La Opinión Popular
                  20:25  |  Domingo 25 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-10-2017 / 07:10

La CGT reclamó al PJ que le cuide las espaldas frente al intento de precarización laboral

La CGT reclamó al PJ que le cuide las espaldas frente al intento de precarización laboral
La CGT cierra filas con legisladores peronistas ante la reforma laboral. Los sindicalistas acordaron con los legisladores el rechazo a cualquier intento de reforma laboral que perjudique a los trabajadores. Detallaron ante los diputados y senadores una serie de puntos innegociables: el modelo sindical y la ultraactividad, entre ellos. Defenderán a gremios débiles. También hablaron del futuro del peronismo. En el encuentro no participaron los K.
La cúpula de la CGT acordó con un sector de senadores y diputados peronistas el compromiso de no acompañar el intento del macrismo para perjudicar derechos laborales. El encuentro sirvió también para comenzar a delinear el futuro del PJ luego de las elecciones de octubre. La unidad que visualizan los participantes del encuentro no incluye al cristinismo, ya que no participó nadie que responda a este sector. "Tenemos que construir una alternativa de poder a futuro", sintetizó el senador Miguel Ángel Pichetto.
 
La reunión la solicitó el triunvirato cegetista: Carlos Acuña (estaciones de servicio), Juan Carlos Schmid (dragado) y Héctor Daer (sanidad), que, según reconocieron, forma parte de la estrategia elegida para sumar respaldos para enfrentar el probable avance sobre leyes laborales y previsionales que la CGT considera que el Gobierno de Mauricio Macri buscará implementar después de los comicios.
 
"El encuentro entre compañeros", como lo caracterizó Pichetto, evaluó el posible intento macrista por instalar la precarización laboral. Los gremialistas se preocuparon por reiterarle a los legisladores que el límite acordado en el Confederal del martes pasado incluye la vigencia de los convenios colectivos de trabajo, preservando la ultraactividad (la norma laboral más beneficiosa) y la integralidad (no admitir acuerdos por región) y no modificar el actual sistema previsional y de salud solidarios.
 
"Hay tres ejes que para nosotros son invulnerables: no vamos a negociar por debajo de la ultraactividad, no vamos a discutir la jerarquía de los convenios colectivos de trabajo y por supuesto vamos a mantener las condiciones de trabajo dentro los convenios colectivos (que se firmen)", indicó Schmid. Por su lado, Daer aseguró que obtuvieron el compromiso de los legisladores que ante cualquier iniciativa del Gobierno sobre temas laborales consultarán antes a la CGT y si esta no lo aprueba no la apoyarán.
 
La segunda parte de la reunión estuvo dedicada a "hablar de política" y de "la necesaria unidad del peronismo". La percepción de los participantes es un macrismo fortalecido tras las elecciones y por ello consideran imprescindible acordar posiciones comunes ante proyectos del oficialismo que llegarán hasta la fecha del recambio legislativo.
 
Pero también hablaron de lo que debe suceder un poco más adelante en el tiempo y, como dijo Pichetto, "hubo coincidencias en que el peronismo tiene que construir una alternativa, tiene que crear un programa y tener una actitud propositiva". A su turno, Daer confirmó la idea de este grupo: "Es una preocupación que tenemos todos, que el peronismo vuelva a ser una expresión con capacidad electoral."
 
La presencia del gobernador riojano Sergio Casas sirvió para acordar un encuentro de la CGT con los mandatarios peronistas para después de las elecciones. Ante la crisis del peronismo, ya se tejen las alianzas entre los poderes reales del PJ: senadores, gobernadores y sindicalistas.
 
La Opinión Popular

 
La CGT cierra filas con legisladores peronistas ante la reforma laboral
 
En alerta por las próximas reformas laborales anunciadas, aunque no precisadas, por el Gobierno, la CGT peregrinó ayer a uno de los últimos lugares del poder peronista: el Senado.
 
Allí se reunió el triunvirato de la central obrera con legisladores nacionales del justicialismo, para acercar posiciones sobre el paquete de reformas que prepara el Gobierno.
 
"Es la instancia institucional fundamental que tiene el peronismo", definió Héctor Daer. Junto a él, estuvieron Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña reunidos con el bloque PJ-Frente para la Victoria del Senado, Miguel Pichetto, y el referente del Bloque Justicialista de Diputados, Diego Bossio.
 
Durante el encuentro, realizado en el despacho de Pichetto por espacio de una hora y media, los dirigentes reafirmaron una alianza política que apunta principalmente a la reorganización post electoral del justicialismo.
 
Esa alianza tendrá su correlato en el debate que se viene en el Congreso, dado que los legisladores ratificaron que ningún cambio que afecte al sector del trabajo será aprobado por los bloques del justicialismo sin el aval de la CGT, según indicaron al término del encuentro.
 
"Reafirmamos nuestra alianza en términos políticos", indicó Daer a la salida de la reunión y agregó: "Reconocemos al Senado como una de las instancias institucionales fundamentales que tiene el peronismo para su reconstrucción".
 
Esa definición se inscribe en un contexto en el que el peronismo del Senado responde mayoritariamente a Pichetto, que a su vez responde a la mayoría de los gobernadores peronistas que se despegaron de la ex presidenta Cristina Fernández. El rionegrino fue vocero de esa postura días atrás, al considerar que la candidata a senadora debe, cuando sea electa, armar un bloque propio, separado del justicialismo.
 
Esa alianza tendrá otro componente, relacionado con la discusión que abrió el Gobierno sobre el sector laboral. "El Senado convocará a la CGT cada vez que haya temas que tengan que ver con los derechos de los trabajadores", explicó Daer.
 
Según contó Schmid, el triunvirato les planteó a los legisladores puntos "inclaudicables" en la discusión de eventuales reformas laborales. "Aspiramos a defender las regulaciones laborales", sostuvo Schmid.
 
Entre ellos, mencionó al modelo sindical; la jerarquía de los convenios colectivos de trabajo; el sistema de salud y previsional y la ultraactividad (que permite que al trabajador siempre se le aplique la norma laboral más beneficiosa y que habilita a que se mantengan vigentes los convenios colectivos tras su vencimiento, hasta una nueva negociación).
 
Y, puntualmente, la cúpula cegetista advirtió que no quiere que "ningún acuerdo inferior perfore las condiciones de los convenios colectivos vigentes" y que no negociará la unicidad del convenio colectivo nacional de trabajo. Es decir, rechazarán cualquier tipo de discusión de las condiciones laborales que se divida por zona geográfica, que el Gobierno dejó trascender como un objetivo.
 
Además, Schmid remarcó que en la última reunión del Comité Confederal de la CGT se acordó que la central "no dejará solos a los sindicatos que estén en una situación de debilidad" frente al sector empresario a la hora de renegociar su convenio.
 
Estuvieron también Gerardo Martínez (Uocra), Francisco "Barba" Gutiérrez (UOM) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), y el gobernador de La Rioja, Sergio Casas. Además, los senadores Juan Manuel Abal Medina, Hilda Aguirre, Dalmacio Mera, Marina Riofrío, José Ojeda y Rodolfo Urtubey y el diputado Luis Beder Herrera.
 
Fuentes: El Cronista, Página12 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
25-02-2018 / 12:02
El caso Correo Argentino vuelve a exponer una posible situación de conflicto de intereses (como los macristas llaman delicadamente a la corrupción) que roza a la empresa de la familia del presidente Mauricio Macri. De acuerdo al expediente que tramita en la Justicia Comercial, la mayoría de los abogados que deben velar por los intereses de los acreedores tienen nexos con la deudora, es decir, con Correo.
 
El Estado es uno de los acreedores de Correo, pero hay al menos otros 354 representados en el expediente a través de apoderados. Se trata de empresas e individuos. Desde aerolíneas hasta proveedores de la época en que estaba en manos del Grupo Macri. También figura la Asociación Civil Club Atlético Boca Juniors.
 
Los apoderados de estos acreedores particulares son 14 abogados, de los cuales solo dos no están vinculados a quienes administran Correo, según surge del expediente. Por ejemplo, Ignacio A. Buceta, del estudio Tonelli, aparece representando los intereses de 15 acreedores que deben cobrar sus deudas de Correo. Pero al mismo tiempo figura como director suplente de Correo en 2007 y 2010.
 
Claudio G. Lehmann figura en el expediente como abogado de 33 acreedores y fue director titular y suplente de Correo entre 2007 y 2011. Germán G. Carnevale representa a 19 acreedores y cobró honorarios de Correo entre noviembre de 2010 y 2012. Susana Piantelli es abogada del estudio Kleidermacher, que a su vez es apoderado de Correo, pero la letrada representa a 44 acreedores.
 
En total, siete abogados de acreedores están relacionados con Lehmann (fijaron el mismo domicilio, en Tucumán 1650 2º F). Otros dos están vinculados al estudio Kleidermacher y otros tres, al estudio Tonelli.
 
El estudio Tonelli, dirigido por el hermano del diputado de Cambiemos Pablo Tonelli, representa a Correo desde hace años. Pablo E. Sarín, otro miembro de ese estudio, es vicepresidente de Correo desde 2011. Antes era director titular. Mercedes Tonelli, abogada del estudio e hija del diputado, también cobró honorarios de Correo, según consta en la causa.
 
Sencillamente, están de los dos lados del mostrador.

25-02-2018 / 12:02
25-02-2018 / 11:02
El gobierno de Mauricio Macri hizo todo que estaba a su alcance para limitar la cantidad de dirigentes sindicales que adhirieron al acto del miércoles 21. Festejó cada ausencia como un gol de media cancha, las preanunció con fruición, insinuó que los oradores hablarían ante un páramo.
 
También prodigó presiones o favores para inducir el ausentismo, tan detestado en otras facetas de la realidad. Más tarde, minimizó el número de participantes. En el primer intento se le fue la mano porque las imágenes de los drones tornaban ridículas sus estimaciones, la aumentó en cuestión de horas.
 
En todo momento, identificó al acto con sus convocantes. Las fotos del palco "punteando" a los dirigentes son válidas e ilustrativas, pero es falaz deducir que más de doscientas mil, tal vez un cuarto de millón de personas, sean clones o títeres de Hugo Moyano, de Cristina Fernández o de cualquier protagonista. No participó una masa informe ni un conjunto de Wallys o zombis sin personalidad, motivaciones, valores e intereses.
 
Eran trabajadores, formales o no, con o sin empleo. Provenían de todo el país, con la lógica preeminencia del área metropolitana. No cualquier persona puede costearse un viaje de larga distancia... para muchos hasta los vuelos lowcost de Flybondi son prohibitivos, sin contar que no suelen llegar a destino.
 
Una representación viva de la clase trabajadora se dio cita para cuestionar al Gobierno en general y practicar la nueva costumbre de insultar a Mauricio Macri, con todas las letras.
 
El macrismo echó mano al rebusque clásico de todos los gobiernos: comparar a los que ponen el cuerpo, se movilizan, caminan, se cansan y ejercen la acción colectiva versus los que "se quedaron en sus casas". Se da por hecho que todos y todas objetan la movida. Se sobre interpreta que la "mayoría silenciosa" obra con unanimidad, una falacia.
 
El Gobierno puede obstinarse en creer (o proclamar) que la muchedumbre congregada el miércoles está compuesta por "militantes" sin seso o pobres irracionales que son llevados de la nariz o a cambio de unos pesos. O atribuir la epidemia de insultos a Macri a un mero fenómeno futbolero. El relato macrista rechaza las conexiones causales.
 
La inflación galopa, el valor adquisitivo de sueldos y jubilaciones baja, los servicios públicos se encarecen y se corta el suministro de electricidad, los despidos cunden. La malaria se expande, la bronca ciudadana crece, se hace costumbre insultar a Macri.
 
La victoria en las elecciones se equiparó a un cheque en blanco. La imagen la pifia de movida. El cheque en blanco nunca existe en democracia: es ilusorio esperar una autorización absoluta y vitalicia para girar en descubierto.

24-02-2018 / 12:02
El interbloque Cambiemos no se reunió este año. Nicolás Massot juntó al PRO el martes y les sugirió que el aborto podía tratarse. Los radicales se enteraron por los diarios que el Gobierno estaba interesado en el tema y estallaron en los grupos de  whatsapp.
 
"¿Qué es eso que el Gobierno habilita el debate del aborto?", escribieron, temprano, varios diputados radicales en los grupos de whatsapp del interbloque Cambiemos, tras leer en los diarios que Marcos Peña había instruido a Massot y a Mario Negri a empujar el tratamiento de la ley que habilita la interrupción del embarazo antes de las 14 semanas.
 
Se trata de una iniciativa que se presenta cada dos años y, tarde o temprano, llega a alguna comisión. Claro que siempre hace falta quórum y que el Gobierno de Macri instruya a no vaciar las bancas es un dato clave, inesperado para los propios oficialistas.
 
De hecho ya cambió los planes: los 11 oficialistas que firmaron la solicitada a favor intentaban esta tarde convencer a Victoria Donda (Libres del Sur) para no llamar a una sesión especial el 8 de marzo y esperar el giro a comisiones.
 
Con la garantía de quórum, a las abortistas les conviene ese esquema, porque si se trata un proyecto sin paso por comisión se requiere dos tercios para aprobarlo. Con dictamen, alcanza con los 129 votos de la mayoría simple.
 
Ahora el sumo pontífice es un enemigo declarado del Gobierno de Macri y el aborto un tema ideal para dejarlo mal parado y, de paso, revitalizar al Congreso tras el violento tratamiento de la reforma previsional de diciembre. Para muchos diputados de Cambiemos, se trata sólo de eso. Ni más ni menos. 

24-02-2018 / 10:02
El gobierno neoliberal conservador de Mauricio Macri da explicaciones sobre la economía a los empresarios y a nadie más. En otros frentes batalla los malos resultados de sus medidas los responde con un arsenal de posverdades y descalificaciones y su capacidad demostrada para manipular miedos y fantasmas, corrupción, autoritarismo y mano dura y ahora el rechazo a la despenalización del aborto.
 
Respaldado por los medios ultraoficialistas: Clarín, La Nación, Infobae y otros, en la previa de la convocatoria denunció que el acto era para defender a un Moyano acusado de corrupción. Después del acto, el jefe de gabinete se encargó de profundizar esa línea, pero asignando la responsabilidad por la convocatoria a Cristina.
 
"La única que faltaba en el escenario", dijo Marcos Peña. Demasiado esfuerzo para ocultar que el centro de la convocatoria fue la situación económica que ha generado quebrantos, pobreza y desempleo.
 
Ninguno de los centenares de miles que estaban en la 9 de Julio escuchó ni una consigna que aludiera a Moyano o a la ex presidenta. Cada columna cantaba sus cantitos y todos relacionados con la situación económica, la inflación, los bajos salarios, los tarifazos, el saqueo a los jubilados.
 
Cada quien tenía el suyo, pero en un momento, poco antes de que empezaran los oradores, todos confluyeron en uno solo: Mauricio Macri, la puta que te parió!". Ese fue el eje de coincidencia y la causa de la masividad.
 
Si algún mérito cosecha el líder camionero es su olfato para medir el clima social y generar una convocatoria a pesar de la renuencia de  la mayoría de los grandes sindicatos.
 
Este acto fue más grande que los que se realizaron antes con la participación de todos los gremios. Y seguramente la decisión de convocarlo, junto con los que se sumaron, lo coloca en el lugar de capitalización del descontento cada vez más amplio y más agudo.  
 
No ha habido ninguna respuesta oficial a los reclamos planteados en el imponente acto del miércoles. No significa que no sintiera el impacto. Ya no se trata de un gobierno con imagen en ascenso como en 2016 y 2017. Ahora está en bajada.
 
En ese contexto tan estrecho, donde los únicos que ganan son los ricos, el margen de la política también se achica porque no tiene nada que ofrecer a la mayoría, solo seguir echándole la culpa de todo a Cristina.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar