florentino Pérez se pone al frente de la crisis de Abertis en Argentina". Y agregaba que Pérez "lidera el equipo que negocia con el Gobierno de Macri minimizar el recorte de 250 millones (de euros) por la posible retirada de las concesiones de dos autopistas en Buenos Aires". 

09-12-2018 / 09:12
El colectivo que llevaba a los jugadores de Boca Juniors hacia el aeropuerto de Ezeiza avanzaba lentamente, rodeado de una pequeña multitud azul y oro.
 
En la cabecera de la manifestación, como si fuera él quien la guiaba, como si no tuviera ningún miedo, como si se sintiera eterno, estaba, nuevamente, él, Rafael Di Zeo, el inmortal jefe de la barra brava de Boca Juniors, símbolo muy destacado de la violencia que se ha instalado en el fútbol.
 
Esa imagen, transmitida al mundo el martes pasado, fue particularmente estremecedora por varias razones. En principio, por la naturaleza del personaje. Di Zeo tiene una cantidad enorme de antecedentes penales en su contra. Está rodeado de personajes que dan miedo de solo conocer sus vidas.
 
Pero eso, en todo caso, no era  nuevo. Di Zeo se mostró así, inmortal, poderoso, desafiante, unos días después que la violencia se cobrara como víctima al partido de fútbol más trascendente de la historia argentina y que el propio presidente Mauricio Macri enviara una ley al Congreso para combatir a las barras bravas con penas más duras.
 
Por un lado, un presidente apuntaba contra las barras bravas. Por el otro, el jefe de la barra brava más peligrosa y popular, pocas horas después, en lugar de esconderse, pedir clemencia, esperar tiempos mejores, negociar, sacaba pecho, se mostraba, hacía saber que no le tiene miedo a nada.
 
¿Qué podría hacerle un presidente a él? ¿Cuántos han pasado mientras él sigue allí, poderoso, inamovible? Por si faltara un gesto de poder, uno de los líderes del equipo, cuando le preguntaron por Di Zeo, dijo: "Es un líder histórico de la Barra. Así que bienvenido".
 
Di Zeo, por una parte, es el jefe de la barra del club del que Macri fue presidente. Lo conoce personalmente y fue testigo directo de su ascenso en los años noventa. Ese club es actualmente dirigido por Daniel Angelici, uno de sus hombres de confianza del Presidente, quien parece tener un pacto de sangre con Di Zeo.
 
Angelici controla a sectores muy sensibles del fútbol, pero también del Gobierno y la Justicia de la ciudad de Buenos Aires. Por eso, por ejemplo, cada vez que la barra brava de Boca ha tenido que enfrentar problemas con la Justicia, Angelici se preocupó por desactivarlos personalmente. En toda su historia como presidente de Boca, no se conoce una sola declaración crítica de Angelici contra la barra.
 
Para desterrar a los violentos, el presidente lo único que hizo fue enviar una ley al Congreso. La respuesta llegó en pocas horas, cuando Di Zeo, y su segundo, Mauro Martín, condujeron la caravana que llevó al equipo de Boca hasta el aeropuerto.

08-12-2018 / 12:12
Cada semana tenemos un tema de debate nuevo que tapa el desastre económico perpetrado por Mauricio Macri, a veces de fuerte impacto social y otra de puras paparruchadas que nos mantienen entretenidos hasta que salga algo "groso".
 
Todavía no nos habíamos repuesto de la bochornosa y trunca súper final de la Copa Libertadores o las polémicas suscitadas en torno a la realización del G20, cuando una denuncia por violencia de género nos trajo de regalo otro impresentable de estas pampas: Rodrigo Eguillor.
 
El sujeto de 24 años es hijo de una fiscal y protagonizó un episodio con una chica de 22 en su departamento. La noticia es conocida por todos: la víctima de abuso sexual y lesiones quería arrojarse del balcón, Eguillor dijo que la quería ayudar a que no se tire, pero luego ante la policía la joven lo denunció.
 
A Eguillor le hacen pericias psiquiátricas y psicológicas. Algún primer trascendido dijo que es megalómano, manipulador, que proyecta, que delira. Luego lo liberaron con el argumento de que tiene "una patología que no requiere internación".
 
Eguillor fue detenido y tras pasar una noche en prisión, apenas salió en libertad se dirigió a un canal de cable de noticias, donde fue entrevistado como un personaje casi simpático. Mauro Viale le hizo preguntas del tipo "Te mirás siempre en el monitor. ¿Te criaron así? ¿Te sentís muy bonito? ¿Ahora estás relajado...?".
 
Al ver que no era interrogado por los varios y graves delitos de lo que está acusado, el personaje se reía y se acomodaba el pelo, a la vez que seguía desacreditando a su víctima, apenas una más de decenas que se animaron a contar lo vivido con él, una vez que el caso explotó en los medios.
 
Eguillor dice que la que lo acusa es un "gato del conurbano", como la llama, que quiere sacarle plata. Su razonamiento lo justifica ante sí mismo a sentirse agraviado, porque desde su clase social existe la gente "bien" como él y los "negros" del conurbano que, encima, son mujeres: una mujer que le quiere sacar plata.
 
En la tv, algunos intentan ofrecer una versión edulcorada y empatizar con alguien que se demostró misógino y omnipotente desde su cuna de "niño bien", lo que es altamente repudiable.
 
¿Hay que entenderlo y perdonarlo? Bajo ningún punto de vista, la aparente imposibilidad de reflexión de su parte no resuelve nada (no vengan a querer hacerlo inimputable). Lo que dice tiene bases en el machismo y en su posición de clase alta.
 
"Llamen a mi mamá (la fiscal)", sería una forma de decir "Llamen al sistema judicial (que va a entender que soy hombre, cheto de plata, gente bien)". Estos cobardes llaman a mamá o papá cuando se les viene la noche y justifican sus actos como si fuera lo más natural del mundo. Y el sistema judicial los avala.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar