La Opinión Popular
                  20:23  |  Domingo 25 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-10-2017 / 10:10

Multitudinaria marcha a dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado

Multitudinaria marcha a dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado
¿DÓNDE ESTÁ SANTIAGO? Fueron decenas de miles de personas que desafiaron la lluvia para insistir con el pedido. En el escenario, la familia estuvo acompañada por las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. “Quisiera preguntarle al Presidente dónde está Santiago Maldonado”, dijo su hermano Sergio.
Miles de personas se concentraron ayer en Plaza de Mayo para reclamar por la aparición con vida de Santiago Maldonado, al cumplirse dos meses de la última vez que fue visto. La concentración comenzó cerca de las 15 en inmediaciones de la Plaza, donde distintos organismos de Derechos Humanos junto con agrupaciones sociales y políticas transitaron con rumbo a la Casa Rosada.
 
Los familiares del artesano de 28 años recordaron su figura y personalidad, al tiempo que emitieron críticas hacia el Gobierno de Mauricio Macri, los funcionarios y la investigación judicial. En ese marco, Germán, uno de los hermanos del joven desaparecido, aseguró que "fue Gendarmería quien se llevó" a Santiago y aclaró que "la familia Maldonado no milita en ningún partido político". Asimismo reclamó a los integrantes del Gobierno: "Ya hace dos meses y nunca los vi apoyando".
 
En tanto, Sergio Maldonado leyó una carta dirigida al joven artesano en la que expresó: "Necesito que aparezcas pronto. No puedo dejar de pensar en vos". "No sé cuánto tiempo va a llevar encontrarte. Hoy, como todos los días, me pregunto: ¿Tan difícil es pedir que te devuelvan?", remarcó. En el último párrafo señaló a los responsables políticos, para exigir respuestas. "Quisiera preguntarle a la autoridad máxima de nuestro país, al señor presidente Mauricio Macri y a todos sus ministros. Quiero preguntarle ¿dónde está Santiago Maldonado?".
 
En la misma línea, al finalizar el acto, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, manifestó: "Es importante esta concentración para reclamar por Santiago. Se sabe la responsabilidad de Gendarmería en el caso y no pueden seguir ocultándola".
 
En el marco de la movilización llevada a cabo en Capital Federal, las manifestaciones se replicaron en distintas partes de la Argentina, como Rosario, Paraná, Chubut y Mar del Plata, y en otras partes del mundo. De este modo, un grupo de residentes se reunieron frente a la sede de la Embajada Argentina en Londres, la capital británica, y desplegaron carteles con la frase "¿Dónde está Santiago Maldonado?".
 
En el momento de la desconcentración final un grupo de infiltrados, que no sumaba más de diez integrantes, tiró bombas de estruendo cerca del Cabildo porteño y agredieron a manifestantes y periodistas que trabajaban en el lugar, aunque momentos después fueron repudiados por las mismas personas que participaban de la marcha y echados entre corridas e insultos.
 
Rápidamente, el gobierno de Macri y sus multimedios afines intentaron instalar los "disturbios en Plaza de Mayo" como forma de invisibilizar el reclamo y estigmatizar como violentos a todos los que exijan explicaciones al Gobierno. A diferencia de la anterior movilización, pocos creyeron el discurso macrista y muchos atribuyeron los hechos a la "mano de obra ocupada" de los servicios de informaciones del oficialismo. El Gobierno deberían dar claras explicaciones de quiénes son y porque la policía los deja hacer.
 
La Opinión Popular

 
UNA MULTITUDINARIA MARCHA RECLAMÓ EN PLAZA DE MAYO LA APARICIÓN DE SANTIAGO MALDONADO
 
Dos meses, el mismo reclamo
  
Fue la pregunta la que guió y acompañó a la multitud a Plaza de Mayo. Fue la pregunta la que repiqueteó una y otra vez, como las gotas de lluvia. La pregunta, insistente, volvió desde el escenario, volvió en los carteles, en las fotos, en los cánticos. Fue la pregunta la que los llevó hasta allí: "¿Dónde está Santiago Maldonado?".
 
Acompañados por las Abuelas y las Madres de Plaza de Mayo, los familiares del joven, a dos meses de su desaparición, exigieron la renuncia de la ministra de Seguridad,  Patricia Bullrich. "Quisiera preguntarle al presidente Mauricio Macri dónde está Santiago Maldonado", lanzó Sergio Maldonado, antes de abrazarse a su madre, que soportó la lluvia sobre el escenario. Con la misma consigna, hubo movilizaciones en distintas partes del país y del mundo.
 
Desde temprano, bajo una garúa persistente, en pequeños grupos se empezaron a acercar a Plaza de Mayo, antes incluso de que llegaran las grandes columnas de las agrupaciones sociales, sindicales, políticas y estudiantiles.
 
Las personas se reconocían entre sí en el subte por los carteles o pins con la cara de Santiago. Algunos hicieron masa crítica y ensayaron un cantito en el vagón. Ya en Plaza de Mayo, las banderas se reproducían en diversos colores: banderas rojas, que recordaban a Maldonado y a Jorge Julio López, banderas azules, que reclamaban su aparición con vida. Ondeaba, entre las primeras, la bandera multicolor de los pueblos originarios, junto a la bandera negra de la Correpi.
 
Desde el escenario, la foto gigante de Santiago Maldonado, reproducida en la pantalla, los miraba a todos cuando arrancó el acto.
 
-Santiago Maldonado... -dijeron las locutoras tres veces.
 
-¡Presente! - contestaron tres veces desde la multitud, que los organizadores calcularon en 100 mil personas.
 
Tras los videos que mostraban a distintos artistas (entre otros, Rita Cortese, Cecilia Roth, Pablo Echarri, Horacio Fontova, Dady Brieva) convocando a la marcha, leyeron un comunicado de la comunidad Pu Lof en resistencia Cushamen: "Saludamos a la familia Maldonado. Santiago, gracias por no dudar en darnos una mano. Te atraparon, pero no han podido capturar tu esencia que hoy se refleja en miles de personas que piden tu aparición por vida", dice el texto escrito por los mapuches. "Aquellos que orquestaron el operativo del 1º de agosto son el verdadero enemigo interno", dijeron.
 
Le hicieron otros videos de bandas que compusieron temas para reclamar por Santiago Maldonado y una lectura de poemas en vivo, todos dedicados al desaparecido en democracia. Uno de ellos recordaba otros crímenes políticos en la Patagonia: los anarquistas fusilados a comienzos del siglo pasado, los guerrilleros fugados del penal de Rawson. Otro aludía al acoso "gendármico, germánico" hacia los mapuches. Todos preguntaban, insistentemente, sobre Maldonado con la Casa Rosada como fondo silencioso.
 
 
Una pregunta a Macri
 
Con ayuda de los militantes de H.I.J.O.S., las Madres de Plaza de Mayo fueron subiendo lentamente al escenario. Cerca de Nora Cortiñas y el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel se sentó la familia de Maldonado. Estaban sus hermanos Sergio y Germán, con sus compañeras Andrea y Carolina.
 
Y también la madre de Maldonado, Estela, que no pudo contener las lágrimas cuando pasaron la canción que le escribió Germán a su hermano. "¿Dónde está mi hermano Santi?", se preguntan distintos cantantes que acompañan a Germán en el tema.
 
La primera en hablar fue su compañera, Carolina, que se resguardó de la tristeza detrás de unos anteojos oscuros. "No voy a perdonar jamás a los medios ni al Estado por el dolor que nos causaron", dijo. "Te espero, Ardilla, te espero", le dedicó a Santiago.
 
Le siguió Germán, quien dijo que quería hacer tres aclaraciones. "Primero, a los medios que les gusta dar noticias falsas: estamos hasta la coronilla de esas noticias irrespetuosas. Ni se imaginan el daño que causan. No se dejen usar como marionetas por un par de billetes", les dijo. "Y a todos los políticos que se llenan la boca hablando de democracia y luego dicen que la familia está politizando el caso, son unos zánganos y parásitos del Estado. ¡El tema es político desde el principio! Ustedes son los principales responsables de la desaparición de mi hermano", descargó la bronca acumulada por dos meses.
 
"¿Vieron a Carrió por ahí? ¿A Peña? ¿A Michetti? ¿A Macri? No vienen acá a apoyar y nunca llaman", les reclamó Germán Maldonado, quien recordó las críticas a la familia y a los organismos de derechos humanos. "¡Los que no quieren que aparezca son ustedes!", lanzó. Entre los dirigentes que sí fueron estaban Daniel Filmus, Myriam Bregman, Néstor Pitrola, Claudio Lozano, Alejandro Bodart y Nicolás del Caño.
 
Luego se dirigió a la ministra de Seguridad: "Bullrich, dijiste que la fácil era tirar a dos gendarmes por la ventana. Ahora vas a tener que tirar dos escuadrones. Incluso, deberías tirarte vos también y hacerle un favor a la sociedad". La multitud lo aplaudió a rabiar: "¡que se vaya!", "asesinos", "corrupta", fueron algunas de las cosas que se escucharon. "Lo tercero es que, después de 40 años, estamos retrocediendo como sociedad", advirtió.
 
"Más allá de toda consigna, Santiago es hijo, hermano, amigo", recordó Andrea Antico, compañera de Sergio Maldonado. "El dolor que sentimos aumenta de solo pensar que los responsables pueden quedar impunes", dijo. "La designación de un nuevo juez nos da esperanzas. El ministerio de Seguridad no hizo más que entorpecer la investigación. Exigimos la renuncia de Patricia Bullrich", remarcó. "Y lamentamos el destrato a la familia por parte del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj", afirmó.
 
-Dóndeeee está, Santiago dónde está -cantó la multitud. En el escenario, se le sumó Rubén López, hijo del albañil desaparecido por segunda vez el día previo a la condena a Miguel Etchecolatz.
 
Como último orador, Sergio Maldonado aclaró que se iba a limitar a leer una carta que le escribió a Santiago: "Hoy como todos los días me vuelvo a preguntar dónde estás. ¿Tan difícil es que te devuelvan? Donde quiera que estés, quiero que sepas que te quiero y que necesito que aparezcas pronto. Cada día te lloro más. Hay muchos intereses en el medio. Para algunos son más importantes que la desaparición de una persona", le dijo.
 
Mientras lo escuchaba, Vera Jarach -cuya hija fue desaparecida en la ESMA y sus abuelos, en Auschwitz- le daba palmadas de aliento a Estela, madre de Maldonado.
 
"Santiago, te seguiré buscando -leyó Sergio-. Nuestro hermano Germán escribió una 'carta a un gendarme bueno' que nos ayudara. Confieso que me ilusioné. Ahora estoy convencido de que no existe bondad en los gendarmes, en los jefes de gendarmería, en ministros, jueces y fiscales". Y, por último, le reclamó al presidente Macri: "¿Dónde está Santiago Maldonado?".
 
Por Werner Pertot
 
Fuentes: Página12, Hoy en la Noticia y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Multitudinaria marcha a dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado
Después de dos meses sin encontrar a Santiago Maldonado, nuevamente la Plaza de Mayo estuvo repleta de familiares y gente que no descansará hasta poder hallar al joven desaparecido.
Multitudinaria marcha a dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado
“Where is Santiago?”, decía el cartel que el Comité de Solidaridad con Argentina colocó en la entrada de la Embajada en Londres, donde hubo otro acto organizado por el Enlace Mapuche Internacional. También hubo una manifestación en París.
25-02-2018 / 12:02
El caso Correo Argentino vuelve a exponer una posible situación de conflicto de intereses (como los macristas llaman delicadamente a la corrupción) que roza a la empresa de la familia del presidente Mauricio Macri. De acuerdo al expediente que tramita en la Justicia Comercial, la mayoría de los abogados que deben velar por los intereses de los acreedores tienen nexos con la deudora, es decir, con Correo.
 
El Estado es uno de los acreedores de Correo, pero hay al menos otros 354 representados en el expediente a través de apoderados. Se trata de empresas e individuos. Desde aerolíneas hasta proveedores de la época en que estaba en manos del Grupo Macri. También figura la Asociación Civil Club Atlético Boca Juniors.
 
Los apoderados de estos acreedores particulares son 14 abogados, de los cuales solo dos no están vinculados a quienes administran Correo, según surge del expediente. Por ejemplo, Ignacio A. Buceta, del estudio Tonelli, aparece representando los intereses de 15 acreedores que deben cobrar sus deudas de Correo. Pero al mismo tiempo figura como director suplente de Correo en 2007 y 2010.
 
Claudio G. Lehmann figura en el expediente como abogado de 33 acreedores y fue director titular y suplente de Correo entre 2007 y 2011. Germán G. Carnevale representa a 19 acreedores y cobró honorarios de Correo entre noviembre de 2010 y 2012. Susana Piantelli es abogada del estudio Kleidermacher, que a su vez es apoderado de Correo, pero la letrada representa a 44 acreedores.
 
En total, siete abogados de acreedores están relacionados con Lehmann (fijaron el mismo domicilio, en Tucumán 1650 2º F). Otros dos están vinculados al estudio Kleidermacher y otros tres, al estudio Tonelli.
 
El estudio Tonelli, dirigido por el hermano del diputado de Cambiemos Pablo Tonelli, representa a Correo desde hace años. Pablo E. Sarín, otro miembro de ese estudio, es vicepresidente de Correo desde 2011. Antes era director titular. Mercedes Tonelli, abogada del estudio e hija del diputado, también cobró honorarios de Correo, según consta en la causa.
 
Sencillamente, están de los dos lados del mostrador.

25-02-2018 / 12:02
25-02-2018 / 11:02
El gobierno de Mauricio Macri hizo todo que estaba a su alcance para limitar la cantidad de dirigentes sindicales que adhirieron al acto del miércoles 21. Festejó cada ausencia como un gol de media cancha, las preanunció con fruición, insinuó que los oradores hablarían ante un páramo.
 
También prodigó presiones o favores para inducir el ausentismo, tan detestado en otras facetas de la realidad. Más tarde, minimizó el número de participantes. En el primer intento se le fue la mano porque las imágenes de los drones tornaban ridículas sus estimaciones, la aumentó en cuestión de horas.
 
En todo momento, identificó al acto con sus convocantes. Las fotos del palco "punteando" a los dirigentes son válidas e ilustrativas, pero es falaz deducir que más de doscientas mil, tal vez un cuarto de millón de personas, sean clones o títeres de Hugo Moyano, de Cristina Fernández o de cualquier protagonista. No participó una masa informe ni un conjunto de Wallys o zombis sin personalidad, motivaciones, valores e intereses.
 
Eran trabajadores, formales o no, con o sin empleo. Provenían de todo el país, con la lógica preeminencia del área metropolitana. No cualquier persona puede costearse un viaje de larga distancia... para muchos hasta los vuelos lowcost de Flybondi son prohibitivos, sin contar que no suelen llegar a destino.
 
Una representación viva de la clase trabajadora se dio cita para cuestionar al Gobierno en general y practicar la nueva costumbre de insultar a Mauricio Macri, con todas las letras.
 
El macrismo echó mano al rebusque clásico de todos los gobiernos: comparar a los que ponen el cuerpo, se movilizan, caminan, se cansan y ejercen la acción colectiva versus los que "se quedaron en sus casas". Se da por hecho que todos y todas objetan la movida. Se sobre interpreta que la "mayoría silenciosa" obra con unanimidad, una falacia.
 
El Gobierno puede obstinarse en creer (o proclamar) que la muchedumbre congregada el miércoles está compuesta por "militantes" sin seso o pobres irracionales que son llevados de la nariz o a cambio de unos pesos. O atribuir la epidemia de insultos a Macri a un mero fenómeno futbolero. El relato macrista rechaza las conexiones causales.
 
La inflación galopa, el valor adquisitivo de sueldos y jubilaciones baja, los servicios públicos se encarecen y se corta el suministro de electricidad, los despidos cunden. La malaria se expande, la bronca ciudadana crece, se hace costumbre insultar a Macri.
 
La victoria en las elecciones se equiparó a un cheque en blanco. La imagen la pifia de movida. El cheque en blanco nunca existe en democracia: es ilusorio esperar una autorización absoluta y vitalicia para girar en descubierto.

24-02-2018 / 12:02
El interbloque Cambiemos no se reunió este año. Nicolás Massot juntó al PRO el martes y les sugirió que el aborto podía tratarse. Los radicales se enteraron por los diarios que el Gobierno estaba interesado en el tema y estallaron en los grupos de  whatsapp.
 
"¿Qué es eso que el Gobierno habilita el debate del aborto?", escribieron, temprano, varios diputados radicales en los grupos de whatsapp del interbloque Cambiemos, tras leer en los diarios que Marcos Peña había instruido a Massot y a Mario Negri a empujar el tratamiento de la ley que habilita la interrupción del embarazo antes de las 14 semanas.
 
Se trata de una iniciativa que se presenta cada dos años y, tarde o temprano, llega a alguna comisión. Claro que siempre hace falta quórum y que el Gobierno de Macri instruya a no vaciar las bancas es un dato clave, inesperado para los propios oficialistas.
 
De hecho ya cambió los planes: los 11 oficialistas que firmaron la solicitada a favor intentaban esta tarde convencer a Victoria Donda (Libres del Sur) para no llamar a una sesión especial el 8 de marzo y esperar el giro a comisiones.
 
Con la garantía de quórum, a las abortistas les conviene ese esquema, porque si se trata un proyecto sin paso por comisión se requiere dos tercios para aprobarlo. Con dictamen, alcanza con los 129 votos de la mayoría simple.
 
Ahora el sumo pontífice es un enemigo declarado del Gobierno de Macri y el aborto un tema ideal para dejarlo mal parado y, de paso, revitalizar al Congreso tras el violento tratamiento de la reforma previsional de diciembre. Para muchos diputados de Cambiemos, se trata sólo de eso. Ni más ni menos. 

24-02-2018 / 10:02
El gobierno neoliberal conservador de Mauricio Macri da explicaciones sobre la economía a los empresarios y a nadie más. En otros frentes batalla los malos resultados de sus medidas los responde con un arsenal de posverdades y descalificaciones y su capacidad demostrada para manipular miedos y fantasmas, corrupción, autoritarismo y mano dura y ahora el rechazo a la despenalización del aborto.
 
Respaldado por los medios ultraoficialistas: Clarín, La Nación, Infobae y otros, en la previa de la convocatoria denunció que el acto era para defender a un Moyano acusado de corrupción. Después del acto, el jefe de gabinete se encargó de profundizar esa línea, pero asignando la responsabilidad por la convocatoria a Cristina.
 
"La única que faltaba en el escenario", dijo Marcos Peña. Demasiado esfuerzo para ocultar que el centro de la convocatoria fue la situación económica que ha generado quebrantos, pobreza y desempleo.
 
Ninguno de los centenares de miles que estaban en la 9 de Julio escuchó ni una consigna que aludiera a Moyano o a la ex presidenta. Cada columna cantaba sus cantitos y todos relacionados con la situación económica, la inflación, los bajos salarios, los tarifazos, el saqueo a los jubilados.
 
Cada quien tenía el suyo, pero en un momento, poco antes de que empezaran los oradores, todos confluyeron en uno solo: Mauricio Macri, la puta que te parió!". Ese fue el eje de coincidencia y la causa de la masividad.
 
Si algún mérito cosecha el líder camionero es su olfato para medir el clima social y generar una convocatoria a pesar de la renuencia de  la mayoría de los grandes sindicatos.
 
Este acto fue más grande que los que se realizaron antes con la participación de todos los gremios. Y seguramente la decisión de convocarlo, junto con los que se sumaron, lo coloca en el lugar de capitalización del descontento cada vez más amplio y más agudo.  
 
No ha habido ninguna respuesta oficial a los reclamos planteados en el imponente acto del miércoles. No significa que no sintiera el impacto. Ya no se trata de un gobierno con imagen en ascenso como en 2016 y 2017. Ahora está en bajada.
 
En ese contexto tan estrecho, donde los únicos que ganan son los ricos, el margen de la política también se achica porque no tiene nada que ofrecer a la mayoría, solo seguir echándole la culpa de todo a Cristina.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar