La Opinión Popular
                  08:09  |  Viernes 24 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 25-10-2017 / 09:10

Ante el fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio neoliberal

Ante el fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio neoliberal
CONTRA ABUSOS DE PRECIOS, PREMIO A LA ESPECULACIÓN. El Gobierno reaccionó ante una suba de combustibles “superior a la esperada” endureciendo la fracasada política antiinflacionaria. El Banco Central argumentó que el aumento de precios en surtidores fue “superior al esperado”, por lo cual elevó la tasa de referencia (pases bancarios) en un punto, al 27,75 por ciento. Al fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio.
La contundente victoria electoral de Cambiemos no cambia en nada el escenario económico. Mauricio Macri tendrá que enfrentar los desafíos inmediatos y de mediano plazo: el rojo de la balanza comercial, la inflación y el déficit fiscal (y la contracara de éste, el creciente endeudamiento externo) aparecen como los problemas a vigilar más de cerca,  si Macri está pensando en su continuidad más allá de 2019.
 
Al conocerse el dato de inflación de septiembre (1,9%), hasta los funcionarios macristas acariciaron el botón de la alarma. Más allá de la influencia de los fenómenos estacionales, en septiembre el hecho preocupante es que la inflación núcleo, si bien está cayendo, lo hace a un ritmo bastante menor que el proyectado por las autoridades monetarias para cumplir con la meta inflacionaria de este año.
 
La fracasada pelea contra la inflación tiene tropiezos por delante: antes de fin de año volverán a aumentar las tarifas de servicios (seguro, energía eléctrica, gas y agua, y para los primeros meses del año próximo quedaría el transporte público). Ayer mismo, aumentaron los combustibles. Con esos aumentos hay cerca de 4 puntos de inflación que pasarán a la cuenta de 2018 sobre la base de esos ajustes.
 
Si la inflación se instala en un piso del 1,5% mensual, muchos de los miles de tomadores de crédito hipotecario que están disfrutando del hecho de haber podido acceder a la vivienda tendrán una grave complicación ante la indexación de las cuotas. Y el tercio de la población que está bajo la línea de pobreza, estará mucho peor.
 
Por otra parte, en septiembre las cuentas públicas volvieron a "cerrar" con un rojo de $64.781 millones, a pesar que el Tesoro Nacional recibió el ingreso de utilidades del Banco Central. Así, en los primeros 9 meses de 2017 el déficit fiscal suma $ 347.826 millones, un 85% superior al de igual periodo del año pasado. Este "agujero" fiscal se financia con más endeudamiento público.
 
Para colmo, en septiembre, por el mayor aumento de las importaciones que el de las exportaciones, volvió a crecer el déficit comercial. El "rojo" fue de U$S 765 millones, cuando un año atrás había sido positivo en U$S 242 millones. Con estos números, en los primeros nueve meses del año el déficit comercial se eleva a US$ 5.200 millones.
 
Para completarla, el Banco Central argumentó que el aumento de precios en surtidores fue "superior al esperado", por lo cual elevó la tasa de referencia (pases bancarios) en un punto, al 27,75%. Al fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio.
 
Mientras tanto, la porción del electorado que votó a Cambiemos cree que el déficit fiscal, el rojo de la balanza comercial, la caída de la actividad, la altísima inflación y el aumento del desempleo, son la consecuencia indeseada de arreglar los desajustes del gobierno anterior, no el resultado de las medidas neoliberales de Macri.
 
La Opinión Popular

 
EL GOBIERNO REACCIONÓ ANTE UNA SUBA DE COMBUSTIBLES "SUPERIOR A LA ESPERADA" ENDURECIENDO LA POLÍTICA ANTIINFLACIONARIA
 
Contra abusos de precios, premio a la especulación
 
"Se conoció el lunes un aumento en el precio de los combustibles superior al esperado, lo cual requiere que la autoridad monetaria induzca al resto de los precios a aumentar a un ritmo menor para compensar el efecto. Dados los shocks recientes, y la insuficiente velocidad de la desinflación, la autoridad monetaria concluyó que se requiere avanzar con un sesgo contractivo de su política". Esta fue la justificación del Central al anunciar el incremento del interés.
 
"Con toda la información disponible, se decidió subir en 150 puntos básicos su tasa de política monetaria, es decir el centro del corredor de pases a 7 días, a 27,75 por ciento. Se seguirá manteniendo un claro sesgo antiinflacionario hasta que la inflación núcleo quiebre los valores registrados desde mayo y el proceso de desinflación converja hacia el objetivo de entre 8 y 12 por ciento para 2018".
 
El Banco Central aprovechó el aire de los buenos resultados del domingo y avanzó en su primera medida económica tras las elecciones. Decidió ayer subir la tasa de interés de referencia de 26,75 a 27,75 por ciento. Argumentó que el aumento de los combustibles fue mayor al esperado y que sigue firme la decisión de cumplir con la meta de inflación para 2018.
 
Algunos analistas interpretan la medida como un mensaje para el mercado: el tipo de cambio seguirá planchado, lo cual implica nuevo impulso para el negocio de la bicicleta financiera y la entrada de capitales especulativos del exterior. En septiembre el ingreso de divisas para comprar instrumentos financiero como las Lebac, las acciones y los bonos alcanzó el récord de los últimos 15 años. Siga el baile.
 
El Central no modificaba la tasa de interés de referencia desde abril de este año, y la expectativa de los consultores era que en el segundo semestre iba a avanzar en una reducción gradual. Pero la inflación de los últimos meses fue en aumento y en lugar de bajarla, terminó aumentándola.
 
Este año la autoridad monetaria no consiguió cumplir su meta de colocar la inflación en un rango del 12 al 17 por ciento. Entre enero y septiembre la inflación ya sumó un 17,5 por ciento y se espera que termine el año en torno al 23.
 
La entidad dijo que tiene una deuda de credibilidad con la sociedad, lo que la obliga a reforzar su estrategia de política monetaria contractiva para enfrentar el proceso inflacionario. Ahora se aferra a conseguir la meta de aumento de precios por debajo del 12 por ciento en 2018.
 
 La idea de la autoridad monetaria respecto del uso de la tasa de interés como único mecanismo para controlar el proceso inflacionario no tiene en cuenta los antecedentes de los últimos meses, cuando el mayor rendimiento de las Lebac y pases no fue efectivo para poner bajo control las remarcaciones de los empresarios.
 
En 2016 los argumentos del Central eran idénticos a los actuales, pero la inflación fue la más elevada en 25 años (41 por ciento). Este año se siguió insistiendo con la tasa pero los precios se ubican unos 6 puntos porcentuales por arriba de la meta de inflación.
 
Economistas de corrientes muy distintas le critican a la autoridad monetaria la falta de flexibilidad para encarar una política antiinflacionaria integral. Entre los más conservadores mencionan el rojo fiscal como el principal problema de precios, mientras que los progresistas hablan de los problemas de costos y la falta de políticas de ingresos.
 
Las diferencias con la autoridad monetaria no llegan sólo del ámbito académico sino de los sectores industriales. Entre los referentes de la manufactura se plantea, hace meses, que las tasas de interés elevadas no permiten sostener en el mediano y largo plazo un proceso de inversión productiva.
 
Los rendimientos financieros elevados son un elemento de promoción de los negocios especulativos de corto plazo y no dan espacio para la expansión de la producción y el empleo. El dato que mencionan es el aumento de la deuda del Central en Lebac, que ya superó el billón de pesos, y por la que se pagan unos 750 millones de pesos diarios en intereses.
 
Las tasas de interés arriba del 27 por ciento no es la única distorsión de la macroeconomía que se viene acumulando en los últimos 22 meses. El desequilibrio del sector externo, que es cubierto por un constante ingreso de deuda con inversores del extranjero, es otro de los principales puntos de desorden en el modelo económico. El rojo comercial ya supera los 700 millones de dólares mensuales (ver aparte) y muestra un aumento muy superior de las importaciones respecto de las exportaciones.
 
Este combo de tasas altas, dólar planchado e importaciones aumentando de forma acelerada ya se registró en otros momentos como los noventa y terminó en episodios de fuerte crisis. El punto central es que, más allá de la deuda externa, el modelo económico no propone elementos con los que se pueda generar crecimiento y empleo genuino.
 
La fuga de capitales avanza a paso acelerado y se suman desajustes en el frente fiscal. La paridad real del dólar, en tanto, ya se ubicó en niveles idénticos respecto de los de 2001.
 
Por Federico Kucher
 
Fuentes: Página12, Clarín, La Nación y La Opinión Popular 
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-11-2017 / 16:11
23-11-2017 / 12:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
23-11-2017 / 09:11
El gobierno de Mauricio Macri se tropieza con obstáculos en el camino para aprobar a toda velocidad el paquete de reformas antiobreras que envió al Senado, a pedido del FMI. El titular de la comisión de Trabajo, el pampeano Daniel Lovera, les avisó a varios senadores que no avalará un "tratamiento exprés" de la reforma laboral, por lo que quedó descartado que el macrismo logre sacar dictamen de comisión el martes próximo luego de una sola audiencia.
 
Por su parte, el senador peronista Miguel Ángel Pichetto condicionó el tratamiento del proyecto de reforma a favor de los empresarios hasta que la CGT no explicite su aval en la comisión de Asuntos Laborales. Pichetto, que mantuvo varias reuniones secretas tanto con funcionarios macristas como con los sindicalistas, no está hoy en condiciones de garantizar el apoyo gremial en la reunión del martes, cuando la cúpula de la central obrera exponga ante los legisladores.
 
Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, dos de los tres integrantes del triunvirato de mando de la CGT, están en Roma y no definieron aún la postura que adoptarán en el Congreso. Carlos Acuña, el tercer cacique sindical, lo resolverá el lunes de manera corporativa tras un debate de mesa chica que ya anticipa diferencias. Uno de los tres jefes, sin embargo, dio una pista sobre el rol que adoptarán: "No vamos a salir con la bandera a defender esto".
 
Esta sentencia mina de incertidumbre el curso del proyecto laboral macrista proempresario. El pronóstico es reservado en al menos tres frentes. Siembra dudas sobre el eventual respaldo que Pichetto y el peronismo no-K le puedan dar ahora a la iniciativa. Sin el PJ, a Cambiemos se le complicaría el camino en el recinto, pero también en la comisión laboral, que preside Lovera, que es, además, referente gremial de los empleados de comercio de General Pico.
 
La otra complicación serían los plazos que la Casa Rosada se había impuesto para consagrar la ley. El deseo oficial es que se concrete antes del recambio de legisladores; es decir, antes de la llegada de Cristina al recinto. No hay certezas aún de que pueda darse en esos tiempos. El tercer coletazo de esta inesperada rebelión del triunvirato sería que podría hacer caer el acuerdo político sellado con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El funcionario accedió a dar marcha atrás con los artículos que modificaban el corazón de la ley de Contrato de Trabajo y consensuar un proyecto menos jodido a cambio del aval de los gremios. Pero, Triaca quiere que den la cara en el Congreso.
 
En Roma, el docente Horacio Ghilini les planteó a Daer y Schmid su rechazo y el de la Corriente Federal, el bastión rebelde de la CGT. En Buenos Aires, lo espera un sector interno dispuesto a patear la unidad de la central obrera tras el acuerdo con el Gobierno. Lidera esa cruzada Pablo Moyano, el virtual número tres de la CGT, impulsor de la movilización para rechazar el proyecto macrista. El pacto también es resistido por Pablo Micheli y José Rigane, de la CTA Autónoma, y por Ricardo Peidró y Hugo Godoy, miembros de la otra CTA.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar