La Opinión Popular
                  00:23  |  Miércoles 19 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Que el Gobierno no trafique con el cuento de los cambios ni de las renovaciones. Todo está igual. Que les falten el respeto a los radicales, vaya y pase. Pero a la sociedad, no”. Jorge Asís
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 20-09-2017 / 18:09
MARCÓ QUE "NO ES FÁCIL IR CONTRA LA POLARIZACIÓN"

Para Martínez Garbino, el gobierno provincial está haciendo la plancha y no tiene una estrategia definida

Para Martínez Garbino, el gobierno provincial está haciendo la plancha y no tiene una estrategia definida
"Hay votos de la disidencia peronista que se sienten más identificados con nosotros que con el oficialismo", dijo Emilio Martínez Garbino. Foto: Blas García para La Opinión Popular
El candidato a diputado nacional por Encuentro Social, Emilio Martínez Garbino admitió que "hoy la atención de los medios y por ende de la gente está concentrada en (Mauricio) Macri y Cristina (Fernández de Kirchner), quizás con más virulencia que en las PASO y no es fácil enfrentar esa polarización". Asimismo, marcó "una situación más desfavorecida" de su lista "porque no tenemos una referencia nacional que haga sentir la presencia de estructuras como la nuestra".
 
Analizó que "en las PASO, el voto fue más emocional" y "por eso el resultado significó quizás una tendencia de darle oxígeno al gobierno nacional sin que esto signifique un cheque en blanco". "La opción central es volver a lo que puede ser una reedición del pasado o ir hacia un futuro que todavía no está muy diseñado", reflexionó.
 
Respecto de la situación provincial, sostuvo que "hay un gobierno provincial que está haciendo la plancha" y opinó que el de Gustavo Bordet "no puede ser un gobierno contestatario contra el gobierno nacional porque depende mucho del auxilio y el apoyo financiero que le de la Nación".
 
En ese punto criticó "este sistema federal que tenemos en Argentina, que se hizo sentir de una forma en el gobierno anterior y se hace sentir ahora de otra forma con mejores modales, pero que en definitiva significa una dependencia y que los gobernadores se conviertan en meros administradores".
 
Además, advirtió que mantuvo reuniones "con dirigentes de distintas líneas del peronismo que participaron en las PASO, porque esa disidencia y ese enojo seguramente han de persistir y hay que canalizarlo correctamente en las elecciones de octubre".

 
En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza) Martínez Garbino admitió que "hoy la atención de los medios y por ende de la gente está concentrada en el tema (Mauricio) Macri y Cristina (Fernández de Kirchner), quizás con más virulencia que con las PASO por todo lo que ha sucedido y no es fácil enfrentar esa polarización".
 
No obstante, sostuvo que "aun cuando las posibilidades sean lejanas hay que subirse a un cajón para que la gente escuche" y agregó que "la izquierda tiene una referencia nacional que se puede ver en los medios de comunicación nacionales, y en nuestro caso estamos en situación más desfavorecida porque no tenemos una referencia nacional que haga sentir la presencia de estructuras como la nuestra".
 
Consultado respecto de la idea de que "el electorado no sabe qué se vota", Martínez Garbino sostuvo que "según los estudiosos del comportamiento en las PASO, el voto fue más emocional, porque la gente toma partido y no ve otra cosa en función de lo que emocionalmente tiene decidido". "Por eso el resultado de las PASO significó quizás una tendencia de darle oxígeno al gobierno nacional sin que esto signifique un cheque en blanco. No es que la gente no se preocupe por saber a quién vota sino que la opción central es volver a lo que puede ser una reedición del pasado o ir hacia un futuro que todavía no está muy diseñado", reflexionó.
 
Respecto de la situación en el Congreso nacional, refirió: "Nuestro caballito de batalla era -más allá de la cantidad de diputados a elegir en la provincia- buscar la posibilidad de que se filtre un diputado que sea más independiente, porque no solamente a nivel legislativo, sino a nivel social y político en Argentina no hay mayorías contundentes y hay que acordar y negociar. Y si esto se lleva al ámbito parlamentario habrá que acordar ante cada una de las leyes, y en eso los diputados independientes van a tener su peso y a eso apuntábamos nosotros, pero evidentemente la sociedad a eso no le presta atención".
 
En ese contexto, agregó que "el voto emocional significa que no votamos capacidades ni pertenencias a enclaves políticos serios, sino que votamos un deseo de si queremos ir a un futuro que si se rasca un poquito no está diseñado y no se sabe cuál es el programa último de este gobierno nacional, y por otro lado la gente que no quiere volver al pasado, al autoritarismo, al desprecio y a la descalificación".
 
Respecto de la situación provincial tras el resultado de las PASO, Martínez Garbino sostuvo que "no hubo ni va a existir ningún cambio porque hay un gobierno provincial que está haciendo la plancha" y opinó que el de Bordet "no puede ser un gobierno contestatario contra el gobierno nacional porque depende mucho del auxilio y el apoyo financiero que le de la Nación".
 
Al respecto, criticó "este sistema federal que tenemos en Argentina, que se hizo sentir de una forma en el gobierno anterior y se hace sentir ahora de otra forma con mejores modales, pero que en definitiva significa una dependencia y que los gobernador se conviertan en meros administradores".
 
"El gobierno provincial no sé hasta qué punto tomó nota del resultado de las paso y da la sensación de que hay una santa resignación", resumió.
 
Respecto de la realidad de la Justicia provincial, el candidato señaló que el hecho de que el ex gobernador Sergio Urribarri haya acudido a Tribunales durante un feriado "es lo que mejor pinta la situación de dependencia del Poder Judicial -sobre todo en lo penal- con el Poder Ejecutivo"
 
 
La campaña
 
En cuanto a la campaña propiamente dicha, mencionó que este martes estuvieron "en Concepción del Uruguay en una reunión con el socialismo y con dirigentes de distintas líneas del peronismo que participaron en las PASO, porque esa disidencia y ese enojo seguramente han de persistir y hay que canalizarlo correctamente en las elecciones de octubre".
 
"No sé si serán votos de Barreto en particular, pero hay muchos votos de la disidencia peronista que se han de sentir más identificados con nosotros que con la lista del oficialismo, que ha cambiado el discurso, reivindica nuevamente la figura de (Néstor) Kirchner, con un ida y vuelta permanente y no tienen en claro una estrategia", explicó.
 
En ese sentido, vaticinó que "tanto desde el gobierno provincial como del Partido Justicialista de Entre Ríos hay un resultado electoral que le será tan adverso como en las PASO".
 
Fuente: Análisis Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-09-2018 / 17:09
18-09-2018 / 09:09
En la Casa Gris no paran de sacar números. A los funcionarios entrerrianos los desvela encontrar la fórmula para amortiguar el brutal ajuste que pretende implementar Mauricio Macri en las provincias como corolario de la drástica reducción del déficit fiscal acordada por la alianza PRO-UCR con el FMI. El principal reclamo: que el Ejecutivo nacional deje de beneficiar a las provincias gobernadas por Cambiemos.
 
La cuenta principal que tiene Gustavo Bordet para sostener sus argumentos es que Entre Ríos, con las medidas de ajuste que impulsa el macrismo, perdería unos 10.000 millones de pesos entre lo que resta de este 2018 y el año próximo. La mitad del tijeretazo afectaría al sector público: la eliminación del Fondo Soja, de los subsidios al transporte y de las tarifas sociales representará una caída de más de 5.000 millones de pesos.
 
El resto ajustará en el sector privado, con el impuesto a las exportaciones, que plantea recaudar $ 4 pesos por dólar. Esto representa (con un dólar a $ 40) el 10% de las ventas al exterior. Sobre los 1.000 millones de dólares que exportará Entre Ríos, más de $ 4.000 millones de pesos. Es plata que no ingresará al territorio provincial.
 
A cambio del recorte, aseveran en la Casa Gris, la Nación ofrece como única moneda de cambio -hasta hoy- dejarles las manos libres a los gobernadores con el impuesto a los ingresos brutos. Pero si las cuentas ya hablan de que hay 10.000 millones de pesos menos para volcar al consumo en la provincia, el primer daño colateral será el de la recaudación.
 
Además, ese impuesto recesivo -grava cada instancia de la producción- ya está al 3,5% en buena parte de las actividades. Subirlo parece un disparate. Se encarecerá la producción, que se trasladará a los precios, que elevará la inflación, que resentirá el consumo, que afectará la recaudación...
 
El segundo daño colateral refiere específicamente a los recursos de la gestión local. No dejan de ser dineros de los entrerrianos, pero que afectan particularmente al Gobierno: la inflación desbocada activó, como si fuera una pistola sobre la sien del erario provincial, el reclamo de ajuste de los salarios de docentes y estatales.
 
La paritaria fue del 17% y la inflación ya se calcula en 42%. A la diferencia del 25% deberá afrontarla la Provincia con recursos propios. Ya a partir del mes que viene se empezará a pagar parte del desfase. El cálculo final aún se está ajustando, pero el impacto se mide en cifras de 10 dígitos. Este es el intríngulis de Bordet.
 
La Opinión Popular

18-09-2018 / 08:09
17-09-2018 / 12:09
17-09-2018 / 11:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar