La Opinión Popular
                  08:31  |  Martes 24 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-09-2017 / 11:09
DURO GOLPE AL BOLSILLO POPULAR

El Gobierno de Macri le dio manos libres a las empresas petroleras para fijar el precio de los combustibles

El Gobierno de Macri le dio manos libres a las empresas petroleras para fijar el precio de los combustibles
El Ministerio de Energía apuró la desregulación del mercado de hidrocarburos que estaba prevista para el año que viene. Desde el próximo domingo, las empresas podrán ajustar la nafta según el dólar y la cotización del crudo.
El gobierno de Mauricio Macri anunció ayer que a partir del 1º de octubre quedará suspendido el acuerdo alcanzado entre las compañías productoras de petróleo y las refinadoras, por lo cual quedará liberado el valor de los combustibles en el mercado interno. El precio de los combustibles será decidido por las empresas petroleras sin ninguna intervención del Estado.
 
Las empresas que venden nafta, YPF, Oil, Axion, Shell, Refinor y Petrobras fijan los precios en función de lo que abonaban el petróleo crudo que les compraban a las productoras locales (Petrobras, YPF, Pan American Energy, Pluspetrol). Con esta medida están liberadas de esta obligación y tendrán la posibilidad de importar o comprar en el mercado local.
 
"El precio de los combustibles líquidos lo va a decidir el mercado", expresó el ministro de Energía, el polémico Juan José Aranguren, lo que quiere decir que a partir de esta medida las petroleras definirán el costo para el consumidor de los combustibles. Las empresas podrán ajustar la nafta según el dólar y la cotización del crudo. Los productores venderán más caro a las refinadoras para que estas trasladen sus mayores costos a los consumidores.
 
El Gobierno dio a conocer la decisión a través de una nota enviada a las empresas firmantes del Acuerdo para la Transición de Precios Internacionales de la Industria Hidrocarburífera, rubricada a comienzos de enero pasado y cuyo contenido fue ratificado ayer por Aranguren, al participar de la apertura de la XI Exposición de Petróleo y Gas. "Son las empresas las que van a tomar sus decisiones, haciendo, productores y refinadores, lo que les parezca", explicó el funcionario macrista, ex presidente de la filial argentina de la compañía Shell.
 
Los precios no se acordarán entre las empresas conjuntamente, sino que cada una tendrá libertad de fijarlo de acuerdo a sus costos y su evaluación de las distintas variables de mercado. "Ninguna empresa se va a suicidar", afirmó el titular de la cartera de Energía respecto de la posible disparada de valores en los surtidores.
 
"Si apareciera una escalada, el Gobierno va a preservar un mercado que se apegue a la normativa y la ley para generar las condiciones necesarias. Hay una Comisión Nacional de Defensa de la Competencia que, cuando observe una actitud cartelizante, investigará y le preguntará al Ministerio si tiene algo que opinar, lo que ocurrirá oportunamente", sostuvo el ministro.
 
Se prevé que las empresas no aumenten sus precios hasta después de las elecciones del 22 de octubre, por pedido del Gobierno. Sin embargo, no sería la primera vez que Cambiemos habla con el "corazón" y los empresarios le responden con el "bolsillo". 
Mientras, a los sueldos le ponen techo, al combustible no se lo controla. 


La Opinión Popular

 
EL GOBIERNO LIBERA EL VALOR DE LOS COMBUSTIBLES Y PASAN A MOVERSE CON LA COTIZACIÓN INTERNACIONAL DEL PETRÓLEO
 
Manos libres para tocar el precio del surtidor
 
A partir del próximo domingo el precio de los combustibles será decidido por las empresas petroleras sin ninguna intervención del Estado. La cotización de las naftas será determinada por el sector privado a partir de la variación de la cotización internacional del crudo y los movimientos del tipo de cambio.
 
La convergencia definitiva con los valores internacionales estaba prevista para fin de año pero el Ministerio de Energía finalizó de manera anticipada el acuerdo informal que permitía supervisar la magnitud de los aumentos en los surtidores una vez por trimestre.
 
Desde la cartera que encabeza Juan José Aranguren pretenden que las firmas no reaccionen a la liberalización de manera inmediata y esperan que los nuevos aumentos se posterguen hasta después de las elecciones legislativas.
 
Además, el Gobierno evalúa modificaciones impositivas para evitar movimientos bruscos en los surtidores. Si el mecanismo para determinar los valores de los combustibles en las estaciones de servicio acordado en diciembre de 2016 se hubiera mantenido hasta fin de año, las empresas analizaban subir ahora alrededor de un 6 por ciento. En el caso de YPF, que concentra el 55 por ciento del mercado, ese incremento llevaría la nafta súper por encima de los 21 pesos por litro.
 
La decisión del Gobierno que se conoció ayer representa el corolario del proceso de desregulación de la actividad hidrocarburífera iniciado a comienzos del año pasado que repone el esquema de liberalización instalado a lo largo de los años noventa. La medida, a su vez, favorece la rentabilidad de la petroleras integradas. La convergencia de los valores locales con los internacionales implica la eliminación del precio sostén -denominado "barril criollo"- con que el gobierno anterior pretendía alentar la inversión y producción locales para recuperar el autoabastecimiento en un contexto de caída en los valores internacionales.
 
Durante el primer año de vigencia de esos precios, en 2015, la producción apenas cedió 0,2 por ciento pero desde que se anunció la eliminación de los valores de referencia el sector profundizó su caída. El año pasado cayó 6,3 por ciento y en los primeros siete meses del año acumula una retracción del 9,4 por ciento.
 
La decisión de amputar la capacidad de intervención estatal no solo puede afectar los niveles de empleo en las provincias productoras como Neuquén, Chubut y Santa Cruz sino que una mayor caída de los niveles de producción resultará, en el mediano plazo, en una creciente necesidad de divisas para financiar las importaciones. Ese escenario suma presiones para la estabilidad macroeconómica.
 
El establecimiento de un esquema de "precios libres" estaba previsto para comienzos de 2018. A fines del año pasado la cartera de Energía acordó con las petroleras que la variación en los combustibles dependería de tres factores principales: el valor del peso frente al dólar, la cotización del barril de crudo internacional y las variedades que se producen en el país, como biocombustibles. Con esas pautas el aumento fue del 8 por ciento en enero.
 
En la segunda oportunidad las variantes del mercado resultaron favorables a los automovilistas haciendo retroceder el precio del gasoil en un 2,6 por ciento y el de las naftas 0,1 por ciento. La tercera revisión correspondiente al período julio-septiembre marcó un aumento del 7 por ciento para las naftas y el 5,9 por ciento para el gasoil.
 
Para el último período del año que regía a partir del 1º de octubre las empresas pretendían remarcar el 6 por ciento el precio de los combustibles. Siguiendo la lógica del pago en cuotas de las nuevas tarifas del gas o la extensión de la gratuidad de la televisación de los partidos de fútbol, en la Casa Rosada pretenden que la liberalización anticipada postergue las subas hasta después de las elecciones.
 
"Dentro de lo previsto en el acuerdo, un aumento de los precios internacionales permitiría la liberación de los precios internos y de ese punto en adelante, mantener la paridad con los mismo con un funcionamiento pleno de las reglas del mercado", sostiene Energía en la nota que envió a las empresas a fines de la semana pasada.
 
La misiva referida a la terminación del Acuerdo para la Transición a Precios Internacionales de la Industria Hidrocarburífera Argentina sostiene que "en el marco de las distintas variables que intervienen en el mercado hemos observado que con fecha del 13 de septiembre de 2017, se ha satisfecho la condición enunciada por el punto 9 del acuerdo. En consecuencia, los compromisos asumidos en el acuerdo quedarían suspendidos a partir del 1º de octubre de 2017".
 
Así, a partir de la próxima semana un aumento en el precio internacional del petróleo tendrá un correlato directo en el local. Un hipotético aumento favorecerá a las productoras locales e incluso podría impulsar inversiones extranjeras en los sectores no convencionales como Vaca Muerta.
 
En ese escenario, los productores venderán más caro a las refinadoras para que, finalmente, estas trasladen sus mayores costos a los consumidores.
 
Una dinámica similar se observará cada vez que se mueva la cotización del dólar ya que, si bien sus costos no están totalmente dolarizados, es un histórico anhelo de las empresas poder trasladarle a los eslabones más débiles de la cadena los movimientos cambiarios.
 
A su vez, si los precios internacionales vuelven a retroceder, en cambio, debería esperarse una baja en los surtidores. Quienes conocen el accionar de los petroleros anticipan que los precios serán inflexibles a la baja.
 
El argumento corporativo es que, incluso cuando no se mueven los precios internacionales del crudo, no logran compensar el impacto de la devaluación sobre sus costos. Por eso esperan que las pizarras de las estaciones de servicio muestren nuevas subas en los próximos meses.
 
Por Tomás Lukin
 
Fuentes: Página12, Diario Hoy y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
El Gobierno de Macri le dio manos libres a las empresas petroleras para fijar el precio de los combustibles
Por las naftas “liberadas”, coinciden en que subirán los precios tras las elecciones.
23-10-2017 / 19:10
23-10-2017 / 12:10
23-10-2017 / 10:10
El gobierno de Cambiemos redondeó ayer un gran triunfo electoral nacional que incluyó a los cinco principales distritos del país, lo que le permite ampliar su representación en el Congreso aunque sin conseguir mayoría propia en ninguna de las dos cámaras.
 
Es histórico: las primeras elecciones de medio término son favorables a los oficialismos. Hace menos de dos años, que ese electorado llevó al gobierno a los representantes de Cambiemos y sería muy extraño y hasta poco razonable, que cambiara de sentido en tan poco tiempo.
 
Desde la recuperación de la democracia, hace 33 años, el único que perdió las elecciones de medio término fue el radical Fernando de la Rúa. Es difícil que un mandato se cambie a los dos años de haberlo otorgado y en general el electorado lo entiende de esa manera, más allá de los odios y grietas con que se presentan estas elecciones.
 
Contra todas las evidencias de un modelo económico neoliberal que no tiene sustentabilidad posible de largo y hasta mediano plazo; con un fuerte endeudamiento; con un déficit de cuenta corriente pavoroso; con una caída de las exportaciones que remiten al ingreso especulativo de divisas como única posibilidad de financiamiento...
 
Con la inminencia de los aumentos anunciados en todas las tarifas de servicios públicos; con el sector agropecuario ya sentado en la retención de sus liquidaciones de granos a la espera de que se corrija el dólar, la falsedad de los "brotes verdes" y de la "primavera económica" impulsada por índices espurios de recuperación se reveló, entonces, más fuerte que todo otro factor.
 
Frente a los indicios potenciados de que tarde o temprano se chocará de nuevo contra las condiciones objetivas de 2000/2001, volvió a mostrarse que muy difícilmente la población se distancie de lo que eligió hace poco tiempo. Al revés: dobla la apuesta.
 
Cambiemos contó con el respaldo invalorable de los grandes medios de comunicación que actuaron con eficiencia para cubrir el malestar que fueron despertando con el aumento de la inflación y de las tarifas. La idea de que "estamos dispuestos a hacer este sacrificio para después favorecernos" prevaleció en gran parte de los electores que consideran estos dos años como un sacrificio necesario para recoger los frutos después de ese plazo de gracia.
 
El electorado mostró que tiene disposición al sacrificio, pero también una expectativa que se ve aumentada por el esfuerzo que se le exige. Pero las primeras medidas del Gobierno, que ha salido fortalecido de estas elecciones, serán otra vez de sacrificio para el ciudadano común, incluyendo a quienes los respaldaron con sus votos, sin que se avisten por ningún lado los beneficios que se esperan. La pregunta es entonces, hasta cuándo se mantendrá esa disposición al sacrificio por parte del electorado de Cambiemos, que está votando a una fuerza cuyas políticas le han empeorado su calidad de vida.
 
La Opinión Popular

22-10-2017 / 17:10
22-10-2017 / 16:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar