La Opinión Popular
                  22:17  |  Martes 12 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 10-10-2017 / 08:10
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Hay que distinguir entre resultado electoral y realidad política

Hay que distinguir entre resultado electoral y realidad política
Los candidatos de Somos Entre Ríos: Juan José Bahillo, Mayda Cresto, Gustavo Zavallo, Carolina Gaillard y Claudia Gieco, salieron a prevenir sobre las consecuencias de las políticas neoliberales macristas: de reforma laboral que precarizará el trabajo y del sistema previsional que aumentará la edad jubilatoria y terminará con el 82% móvil. ¿Le alcanzará al Peronismo para acercarse o superar a Cambiemos? Es un interrogante que sólo se podrá revelar el 22 de octubre a la noche.
A menos de dos semanas de las elecciones generales, el macrismo entrerriano ya canta victoria. Según ellos, desde el 13 de agosto, fecha de las primarias, no hubo ningún hecho inesperado capaz de modificar el tablero electoral y no se registró en el país ningún episodio capaz de modificar el resultado de las primarias. Ni siquiera tienen en cuenta el efecto de la desaparición de Santiago Maldonado.
 
Desde el Peronismo, se busca provincializar la elección y distinguir entre resultado electoral y realidad política. Como se ha visto algunas veces, los resultados electorales son producto de coyunturas circunstanciales y/o de la manipulación de la opinión pública por parte de los grandes medios de comunicación. Esta maniobra es efímera en situaciones de crisis, que llevan, más temprano que tarde, al sinceramiento político.
 
La realidad política, vista desde una perspectiva estratégica, no se conmueve por un resultado electoral, y avanza con el desarrollo de las contradicciones evidentes entre los intereses económicos-sociales de los ganadores del modelo macrista: el sector financiero, los exportadores y las empresas energéticas; y por el otro lado los perdedores: las pymes industriales, los comercios orientados al mercado interno y el conjunto de los trabajadores, jubilados, sectores asalariados y de ingresos fijos.


La Opinión Popular

 
A menos de dos semanas de las elecciones generales, el macrismo entrerriano ya canta victoria. Según ellos, desde el 13 de agosto, fecha de las primarias, no hubo ningún hecho inesperado capaz de modificar el tablero electoral y no se registró en el país ningún episodio capaz de modificar el resultado de las primarias. Ni siquiera tienen en cuenta el efecto de la desaparición de Santiago Maldonado.
 
En la alianza antiperonista provincial confían en retener los votos de las listas opositoras en la interna. Calculan que el que votó a Gracia Jaroslavsky o a Alejandro Carbó no tiene muchos argumentos para no votar a la lista que encabeza Atilio Benedetti, por más diferencias políticas que tengan con el candidato o con la conducción stanlinista de Rogelio Frigerio.
 
 
La gran jugada de Macri
 
La jugarreta de Mauricio Macri, que permitió llegar a esta situación, fue el "abrazo del oso" a los gobernadores peronistas "moderados" o "amigos de la Casa Rosada" y el elogio por su "colaboración y consenso". Luego, Cambiemos los derrotó en las urnas sin contemplaciones. ¿O no, Gustavo Bordet y Juan Schiaretti?
 
Siguiendo la perspectiva del PRO, el próximo paso del Gobierno Nacional es quedarse en 2019 con gobernaciones que hoy responden al Justicialismo. Alfonsín, en 1983, pretendía lo mismo y hablaba de "tercer movimiento histórico". Jamás pudo lograrlo porque su gestión fue un desastre en lo económico.
 
Otra trama, de laboratorio del PRO, que ha dado resultado es la confrontación con Cristina, profundizando la "grieta", nacionalizando la campaña bonaerense, y haciendo de esta elección un mini ballotage entre Macri y CFK. Las encuestas del oficialismo provincial muestran este esquema, en donde el apoyo o no a Macri es más relevante para el elector que las propuestas que los legisladores puedan hacer para los entrerrianos, que es lo que en definitiva la elección se trata.
 
 
Provincializar la elección
 
Por su parte, desde el Peronismo entrerriano sigue adelante con su campaña tratando de mantener los votos cosechados en las PASO, caranchear los que fueron a otros postulantes peronistas, como Emilio Martínez Garbino, y ganar algunos que tuvieron otro destino o directamente no fueron a votar.
 
El Peronismo local intenta provincializar la elección con dos ejes bien claros: la presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación contra el planteo que hizo María Eugenia Vidal por el fondo del conurbano, que desfinanciaría a los demás distritos del interior del país; y la provincialización de los fondos de Salto Grande. Ambas propuestas significarían mayores recursos e ingresos para Entre Ríos y menor costo de la energía eléctrica.
 
Por lo pronto, Gustavo Bordet profundizó su presencia en la campaña política luego de las PASO de agosto. Los spots lo muestran a él como protagonista central y mantienen -como en las Primarias- alejado de todo al ex gobernador Sergio Urribarri. Es decir, en estas semanas el gobernador optó por actuar como conductor y candidato, y "ponerse al hombro la campaña".
 
Además, los candidatos de Somos Entre Ríos: Juan José Bahillo, Mayda Cresto, Gustavo Zavallo, Carolina Gaillard y Claudia Gieco, salieron a prevenir sobre las consecuencias de las políticas neoliberales macristas: de reforma laboral que precarizará el trabajo y del sistema previsional que aumentará la edad jubilatoria y terminará con el 82% móvil. ¿Le alcanzará al Peronismo para acercarse o superar a Cambiemos? Es un interrogante que sólo se podrá revelar el 22 de octubre a la noche.
 
 
El macrismo ya canta victoria
 
Faltan pocos días para que se defina el estado de situación en la provincia, a dos años de los fundamentales comicios de cargos ejecutivos. Las dos semanas que restan serán clave para determinar quién gana, quién pierde, y si habrá modificaciones en la grilla que dejaron las primarias.
 
Por el lado del macrismo, todo se limita a hacer tareas de mantenimiento tras la gran elección realizada el 13 de agosto. El gobierno Macri profundiza el terreno para seguir instalando su relato neoliberal y antiperonista, siempre de la mano del fuerte blindaje mediático y el despliegue empresario a favor de sus intereses.
 
En la provincia, la alianza Cambiemos se limita a aplicar el formato diseñado desde Buenos Aires por Jaime Durán Barba y Marcos Peña. Se habla de la marca Cambiemos, se pone a Macri como figura y no mucho más. A diferencia del PJ, nadie pregunta quién va segunda en la lista del PRO por ejemplo, o cuáles son sus antecedentes políticos.
 
Frigerio mantiene una disciplina rígida en el armado provincial de Cambiemos, centraliza todas las decisiones y no deja cabos sueltos, ni espacios para "libre pensadores". El "omnipresente" Ministro maneja todos los resortes. Desde el armado de la Lista para el 22 de octubre y las autoridades partidarias del PRO, todo parece definirlo Frigerio, quien está empecinado en ganar en su patria chica entrerriana, el departamento Islas del Ibicuy.
 
 
Resultado electoral y realidad política
 
Desde el Peronismo, se busca distinguir entre resultado electoral y realidad política. Como se ha visto algunas veces, los resultados electorales son producto de coyunturas circunstanciales y/o de la manipulación de la opinión pública por parte de los grandes medios de comunicación. Esta maniobra es efímera en situaciones de crisis, que llevan, más temprano que tarde, al sinceramiento político. 
El ejemplo más claro es el de Fernando de la Rua, quien tuvo un triunfo electoral contundente en 1999 y poco tiempo después se  tuvo que ir, en medio de multitudinarias protestas sociales. 


La realidad política, vista desde una perspectiva estratégica, no se conmueve por un resultado electoral, y avanza con el desarrollo de las contradicciones evidentes entre los intereses económicos-sociales de los ganadores del modelo macrista: el sector financiero, los exportadores y las empresas energéticas; y por el otro lado los perdedores: las pymes industriales, los comercios orientados al mercado interno y el conjunto de los trabajadores, jubilados, sectores asalariados y de ingresos fijos.
 
Esto significa que la militancia peronista no sufrirá una derrota, mas allá del resultado electoral que ni siquiera cambiará significativamente la relación de fuerzas en el Congreso, si subsiste en ella la esencia movimientista que señala la doctrina de Perón, y si se plantea crear las condiciones políticas para convocar, reunir y organizar, a través de la movilización, la Unidad del Peronismo después del 22 de octubre. Porque, en el campo de la lucha política, la unión genera fuerza y la desunión produce debilidad.
 
La Opinión Popular

 

Agreganos como amigo a Facebook
12-12-2017 / 18:12
En las diagnosis y proyecciones políticas lo que se pone en juego es la comprensión de la realidad. Se trata, ni más ni menos, de un intento de construir, desde conjuntos fragmentarios de informaciones dispersas, sistemas coherentes y articulados de conceptos, capaces de interpretar y dar adecuada cuenta de las situaciones pasadas y presentes, así como de prever los itinerarios posibles del devenir político-social.
 
¿Cuál es la base de análisis? El gobierno de Mauricio Macri ganó los comicios usufructuando la división del peronismo y la polarización contra Cristina Fernández -que fue derrotada en la elección de la decisiva provincia de Buenos Aires-, pero no llegó a la mayoría en ninguna de las dos cámaras.
 
Tras la compulsa electoral, el macrismo impulsó en la Justicia las causas de corrupción contra el cristinismo y desató una fuerte persecución política contra dirigentes opositores. Así, el macrismo usa el método de "garrote o billetera" para controlar, medianamente, a los movimientos sociales, al sindicalismo y a buena parte del PJ. Además negocia un puñado de reformas neoliberales profundas en el ámbito previsional, fiscal y laboral con los Gobernadores y la CGT.
 
La Argentina tiene hoy lo que no tuvo durante todo el siglo XX: un partido de derecha que recoge los intereses de las elites económicas, sociales y culturales, un Gobierno para los más ricos. Una realidad difícil de tragar.
 
En Entre Ríos, el peronismo se encuentra en un laberinto, tiene que un doble rol que es contradictorio: asegurar la gobernabilidad en su distrito y encarnar la oposición. No puede tirar nafta al fuego y tiene que ayudar a resolver el liderazgo electoral nacional del PJ en dos años. Con este panorama, la disyuntiva política provincial es: ¿qué destino tiene el peronismo aceptado por Cambiemos? ¿Bordet debe volverse opositor, sumarse al coro oficialista o quedarse recluido en su provincia?
 
La Opinión Popular

12-12-2017 / 17:12
12-12-2017 / 15:12
11-12-2017 / 12:12
11-12-2017 / 12:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar