La Opinión Popular
                  18:09  |  Domingo 24 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-09-2017 / 09:09

Más precios, menos consumo: En agosto repuntó la inflación y se agota el "relato" de Macri

Más precios, menos consumo: En agosto repuntó la inflación y se agota el
El índice inflacionario sigue siendo uno de los mayores dolores de cabeza para los trabajadores, que ven cómo uno de los problemas que azotan a sus salarios sigue sin contención por parte del Gobierno de Macri. En contra del discurso oficial, el alza de precios se ubica en 24,1 por ciento para los últimos doce meses, siete puntos por arriba de la pauta oficial. Los relevamientos de consumo masivo indican que la caída no se detuvo y ya suma veintiún meses seguidos.
El IPC Congreso, difundido por legisladores opositores, arrojó en agosto un incremento del 1,5% mensual y registran un aumento del 24,1% interanual. Durante los primeros ocho meses de 2017 la cifra, que se construye promediando mediciones privadas, acumuló un alza del 15,7%.
 
Las estimaciones oficiales del Indec se conocerán recién hoy. Los informes del gobierno de Mauricio Macri vienen arrojando variaciones por debajo de las publicadas por institutos estadísticos provinciales, universidades y consultoras. Pero, aun cuando se mantenga esa tendencia es improbable que el Banco Central cumpla con su meta de inflación del 12-17%.
 
Para que los aumentos de precios se ubiquen por debajo del 20% interanual las subas no deberían superar el 1,0% mensual entre septiembre y diciembre. El sostenido ritmo de aumento en los alimentos así como las subas previstas en las tarifas y los combustibles colisionan con la pretensión declarada del gobierno de Macri.
 
El consumo, principal variable dinamizadora de la encomia (y el principal componente de la demanda agregada), se encuentra rezagado. A pesar de la pequeña recuperación del gasto de las familias, las ventas de bienes de consumo masivo aún no repuntan. Sin embargo, los canales mayoristas y tradicionales aumentan las ventas en contraposición de la caída en supermercados e hipermercados.
 
En el primer semestre de 2017, la facturación de los hipermercados y supermercados acumula una caída superior al 10 %. Por el contrario, en la primera mitad del año, las familias aumentaron sus compras en torno al 25% en el canal mayorista y alrededor del 8% en almacenes. En lo que va del año los precios en los comercios mayoristas y tradicionales tuvieron un alza más moderada respecto a la registrada en los supermercados e hipermercados.
 
Mientras que en los dos primeros canales el aumento de la canasta acumuló un alza en torno al 14,5% en los primeros ocho meses del año (1,7% promedio mensual), en los supermercados el incremento de precios fue superior al 18% (2,1% promedio mensual).
 
Las mediciones del Instituto Estadístico de los Trabajadores de la UMET permiten estimar el impacto de los precios sobre los distintos segmentos de la población: cuando se contabiliza la inflación acumulada desde noviembre de 2015 se puede observar que el 10% de menores ingresos acumula subas del 81,5% mientras que el 10% más acomodado experimentó aumentos del 62,1% (19,4 puntos de diferencia a favor de los más ricos, gracias al Gobierno de los Ricos).
 
Las medidas anunciadas por el Gobierno de los CEOs, con incrementos en combustibles y electricidad, y su efecto en los costos para la producción y el comercio, se trasladarán a otros bienes y servicios, empujando hacia arriba la inflación. Y la inflación se come el salario de los trabajadores, que están congelados.
 
La Opinión Popular

 
En agosto la inflación interanual rompió con una racha de doce meses de caída y se aleja más de la meta
 
La inflación mensual que releva la oposición entre las consultoras privadas y que promedia bajo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Congreso marcó en agosto 1,5%, lo que se tradujo en una inflación interanual del 24,1%. Un mes atrás había sido del 22,9%, por lo que el nivel de agosto muestra el primer crecimiento interanual desde julio de 2016.
 
Esta suba se explica básicamente porque en agosto del año pasado, la Justicia había hecho dar marcha atrás con la suba de tarifas y la inflación por ende había sido de 0,8% (IPC-Congreso). Pero además se da en un contexto en el que cada vez la baja de la inflación es más tenue.
 
"En agosto del año pasado impactó la re incorporación de subsidios, eso no es fácil de igualar", describió el economista en jefe de la consultora Elypsis, Gabriel Zelpo, respecto de la actual suba de la marca interanual.
 
Esta reincorporación de subsidios también se vio en el 0,8% de inflación mensual de septiembre del año pasado, por lo que cuando se compute la inflación de este mes, el IPC Congreso anotará una segunda alza consecutiva en términos interanuales.
 
Si bien estos números son los del IPC-Congreso y no los del IPC Nacional de Indec, que recién se darán a conocer este martes, la tendencia es la misma: tanto en agosto como en septiembre la marca interanual, se va a alejar más de la meta del 17% y recién en los últimos tres meses del año -se presume- volverán a bajar y acercarse a los niveles de julio. De hecho, para la mayoría de los economistas, el Banco Central no cumplirá la meta de este año ni la del próximo.
 
Consultado sobre las razones de esta resistencia a la baja, Zelpo explicó que "a los datos mensuales de inflación les está costando bajar. Esto se explica por la inercia, expectativas de inflación que se fijan más por la inflación pasada que la que marca el Banco Central".
 
Sobre este punto coincidió Federico Furiase, economista director de Estudio Bein /Eco Go y profesor en la Maestría de Finanzas en UTDT: "Son tres las dificultades que le complican al Banco Central llevar la inflación de 1,5% a 1%: la inercia inflacionaria de partida, los efectos de segunda vuelta de la corrección de precios relativos (dólar y tarifas) en una economía donde la recuperación de la actividad empieza a dar margen a las empresas de ciertos sectores a recomponer precios y la expansión monetaria asociada al financiamiento monetario directo e indirecto del Banco Central al Tesoro".
 
"Sobre todo teniendo en cuenta que estamos frente a un Banco Central que recién empieza el largo camino de construcción de reputación, con lo cual, la tasa de interés real requerida en el arranque para anclar las expectativas de inflación hacia la meta, es más alta y choca contra los incentivos de aceitar la recuperación", agregó Furiase. Frente a estos desafíos, el Central se queda sin argumentos para sostener las metas de los próximos años.
 
Consultados respecto de la factibilidad de acompañar las altas tasas de interés con otras políticas, Zelpo explicó que "el Gobierno tiene varios objetivos a la vez: desarmar el déficit fiscal pero paulatinamente, mientras la economía crece para no tener sobresaltos económicos y sociales que son muy dañinos para los sectores de menores ingresos. Quizás se podría bajar la inflación llevando la emisión monetaria al mínimo -que es lo mismo que subir muy fuerte las tasas- pero podría desacelerar la economía de forma muy significativa. Otro tanto podría suceder si se apreciara el tipo de cambio, pero afectaría el crecimiento y la baja del déficit, por menor recaudación".
 
El mismo impacto sobre el crecimiento, previó Furiase: "A pesar de la señal de tasa la liquidez se sigue expandiendo por arriba del sendero consistente con las metas del Banco Central, en este contexto la tasa real requerida para anclar las expectativas y esterilizar el excedente de pesos en línea con las metas ambiciosas del BCRA es más alta, pero el intento de alcanzarla podría debilitar la recuperación en curso", advirtió.
 
Pese a que ambos economistas estiman que la inflación seguirá bajando, dan por descontado que no lo hará de manera tal que el Banco Central pueda cumplir con sus metas. "Estimamos una inflación en la zona de 16% anual para diciembre de 2018 consistente con paritarias que se ubicarán por debajo de la nominalidad de la de este año (24,5%) aunque por arriba de las metas de inflación, con un tipo de cambio que vuelve a funcionar como ancla frente a un Tesoro que seguirá colocando deuda en dólares para financiar la caja de pesos junto a un Banco Central que mantendrá una tasa real positiva frente la inflación esperada y con tarifas aportando entre 2 y 3 puntos porcentuales de inflación", concluyó Furiase.
 
Fuentes: La Política Online, Página12 y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-09-2017 / 11:09
Alrededor de treinta colegios tomados en la ciudad de Buenos Aires. Esto sólo ocurre en la Capital. Como se decía antes. La ciudad con más altos ingresos, con mayores niveles de consumo y más conectada con el mundo es la que promueve más alborotos juveniles. Previsible, según algunos sociólogos.
 
En los colegios de enseñanza media del interior, en escuelas donde la pobreza convive con la violencia y los más tortuosos dramas, esta rebeldía no se manifiesta. Tampoco allí se sabe que haya agrupaciones de izquierda, como que esa afición por la revolución o por lo que ellos creen que es la revolución, fuera un lujo de pibes porteños.
 
Es raro. Las rebeliones se expresan en los colegios de mayor excelencia. El Nacional y el Pellegrini, por ejemplo. En los lugares donde debería levantarse una voz de protesta por la pésima calidad de la enseñanza, el deterioro de los edificios escolares, las agresiones contra los profesores, la violencia latente y manifiesta en los claustros y en los patios, el silencio es absoluto.
 
No me preocupan los chicos, me preocupan los grandes. Políticos que sospechan que van a ser diputados o senadores alentando el jolgorio; padres que suponen que se reconciliarán con sus hijos o sus propios sueños juveniles, mostrándose comprensivos y "piolas"; profesores que recuperan la estatura de Peter Pan y la sensualidad de algún personaje de Nabokov, sumándose a la excitación y el alboroto.
 
¿Y los chicos? Los chicos nada. Se divierten, practican la deliciosa y cálida fraternidad de la rebeldía, juegan a la revolución, sabiendo o sospechando que se trata de eso, de jugar, de excitarse, de lastimar y ser lastimados. Supongo que si la decisión de las autoridades educativas de la ciudad de Buenos Aires hubiera sido la opuesta, habrían encontrado motivos para hacer lo mismo que están haciendo, porque lo que importa es contradecir, discutir lo establecido, impugnar a los mayores.
 
Si además, a ese ejercicio se le suman argumentos ideológicos, políticos y estéticos mucho mejor. Siempre es más elegante, más culto, más fino si se quiere, otorgarle al quilombo alguna trascendencia que lo justifique. El Che y Ceratti; Charlie García y Marx; Rimbaud y Trotsky, pueden llegar a ser una ensalada exquisita. Por lo menos, visualmente, el espectáculo es tentador.
24-09-2017 / 11:09
En la Casa Rosada, hasta las paredes lo repiten: "Mauricio Macri está más preocupado por el caso de la desaparición de Santiago Maldonado que por Cristina Fernández".
 
La afirmación se basa -y a la vez demuestra- en que el Presidente le atribuye una alta credibilidad a las encuestas que lee y a los informes reservados que recibe de sus asesores políticos.
 
Si bien sobre el caso Maldonado esos sondeos indican que no tendrá incidencia significativa en la intención de voto del electorado que irá a las urnas el 22 de octubre, Macri está inquieto por el ruido que esa desaparición hace sobre su imagen en el exterior.
 
Tuvo ya varias alertas y la última fue de la vicepresidente Gabriela Michetti, quien le transmitió lo que se habla en el mundo diplomático tras su paso por la reciente Asamblea de la ONU.
 
Un Macri irritado y molesto se pasó la semana instando a sus funcionarios a actuar con rapidez para revertir la pasividad e ineficiencia que el Gobierno ha mostrado hasta ahora. Esa actitud de firmeza tuvo resultados.
 
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien venía sumando un collar de declaraciones fallidas, desapareció de los medios y se llamó a silencio, como lo reclamaba buena parte del gabinete.
 
La otra consecuencia fue el apartamiento del juez de la causa, Guido Otranto, y la designación en su lugar del juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, quien tendrá dedicación exclusiva en el caso Maldonado.
 
Esa movida fue realizada por la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia luego de una serie de conversaciones y pedidos que involucraron desde el ministro de Justicia, Germán Garavano, hasta el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.
 
El presidente Macri no quiere entregar trofeos a la oposición, pero tarde o temprano este caso costará sus uniformes a un par de jerárquicos de Gendarmería y, más diluido en el tiempo, Patricia Bullrich tendrá un nuevo destino. 

23-09-2017 / 17:09
23-09-2017 / 10:09
La tasa de empleo, que es aquella que mide el porcentaje de personas ocupadas sobre el total de la población, cayó en el segundo trimestre del año tanto a nivel país como en los principales distritos.
 
Para el agregado nacional, la baja fue de 41,7 a 41,5 por ciento respecto del mismo período de 2016, de acuerdo a los datos del Indec. En el conurbano bonaerense el descenso fue mayor, de 40,5 a 40,0 por ciento, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires pasó de 51,4 a 51,3.
 
En la región Cuyo el empleo retrocedió de 40,4 a 40,1 por ciento; en el Noreste, de 38,5 a 38,1, y en la Patagonia, de 41,0 a 39,7. La ocupación se mantuvo estable en la región Pampeana, con 41,4 por ciento, y solo aumentó en el Noroeste, de 39,6 a 40,6 por ciento.
 
La información oficial evidencia que la recuperación económica que promociona el Gobierno como si se hubiera ingresado en una fase de fuerte expansión no alcanza siquiera a mantener la proporción de personas con trabajo en la sociedad.
 
Crecimiento del PIB con deterioro del empleo, aumento de la pobreza y agravamiento de la desigualdad social es un escenario que retrotrae a los argentinos a la experiencia de los 90. Finalmente va quedando claro que lo que estaba del otro lado del túnel que hizo célebre Gabriela Michetti era una vuelta a las pesadillas de aquellos años.
 
La posibilidad de que una aceleración del repunte económico revierta ese proceso de pérdidas materiales y simbólicas para las mayorías se desvanece al conocer los planes del Gobierno para 2018, anticipados en el proyecto de Presupuesto, y en las declaraciones públicas de los funcionarios.
 
Los aumentos de tarifas de luz, gas, colectivos y trenes, presumiblemente también del agua y los combustibles, le darán otra vuelta de rosca a la concentración de la riqueza y reducirán los ingresos disponibles para otros consumos. 

22-09-2017 / 17:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar