La Opinión Popular
                  08:32  |  Martes 24 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 27-09-2017 / 11:09

A pesar de las concesiones al campo caen las exportaciones mientras se multiplican la importaciones que destruyen el trabajo nacional

A pesar de las concesiones al campo caen las exportaciones mientras se multiplican la importaciones que destruyen el trabajo nacional
EL DÉFICIT COMERCIAL ACUMULADO HASTA AGOSTO ES EL MAYOR DE LA HISTORIA. El rojo externo de la economía argentina es explicado en primer lugar por el intercambio con el Mercosur, que arrojó un déficit de 5117 millones de dólares. Las exportaciones al bloque quedaron estables mientras que las importaciones subieron un 30 por ciento. En particular, el déficit con Brasil en agosto ascendió a 893 millones de dólares. El incremento del déficit comercial y de servicios junto a la fuga de capitales es financiado por el Gobierno con emisión de deuda externa e ingreso de capitales financieros atraídos por la política de altas tasas de interés del Banco Central.
Debido a las medidas neoliberales de Macri, las exportaciones bajaron en agosto un 9,2% en relación al mismo mes del año pasado, mientras que las importaciones subieron un 24,9%. En consecuencia, se registró un déficit comercial de 1083 millones de dólares. Este rojo comercial no encuentra antecedentes en los últimos veinte años.
 
En el acumulado de 2017, el déficit asciende a 4498 millones de dólares y apunta a convertirse en record histórico. La sangría de divisas por el lado comercial se suma a la creciente fuga de capitales del sector privado no financiero, el déficit de turismo y al estancamiento de la inversión extranjera. El único salvavidas en términos de divisas es la toma de deuda externa y el ingreso de capitales financieros en búsqueda de ganancias de corto plazo.
 
Los datos publicados ayer por el Indec muestran la reversión de una de las pocas fuentes de generación de divisas, las exportaciones, que se considera sostenible, a diferencia de la volatilidad que caracteriza al capital usurario golondrina.
 
Para colmo, el actual crecimiento de las importaciones tiene que ver en gran medida con máquinas destinadas a la obra pública y por artículos de consumo no durable y durable, como los autos de Brasil. La inversión privada para ampliar plantas de producción, aseguran en el sector metalúrgico, es limitada.
 
La baja de las exportaciones se debió en partes iguales a la merma de las cantidades vendidas y a la caída de los precios de exportación. El comportamiento negativo de las ventas al exterior estuvo determinado por el sector primario y las manufacturas de origen agropecuario. Los productos que más cayeron fueron maíz en grano (-235 millones de dólares), porotos de soja (-156 millones), harina y pellets de soja (-108 millones), biodiésel  (-80 millones) y limones (-44 millones).
 
En ocho meses, las exportaciones muestran una baja del 0,1% frente al mismo período del año pasado gracias a que las ventas industriales y de combustibles lograron compensar la merma del agro. La comparación del acumulado frente a 2015 arroja una caída de las exportaciones del 1,6% y frente a 2014, del 19%.
 
Por el lado de las importaciones, la suba interanual en agosto fue del 24,9 y en ocho meses, del 16,8%. La importación de bienes de consumo creció 23,6% en agosto (17,3 en el acumulado del año), mientras que las piezas y accesorios para bienes de capital lo hizo en un 12,6% y bienes de capital, vinculados a la inversión, en un 42%, esencialmente camiones y material ferroviario. Estos datos no sorprenden al gobierno de Macri. El Presupuesto presentado por él para el período 2018 prevé el agravamiento del déficit comercial.
 
La Opinión Popular

 
Caída exportadora e importaciones para la inversión elevaron déficit a u$s 1000 millones
 
Las ventas al exterior retrocedieron 9,2% en agosto y no crecen en el año, mientras se aceleran con fuerza las importaciones de bienes de inversión y también autos
 
 
Una combinación de atraso cambiario con débiles exportaciones del sector agropecuario resintieron las exportaciones mientras que las compras al exterior ganan fuerza, de la mano de las importaciones de equipos para inversión, pero también de autos y bienes de consumo.
 
En agosto se sintió con fuerza esa dinámica: las ventas externas retrocedieron 9,2% hasta los u$s 5228 millones, debido a una caída tanto en los precios (4,7%) como en las cantidades (4,8%), lo que contrastó con el avance de 24,9% de las importaciones hasta u$s 6311 millones, después de haberse alzado 4,4% en precio y 19,7% en cantidades.
 
El saldo fue un déficit de u$s 1083 millones, el mayor saldo negativo en lo que va del año, según informó el Indec.
 
Así es que en los primeros ocho meses del año se alcanzó un rojo comercial de u$s 4498 millones, después de que las exportaciones no crecieran hasta agosto pero las importaciones avanzaran 16,8%.
 
"Agosto es un llamado de alerta porque el desempeño de las exportaciones fue negativo y la tendencia se consolida", explicó a El Cronista Lorenzo Sigaut Graviña, economista jefe de Ecolatina. "Cuando se ve una brecha tan grande entre importaciones y exportaciones que ya lleva ocho meses se observa que, más allá de un dato puntual, el atraso cambiario desincentiva las exportaciones e incentiva las importaciones", agregó, y resaltó que el mes pasado ya se alcanzó la meta de déficit comercial prevista para este año en el proyecto de Presupuesto 2018.
 
La consultora prevé que el año se encamina a superar un rojo de u$s 6000 millones.
 
En agosto, se desplomaron las exportaciones de productos primarios (-28%) y las de origen agropecuario (-2,4%). En cambio, las ventas de origen industrial se mantuvieron constantes (0,3%), pero acumulan un alza del 10,9% en ocho meses, y las de combustibles aumentaron 48,7%.
 
Según el Indec, las mayores caídas se registraron en las ventas de maíz en grano, porotos de soja excluidos para siembra, harina y pellets de la extracción del aceite de soja, biodiesel (afectado por la suba de aranceles en EE.UU.), limones, minerales de cobre, tabaco y oro para uso no monetario.
 
"Ante condiciones de precio y tipo de cambio que se espera seguirán estables, el principal factor detrás de este comportamiento parece ser la baja de retenciones escalonada que regirá a partir de enero del año que viene, incentivando a los productores con acceso a financiamiento a esperar", dijo un informe de Abeceb. Y remarcó: "Todo apunta a un año flojo para la exportación del sector primario".
 
Entre las importaciones, se observan las mayores compras asociadas al avance de la inversión bienes de capital aumentó 42% en agosto y 25% en lo que va del año y a la recuperación del proceso productivo bienes intermedios subió 28,1% en agosto y piezas y accesorios, 12,6%.
 
En tanto, continúa el dinamismo de las compras asociadas al consumo: bienes de consumo subió 23,6% y vehículos, 37,7%.
 
Según el Indec, los mayores aumentos de las importaciones se verificaron en vehículos automóviles; máquinas, aparatos y material eléctrico; gas natural en estado gaseoso, y gas natural licuado. La mayor caída de importaciones correspondió a gasoil. De hecho, las importaciones de energía retrocedieron 0,6% en agosto.
 
Por Verónica Dalto
 
Fuentes: El Cronista, Página12 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
A pesar de las concesiones al campo caen las exportaciones mientras se multiplican la importaciones que destruyen el trabajo nacional
La Argentina acumuló en 8 meses un rojo comercial histórico de USD 4.498 millones. El Indec registró exportaciones por USD 38.528 millones e importaciones por USD 43.026 millones.
23-10-2017 / 19:10
23-10-2017 / 12:10
23-10-2017 / 10:10
El gobierno de Cambiemos redondeó ayer un gran triunfo electoral nacional que incluyó a los cinco principales distritos del país, lo que le permite ampliar su representación en el Congreso aunque sin conseguir mayoría propia en ninguna de las dos cámaras.
 
Es histórico: las primeras elecciones de medio término son favorables a los oficialismos. Hace menos de dos años, que ese electorado llevó al gobierno a los representantes de Cambiemos y sería muy extraño y hasta poco razonable, que cambiara de sentido en tan poco tiempo.
 
Desde la recuperación de la democracia, hace 33 años, el único que perdió las elecciones de medio término fue el radical Fernando de la Rúa. Es difícil que un mandato se cambie a los dos años de haberlo otorgado y en general el electorado lo entiende de esa manera, más allá de los odios y grietas con que se presentan estas elecciones.
 
Contra todas las evidencias de un modelo económico neoliberal que no tiene sustentabilidad posible de largo y hasta mediano plazo; con un fuerte endeudamiento; con un déficit de cuenta corriente pavoroso; con una caída de las exportaciones que remiten al ingreso especulativo de divisas como única posibilidad de financiamiento...
 
Con la inminencia de los aumentos anunciados en todas las tarifas de servicios públicos; con el sector agropecuario ya sentado en la retención de sus liquidaciones de granos a la espera de que se corrija el dólar, la falsedad de los "brotes verdes" y de la "primavera económica" impulsada por índices espurios de recuperación se reveló, entonces, más fuerte que todo otro factor.
 
Frente a los indicios potenciados de que tarde o temprano se chocará de nuevo contra las condiciones objetivas de 2000/2001, volvió a mostrarse que muy difícilmente la población se distancie de lo que eligió hace poco tiempo. Al revés: dobla la apuesta.
 
Cambiemos contó con el respaldo invalorable de los grandes medios de comunicación que actuaron con eficiencia para cubrir el malestar que fueron despertando con el aumento de la inflación y de las tarifas. La idea de que "estamos dispuestos a hacer este sacrificio para después favorecernos" prevaleció en gran parte de los electores que consideran estos dos años como un sacrificio necesario para recoger los frutos después de ese plazo de gracia.
 
El electorado mostró que tiene disposición al sacrificio, pero también una expectativa que se ve aumentada por el esfuerzo que se le exige. Pero las primeras medidas del Gobierno, que ha salido fortalecido de estas elecciones, serán otra vez de sacrificio para el ciudadano común, incluyendo a quienes los respaldaron con sus votos, sin que se avisten por ningún lado los beneficios que se esperan. La pregunta es entonces, hasta cuándo se mantendrá esa disposición al sacrificio por parte del electorado de Cambiemos, que está votando a una fuerza cuyas políticas le han empeorado su calidad de vida.
 
La Opinión Popular

22-10-2017 / 17:10
22-10-2017 / 16:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar