La Opinión Popular
                  17:49  |  Jueves 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 27-10-2017 / 09:10
HICIERON CATARSIS ANTI K EN BUENOS AIRES

Gobernadores peronistas dan por concluido el ciclo de Cristina

Gobernadores peronistas dan por concluido el ciclo de Cristina
Un sector de los mandatarios provinciales toma distancia de la expresidenta Cristina Fernández, considera que "es un ciclo político concluido" y festeja la detención de De Vido. Se trata del tucumano Juan Manzur, el sanjuanino Sergio Uñac y el salteño Juan Manuel Urtubey. Los tres dicen buscar un PJ "más horizontal".
La primera reacción del peronismo a la derrota colectiva del domingo pudo verse este jueves, cuando la mayoría de los gobernadores se reunieron en Buenos Aires para hacer catarsis anti K y unificar el discurso que tendrán ante Mauricio Macri la semana que viene.
 
Pocos de los jefes provinciales del PJ quedaron bien parados tras el "tsunami amarillo". Uno de ellos fue el sanjuanino, Sergio Uñac; y el otro, el tucumano Juan Manzur. Los dos lideraron, junto al cordobés Juan Schiaretti (que perdió, pero mantiene buena imagen en su provincia), la reunión en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el búnker de los mandatarios.
 
La reunión también fue una respuesta al discurso dominical de Cristina Fernández tras las elecciones: la ex presidenta se endureció, advirtió que fue la más votada, e insinuó que la renovación del peronismo la necesita como líder. Era algo que los gobernadores no querían oír, acostumbrados al destrato de "la señora", como la llaman.
 
Domingo Peppo y el vice de Juan Manuel Urtubey, Miguel Iza, hicieron su descargo fulminante contra el cristinismo, cuyas listas por afuera del peronismo los perjudicaron tanto que, aun habiendo ganado en las PASO, perdieron en la general. En Chaco y Salta, Cambiemos no sacó más votos entre una elección y otra. Lo que pasó fue que el peronismo perdió caudal a manos del cristinismo.
 
El que se presentó como el nexo "indispensable" de los gobernadores con el Congreso fue el senador Miguel Ángel Pichetto. Les llevó a los mandatarios varias carpetas con la distribución de los recursos federales a las provincias prevista para 2018. Les acercó la información que necesitan para discutirle al gobierno de Macri el reparto del dinero. Es un tema sensible, porque muchas provincias están en rojo, y temen que la Corte Suprema respalde a María Eugenia Vidal, que pidió más recursos para el Fondo del Conurbano, a costa del resto del país.
 
La presencia de Pichetto es la confirmación de que los gobernadores no delegarán en el cristinismo el manejo del Congreso. Y tampoco el del Partido Justicialista. El poder de los gobernadores será "parlamentario". Las conversaciones para tener tropa propia en Diputados (lo del Senado está más resuelto) empezaron hace rato. Se definirá con el recambio.
 
La foto de unidad fue elocuente y también se transformó en un aviso hacia Cristina de que su ciclo político está "concluido". En ese análisis coincidieron varios gobernadores y fundamentaron su observación: el nacimiento de Unidad Ciudadana para ellos es "un punto de no retorno" con la ex Presidenta, que ahora tiene "un espacio aparte".
 
Los gobernadores dan un doble mensaje. Por un lado a Cristina, con quien no estarán dispuestos a negociar. Por otro a Macri, a quien le harán un fuerte reclamo contra el tema del Fondo del Conurbano, entre una lista de otras preocupaciones como la coparticipación, obra pública, presupuesto y los aportes del tesoro nacional.
 
La Opinión Popular

El peronismo empieza a generar la etapa "post Cristina": un grupo de gobernadores llama a la reorganización
 
Luego de las elecciones legislativas del pasado domingo, un sector del PJ decidió comenzar una reorganización y distanciarse de la expresidenta Cristina Kirchner. El "factor Cristina" es un debate que desvela al peronismo.
 
Si bien la exmandataria es citada una y otra a vez a Tribunales, lo cierto es que es la dirigente de ese espacio que mayor cantidad de votos: el 22 de octubre cosechó 3,5 millones de sufragios, una cifra nada despreciable para cualquier fuerza política.
 
Pero ese resultado electoral no le alcanzó para ganar y terminó siendo derrotada por el oficialismo. Lo que habilitó a un grupo de gobernadores del PJ a desafiarla. Así, tres mandatarios peronistas pusieron en cuestión el rol de la expresidenta. Dos de ellos, resultaron victoriosos en las legislativas.
 
Se trata de los mandatarios provinciales de Tucumán, Juan Manzur, y de San Juan, Sergio Uñac. A ellos se plegó el salteño Juan Manuel Urtubey, quien también fue derrotado por el oficialismo en su tierra.
 
 
Coincidencias del Interior
  
El gobernador Manzur continuó con su línea de distanciamiento de la expresidenta, de quien supo ser ministro. Este jueves consideró "correcto" el desafuero de Julio De Vido y consideró que Cristina Kirchner "es un círculo político que está concluido".
 
"El desafuero fue lo correcto. No podemos mirar para otro lado ante un pedido de la Justicia", afirmó Manzur, quien integró el Gabinete nacional junto a De Vido entre 2009 y 2015.
 
En declaraciones radiales, el mandatario justicialista consideró que "hay que ser respetuoso del Poder Judicial". Por otra parte, consideró que Cristina Kirchner "es un ciclo político que está concluido, está terminado" y que "hoy hay que pensar en propuestas nuevas y superadoras".
 
"Hay que mirar hacia adelante, lo que viene y sentarse a acordar y negociar y tener una perspectiva de un futuro mejor", señaló Manzur al opinar sobre el futuro del justicialismo. También adelantó que "casi la totalidad de los gobernadores peronistas" buscan "el consenso, el diálogo y la reunificación de una propuesta superadora en el marco del peronismo, con mirada al futuro".
 
En un sentido similar, Urtubey para quien la fuerte "crisis" que afecta al peronismo debe ser superada construyendo un partido "mas horizontal" mediante diálogo que excluya a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner.
 
"Veo en el peronismo una situación de crisis muy fuerte, como nunca tuvimos. Hay que construir un peronismo abierto, republicano, democrático, algo diferente, más horizontal, esa obsesión de ir a buscar un jefe es una antigüedad", manifestó Urtubey.
 
"El peronismo tiene que ponerse de acuerdo respecto de ideas comunes, pero esa discusión debe darse sin Cristina Fernández de Kirchner. Ella ha tomado la decisión de construir un espacio diferente, y representa cosas que a mí no me representan", añadió.
 
En declaraciones formuladas a radio Rivadavia el salteño destacó que el PJ debe entender los "tiempos por venir" y que el intento por volver al peronismo de mediados de siglo pasado resulta "técnicamente imposible" porque la sociedad cambió.
 
"Hay que construir algo no para boicotear al gobierno sino para ayudar a que a la Argentina le vaya bien y que el presidente  haga una buena gestión porque en definitiva lo necesitamos todos los argentinos", agregó. Respecto a la detención de De Vido, dijo que es "una gran buena noticia para la institucionalidad de la política argentina".
 
También se expresó en una postura similar el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, uno de los peronistas que mejor posicionado quedó dentro del espacio, tras los comicios. En su territorio, el peronismo hizo la mejor elección desde la vuelta de la democracia.
 
Para este dirigente, "el peronismo tiene que volver a las bases, traer sus principios, aggiornarlos a la actualidad y buscar un dirigente que represente nuestro principios y doctrina pero que también interprete lo que la sociedad pretende de los dirigentes y hacerlo a ese la cara visible del peronismo".
 
Para Uñac, Unidad Ciudadana no integra ese espacio peronista. "Ella armó una arquitectura legal para un partido que se llama Unidad Ciudadana y ha dicho que vino para quedarse, así que el peronismo debe reorganizarse por encima del destino personal de cualquier dirigente", destacó.
 
Y dijo que no cree en una "unidad" con esa fuerza. "El peronismo tiene que mantener su identidad", afirmó. Y se mostró desinteresado por el caudal de votos de Cristina Kirchner en Buenos Aires: "No es una cuestión numérica ni de votos. Al partido le está costando y debe reorganizarse de cara a 2019".
 
Los tres mentados gobernadores apuestan a encabezar ese "nuevo espacio" que pretenden impulsar. Diputados del FPV-PJ que responden, entre otros, a Tucumán y San Juan, por caso, fueron de los pocos que bajaron al recinto el miércoles a votar el desafuero de De Vido.
 
 
Fractura expuesta
 
La fractura que se expandió en el peronismo quedó expuesta durante la votación por el desafuero del exministro kirchnerista, Julio De Vido, lo que habilitó su posterior detención. Hubo seis integrantes del bloque que decidieron bajar al recinto, a pesar que la bancada había anunciado que no bajaría en pos de no dejar expuestas sus diferencias (el oficialismo ya tenía los votos para quitarle las inmunidades legislativas a De Vido).
 
El diputado del Frente para la Victoria-PJ, Rodolfo Tailhade explotó contra los diputados de extracción peronista que votaron a favor del desafuero y aseguró que esos dirigentes "creen que con chuparle las medias al Gobierno van a zafar del carpetazo".
 
"Ninguno de los que integra el bloque va a dejar a un compañero en banda, como lo hizo algún compañero que viene del peronismo y que piensa que por haberle chupado las medias al Gobierno va a zafar de un carpetazo y una causa penal", disparó. Aclaró que "nadie habla sobre si De Vido es culpable o inocente de hechos de corrupción, sino si los dos pedidos de desafuero eran improcedentes".
  
Fuentes: iProfesional, Perfil, La Política Online y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Gobernadores peronistas dan por concluido el ciclo de Cristina
Del encuentro además de Uñac, Manzur, Schiaretti y Alicia Kirchner participaron otros de sus pares: Domingo Peppo (Chaco), Hugo Passalacqua (Misiones), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (entre Ríos). Y también ganadores como Gildo Insfrán (Formosa), y Carlos Verna (La Pampa). También estuvieron presentes los vicegobernadores José Neder y Miguel Isa, de Santiago del Estero y Salta, respectivamente, y funcionarios de Catamarca y San Luis. Se sumó el socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz. Entre los ausentes estuvieron los gobernadores de Cambiemos, Omar Gutiérrez (Neuquén), Mario Das Neves (Chubut) y Alberto Weretilneck (Río Negro). "No sabemos por qué no vino", decían sobre este último.
22-02-2018 / 17:02
El jefe de Gabinete, Marcos Peña,  señaló que "no hay ningún caso de corrupción" en el Gobierno de Mauricio Macri, dijo que la gestión que integra tiene la intención de "elevar la vara de la institucionalidad", y que el a la vez que señaló que el presidente Macri le pidió "máxima dureza y rigor"  a la titular de la Oficina Anticorrupción (OA), la militante ultra macrista Laura Alonso para que investigue a los funcionarios macristas.
 
Quienes conocen muy de cerca el funcionamiento del equipo de gobierno sostienen que Marcos Peña es el prestidigitador que se mueve detrás del trono. Por eso no extraña que haya sido él quien salió también a dar la nota y fijar el tono de lo que será la respuesta oficial a la movilización popular en la calle. El Jefe de Gabinete afirmó que "la única que faltó en el palco fue Cristina Kirchner", adjudicándole a la ex presidenta la condición de "líder intelectual" de la protesta.
 
Lo dicho deja a la vista que, frente a la falta de argumentos que emerjan como resultados de su propia gestión, el Gobierno tiene que recurrir a fórmulas que, si bien le dieron rédito en el pasado, el devenir de la política y de la propia gestión de Cambiemos han ido desgastando.
 
Es probable que los focus group manejados por los asesores de marketing comunicacional del Gobierno todavía le sigan aconsejando a Peña que alimentar como un fantasma político la presencia de la ex presidenta como la mano oculta que todo lo decide continúa aportando réditos a favor del oficialismo.
 
Quizás también el gobierno de la Alianza Cambiemos comienza a tener dificultades para encontrar en su gestión los argumentos y las razones a su favor, porque a la vista está que no puede exhibir los logros de "cambiar pasado por futuro". Sin embargo lo más revelador es que se pretende negar la evidencia de la realidad y recurren a las chicanas.
 
Quienes se movilizaron a la 9 de Julio lo que hicieron fue aprovechar una circunstancia política y un escenario para poner en acto su descontento. Casi sin importar quién o quiénes eran los convocantes y, mucho menos, entrar en la elucubración pseudo erudita de los "autores intelectuales".
 
En todo caso, habría que explicarle al Jefe de Gabinete que los verdaderos autores intelectuales de la movilización popular que ganó la calle son el presidente Macri y el "mejor equipo de los últimos cincuenta (y dos) años" que la Alianza Cambiemos puso en ejercicio para intentar quitarle derechos sociales a los argentinos en favor de las corporaciones para las que reamente trabajan y a las que sirven.    
 
La Opinión Popular

22-02-2018 / 11:02
22-02-2018 / 10:02
El Gobierno de los Ricos quiso menospreciar la masiva movilización de trabajadores  calificándola y circunscribiéndola al "acto de Moyano". Así se encargaron de titular los medios de comunicación: Clarín, La Nación e Infobae, aliados y "pauta dependientes" del macrismo. Sin embargo, la presencia multitudinaria y plural la convirtió en una manifestación opositora en todos sus términos.
 
La mal llamada "marcha de Moyano" fue masiva y contundente. Una noticia pésima para el gobierno de Mauricio Macri. Una verdadera multitud participó de la concentración de trabajadores que convocaron gremios de la CGT, las dos CTA y movimientos sociales y políticos para repudiar las medidas de ajuste salvaje neoliberal y flexibilización laboral que aplica el Gobierno de los Ricos.
 
Los organizadores calcularon 400 mil participantes. El creciente deterioro de las condiciones de vida de las amplias mayorías populares es uno de los motivos de fondo que habilitó el éxito de la movilización. El saqueo a los jubilados inició un proceso declinante para el Gobierno, que el olfato de Moyano terminó empujado a las calles una movilización que concentró la oposición social a Macri.
 
Los discursos tuvieron como denominador común la crítica al modelo económico neoliberal, la persecución a dirigentes sindicales y la necesidad de generar un polo opositor al gobierno conservador de derecha. Cambiemos sumó, a la falta de respuesta de la economía y al creciente descontento social, la pérdida de la calle que nunca tuvo. Y también el desprestigio a los dirigentes sindicales colaboracionistas que quedaron pintados de amarillo fosforescente.
 
No hay que ser un genio de la política para saber quien quedó mejor parado: Si Moyano golpeando sobre las consecuencias del ajuste neoliberal ante ciento de miles de personas o los burócratas sindicales a punto de subirse a un avión para pasear por Europa con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.
 
Además, Moyano sumó en la convocatoria a intendentes peronistas: pejotistas y massistas, movimientos sociales, partidos de izquierda, La Cámpora y un sector del movimiento sindical peronista. No es poco para un dirigente que estaba más para jubilarse que para pasar dar estas peleas y que el antiobrerismo de Macri empujó a la oposición activa.
 
El camionero logró sortear sin despeinarse la ofensiva del gobierno de los CEOs para dejarlo en soledad, porque juega un juego distinto a la política electoral, lo suyo es la discusión de poder descarnada en base a demostraciones de fuerza de acción directa. No se somete al voto ni espera validarse en la opinión pública. Se convirtió así en el líder de facto de la resistencia de base social al proyecto de Macri.
 
La Opinión Popular

21-02-2018 / 11:02
21-02-2018 / 11:02
 
En medio de la segunda jornada del paro de 48 horas en la actividad y previo a la movilización del sindicalismo opositor que compartirá con Hugo Moyano, el gremio bancario celebró un fallo judicial que dispuso restituir a entidad sindical la potestad de recaudar el denominado aporte solidario a los trabajadores no afiliados y a la par ordenó a las entidades financieras continuar pagando a su personal los ajustes por inflación determinados en la cláusula gatillo del acuerdo paritario 2017 hasta la firma de un nuevo convenio.
 
La medida cautelar en favor de la Asociación Bancaria (AB), dispuesta por el juez Julián Benito Flores, titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 11 de Resistencia, Chaco, será apelada en las próximas horas por el Ministerio de Trabajo, que en enero último había resuelto la nulidad de la cuota solidaria del 1% del salario que el gremio cobrara a unos 45.000 trabajadores no afiliados. En tanto, desde las cámaras empresarias que agrupan a los bancos evitaron ayer anticipar una posición y solo señalaron que evaluarán con sus respectivos asesores letrados el camino a seguir frente la medida judicial.
 
El fallo tuvo lugar en momentos en que la negociación paritaria sectorial está estancada (los bancos ofrecieron una suba salarial de 9% con cláusula gatillo, que fue rechazada por el gremio, que insistió con un reclamo de aumento de 20%) y se profundiza el escenario de conflicto con la amenaza de nuevos paros tras la huelga de 48 horas que culminó ayer. 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar