La Opinión Popular
                  04:52  |  Viernes 22 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 30-10-2017 / 09:10

Show de Cambiemos: Macri anuncia reformas en una nueva etapa del ajuste neoliberal

Show de Cambiemos: Macri anuncia reformas en una nueva etapa del ajuste neoliberal
MACRI VS. GOBERNADORES. La victoria en las elecciones legislativas le dio al macrismo el impulso suficiente como para llevar adelante los cambios que cree necesarios para la reforma impositiva, laboral y el reparto de los fondos entre las provincias, de modo tal que ahora se dará inicio a la discusión sobre el reparto de los recursos. Los gobernadores peronistas, debilitados por el resultado de los comicios, se ven obligados a unificar posiciones para negociar de manera conjunta.
El presidente Mauricio Macri hará hoy una demostración de convocatoria luego del resultado electoral en el que Cambiemos venció en los cinco principales distritos del país y derrotó a la ex presidenta Cristina Fernández. En el CCK se reunirán los gobernadores, además de los jefes parlamentarios, sindicalistas, empresarios y jueces.
 
Ante ellos, Macri trazará las líneas generales de las reformas que planea para los próximos dos años: laboral, fiscal, previsional, electoral, entre otras que vendrán. Dará los lineamientos generales que abrirán lo que él imagina que es una época de "reformas permanentes". Según se indicó, buscará "promover consensos en torno de un conjunto de políticas públicas que permitan generar empleo, dar sustentabilidad al crecimiento de la economía y avanzar en la lucha contra la pobreza".
 
Si bien los detalles de las reformas que impulsará Macri se van conociendo con cuentagotas, ya hay algunos indicios de que la reforma judicial se centrará en el Ministerio Público Fiscal para remover a Alejandra Gils Carbó y en recortar la participación parlamentaria en el Consejo de la Magistratura para tener sometido a los jueces.
 
No hay demasiadas precisiones sobre la reforma previsional, más allá de que el Gobierno viene negando que considere la elevación de la edad jubilatoria. Y en materia electoral, Macri ya avisó que insistirá con el polémico voto electrónico.
 
A los sindicatos les planteará las líneas generales de la reforma laboral, con aroma a los 90, para precarizar el trabajo, que será por sector y tiene como objetivo revisar los convenios colectivos para imponer metas de productividad, medidas contra el ausentismo y pérdida de beneficios, entre otras. Lo que no desembocará en una mejora del empleo sino en una mayor precarización de las relaciones laborales.
 
Con respecto a la reforma impositiva, el Gobierno de los CEOs busca reducir el déficit fiscal y para ello impulsará cambios en los impuestos, reducción de subsidios (nuevos tarifazos de servicios públicos y transporte) y mayor control del gasto de las provincias. También se esperan reducción en el impuesto a las Ganancias para las empresas que reinviertan sus utilidades. Y no se reducirá el impuesto al Salario.
 
A los gobernadores les pedirá que resignen impuestos provinciales a favor de los empresarios y ajusten las cuentas. También planteará que debe resolverse la controversia por la actualización del Fondo del Conurbano que reclama María Eugenia Vidal. Los gobernadores peronistas ya tuvieron reuniones para generar una postura defensiva.
 
Un Macri fortalecido empieza la pelea verdadera con los gobernadores por la "torta" impositiva. Además, ¿será suficiente para los grandes empresarios estos anuncios de Cambiemos? o ¿presionarán por un mayor ajuste sobre las condiciones de vida de los trabajadores?
 
La Opinión Popular

 
Un Macri fortalecido empieza la pelea verdadera con los gobernadores por la "torta" impositiva
 
La victoria en las elecciones legislativas le dio al macrismo el impulso suficiente como para llevar adelante los cambios que cree necesarios para asegurar el crecimiento de la Argentina a corto y mediano plazo.
 
Reforma impositiva, laboral y el reparto de los fondos entre las provincias forman parte del "combo", de modo tal que ahora se dará inicio a la discusión sobre el reparto de los recursos.
 
Los gobernadores peronistas, debilitados por el resultado de los comicios, se ven obligados a unificar posiciones para negociar de manera conjunta.
 
"No estamos dispuestos a resignar un solo peso de lo que le corresponde a las provincias", afirma, casi en tono de advertencia, el mandatario tucumano Juan Manzur.
 
Para reforzar su postura, señala que del total de recursos obtenidos, "el 58% queda en manos de la Nación y el 42% restante va a las provincias", reparto que cree necesario revertir.
 
Precisamente, ése será uno de los mensajes al Gobierno nacional, en el marco del encuentro entre legisladores, empresarios, mandatarios provinciales, sindicalistas, universidades y todo el Gabinete.
 
Por lo pronto, los proyectos que puedan surgir van a ser discutidos en sesiones extraordinarias tras la conformación del nuevo Congreso. Allí, la representación del oficialismo pasará (entre propios y aliados):
 
- En Diputados, de 96 a 110 (sobre un total de 257)
 
- En Senadores, de 16 a 25 (sobre un total de 72)
 
La capacidad negociadora del Gobierno mejorará, pero indefectiblemente tendrá que sumar aliados en las diferentes iniciativas a tratar, como la del pacto de Responsabilidad Fiscal para que las provincias bajen su déficit.
 
Los mandatarios opositores intentarán que prospere una propuesta acordada, de modo tal de asegurarse recibir, al menos, los fondos que obtienen actualmente.
 
En este contexto, aparece la discusión sobre las consecuencias que traerá el inminente fallo de la Corte Suprema vinculado al "Fondo del Conurbano".
 
Esto, luego del reclamo impulsado por María Eugenia Vidal con el fin de "descongelar" la suma fija ($600 millones) que recibe Buenos Aires: la mandataria bonaerense apunta a la friolera de $50.000 millones.
 
 
Reforma impositiva
 
Los recursos tributarios provinciales se dividen entre aquellos de origen nacional (que surgen de la coparticipación de impuestos) y los de índole provincial.
 
La incidencia de los fondos que reciben del Gobierno central es distinta para cada jurisdicción. El caso más relevante es el de Formosa, donde el 92% de sus recursos proviene del Gobierno nacional.
 
En Córdoba y Santa Fe tienen un peso del 62,5% y del 64%, mientras que en Ciudad de Buenos Aires este guarismo cae al 23%.
 
En las cajas provinciales, Ingresos Brutos puede representar hasta el 80%. Semejante peso impide su eliminación repentina, ya que produciría el desfinanciamiento y una mayor dependencia de recursos nacionales.
 
En este marco, cualquier reforma debe ser bien coordinada, para que no se generen asimetrías, medidas unilaterales (para obtener beneficios particulares) o reclamos ante una posible "doble tributación" entre los territorios.
 
"La Argentina hoy tiene un sistema tributario desordenado y volátil", reconoce Dujovne, al tiempo que afirma que "el nivel de gasto no está alineado con la presión fiscal".
 
Respecto de los cambios en las provincias, expresa que la idea es "promover este tipo de reformas a nivel sub-nacional", respetando las autonomías.
 
Tanto en Buenos Aires como Córdoba, se va bajar Ingresos Brutos, si bien esto dependerá, entre otras cosas, de la resolución del reclamo por el Fondo del Conurbano.
 
El gobierno de Córdoba dispuso que a partir del 1 de enero de 2018, los productos procedentes de otras provincias estarán exentos del gravamen, siempre que sean utilizados por las industrias como insumos o por los comercios para ser dispuestos a la venta.
 
Este tributo es el más criticado por economistas y empresarios, ya que grava actividades que también están alcanzadas por Ganancias o IVA. Sin embargo, quitarlo no es para nada fácil, ya que se ha convertido en la principal fuente de recaudación de las 24 provincias del país.
 
La discusión de todos y cada uno de estos puntos recién arranca. El Gobierno quiere pisar el acelerador para aprovechar el espaldarazo que recibió en las urnas.
 
Reducir el déficit y mejorar la competitividad de la Argentina son dos exámenes muy difíciles que tiene por delante. Pero claro, los premios que podría recibir lo ameritan: la llegada de inversiones, la generación de más empleo y -como frutilla del postre- la reelección de Macri en 2019.
 
Fuentes: iProfesional, Página12 y la Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Show de Cambiemos: Macri anuncia reformas en una nueva etapa del ajuste neoliberal
A AJUSTARSE LOS CINTURONES. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, sobre los planteos que recibirán las provincias, señaló: “No podemos vivir siempre de fiado. Tenemos que ser constantes y persistentes en el camino que iniciamos hacia el equilibrio de las cuentas públicas”. “Tenemos que ponernos de acuerdo en que no hay más margen para aumentar impuestos. Lo que viene ahora es una etapa de alivio fiscal”, sostuvo. Foto: Blas García para La Opinión Popular
Show de Cambiemos: Macri anuncia reformas en una nueva etapa del ajuste neoliberal
OPOSITOR. Quien se mostró decididamente en contra fue el jefe de la bancada del Frente para la Victoria en Diputados, Héctor Recalde. “No voy a ir a la convocatoria con el Presidente. Mejor que estar ahí sentadito leeré después el informe, que auguro que no va a ser lo que yo pienso para el futuro. El debate institucional lo vamos a dar en el Parlamento –remarcó–. Me parece que una reunión así no tiene sentido.”
21-06-2018 / 19:06
21-06-2018 / 11:06
Así lo señaló en una entrevista por Radio Mitre. "Esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario", agregó el nuevo titular del Banco Central. Para Luis Caputo "no hay mal que por bien no venga". El actual titular del Banco Central y ex ministro de Finanzas está hablando de la corrida bancaria que generó una importante devaluación. Lo que el ex ministro festeja implica, para la clase trabajadora, una persistente caída en su nivel de vida.
 
En una entrevista defendió las medidas que se vienen tomando y "festejó" haber terminado atando la suerte del país a un acuerdo con el FMI. "En el corto plazo estas cosas tienen costo, pero yo creo que de mediano y largo plazo no hay mal que por bien no venga, es lo mejor que nos pudo haber pasado, esto nos obligó a ir a pedir el crédito al Fondo Monetario y esto da mucho mayor certidumbre particularmente con el financiamiento, porque dependemos del financiamiento externo", señaló Caputo.
 
El funcionario también ensayó una suerte de "autocrítica" light. "Hubo algunos errores propios, también hubo problemas políticos", indicó. Renglón seguido agregó que su prioridad "es desarmar la gran pelota de Lebac". Precisamente, esa "gran pelota" fue construyéndose desde el mismo gobierno de Macri y la administración del Banco Central que impulsó la bicicleta financiera a través de ese mecanismo.
 
El titular del Central señaló además que "siempre tuvimos claro que, de alguna manera, había que acelerar más el ritmo fiscal. Lo que pasa es que, como dicen, la política es el arte de lo posible. Entonces, cuando vos tenés minoría en ambas cámaras y no tenés todo el poder necesario, hacés lo que podés".
 
La definición del funcionario confirma que el llamado "gradualismo" fue un resultado de la debilidad política del gobierno para impulsar abiertamente sus brutales planes de ajuste. Lo que el ministro considera un motivo para "alegrarse" implica una creciente caída en el nivel de vida de amplias capas de la población.
 
La devaluación del peso -que ya superó el 50 % en lo que va de 2018- se traslada crecientemente a los precios, golpeando sobre el bolsillo de la clase trabajadora. El titular del Central vuelve a demostrar la "sensibilidad" de banquero y gran empresario. Lo que es una "buena noticia" para él y los millonarios funcionarios del Pro, significa el empobrecimiento creciente para trabajadores y jubilados.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
El Día de la Bandera nos dejó un sabor muy, pero muy, triste. El día fatal llegó. Ayer, el directorio del organismo internacional dio el visto bueno final para el acuerdo Macri-FMI y envió los primeros USD 15.000 millones a las arcas del Gobierno de los CEOs. Esto es lo que nos va a llevar a una situación de dependencia total hacia el Fondo Monetario Internacional, que de ahora en más dictará la política económica para la Argentina. Resignamos nuestra soberanía.
 
Pero, de los USD 32.000 millones, que se supone que el FMI nos va a dar desde acá hasta que el mandato de Mauricio Macri finalice, casi la mitad de ellos, los USD 15.000 millones otorgados ayer, están puestos exclusivamente para empezar a saldar las cuentas. Porque es claro: las deudas que tiene la Argentina superan holgadamente los USD 32.000 millones.
 
Este dinero va a ir exclusivamente al mercado cambiario, a la especulación,como si esto fuera lo más importante, y será direccionado para pagar las deudas que éste Gobierno generó, llamadas Lebacs, llamadas compromisos externos, como lo son los bonos que no eran ni son buenos para el país. Aquí también brilló por su ausencia, lamentablemente, el crecimiento, el trabajo y la producción.
 
Por otra parte, Morgan Stanley Capital International (MSCI), la empresa dedicada a calificar los mercados financieros del mundo, le otorgó la etiqueta de "Economía emergente" a la Argentina y, de este modo, nuestro país dejó de ser un mercado "de frontera", una categoría a la cual se había caído en 2009, cuando el gobierno de Cristina dispuso restricciones al movimiento de capitales externos.
 
Sin embargo, aunque la mona se vista de seda, mona queda. Esto, por su sólo sello, no significa que los "brotes verdes" y la tan esperada "lluvia de inversiones" vayan a llegar a nuestro país. Si la Argentina pretende que el dinero entre a las arcas nacionales las variables tienen que ser claras: mercado robusto e impuestos y tarifas racionales.
 
Por ello, y a la luz de los eventos más recientes que afectan la situación cambiaria del país, el MSCI aclaró que revisará su decisión de reclasificación si las autoridades argentinas introdujeran cualquier tipo de restricciones de acceso al mercado, como el control de capitales o de divisas.
 
Por último, aunque Macri no es muy patriota que digamos, el hecho que no fue ayer a un acto tan importante, como el Día de la Bandera, muestra que este acuerdo neocolonial con el FMI es absolutamente impopular. Macri le tiene miedo a su pueblo. Teme sentir la bronca popular, aunque sería bueno que lo percibiera para entender que tiene que cambiar el rumbo neoliberal en vez de haber tratado de solucionar, con la dependencia del FMI, la crisis de la Argentina.
 
Tal vez, el clamor de tantas marchas, de los paros y de los reclamos, despierte al arco político opositor. Esperemos que no sea tarde, porque 18 meses para elegir un nuevo Presidente no es mucho tiempo, pero sí es mucho para quienes padecen necesidades.
 
La Opinión Popular

21-06-2018 / 10:06
20-06-2018 / 10:06
La agenda oficial del presidente conservador Mauricio Macri marcaba que hoy a las 9 participaría en el Monumento a la Bandera del tradicional acto en conmemoración a Manuel Belgrano. Sin embargo, a último momento, el titular del PRO de Santa Fe, Federico Angelini, anunció que el mandatario no asistirá para evitar las protestas en su contra.
 
Angelini eligió decir que "se priorizó cuidar la paz". El discurso de Macri hubiera sido el primero tras los cambios en el equipo económico, que no frenaron la corrida ni la devaluación del peso frente al dólar. "Querían empañar el Día de la Bandera. No queremos darle margen a los violentos", fruteó el dirigente del PRO santafecino, al confirmar el faltazo del presidente, que debería haber compartido el acto con la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz.
 
Luego la noticia fue confirmada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio: "Con motivo de haber recibido notificaciones de los responsables de la seguridad presidencial y del Gobierno de Santa Fe donde se indicaba que se debían reforzar las medidas de seguridad para evitar la posibilidad de que se generen disturbios en las calles de Rosario de organizaciones políticas, se suspenderá mañana la asistencia del Presidente".
 
Las protestas estaban organizadas por sectores que se movilizan y reclaman contra las medidas antipopulares que lleva adelante el gobierno de Macri. Además se preveía la movilización de organizaciones sociales y políticas. Solo dos muestras, entre muchas otras posibles, de rechazo al ajuste en curso que implementa el actual Poder Ejecutivo a favor del gran empresariado y en contra de los trabajadores.
 
El Gobierno de los Ricos viene atravesando tensos episodios, el último que se viralizó, fue la entrega de una banana al jefe de Gabinete, Marcos Peña, tras ser bautizado como "El Gorila del año", lo mismo pasó en el mundial de Rusia, en donde la hinchada argentina realizó cánticos con referencia al precio del dólar.
 
Por supuesto, para evitar este tipo de protestas o "escraches", en un ambiente "poco feliz" que se respira en las últimas semanas por los efectos de la política neoliberal: inflación, tarifazos, acuerdo neocolonial con el FMI, pérdida del poder adquisitivo, etc., el Gobierno de los CEOs decidió "por razones de seguridad", que Macri no viaje a Rosario.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar