La Opinión Popular
                  22:25  |  Jueves 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Con la quita de retenciones a la minería y a la soja se ha beneficiado a sectores que estaban en mejores condiciones de afrontar un ajuste y no a los jubilados o los trabajadores”. Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 07-09-2017 / 12:09
LOS GOBERNADORES LE PIDEN A LA CORTE SUPREMA QUE SE "ABSTENGA" DE FALLAR SOBRE LA COPARTICIPACIÓN

Reclamo del interior federal contra el centralismo porteño

Reclamo del interior federal contra el centralismo porteño
El reclamo, que venía siendo una bandera de los gobernadores peronistas, ahora sumó el apoyo de los radicales Morales y Colombi, de Lifschitz, el neuquino Omar Gutiérrez y del rionegrino Alberto Weretilneck. Esta vez, incluso, Alicia Kirchner envió a su vice, Pablo González. Estuvieron además Juan Manuel Urtubey, Gildo Insfrán, Lucía Corpacci, Carlos Verna, Domingo Peppo, Hugo Passalacqua y Rosana Bertone. No fue de la partida el chubutense Mario Das Neves, de licencia por enfermedad, ni su vice, Mariano Arcioni.
Los gobernadores peronistas sumaron el respaldo de los radicales Gerardo Morales y Ricardo Colombi en la pelea con María Eugenia Vidal por el Fondo del Conurbano, y le reclamaron a la Corte Suprema que se abstenga de fallar sobre la coparticipación.
 
Tras la reunión, los mandatarios firmaron un documento de cuatro puntos en el que advirtieron que "la pretensión de la provincia de Buenos Aires perjudica gravemente al resto de las provincias y municipios". Los gobernadores solicitaron a la Corte que "no tome resolución alguna hasta tano sean escuchadas todas las jurisdicciones y se dé el debate entre la Nación y las provincias y en el Congreso".
 
Los mandatarios reiteraron que el tema debe ser abordado por el Congreso y no en la Justicia, en una crítica tanto a Vidal como a Mauricio Macri, que apoya a la gobernadora en ese reclamo ante la Corte.
 
A medida que llegaron a la reunión, cada gobernador señaló cuánta plata perdería su provincia respectiva si avanza el pedido de Vidal en la Corte. El entrerriano Gustavo Bordet indicó que su provincia perdería más de 3000 millones de pesos, mientras que el tucumano Juan Manzur habló de 3500 millones y el vice de San Luis, Carlos Ponce, indicó que su provincia perderá 1500 millones.
 
El cordobés Juan Schiaretti, uno de los voceros junto al sanjuanino Sergio Uñac y el socialista santafesino Miguel Lifschitz, se quejó de que entre la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires reciban 75 mil millones de pesos por año de partidas que le transfiere directamente el Gobierno nacional. Por los subsidios, los habitantes del Conurbano pagan la mitad de lo que pagan el boleto en cualquier provincia, lo mismo ocurre con la luz y el gas.
 
El bloque de gobernadores pretende discutir con la Nación todo el paquete de coparticipación, en un combo que incluye las retenciones y los subsidios. El reparto de los recursos de la coparticipación se convirtió en el instrumento con que el Gobierno de Macri ha intentado disciplinar a los mandatarios provinciales. Pero la exagerada pretensión de Vidal complica esta realidad. Los gobernadores, que se sienten ganadores en sus provincias en las próximas elecciones, marcan la cancha y advierten al Gobierno Nacional y a la Corte.
 
La Opinión Popular

 
Con los gobernadores "trabajamos para no perder los recursos que legítimamente nos corresponden", dijo Bordet
 
"No estamos en contra de nadie. Se trata de ponernos de acuerdo para defender nuestros derechos y recursos. Se trata de articular entre todos para llegar a una solución que tiene que resolverse en este marco político, no en el marco judicial", expresó este miércoles el gobernador Gustavo Bordet.
 
El entrerriano, que participó junto a sus pares del peronismo y de otros partidos políticos de un nuevo encuentro para debatir el reclamo de Buenos Aires sobre el Fondo del Conurbano, dejó en claro que "en última instancia, quien decide sobre los cambios en la estructura de coparticipación de impuestos como lo establece la Constitución, es el Congreso de la Nación".
 
El gobernador Bordet informó que fue una reunión "ampliada, ya que participaron gobernadores, no sólo justicialistas sino también de otros signos políticos".
 
"Entre Ríos tiene que contestar la demanda de la gobernadora de Buenos Aires, es la primera provincia a la que le toca dar su opinión ante la Corte Suprema, el 26 de este mes. En ese sentido, estamos preparando los argumentos de nuestra defensa".
 
"Venir a esta reunión significa tener los elementos necesarios, uniformes entre todos los gobernadores de distintos signos políticos para hacer frente a nuestras demandas y también a nuestros derechos", expresó el gobernador.
 
También precisó que "Entre Ríos perdería entre 3.000 y 3.600 millones de pesos en caso de que la Justicia falle a favor de Buenos Aires. Esto nos dejaría en una situación prácticamente de quebranto financiero y agravaría aún más el déficit que ya tenemos hoy y complicaría mucho nuestras finanzas. Por eso trabajamos para no perder los recursos que legítimamente nos corresponden, sin entrar a polemizar si le corresponden o no a la provincia de Buenos Aires. Hay que encontrar la forma en que se puedan satisfacer todos los reclamos desde la razonabilidad".
 
El mandatario añadió que la Constitución reformada en 1994 establece que hay que ir hacia un nuevo régimen de coparticipación que tiene que darse con el acuerdo de las 23 provincias más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y ser ratificado por las legislaturas. "Esto muy difícil pero no es imposible. En esto hay que poner lo mejor de cada uno para lograr los resultados óptimos y tener institucionalmente una Ley de Coparticipación que nos dé previsibilidad y que no tengamos que estar permanentemente discutiendo estos temas. Hay que avanzar en este sentido", señaló.
 
"Nosotros valoramos positivamente que el gobierno en su momento haya hecho la convocatoria, ojalá después de las elecciones pueda retomarse ese vínculo y diálogo", redondeó Bordet.
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-05-2018 / 12:05
24-05-2018 / 11:05
23-05-2018 / 09:05
El ex gobernador Sergio Daniel Urribarri se enfrentará este viernes 1° de junio a la posibilidad cierta de sentarse en el banquillo de los acusados en un juicio oral por corrupción durante su gobierno.
 
Ese día a las 9, se celebrará la audiencia de remisión a juicio de una causa en la que se investiga la distribución discrecional de publicidad por 24 millones de pesos en beneficio principalmente de dos empresas, Tep SRL Next SRL, ambas - según el Ministerio Público Fiscal- propiedad de Juan Pablo Aguilera, secretario del bloque peronista en el Senado y cuñado de Urribarri.
 
Para la Fiscalía, esas firmas que se adjudican al cuñado Aguilera, Tep SRL y Next SRL, "absorbieron la casi totalidad de la publicidad en vía pública del Estado provincial, la que se otorgaba desde el Ministerio de Comunicación a cargo de Báez de manera directa y por vía de procedimientos de excepción".
 
La causa, caratulada "Urribarri Sergio D., Báez Pedro A., Aguilera Juan P, Cargnel Corina E., Bustamente Jesús J.M., Montañana Hugo E., Tamay Gustavo R., Almada Luciana B., Giacopuzzi Emiliano O., Almada Alejandro S/Negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública", ha venido transitando un derrotero de sucesivas apelaciones.
 
Y el juez que debe resolver el viernes próximo si el ex gobernador y el resto de los imputados van a juicio es José Eduardo Ruhl, recusado por Urribarri y denunciado por mal desempeño ante el Tribunal de Superintendencia del Superior Tribunal de Justicia (STJ). 
22-05-2018 / 16:05
Hace sólo un mes atrás, con el acompañamiento empalagoso de los grandes medios de comunicación y el seguidismo vocacional de innumerables periodistas, al macrismo sólo le interesaba dónde iban a comprar los globos amarillos para festejar la reelección de 2019. Con el aporte de los trolls y el fanatismo de los intolerantes M, reprodujeron, entre todos, el mito del Macri invencible. Había macrismo asegurado hasta 2023.
 
Por una combinación de mala praxis y de mala suerte, después del supermartes, al Presidente no le quedó más remedio que darse un baño de realidad: se puso el país de sombrero. Un gabinete plagado de CEOs vanidosos creía fervientemente que su sola llegada al poder iba a derivar en una "lluvia de inversiones" extranjeras. Eso no pasó, ni pasará. Y la toma de deuda es la única solución que tienen para contener la impericia económica (pateando el problema para más adelante).
 
En la hora de gloria del PRO no era fácil decir en voz alta que el camino era equivocado, que estaba mal casi todo lo que hacían, que les faltaba tanto idoneidad como picardía. Ahora, los macristas no van a tener otra salida que llevar adelante medidas antipáticas, y este Gran Acuerdo Nacional al que llaman es para co-responsabilizar al peronismo de esas medidas antipáticas. Y si no se recompone, Macri no sería el candidato indicado para ir con Cambiemos en el 2019.
 
El problema es que del país se van al año por lo menos 30 mil millones de dólares más que lo ingresados, a causa del déficit de la balanza comercial, ganancias de empresas foráneas, fuga de capitales, intereses de la deuda y un gasto que creció por el dólar barato: el turismo al exterior y las compras que efectúan los viajeros.
 
La crisis cambiaria, que provocó una fuerte devaluación del peso respecto del dólar, y la decisión del Gobierno de acudir al tan criticado Fondo Monetario Internacional, forman parte de un panorama económico que ubica al Gobierno en su peor momento. Y al presidente Macri en un derrumbe de imagen en todas las encuestas.
 
Argentina, con la tasa de interés real más elevada del mundo, es el paraíso de los fondos especulativos golondrina que huyen apenas advierten un problema. Y así Macri tuvo que pedir la escupidera con el FMI. El resultado es la pérdida de la soberanía política y la independencia económica.
 
Si la crítica a este Gobierno es que no tiene un plan económico, eso se terminó. El plan será el del organismo que conduce Christine Lagarde. El Fondo les hizo el ajuste a la carta que querían hacer, pero no se atrevían.
 
Esto obligó a Macri a reexaminar la relación con el PJ. Planteó un Gran Acuerdo Nacional, con ecos de la dictadura militar lanussiana. Y decidió convocar a los gobernadores "racionales" del peronismo, tras dos semanas de girar en falso. En este escenario, el peronismo apuesta a ganar peso político tanto entre los gobernadores del PJ como en el Congreso, más aun cuando Macri se embarcó en el plan de ajuste del FMI que quiere trasladar a las Provincias.
 
La Opinión Popular

21-05-2018 / 12:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar