La Opinión Popular
                  08:40  |  Martes 11 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 25-10-2017 / 09:10

Ante el fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio neoliberal

Ante el fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio neoliberal
CONTRA ABUSOS DE PRECIOS, PREMIO A LA ESPECULACIÓN. El Gobierno reaccionó ante una suba de combustibles “superior a la esperada” endureciendo la fracasada política antiinflacionaria. El Banco Central argumentó que el aumento de precios en surtidores fue “superior al esperado”, por lo cual elevó la tasa de referencia (pases bancarios) en un punto, al 27,75 por ciento. Al fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio.
La contundente victoria electoral de Cambiemos no cambia en nada el escenario económico. Mauricio Macri tendrá que enfrentar los desafíos inmediatos y de mediano plazo: el rojo de la balanza comercial, la inflación y el déficit fiscal (y la contracara de éste, el creciente endeudamiento externo) aparecen como los problemas a vigilar más de cerca,  si Macri está pensando en su continuidad más allá de 2019.
 
Al conocerse el dato de inflación de septiembre (1,9%), hasta los funcionarios macristas acariciaron el botón de la alarma. Más allá de la influencia de los fenómenos estacionales, en septiembre el hecho preocupante es que la inflación núcleo, si bien está cayendo, lo hace a un ritmo bastante menor que el proyectado por las autoridades monetarias para cumplir con la meta inflacionaria de este año.
 
La fracasada pelea contra la inflación tiene tropiezos por delante: antes de fin de año volverán a aumentar las tarifas de servicios (seguro, energía eléctrica, gas y agua, y para los primeros meses del año próximo quedaría el transporte público). Ayer mismo, aumentaron los combustibles. Con esos aumentos hay cerca de 4 puntos de inflación que pasarán a la cuenta de 2018 sobre la base de esos ajustes.
 
Si la inflación se instala en un piso del 1,5% mensual, muchos de los miles de tomadores de crédito hipotecario que están disfrutando del hecho de haber podido acceder a la vivienda tendrán una grave complicación ante la indexación de las cuotas. Y el tercio de la población que está bajo la línea de pobreza, estará mucho peor.
 
Por otra parte, en septiembre las cuentas públicas volvieron a "cerrar" con un rojo de $64.781 millones, a pesar que el Tesoro Nacional recibió el ingreso de utilidades del Banco Central. Así, en los primeros 9 meses de 2017 el déficit fiscal suma $ 347.826 millones, un 85% superior al de igual periodo del año pasado. Este "agujero" fiscal se financia con más endeudamiento público.
 
Para colmo, en septiembre, por el mayor aumento de las importaciones que el de las exportaciones, volvió a crecer el déficit comercial. El "rojo" fue de U$S 765 millones, cuando un año atrás había sido positivo en U$S 242 millones. Con estos números, en los primeros nueve meses del año el déficit comercial se eleva a US$ 5.200 millones.
 
Para completarla, el Banco Central argumentó que el aumento de precios en surtidores fue "superior al esperado", por lo cual elevó la tasa de referencia (pases bancarios) en un punto, al 27,75%. Al fracaso de la política antiinflacionaria, más dosis del mismo remedio.
 
Mientras tanto, la porción del electorado que votó a Cambiemos cree que el déficit fiscal, el rojo de la balanza comercial, la caída de la actividad, la altísima inflación y el aumento del desempleo, son la consecuencia indeseada de arreglar los desajustes del gobierno anterior, no el resultado de las medidas neoliberales de Macri.
 
La Opinión Popular

 
EL GOBIERNO REACCIONÓ ANTE UNA SUBA DE COMBUSTIBLES "SUPERIOR A LA ESPERADA" ENDURECIENDO LA POLÍTICA ANTIINFLACIONARIA
 
Contra abusos de precios, premio a la especulación
 
"Se conoció el lunes un aumento en el precio de los combustibles superior al esperado, lo cual requiere que la autoridad monetaria induzca al resto de los precios a aumentar a un ritmo menor para compensar el efecto. Dados los shocks recientes, y la insuficiente velocidad de la desinflación, la autoridad monetaria concluyó que se requiere avanzar con un sesgo contractivo de su política". Esta fue la justificación del Central al anunciar el incremento del interés.
 
"Con toda la información disponible, se decidió subir en 150 puntos básicos su tasa de política monetaria, es decir el centro del corredor de pases a 7 días, a 27,75 por ciento. Se seguirá manteniendo un claro sesgo antiinflacionario hasta que la inflación núcleo quiebre los valores registrados desde mayo y el proceso de desinflación converja hacia el objetivo de entre 8 y 12 por ciento para 2018".
 
El Banco Central aprovechó el aire de los buenos resultados del domingo y avanzó en su primera medida económica tras las elecciones. Decidió ayer subir la tasa de interés de referencia de 26,75 a 27,75 por ciento. Argumentó que el aumento de los combustibles fue mayor al esperado y que sigue firme la decisión de cumplir con la meta de inflación para 2018.
 
Algunos analistas interpretan la medida como un mensaje para el mercado: el tipo de cambio seguirá planchado, lo cual implica nuevo impulso para el negocio de la bicicleta financiera y la entrada de capitales especulativos del exterior. En septiembre el ingreso de divisas para comprar instrumentos financiero como las Lebac, las acciones y los bonos alcanzó el récord de los últimos 15 años. Siga el baile.
 
El Central no modificaba la tasa de interés de referencia desde abril de este año, y la expectativa de los consultores era que en el segundo semestre iba a avanzar en una reducción gradual. Pero la inflación de los últimos meses fue en aumento y en lugar de bajarla, terminó aumentándola.
 
Este año la autoridad monetaria no consiguió cumplir su meta de colocar la inflación en un rango del 12 al 17 por ciento. Entre enero y septiembre la inflación ya sumó un 17,5 por ciento y se espera que termine el año en torno al 23.
 
La entidad dijo que tiene una deuda de credibilidad con la sociedad, lo que la obliga a reforzar su estrategia de política monetaria contractiva para enfrentar el proceso inflacionario. Ahora se aferra a conseguir la meta de aumento de precios por debajo del 12 por ciento en 2018.
 
 La idea de la autoridad monetaria respecto del uso de la tasa de interés como único mecanismo para controlar el proceso inflacionario no tiene en cuenta los antecedentes de los últimos meses, cuando el mayor rendimiento de las Lebac y pases no fue efectivo para poner bajo control las remarcaciones de los empresarios.
 
En 2016 los argumentos del Central eran idénticos a los actuales, pero la inflación fue la más elevada en 25 años (41 por ciento). Este año se siguió insistiendo con la tasa pero los precios se ubican unos 6 puntos porcentuales por arriba de la meta de inflación.
 
Economistas de corrientes muy distintas le critican a la autoridad monetaria la falta de flexibilidad para encarar una política antiinflacionaria integral. Entre los más conservadores mencionan el rojo fiscal como el principal problema de precios, mientras que los progresistas hablan de los problemas de costos y la falta de políticas de ingresos.
 
Las diferencias con la autoridad monetaria no llegan sólo del ámbito académico sino de los sectores industriales. Entre los referentes de la manufactura se plantea, hace meses, que las tasas de interés elevadas no permiten sostener en el mediano y largo plazo un proceso de inversión productiva.
 
Los rendimientos financieros elevados son un elemento de promoción de los negocios especulativos de corto plazo y no dan espacio para la expansión de la producción y el empleo. El dato que mencionan es el aumento de la deuda del Central en Lebac, que ya superó el billón de pesos, y por la que se pagan unos 750 millones de pesos diarios en intereses.
 
Las tasas de interés arriba del 27 por ciento no es la única distorsión de la macroeconomía que se viene acumulando en los últimos 22 meses. El desequilibrio del sector externo, que es cubierto por un constante ingreso de deuda con inversores del extranjero, es otro de los principales puntos de desorden en el modelo económico. El rojo comercial ya supera los 700 millones de dólares mensuales (ver aparte) y muestra un aumento muy superior de las importaciones respecto de las exportaciones.
 
Este combo de tasas altas, dólar planchado e importaciones aumentando de forma acelerada ya se registró en otros momentos como los noventa y terminó en episodios de fuerte crisis. El punto central es que, más allá de la deuda externa, el modelo económico no propone elementos con los que se pueda generar crecimiento y empleo genuino.
 
La fuga de capitales avanza a paso acelerado y se suman desajustes en el frente fiscal. La paridad real del dólar, en tanto, ya se ubicó en niveles idénticos respecto de los de 2001.
 
Por Federico Kucher
 
Fuentes: Página12, Clarín, La Nación y La Opinión Popular 
 

Agreganos como amigo a Facebook
11-12-2018 / 08:12
El padre y el hermano del Presidente, Franco y Gianfranco Macri, tendrán que presentarse el jueves a declarar como sospechosos de haber pagado coimas al gobierno K a cambio de la renovación de contratos de peajes en autopistas. Insólitamente, Mauricio Macri no figura en el llamado a indagatoria aunque era el alma mater del grupo empresario propietario de Autopistas del Sol.
 
En casi todo el período en el que supuestamente se pagaron las coimas, de 2003 a 2007, Franco Macri había cedido las acciones a sus hijos. En Tribunales está instalado el rumor de que estos movimientos en la causa por las fotocopias de los cuadernos tienen como trasfondo el "golpe de estado" que destituyó de su cargo al ex presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti. "Hay vendetta", afirman.
 
El polémico juez Claudio Bonadio no sólo convocó a indagatoria a Franco y Gianfranco Macri sino a buena parte de los empresarios de concesiones viales. Entre ellos figura otro referente de los empresarios argentinos, Eduardo Eurnekian, citado para el 19 de diciembre.
 
La base de la acusación es la declaración del "arrepentido" Claudio Uberti, ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi). Bajo amenaza de ir a la cárcel, Uberti "confesó" que todos los concesionarios juntaban plata mensualmente para retener las concesiones y que entre 2003 y 2007, le entregaron 150.000 dólares.
 
El ex funcionario dijo ante el fiscal Carlos Stornelli que le llevaba el dinero a Julio De Vido y en algunas oportunidades a la Casa Rosada, directamente a Néstor Kirchner. No aportó  evidencias. Y ni a los Kirchner ni a De Vido se le encontraron bienes no declarados ni cuentas ni sociedades ocultas.
 
"Lo esperábamos", señaló uno de los funcionarios del Gobierno que monitorea particularmente el Poder Judicial. La citación tuvo un impacto indisimulable en la Rosada. Pero, aún así, hicieron la prueba de disimular: "Lo tomamos bien. Se sabe que Mauricio no es Franco", fruteó un ministro. No obstante, en el macrismo volvieron a surgir las hipótesis conspirativas que ligan la causa a Sergio Massa.
 
La versión más extendida en Tribunales es que se trata de una consecuencia de la maniobra que hubo en la Corte Suprema y que significó, de manera sorpresiva, el desplazamiento de Ricardo Lorenzetti de la presidencia. Esa jugada -según opinión generalizada- se armó en la Casa Rosada y no faltó quien en su momento habló de juramentos de venganza. Ese es el río que suena.
 
El Gobierno decidió a tomar distancia de la citación a Franco Macri para "blindar" la imagen del Presidente. Mauricio Macri, por el momento, se hace el sota y no parece dispuesto a hablar del tema. Si Jaime Durán Barba no está trabajando ya en esto, lo estará pronto.
 
La Opinión Popular

10-12-2018 / 09:12
La crisis socioeconómica y la recesión que acorralan las chances de reelección del presidente Mauricio Macri el año próximo y la posibilidad cierta de que la senadora Cristina Fernández -cada día más arriba en las encuestas- decida participar en la contienda, son algunos de los principales argumentos que impulsan a la mayoría de las provincias a adelantar sus comicios a gobernador.
 
El desempleo, el cierre de empresas, la depresión económica y la recesión, sumado a los duros recortes fijados al gobierno de Cambiemos por el FMI, han puesto en alerta a la mayoría de los mandatarios provinciales, varios de los cuales aspiran a ir por su reelección.
 
En ese escenario, los distritos más perjudicados son los comandados por Cambiemos y sus aliados, los que ante la alternativa de que perdure la crisis o se profundice durante los primeros meses de 2019 -lo que al decir de las encuestas viene haciendo estragos en el humor social-, verían en jaque la chance de retener sus provincias.
 
A la fecha, sólo cinco distritos venían sosteniendo la intención de mantener el calendario unificado: Buenos Aires, la Ciudad Autónoma, Jujuy, Salta y Formosa. Sin embargo, dos de ellos ya comenzaron a virar de posición.
 
La gobernadora María Eugenia Vidal pese a su oposición inicial, comenzó a evaluar esa alternativa, en primer término, porque una derrota de Macri en las presidenciales la podría arrastrar a perder la provincia, mientras que una victoria anticipada, le trasvasaría al mandatario un espíritu triunfalista.
 
En segundo lugar, porque al despegar a la provincia de las elecciones, le estaría dando mayor oxígeno a los sectores del peronismo que en ese distrito no comulgan con Cristina -los que además le resultan clave en la Legislatura a la hora de votar las leyes que necesita- evitándoles de esa manera el ir colgados a la boleta de la ex presidenta para no perder las intendencias.

10-12-2018 / 09:12
Se trataba del partido clave, el que "no podía perder", pero todo salió mal y terminó complicando a Mauricio Macri. River impuso su fortaleza: la capacidad de remontar la adversidad que demostró en toda esta competencia, especialmente en esta serie final contra su rival de toda la vida. Boca estuvo 3 veces en ventaja (dos veces en la Bombonera, una vez en Madrid cuando comenzó ganando) pero el plantel del Muñeco Galllardo hizo una marca registrada de ese carácter.
 
El partido de este domingo era vital para el plan de continuidad de Daniel "Tano" Angelici en Boca, que busca dejar como delfín a Christian Gribaudo y ya arrancó la campaña de cara a las elecciones del año próximo. Sin embargo, la derrota podría complicar sus planes.
 
No sólo se trata de un golpe duro para Angelici sino también para el propio Macri, que arrancó con su poder en Boca en 1995. Por eso, también podría ser un impulso para que se decida a lanzar al vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, que goza de su máxima confianza.
 
La continuidad de Angelici comenzó a ponerse en duda sobre todo desde que le surgió un competidor taquillero en la sucesión del club. Juan Román Riquelme, el máximo ídolo de los hinchas, le viene como anillo al dedo al sector antimacrista que ve en la figura de Riquelme una oportunidad para golpear a Macri y Angelici en la conducción.
 
El ex jugador estrella del club no confirmó que vaya a competir, pero ya genera mucha preocupación a la gestión actual. Acaso por eso en el último mes Macri lo invitó a Olivos a jugar un partido de fútbol con funcionarios y le habría propuesto que haga cargo del sindicato de los jugadores como un gesto de distensión.
 
Además de impulsar las chances de la oposición, la derrota golpea muy fuerte a Angelici en sus aspiraciones de saltar a la política partidaria. Cuando asumió en Boca en 2011, el Tano le pidió a los socios -con un dejo de pedantería- que tuvieran el pasaporte al día para poder viajar a Japón, que es donde históricamente, con algunas excepciones, se disputó la final del mundo en materia de clubes.
 
Pero durante los 7 años de presidencia de Angelici, Boca no pudo ganar la Libertadores y por eso era crucial para las aspiraciones del macrismo de perpetuarse en el club la obtención de esta edición de la Copa, mientras que River este año ganó también la final de la súper copa en Mendoza y dejó expuesta una vez más su debilidad.  
 
El escándalo desatado por el River-Boca lo golpeó como no habían podido las decenas de ataques de Elisa Carrió, su máxima enemiga en Cambiemos. Las pedradas al micro de Boca se llevaron puesto a Martín Ocampo, uno de sus hombres de mayor confianza y que estaba a cargo del Ministerio de Seguridad y profundizaron la grieta con Macri.
 
La Opinión Popular

09-12-2018 / 10:12
Florentino Pérez es como los Rocca o los Macri: un mega empresario de grandes obras públicas. Presidente del Real Madrid, se transformó en el dueño de la súper final que el Estado y los directivos de Boca y River birlaron a los argentinos.
 
Hoy puede ser su día de fiesta. Le vendrá bien, porque después del partido llegará un trago amargo. El miércoles 12 será interrogado en el Congreso para determinar su responsabilidad en el financiamiento ilegal de los conservadores españoles. El dinero de Pérez es de origen global, la Argentina incluida.
 
Para la revista Forbes española, Don Florentino es el CEO número uno del reino. Y el Real Madrid, el club de fútbol financieramente más cotizado del mundo. Pérez es el ejecutivo principal de ACS, la constructora con 200 mil empleados fundada en 1997. En 2016 tenía un ingreso de 36 mil millones de dólares y obtuvo una ganancia neta de 855 millones de dólares.
 
El señor Pérez, a la vez principal accionista de ACS, consiguió forjar un despliegue mundial. ACS tiene ramificaciones en el sudeste asiático, Alemania y América Latina. En la Argentina sus conquistas fueron más allá del fútbol. ACS es la sexta adjudicataria de obra pública, con actividades soterramiento y una trayectoria rutilante en un rubro muy caro al ser nacional: el peaje.
 
Mauricio Macri trata con intensidad a Pérez desde 2009. Ese año, como jefe del gobierno porteño interesó a Don Florentino en que hiciera negocios en la Argentina. Lo hizo durante una gira por Madrid en la que consolidó los lazos con el Partido Popular de José María Aznar y Mariano Rajoy. El PP fue siempre un modelo para el Pro.
 
Un hecho resonante que unió a Pérez con Macri ocurrió en julio último, cuando el gigante europeo Abertis renovó por 12 años, hasta 2030, la concesión de las autopistas Acceso Oeste y Acceso Norte. Por los 119 kilómetros del primero pasan 85 mil autos por día. Por los 56 kilómetros del segundo, 77 mil. Según la agencia Europa Press las dos concesiones aportan 60 millones de dólares por año a los ingresos de Abertis.
 
Abertis está controlada por Atlantia y por ACS tras una operación de 19 mil millones de dólares que convirtió al nuevo grupo en el mayor concesionario de autopistas con peajes del mundo. La constructora española de Pérez detenta el 30 por ciento de las acciones. La filial alemana de ACS, Hochtief, el 20 por ciento menos una acción. Atlantia, de los Benetton, es poseedora del 50 por ciento.
 
Otro hecho que volvió a juntar a Pérez y a Macri en un tema común fue la perspectiva de la rentabilidad que alcanzarían los amigos españoles del Presidente. El 10 de mayo de este año la influyente web española www.elconfidencial.com colocó este título: "Florentino Pérez se pone al frente de la crisis de Abertis en Argentina". Y agregaba que Pérez "lidera el equipo que negocia con el Gobierno de Macri minimizar el recorte de 250 millones (de euros) por la posible retirada de las concesiones de dos autopistas en Buenos Aires". 

09-12-2018 / 09:12
El colectivo que llevaba a los jugadores de Boca Juniors hacia el aeropuerto de Ezeiza avanzaba lentamente, rodeado de una pequeña multitud azul y oro.
 
En la cabecera de la manifestación, como si fuera él quien la guiaba, como si no tuviera ningún miedo, como si se sintiera eterno, estaba, nuevamente, él, Rafael Di Zeo, el inmortal jefe de la barra brava de Boca Juniors, símbolo muy destacado de la violencia que se ha instalado en el fútbol.
 
Esa imagen, transmitida al mundo el martes pasado, fue particularmente estremecedora por varias razones. En principio, por la naturaleza del personaje. Di Zeo tiene una cantidad enorme de antecedentes penales en su contra. Está rodeado de personajes que dan miedo de solo conocer sus vidas.
 
Pero eso, en todo caso, no era  nuevo. Di Zeo se mostró así, inmortal, poderoso, desafiante, unos días después que la violencia se cobrara como víctima al partido de fútbol más trascendente de la historia argentina y que el propio presidente Mauricio Macri enviara una ley al Congreso para combatir a las barras bravas con penas más duras.
 
Por un lado, un presidente apuntaba contra las barras bravas. Por el otro, el jefe de la barra brava más peligrosa y popular, pocas horas después, en lugar de esconderse, pedir clemencia, esperar tiempos mejores, negociar, sacaba pecho, se mostraba, hacía saber que no le tiene miedo a nada.
 
¿Qué podría hacerle un presidente a él? ¿Cuántos han pasado mientras él sigue allí, poderoso, inamovible? Por si faltara un gesto de poder, uno de los líderes del equipo, cuando le preguntaron por Di Zeo, dijo: "Es un líder histórico de la Barra. Así que bienvenido".
 
Di Zeo, por una parte, es el jefe de la barra del club del que Macri fue presidente. Lo conoce personalmente y fue testigo directo de su ascenso en los años noventa. Ese club es actualmente dirigido por Daniel Angelici, uno de sus hombres de confianza del Presidente, quien parece tener un pacto de sangre con Di Zeo.
 
Angelici controla a sectores muy sensibles del fútbol, pero también del Gobierno y la Justicia de la ciudad de Buenos Aires. Por eso, por ejemplo, cada vez que la barra brava de Boca ha tenido que enfrentar problemas con la Justicia, Angelici se preocupó por desactivarlos personalmente. En toda su historia como presidente de Boca, no se conoce una sola declaración crítica de Angelici contra la barra.
 
Para desterrar a los violentos, el presidente lo único que hizo fue enviar una ley al Congreso. La respuesta llegó en pocas horas, cuando Di Zeo, y su segundo, Mauro Martín, condujeron la caravana que llevó al equipo de Boca hasta el aeropuerto.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar