La Opinión Popular
                  08:08  |  Viernes 24 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 27-10-2017 / 09:10
HICIERON CATARSIS ANTI K EN BUENOS AIRES

Gobernadores peronistas dan por concluido el ciclo de Cristina

Gobernadores peronistas dan por concluido el ciclo de Cristina
Un sector de los mandatarios provinciales toma distancia de la expresidenta Cristina Fernández, considera que "es un ciclo político concluido" y festeja la detención de De Vido. Se trata del tucumano Juan Manzur, el sanjuanino Sergio Uñac y el salteño Juan Manuel Urtubey. Los tres dicen buscar un PJ "más horizontal".
La primera reacción del peronismo a la derrota colectiva del domingo pudo verse este jueves, cuando la mayoría de los gobernadores se reunieron en Buenos Aires para hacer catarsis anti K y unificar el discurso que tendrán ante Mauricio Macri la semana que viene.
 
Pocos de los jefes provinciales del PJ quedaron bien parados tras el "tsunami amarillo". Uno de ellos fue el sanjuanino, Sergio Uñac; y el otro, el tucumano Juan Manzur. Los dos lideraron, junto al cordobés Juan Schiaretti (que perdió, pero mantiene buena imagen en su provincia), la reunión en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el búnker de los mandatarios.
 
La reunión también fue una respuesta al discurso dominical de Cristina Fernández tras las elecciones: la ex presidenta se endureció, advirtió que fue la más votada, e insinuó que la renovación del peronismo la necesita como líder. Era algo que los gobernadores no querían oír, acostumbrados al destrato de "la señora", como la llaman.
 
Domingo Peppo y el vice de Juan Manuel Urtubey, Miguel Iza, hicieron su descargo fulminante contra el cristinismo, cuyas listas por afuera del peronismo los perjudicaron tanto que, aun habiendo ganado en las PASO, perdieron en la general. En Chaco y Salta, Cambiemos no sacó más votos entre una elección y otra. Lo que pasó fue que el peronismo perdió caudal a manos del cristinismo.
 
El que se presentó como el nexo "indispensable" de los gobernadores con el Congreso fue el senador Miguel Ángel Pichetto. Les llevó a los mandatarios varias carpetas con la distribución de los recursos federales a las provincias prevista para 2018. Les acercó la información que necesitan para discutirle al gobierno de Macri el reparto del dinero. Es un tema sensible, porque muchas provincias están en rojo, y temen que la Corte Suprema respalde a María Eugenia Vidal, que pidió más recursos para el Fondo del Conurbano, a costa del resto del país.
 
La presencia de Pichetto es la confirmación de que los gobernadores no delegarán en el cristinismo el manejo del Congreso. Y tampoco el del Partido Justicialista. El poder de los gobernadores será "parlamentario". Las conversaciones para tener tropa propia en Diputados (lo del Senado está más resuelto) empezaron hace rato. Se definirá con el recambio.
 
La foto de unidad fue elocuente y también se transformó en un aviso hacia Cristina de que su ciclo político está "concluido". En ese análisis coincidieron varios gobernadores y fundamentaron su observación: el nacimiento de Unidad Ciudadana para ellos es "un punto de no retorno" con la ex Presidenta, que ahora tiene "un espacio aparte".
 
Los gobernadores dan un doble mensaje. Por un lado a Cristina, con quien no estarán dispuestos a negociar. Por otro a Macri, a quien le harán un fuerte reclamo contra el tema del Fondo del Conurbano, entre una lista de otras preocupaciones como la coparticipación, obra pública, presupuesto y los aportes del tesoro nacional.
 
La Opinión Popular

El peronismo empieza a generar la etapa "post Cristina": un grupo de gobernadores llama a la reorganización
 
Luego de las elecciones legislativas del pasado domingo, un sector del PJ decidió comenzar una reorganización y distanciarse de la expresidenta Cristina Kirchner. El "factor Cristina" es un debate que desvela al peronismo.
 
Si bien la exmandataria es citada una y otra a vez a Tribunales, lo cierto es que es la dirigente de ese espacio que mayor cantidad de votos: el 22 de octubre cosechó 3,5 millones de sufragios, una cifra nada despreciable para cualquier fuerza política.
 
Pero ese resultado electoral no le alcanzó para ganar y terminó siendo derrotada por el oficialismo. Lo que habilitó a un grupo de gobernadores del PJ a desafiarla. Así, tres mandatarios peronistas pusieron en cuestión el rol de la expresidenta. Dos de ellos, resultaron victoriosos en las legislativas.
 
Se trata de los mandatarios provinciales de Tucumán, Juan Manzur, y de San Juan, Sergio Uñac. A ellos se plegó el salteño Juan Manuel Urtubey, quien también fue derrotado por el oficialismo en su tierra.
 
 
Coincidencias del Interior
  
El gobernador Manzur continuó con su línea de distanciamiento de la expresidenta, de quien supo ser ministro. Este jueves consideró "correcto" el desafuero de Julio De Vido y consideró que Cristina Kirchner "es un círculo político que está concluido".
 
"El desafuero fue lo correcto. No podemos mirar para otro lado ante un pedido de la Justicia", afirmó Manzur, quien integró el Gabinete nacional junto a De Vido entre 2009 y 2015.
 
En declaraciones radiales, el mandatario justicialista consideró que "hay que ser respetuoso del Poder Judicial". Por otra parte, consideró que Cristina Kirchner "es un ciclo político que está concluido, está terminado" y que "hoy hay que pensar en propuestas nuevas y superadoras".
 
"Hay que mirar hacia adelante, lo que viene y sentarse a acordar y negociar y tener una perspectiva de un futuro mejor", señaló Manzur al opinar sobre el futuro del justicialismo. También adelantó que "casi la totalidad de los gobernadores peronistas" buscan "el consenso, el diálogo y la reunificación de una propuesta superadora en el marco del peronismo, con mirada al futuro".
 
En un sentido similar, Urtubey para quien la fuerte "crisis" que afecta al peronismo debe ser superada construyendo un partido "mas horizontal" mediante diálogo que excluya a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.
 
"Veo en el peronismo una situación de crisis muy fuerte, como nunca tuvimos. Hay que construir un peronismo abierto, republicano, democrático, algo diferente, más horizontal, esa obsesión de ir a buscar un jefe es una antigüedad", manifestó Urtubey.
 
"El peronismo tiene que ponerse de acuerdo respecto de ideas comunes, pero esa discusión debe darse sin Cristina Fernández de Kirchner. Ella ha tomado la decisión de construir un espacio diferente, y representa cosas que a mí no me representan", añadió.
 
En declaraciones formuladas a radio Rivadavia el salteño destacó que el PJ debe entender los "tiempos por venir" y que el intento por volver al peronismo de mediados de siglo pasado resulta "técnicamente imposible" porque la sociedad cambió.
 
"Hay que construir algo no para boicotear al gobierno sino para ayudar a que a la Argentina le vaya bien y que el presidente  haga una buena gestión porque en definitiva lo necesitamos todos los argentinos", agregó. Respecto a la detención de De Vido, dijo que es "una gran buena noticia para la institucionalidad de la política argentina".
 
También se expresó en una postura similar el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, uno de los peronistas que mejor posicionado quedó dentro del espacio, tras los comicios. En su territorio, el peronismo hizo la mejor elección desde la vuelta de la democracia.
 
Para este dirigente, "el peronismo tiene que volver a las bases, traer sus principios, aggiornarlos a la actualidad y buscar un dirigente que represente nuestro principios y doctrina pero que también interprete lo que la sociedad pretende de los dirigentes y hacerlo a ese la cara visible del peronismo".
 
Para Uñac, Unidad Ciudadana no integra ese espacio peronista. "Ella armó una arquitectura legal para un partido que se llama Unidad Ciudadana y ha dicho que vino para quedarse, así que el peronismo debe reorganizarse por encima del destino personal de cualquier dirigente", destacó.
 
Y dijo que no cree en una "unidad" con esa fuerza. "El peronismo tiene que mantener su identidad", afirmó. Y se mostró desinteresado por el caudal de votos de Cristina Kirchner en Buenos Aires: "No es una cuestión numérica ni de votos. Al partido le está costando y debe reorganizarse de cara a 2019".
 
Los tres mentados gobernadores apuestan a encabezar ese "nuevo espacio" que pretenden impulsar. Diputados del FPV-PJ que responden, entre otros, a Tucumán y San Juan, por caso, fueron de los pocos que bajaron al recinto el miércoles a votar el desafuero de De Vido.
 
 
Fractura expuesta
 
La fractura que se expandió en el peronismo quedó expuesta durante la votación por el desafuero del exministro kirchnerista, Julio De Vido, lo que habilitó su posterior detención. Hubo seis integrantes del bloque que decidieron bajar al recinto, a pesar que la bancada había anunciado que no bajaría en pos de no dejar expuestas sus diferencias (el oficialismo ya tenía los votos para quitarle las inmunidades legislativas a De Vido).
 
El diputado del Frente para la Victoria-PJ, Rodolfo Tailhade explotó contra los diputados de extracción peronista que votaron a favor del desafuero y aseguró que esos dirigentes "creen que con chuparle las medias al Gobierno van a zafar del carpetazo".
 
"Ninguno de los que integra el bloque va a dejar a un compañero en banda, como lo hizo algún compañero que viene del peronismo y que piensa que por haberle chupado las medias al Gobierno va a zafar de un carpetazo y una causa penal", disparó. Aclaró que "nadie habla sobre si De Vido es culpable o inocente de hechos de corrupción, sino si los dos pedidos de desafuero eran improcedentes".
  
Fuentes: iProfesional, Perfil, La Política Online y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Gobernadores peronistas dan por concluido el ciclo de Cristina
Del encuentro además de Uñac, Manzur, Schiaretti y Alicia Kirchner participaron otros de sus pares: Domingo Peppo (Chaco), Hugo Passalacqua (Misiones), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (entre Ríos). Y también ganadores como Gildo Insfrán (Formosa), y Carlos Verna (La Pampa). También estuvieron presentes los vicegobernadores José Neder y Miguel Isa, de Santiago del Estero y Salta, respectivamente, y funcionarios de Catamarca y San Luis. Se sumó el socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz. Entre los ausentes estuvieron los gobernadores de Cambiemos, Omar Gutiérrez (Neuquén), Mario Das Neves (Chubut) y Alberto Weretilneck (Río Negro). "No sabemos por qué no vino", decían sobre este último.
23-11-2017 / 16:11
23-11-2017 / 12:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
El gobierno de Mauricio Macri se tropieza con obstáculos en el camino para aprobar a toda velocidad el paquete de reformas antiobreras que envió al Senado, a pedido del FMI. El titular de la comisión de Trabajo, el pampeano Daniel Lovera, les avisó a varios senadores que no avalará un "tratamiento exprés" de la reforma laboral, por lo que quedó descartado que el macrismo logre sacar dictamen de comisión el martes próximo luego de una sola audiencia.
 
Por su parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto de reforma a favor de los empresarios hasta que la CGT no explicite su aval en la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.
 
Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT, están en Roma y no definieron aún la postura que adoptarán en el Congreso. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".
 
Esta sentencia mina de incertidumbre el curso del proyecto laboral macrista proempresario. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no-K le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le complicaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.
 
La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos. El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de Contrato de Trabajo y consensuar un proyecto menos jodido a cambio del aval de los gremios. Pero, Triaca quiere que den la cara en el Congreso.
 
En Roma, el docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. En Buenos Aires, lo espera un sector interno dispuesto a patear la unidad de la central obrera tras el acuerdo con el Gobierno. Lidera esa cruzada Pablo Moyano, el virtual número tres de la CGT, impulsor de la movilización para rechazar el proyecto macrista. El pacto también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de la otra CTA.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar