La Opinión Popular
                  08:35  |  Jueves 19 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 10-09-2017 / 21:09
EFEMÉRIDES HISTÓRICAS. REVOLUCIÓN DEL 11 DE SEPTIEMBRE DE 1852

En 1852, Buenos Aires se separa de la Argentina

En 1852, Buenos Aires se separa de la Argentina
La Revolución del 11 de septiembre de 1852 fue el triunfo de una elite de la sociedad, unitaria y centralista, porteña subida al odio y menosprecio hacia todo lo que representaba el interior federal. Por 10 años Buenos Aires y la Argentina pasarían sus días separados en dos Estados independientes. En ese período aciago, la sangre de los argentinos inundaría los campos linderos al Arroyo del Medio en las batallas de Cepeda y Pavón. Plaza Once (foto histórica) es el actual y absurdo homenaje porteño al más rancio centralismo y el recuerdo amargo de una etapa funesta.
Tras el derrocamiento de Juan Manuel de Rosas, el general Justo José de Urquiza concretó la organización del país por medio de una constitución para la Confederación Argentina. Entre las imposiciones que se realizaban a Buenos Aires estaba nacionalizar los ingresos aduaneros de su puerto y federalizar su ciudad capital, Buenos Aires, que pasaría a ser capital de la Confederación.
 
Esto no fue de agrado de los centralistas porteños, que experimentaban una prosperidad muy superior al resto de las provincias gracias a los ingresos de la Aduana. Así, algunos grupos de políticos unitarios porteños apoyaron la exclusión de Buenos Aires de la Confederación, recién creada.
 
El 11 de septiembre de 1852 los unitarios toman el poder, excluyendo a los partidarios y representantes del general Urquiza; éste se negó a aplastar la rebelión, por considerar que gozaba de apoyo popular. Sólo después de que perdiera la posibilidad de derrotarlos, Urquiza supo que el Estado de Buenos Aires declaraba no reconocer ninguna autoridad nacional exterior a sí misma.
 
Después de años de enfrentamientos, el 23 de octubre de 1859 se libró la Batalla de Cepeda, con el triunfo de la Confederación, y se suscribió el Pacto de San José de Flores por el cual Buenos Aires se reincorporó y se produjo la reforma constitucional de 1860.
 
Finalmente, el 17 de septiembre de 1861, se dio la Batalla de Pavón, con un triunfo de Bartolomé Mitre, comandante de las fuerzas porteñas. De esta manera, se acordó el regreso de Buenos Aires a la Confederación, pero bajo los términos que la provincia impusiese.
 
Los porteños se comprometieron a compartir un porcentaje de sus ingresos aduaneros durante cinco años. De esta manera, el gobernador Mitre disolvió el Estado de Buenos Aires, reincorporándose como provincia a la República Argentina.
 
La Opinión Popular 

Fuente: Wikipedia
Agreganos como amigo a Facebook
En 1852, Buenos Aires se separa de la Argentina
Una caricatura, dibujada por Henry Meyer, tiene como protagonistas a Bartolomé Mitre y Justo José de Urquiza. Se comentaba por esos tiempos que el presidente Mitre solía "abrir el paraguas" y mostrarse indiferente ante la lluvia de problemas que caía sobre su gobierno (La Guerra contra Paraguay, el bloqueo del puerto de Montevideo, etc. –palabras de las que se cubre con su paraguas), y Urquiza se adaptaba a las decisiones de quien lo había vencido.
18-07-2018 / 19:07
18-07-2018 / 19:07
Envar "Cacho" El Kadri desde muy joven dedicó su vida a la militancia solidaria, generosa y por lo tanto, sacrificada. Fue uno de esos muchachitos de quince o dieciséis años que inventaron la Juventud Peronista, junto a Carlos Caride, Jorge Rulli, Felipe Vallese y el recordado Gustavo Rearte, entre otros.
 
Los bombardeos a la Plaza de Mayo, los fusilamientos de José León Suárez y la proscripción del peronismo fueron acontecimientos que los marcaron a fuego. El Kadri fundó, junto con otros patriotas, el Movimiento de la Juventud Peronista (MJP) en la etapa de la Resistencia heroica a la dictadura militar fusiladora de 1955.
 
En 1968, como jefe guerrillero desarrolló, con otros jóvenes rebeldes, el destacamento rural 17 de Octubre implantado por las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) en los montes de la localidad tucumana de Taco Ralo. Prematuramente abortado el intento, fue encarcelado por varios años hasta que recuperó la libertad por obra y gracia de la movilización popular que forzó el decreto de amnistía en 1973.
 
Liberado, se integró inmediatamente a la militancia del Peronismo Revolucionario y tuvo que seguir el camino del exilio donde trabajó por la caída de los milicos y forjó junto a otros compañeros, que sufrían la misma suerte, generosas instancias de solidaridad.
 
Retornó al país lleno de ganas y se encontró con que el mismo había cambiado. Sin embargo no aflojó, recorrió barrios y provincias, hablando con jóvenes que ansiosos, requerían de sus conocimientos de la historia reciente, la de los años en que otros jóvenes estaban dispuestos a entregar todo lo que tenían, incluso su vida, a cambio de que el Pueblo pudiera aspirar a vivir mejor.

Sin embargo, los dolores recibidos en el pasado no fueron nada comparado con lo que tuvo que padecer en los años nefastos del menemismo. A él, como a tantos que abrazaron con pasión la causa del peronismo revolucionario, Menem le significó algo peor que los militares y su cruzada genocida.
 
La razón es obvia: el riojano culminó con éxito lo comenzado por los uniformados y lo hizo, nos guste o no, en nombre del peronismo. Usufructuando las banderas históricas arrojó a la miseria a millones de compatriotas.
 
De allí que no es impensable que el infarto de Cacho El Kadri en Tilcara, el 19 de julio 1998,  tuviera mucho que ver con la bronca e impotencia acumulada al ver cómo se iba desmoronando paso a paso la esperanza surgida tras el retorno del peronismo al poder.
 
Por Carlos Morales

18-07-2018 / 18:07
18-07-2018 / 18:07
Roberto "El Negro" Fontanarrosa falleció el 19 de julio de 2007, a la edad de 62 años, víctima de un paro cardiorrespiratorio una hora después de ingresar en un hospital con un cuadro de insuficiencia respiratoria aguda. Vamos a recordarlo como corresponde, con humor.
 
"Endijpué de tantos años, si tengo que elegir otra vez, la elijo a la Eulogia con los ojos cerrados. Porque si los abro elijo a otra".
 
- Mendieta, uno se deslumbra con la mujer linda, se asombra con la inteligente... y se queda con la que le da pelota.
 
- Vago no soy, quizá algo tímido para el esjuerzo.
 
- Estoy comprometido con mi tierra, casado con sus problemas y divorciado de sus riquezas.
 
- ¿Y usted cómo se gana la vida?
- ¿Ganar? ¡De casualidá estoy sacando un empate!
 
- Con la verdá no ofendo ni temo. Con la mentira zafo y sobrevivo, Mendieta.
 
- La historia lo juzgará. Pero tiene el mejor de los abogados: el olvido.
 
- Usté no está gorda, Eulogia. Es un bastión contra la anorexia apátrida.
 
- Pereyra, míreme a la cara.
-¿Por qué este castigo, Eulogia? ¿Por qué tanta crueldá?
 
- La Eulogia es, de lejos, la mejor prienda que conocí en mi vida.
Bien lejos... 20, 30 kilómetros. De cerca es así, jodida...
 
- La Eulogia es una santa. No como mi cuñada que sufre el Síndrome de la Abeja Reina. Se cree una reina y es un bicho.
 
- Ahura hay fertilización asistida. Vea el caso de la señora del viejo Aredes. Quedó embarazada. En el pueblo se comenta que al viejo lo ayudaron.
 
- La muerte nivela a güenos y malos, don Inodoro. Lo malo es que nivela pa' bajo.
 
 La Opinión Popular

18-07-2018 / 12:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar