La Opinión Popular
                  08:29  |  Jueves 19 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 13-09-2017 / 12:09
NO ESTÁ ESCRITO EN NINGÚN LADO QUE EL RESARCIMIENTO A BUENOS AIRES DEBA SER EN DETRIMENTO DE LO QUE RECIBEN LAS PROVINCIAS

Rosario Romero y el reclamo de discutir la coparticipación

Rosario Romero y el reclamo de discutir la coparticipación
Rosario Romero y la necesidad de discutir la coparticipación. Foto: Blas García para La Opinión Popular
 
Desde el año 1994, las provincias y la Nación Argentina nos debemos una discusión sobre la Ley de Coparticipación Federal, porque fue un compromiso asumido en la Asamblea Constituyente que funcionó en Paraná y en Santa Fe. El incumplimiento de ese mandato ha generado un serio desfasaje de la norma vigente que es de 1988.
 
En verdad, las provincias argentinas tienen que darse una discusión sensata sobre el tema que evite la judicialización. Lo que actualmente ocurre es que ya la Corte ha fallado respecto de algunas provincias que hicieron sus planteos, y actualmente, hay una preocupación muy grande en una veintena de provincias respecto del planteo de Buenos Aires, que exige un tratamiento diferente.
 
Por Rosario Romero

 
Nadie discute las razones, porque Buenos Aires tiene, si hacemos un ingreso per cápita, menos que el resto de las provincias, pero ¿qué pasaría si se acomete desde la Corte con un fallo judicial que beneficia a Buenos Aires en detrimento de las otras provincias?.
 
Nosotros decimos, no es injusto lo que plantea Buenos Aires, pero no debe ser en detrimento de los ingresos que por coparticipación reciben las provincias. Entonces, es menester que no sea una sentencia judicial la que determine esto, sino que sean las distintas provincias argentinas que rediscutan mediante una ley convenio, como lo dispone la Constitución, el nuevo sistema de coparticipación, incluyendo el planteo de la provincia de Buenos Aires.
 
Tampoco está escrito en ningún lado que el resarcimiento a Buenos Aires deba ser en detrimento de lo que reciben las provincias, puede también ser en detrimento de lo que recibe Nación, y sin duda esto haría mucho más justicia a los planteos de coparticipación. Porque recordemos que la Nación, transfirió en muchísimos casos servicios completos a las provincias y los recursos no fueron debidamente transferidos. Nosotros desde el 88 en adelante hemos involucionado en la recepción de recursos, a pesar de que las provincias asumieron nuevas responsabilidades respecto de educación, salud y seguridad.
 
No es un fallo judicial el que tiene que resolver esta cuestión, lo debe resolver el Congreso de la Nación mediante una ley convenio con todos los Congresos provinciales. Debe reorganizarse el sistema de coparticipación.
 
Tenemos que sostener a las provincias menos importantes en número de habitantes, para frenar el drenaje de población hacia Buenos Aires, pero a su vez entendemos el planteo de esta provincia. Si se rediscute la coparticipación, el mayor esfuerzo lo tiene que hacer el gobierno nacional, porque si no, algunos lo vamos a pagar con más pobreza para nuestras provincias.
 
En el razonamiento de una nueva Ley de Coparticipación Federal, tenemos que asumir lo que somos, que tenemos que administrar lo que tenemos. Que es bueno, pero que no es de un país rico o floreciente, y además de eso, tenemos que diseñar pautas de buena administración para el futuro.
 
Por Rosario Romero. Abogada - Diputada Provincial
 
Fuente: Análisis Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-07-2018 / 16:07
18-07-2018 / 12:07
17-07-2018 / 17:07
17-07-2018 / 00:07
Frente al futuro oscuro que impone el acuerdo de Mauricio Macri con el FMI, los gobernadores del PJ advirtieron, con tonadas y énfasis diversos, que no se someterán dócilmente a los recortes resueltos en la Casa Rosada. Ni de peronismo hablamos: apenas es defensa propia.
 
Aunque, lo real es que la oposición hoy está entre la espada y la pared, ya que si se opone y no aprueba el proyecto 2019, el gobierno de Macri amenaza seguir con el presupuesto 2018, que perjudicará notablemente a las provincias. Por ello, un grupo de gobernadores justicialistas está preparando una propuesta alternativa.
 
En el interior del país, a Horacio Rodríguez Larreta lo llaman irónicamente "el príncipe de Dubai". Grafican de ese modo la riqueza presupuestaria de la ciudad de Buenos Aires en comparación con las provincias argentinas. Con esa mezcla de humor e intencionalidad política, argumentan que la Capital Federal debe absorber una parte significativa del ajuste que pretende el Gobierno de los CEOs.
 
La mira de los gobernadores y legisladores del interior está enfocada de ese modo no sólo por la histórica demanda federal frente al centralismo porteño, sino también porque la Capital es el distrito de origen del macrismo, su base política. De ahí que se considere que si Macri reclama un fuerte recorte de gastos, entonces el achique "debe empezar por casa".  Y la casa del PRO es Buenos Aires.
 
En números, la pretensión de los gobernadores del interior -un bloque más o menos homogéneo con el que negocia la Casa Rosada- es que la Capital y la provincia de Buenos Aires se hagan cargo de al menos $80.000 millones de los $150.000 millones de ajuste que reclama Macri a las provincias. Una suma idéntica correría por cuenta de la Nación.
 
Vidal y Larreta se enfrentan, en este marco, a una fuerte presión política para que la Nación les traspase las empresas de distribución eléctrica Edenor y Edesur, y la de aguas Aysa. Además están los $70.000 millones que el año pasado destinó el Estado nacional a subsidios al transporte público -colectivos, trenes-, $ 66.000 millones se aplicaron al área metropolitana de Buenos Aires. La consecuencia es notoria: las tarifas son más caras en el interior del país.
 
Por otra parte, la idea de Macri es que las provincias utilicen créditos de organismos internacionales, como el BID o el Banco Mundial, para hacer las obras que no financiará más el Gobierno Nacional. Para cortar cintas durante el año electoral habrá que endeudarse. La cuestión es que el aval debe darlo la Nación. Además, se les pedirá a los gobernadores que financien temas que hoy se ejecutan con fondos nacionales, como el pago del Incentivo docente y programas de salud.
 
En resumen, ¿qué implicaría para las provincias acompañar el ajuste del FMI? En principio, recortar el gasto salarial y de bienes y servicios hasta el 1,2% del PBI. Y adaptarse a un tope de aumento de sólo el 8% para los empleados públicos en 2019.
 
La Opinión Popular

16-07-2018 / 17:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar