La Opinión Popular
                  23:05  |  Martes 21 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 13-09-2017 / 12:09
NO ESTÁ ESCRITO EN NINGÚN LADO QUE EL RESARCIMIENTO A BUENOS AIRES DEBA SER EN DETRIMENTO DE LO QUE RECIBEN LAS PROVINCIAS

Rosario Romero y el reclamo de discutir la coparticipación

Rosario Romero y el reclamo de discutir la coparticipación
Rosario Romero y la necesidad de discutir la coparticipación. Foto: Blas García para La Opinión Popular
 
Desde el año 1994, las provincias y la Nación Argentina nos debemos una discusión sobre la Ley de Coparticipación Federal, porque fue un compromiso asumido en la Asamblea Constituyente que funcionó en Paraná y en Santa Fe. El incumplimiento de ese mandato ha generado un serio desfasaje de la norma vigente que es de 1988.
 
En verdad, las provincias argentinas tienen que darse una discusión sensata sobre el tema que evite la judicialización. Lo que actualmente ocurre es que ya la Corte ha fallado respecto de algunas provincias que hicieron sus planteos, y actualmente, hay una preocupación muy grande en una veintena de provincias respecto del planteo de Buenos Aires, que exige un tratamiento diferente.
 
Por Rosario Romero

 
Nadie discute las razones, porque Buenos Aires tiene, si hacemos un ingreso per cápita, menos que el resto de las provincias, pero ¿qué pasaría si se acomete desde la Corte con un fallo judicial que beneficia a Buenos Aires en detrimento de las otras provincias?.
 
Nosotros decimos, no es injusto lo que plantea Buenos Aires, pero no debe ser en detrimento de los ingresos que por coparticipación reciben las provincias. Entonces, es menester que no sea una sentencia judicial la que determine esto, sino que sean las distintas provincias argentinas que rediscutan mediante una ley convenio, como lo dispone la Constitución, el nuevo sistema de coparticipación, incluyendo el planteo de la provincia de Buenos Aires.
 
Tampoco está escrito en ningún lado que el resarcimiento a Buenos Aires deba ser en detrimento de lo que reciben las provincias, puede también ser en detrimento de lo que recibe Nación, y sin duda esto haría mucho más justicia a los planteos de coparticipación. Porque recordemos que la Nación, transfirió en muchísimos casos servicios completos a las provincias y los recursos no fueron debidamente transferidos. Nosotros desde el 88 en adelante hemos involucionado en la recepción de recursos, a pesar de que las provincias asumieron nuevas responsabilidades respecto de educación, salud y seguridad.
 
No es un fallo judicial el que tiene que resolver esta cuestión, lo debe resolver el Congreso de la Nación mediante una ley convenio con todos los Congresos provinciales. Debe reorganizarse el sistema de coparticipación.
 
Tenemos que sostener a las provincias menos importantes en número de habitantes, para frenar el drenaje de población hacia Buenos Aires, pero a su vez entendemos el planteo de esta provincia. Si se rediscute la coparticipación, el mayor esfuerzo lo tiene que hacer el gobierno nacional, porque si no, algunos lo vamos a pagar con más pobreza para nuestras provincias.
 
En el razonamiento de una nueva Ley de Coparticipación Federal, tenemos que asumir lo que somos, que tenemos que administrar lo que tenemos. Que es bueno, pero que no es de un país rico o floreciente, y además de eso, tenemos que diseñar pautas de buena administración para el futuro.
 
Por Rosario Romero. Abogada - Diputada Provincial
 
Fuente: Análisis Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-11-2017 / 15:11
21-11-2017 / 09:11
21-11-2017 / 06:11
Estos son días de gloria para la alianza Cambiemos"La conquista del poder está terminada". Con estas palabras, Marcos Peña, Mario Quintana Gustavo Lopetegui, que "son yo", como alguna vez dijo Mauricio Macri, definían lo sucedido. En menos de 24 horas, después de muchas presiones y negociaciones, el Gobierno logró acordar con los gobernadores las reformas: fiscal y previsional, y con la cúpula de la CGT, la laboral, que incluye todo tipo de recortes a las conquistas que los trabajadores han conseguido en años de lucha.
 
Nada más y nada menos que los tres objetivos que al día siguiente de las elecciones legislativas colocó el Presidente al tope de la agenda de los "consensos básicos" a alcanzar para llegar a 2019. No requirió de más de tres semanas para lograr que el 42% de los votos pesaran más que el restante 58%, diseminado en una oposición atomizada. Así alineó a gobernadores y a jefes sindicales peronistas.
 
Terminada "la conquista del poder", resta ahora ponerle la frutilla al postre: la aprobación de las reformas por parte del Congreso. Nada hace sospechar que no se logrará en los plazos que impuso la Casa Rosada. La puerta está abierta de la mano del jefe del bloque FPV-PJ en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, administrador legislativo del consorcial peronismo de los gobernadores y de los jefes de la CGT.
 
El pacto firmado incluye de modo implícito el apoyo a las reformas impositiva, laboral y previsional que propondrá el Poder Ejecutivo, aunque persisten incógnitas sobre esos proyectos. Las provincias se comprometen a reducir los impuestos sobre los Ingresos Brutos y de Sellos, en tanto para los municipios se incluyó la apelación de que sólo cobren por servicios efectivamente prestados.
 
El más irritativo es el cambio del cálculo del aumento del haber de jubilados y pensionados, que se actualiza por la Ley de Movilidad Jubilatoria. Esta norma fija dos incrementos anuales con base en un índice que surge de combinar el aumento de la recaudación con el incremento de los salarios de los trabajadores registrados. En los últimos años, ese porcentaje estuvo por encima de la inflación, que es el indicador que propone Macri, con el objetivo de ahorrar unos 100 mil millones de pesos anuales, a costa del bolsillo de los jubilados.
 
Adherir al Pacto Fiscal implica el congelamiento del gasto público; en la economía real, con una inflación que se mantiene, esto significa un recorte y ajuste real sobre las partidas más sentidas por el pueblo trabajador: las de salud, educación, vivienda o asistencia social.
 
Desde el oficialismo provincial rebuscan argumentos para explicar que el acuerdo podría haber sido peor para la provincia, pero no sólo Buenos Aires se llevó de la mesa de negociación los mejores beneficios, sino que los gobernadores se quedaron sin espacio para la crítica frente a un macrismo antiperonista que impone las reglas de juego.
 
Todo este engranaje extorsivo se da en una la difícil coyuntura económica para las provincias y frente a la tríada de reformas tributarias y tarifazos en los servicios público impulsadas por el gobierno de Macri luego de las elecciones legislativas que ganó Cambiemos.

 
La Opinión Popular

20-11-2017 / 10:11
20-11-2017 / 10:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar