Bill Clinton.
 
No por casualidad, en el acto de La Plata, antes de pronunciar su "buenas tardes a todos y a todas", quiso que su primer mensaje fuera no verbal: en silencio, parada en el centro del escenario, mostró a la concurrencia un cartel con el rostro de Santiago Maldonado.
 
Si el encuentro hubiese terminado en ese mismo momento, ya habría sido suficiente para entender cuál es su diagnóstico y el viraje que decidió: basta del bajo perfil y de centrar la alocución en "gente de carne y hueso" que cuenta cómo los ajustes tarifarios les complicó la vida.
 
En esa dirección, cree que llegó la hora de que sus discursos estén más enfocados en temas políticos, desempolvando para ello el viejo perfil "setentista" con eje en los derechos humanos.
 
La estrategia de Cristina -que apunta a no centrarse exclusivamente en la agenda económica- deja en claro además que el país transita un nuevo sendero, lo que justifica el cambio de tono para su nueva "campaña ciudadana".
'/> Giro discursivo de Cristina: menos foco en el ajuste económico de Macri, más en temas pro derechos humanos / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  04:56  |  Jueves 18 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Lo que veo cada vez más es la cantidad de conflictos de intereses que se producen con las familias de los funcionarios que están en el Gobierno. Esos conflictos son la puerta abierta a la corrupción”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 04-09-2017 / 09:09

Giro discursivo de Cristina: menos foco en el ajuste económico de Macri, más en temas pro derechos humanos

Giro discursivo de Cristina: menos foco en el ajuste económico de Macri, más en temas pro derechos humanos
Cristina se muestra convencida de que todo lo que no se haya logrado en las PASO con el discurso centrado en la economía, no podrá lograrse en las legislativas.
Cristina está dispuesta a dar un "volantazo" en su estrategia. No sólo lo desea, sino que lo considera una cuestión de supervivencia política. Este viraje quedó reflejado en su demorado discurso de festejo por su ajustada victoria en las PASO.
 
Concretamente, sabe que el discurso que apunta exclusivamente al costo social del ajuste macrista ya dio todo lo que podía dar. Si bien le alcanzó para ganarle por cinco décimas a Esteban Bullrich, ella sabe, mejor que nadie, que no será suficiente para imponerse en octubre. Mucho menos para volver a generar una corriente política que pueda desafiar al macrismo.
 
Acaso Cristina haya recordado sus propias palabras cuando, en su rol de Presidenta, solía burlarse de quienes creen que la economía determina a la política y no al revés. "Es la política, pavotes", había dicho en 2014, a modo de reformulación de la famosa frase que se había popularizado en la década de los '90 en la campaña presidencial de Bill Clinton.
 
No por casualidad, en el acto de La Plata, antes de pronunciar su "buenas tardes a todos y a todas", quiso que su primer mensaje fuera no verbal: en silencio, parada en el centro del escenario, mostró a la concurrencia un cartel con el rostro de Santiago Maldonado.
 
Si el encuentro hubiese terminado en ese mismo momento, ya habría sido suficiente para entender cuál es su diagnóstico y el viraje que decidió: basta del bajo perfil y de centrar la alocución en "gente de carne y hueso" que cuenta cómo los ajustes tarifarios les complicó la vida.
 
En esa dirección, cree que llegó la hora de que sus discursos estén más enfocados en temas políticos, desempolvando para ello el viejo perfil "setentista" con eje en los derechos humanos.
 
La estrategia de Cristina -que apunta a no centrarse exclusivamente en la agenda económica- deja en claro además que el país transita un nuevo sendero, lo que justifica el cambio de tono para su nueva "campaña ciudadana".
 
Hacer foco en la caída del nivel de actividad, en el empleo y consumo le alcanzó para ganar en las PASO. Pero ahora, con indicadores que comienzan a jugar a favor del Gobierno, machacar sobre estos temas no le garantiza la victoria en octubre.
 
Incluso le planteó a su militancia la advertencia sobre caer en exitismos. Es que las cinco décimas que la distanciaron de Esteban Bullrich están bien lejos de la diferencia de 10 puntos que le habían prometido los estrategas en su bunker de campaña.
 
La conclusión de CFK es clara: todo lo que no se haya logrado en las PASO con el discurso centrado en la economía, no podrá lograrse en las legislativas. Menos aún con estadísticas más auspiciosas para el Gobierno.
 
En simultáneo con sus alocuciones, se supo que la construcción ahora crece a un ritmo anualizado de 20% y que la castigada industria completó tres meses consecutivos de crecimiento, a una tasa en torno al 6%. También las cifras de recaudación, consumo y empleo -tres de los ejes preferidos del discurso kirchnerista- comenzaron a mostrar resultados alentadores para el macrismo.
 
Del análisis de politólogos sobre lo ocurrido en provincia de Buenos Aires se desprende que Cambiemos obtuvo mejores resultados de lo esperado en zonas de bajo nivel socioeconómico, en las que se suponía que el peronismo era inexpugnable.
 
"Ahora se habla incluso de rebelión antipopulista, de una nueva competencia electoral en los barrios más pobres del Conurbano", afirma Marcos Novaro, director del Centro de Investigaciones políticas. "Si Macri sigue defendiendo con buen tino la posición que conquistó en el centro político (hasta aquí su principal logro) y se impone la tesis de Vidal de que todos los votos están en disputa, esos cambios pueden avanzar", añade.
 
La gobernadora está convencida de que "no hay santuario ni núcleo duro que resistan las abundantes evidencias de que el peronismo, para los pobres, equivalió a resignación". En este sentido, los analistas empiezan a advertir un cambio de tendencia: en los bolsones de pobreza y marginación, no necesariamente el voto es peronista, sino que tiende a ser oficialista, sea quien fuere quien gobierne.
 
Es por eso que el macrismo cree que la clave para ganar en octubre pasa por convencer a quienes no votaron en las PASO, en su mayoría personas que les importa poco la política y se sienten marginadas de la sociedad. El oficialismo entiende que haciendo foco en ese segmento puede hacerse de varios puntos de cara a octubre, ya que la concurrencia fue de un 73% del padrón en la provincia, mientras que hace dos años había sido del 80%.
 
 
La apelación a la "clase media republicana"
 
Este nuevo escenario encuentra a Macri acompañando a Vidal en sus recorridas por el conurbano profundo, y a Cristina volviendo a mirar a la clase media, la misma con la que estuvo enfrentada durante aquellos años de "cacerolazos", cepo y discursos agresivos.
 
Por lo pronto, la defensa de los derechos humanos es la veta que encontró para dar esta batalla electoral. Más aun luego de haber constatado que Macri, con el 35% de votos que logró a nivel nacional, tuvo la habilidad de perforar el techo histórico del 20% que siempre tuvo la "derecha liberal" en la Argentina.
 
Mediante su alianza con Elisa Carrió y la UCR, el Presidente demostró que pudo captar a un electorado que se ve a sí mismo como socialdemócrata, respetuoso de los derechos humanos y heredero de los postulados históricos de Raúl Alfonsín.
 
Es a esa gente a quien apela la campaña política de Cristina por Santiago Maldonado. Es decir, su mensaje no pretende una defensa de lo que fue la gestión kirchnerista sino a plantar una duda: si es compatible admirar a Alfonsín y, al mismo tiempo, votar a Macri.
 
No por casualidad, en estos días se habla tanto sobre la dictadura militar, no por casualidad el diario Página 12 tituló "30.001" al día siguiente en que la causa Maldonado fuera caratulada como "desaparición forzada".
 
La estrategia de comparaciones K es clara: si Santiago Maldonado es igual a los desaparecidos de la dictadura entonces, por "propiedad transitiva", Macri es igual a Videla. De hecho, esa fue la comparación que hizo enojar Patricia Bullrich, quien se retiró de una reunión con dirigentes de organismos por los derechos humanos.
 
Por ahora, queda en el terreno de las incógnitas si la nueva estrategia será efectiva y si el electorado de Macri puede llegar a sufrir una erosión entre los votantes de centro. En principio, no parece que sea la situación: dentro de la dinámica de polarización, las opciones de un "Cambiemos progre", como el que lidera Martín Lousteau, no han logrado hacer pie.
 
Más bien, hasta ahora la confrontación respecto de la desaparición de Maldonado, de su uso proselitista y de todo el debate sobre los pueblos originarios parece solamente reforzar las posturas previas de las respectivas "minorías intensas".
 
No obstante, Cristina ha decidido profundizar esa línea en la esperanza de que -si no logra debilitar la base electoral macrista-, al menos pueda ser el centro gravitatorio del panperonismo que se muestra disperso. En ese esfuerzo, hasta tuvo la extrañeza de dejar un velado elogio para Hugo Moyano, su enemigo de todas las horas durante su segundo mandato.
 
Por Fernando Gutiérrez
 
Fuente: iProfesional
 
Agreganos como amigo a Facebook
17-01-2018 / 16:01
Esta mañana, el gobierno de Mauricio Macri publicó en el Boletín Oficial un decreto que modifica la reglamentación de la Ley de Financiamiento Educativo y que, al modificar la representación gremial que se tenía hasta ahora en las negociaciones docentes, en la práctica le quita poder a Ctera. En declaraciones, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, afirmó: "El kirchnerismo, sea Ctera o la Cámpora, cree que son el centro del mundo".
 
La secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, y su secretario general adjunto, Roberto Baradel, definieron al decreto de Macri como "un nuevo ataque a las organizaciones sindicales docentes" y anticiparon que denunciarán la medida ante la Organización Internacional del Trabajo y la Internacional de Educación.
 
En un nuevo capítulo de la ofensiva contra los gremios, mediante un decreto publicado esta mañana, se eliminó la negociación del salario mínimo nacional docente, que establece un sueldo piso en todo el país y además apuntó contra el gremio de mayor representación, Ctera, eliminando la participación proporcional en la mesa de negociación. Para Baradel, el decreto oficializado esta mañana por el Gobierno es "un mamarracho jurídico".
 
El decreto fijó el piso salarial en un 20% por encima del mínimo, vital y móvil. El monto al que hace referencia es irrisorio. Actualmente el Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) está establecido en $ 9.500. Es decir, con el decreto firmado por el gobierno, el piso a partir del cual podrían negociar los gobiernos provinciales es de $ 11.400.
 
La modificación macrista implica facilitar los argumentos para negociar los salarios docentes por provincia. Con el cambio, el gobierno de Macri se saca el tema de encima y supone innecesaria cualquier discusión salarial a nivel nacional. Hay que recordar que este fue uno de los motivos por los que se dispararon conflictos con los gremios docentes en los últimos años. 

 
Tras este decreto de Macri, ¿comienzan las clases?
 
La Opinión Popular
17-01-2018 / 11:01
"Pagamos un costo tremendo por apoyar la reforma previsional y ahora nos responden con un DNU", se escuchó, palabas más palabras menos, en los diálogos telefónicos de estos días entre diputados y senadores peronistas que integran los bloques cercanos a los gobernadores.
 
La bronca se materializó en un comunicado del Bloque Justicialista de Diputados, presidido por el salteño Pablo Kosiner; y pronto se conocería otro similar del senador Miguel Pichetto y sus dirigidos. Agustín Rossi, jefe del bloque K, los invitó a unirse para voltear el decreto en recinto.
 
En ese clima, lejano a las tertulias fraternales en la Casa Rosada que cerraron el 2017, los gobernadores planean acelerar el lanzamiento de un candidato a presidente para oficializarlo después del mundial.
 
Juan Manuel Urtubey quiere ser presidente y dice tener a favor una baja imagen negativa. No quieren confluir con Cristina pero aceptan que lo mejor sería una sola primaria peronista con algún dirigente que la represente, como Agustín Rossi o Jorge Taiana.
 
Los nombres no salen de Urtubey y Juan José Schiaretti, aunque el salteño parece más interesado: no tiene reelección en su provincia y exhibe entre los suyos una baja imagen negativa, o sea, todavía puede crecer.
 
"Un 30% todavía no me conoce", se postula, aun golpeado por la derrota electoral de las legislativas, que también arrasó a su par cordobés. Pichetto, que nunca se va de vacaciones, es el más interesado en apurar un candidato e inició una ronda de reuniones con gobernadores para animarlos, todo un desafío. Este martes se vio con el entrerriano Gustavo Bordet.

17-01-2018 / 10:01
En medio de una nueva serie de aumentos desmesurados de precios y mientras los gremios reclaman la aplicación de la cláusula gatillo para los acuerdos de 2017, el gobierno de Mauricio Macri adelantó ayer que buscará ponerle un techo del 15% a las paritarias de este año.
 
"Las paritarias son libres. Lo que sí consideramos es que es muy importante que la sociedad se comprometa con esta meta del 15 %", afirmó este martes Marcos Peña en conferencia de prensa. Los que no se comprometen con la meta son los funcionarios del Gobierno de los Ricos que entraron en una vorágine de anuncios de tarifazos que no tiene pausa. Un sablazo detrás de otro.
 
Como se sabe, por especulación electoral el Gobierno decidió postergar los tarifazos para después de las elecciones. Ahora, ei promedio de las subas en todos los medios de transporte es del 65 %. Las facturas de Edesur y Edenor se incrementan en dos tramos: uno ya se aplicó en diciembre y otro en febrero. Entre ambos tramos, el aumento será de 66% y 67 % para la mayoría de los usuarios. En el caso de Metrogas, para el 55 % de los hogares el promedio de aumento alcanza a 56 %.
 
El gobierno de los CEOs busca este año imponer ese techo en paritarias sin siquiera incorporar la engañosa "cláusula gatillo": con este tipo de acuerdos, mientras durante todos los meses se pierde frente a la inflación, hay un mes puntual -el que se aplica la "cláusula gatillo"- en que se recupera parcialmente el poder de compra. Luego el salario sigue perdiendo frente a la inflación.
 
Evitar poner cláusulas de este tipo probablemente esté vinculado a evitar escenarios como el actual con reclamos de "gatillar" en comercio, bancarios y estatales. Lo cual recalienta el comienzo del ciclo de paritarias. El 15 % que propone el Gobierno está en línea con su meta de inflación (que fracasó tanto en 2016 como en 2017), pero no con la suba real de precios que esperan los analistas del establishment económico, cuyos pronósticos alcanzan hasta el 20 % para 2018.
 
La inflación estimada por Indec para el año 2017 fue de 24,8 %. Pero hay otros cálculos más altos: la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires estimó 26,1% y la CGT 27,1 %. Las paritarias quedaron por detrás: cerraron en promedio en 22,1 %.
 
Cuando el nivel que alcanzará la inflación del 2018 es toda una incógnita, el gobierno de Macri presiona para negociar hacia adelante con un techo del 15% y dar por olvidado lo que perdió el salario hacia atrás. Los gremios anticipan su rechazo y reclaman la cláusula gatillo. A este escenario se le suma el debate postergado sobre la reforma laboral, que ayer el Ejecutivo volvió a poner sobre la mesa.
 
La Opinión Popular

16-01-2018 / 16:01
La propuesta la hizo el diputado Agustín Rossi, jefe del bloque K, y pronto encontró eco en el Bloque Justicialista, referenciado en los gobernadores peronistas y en sintonía con el de Miguel Pichetto en el Senado. "Los opositores, si tenemos mayoría y si tenemos 129 votos, podemos hacer sesionar la Cámara de Diputados y convocar a una sesión especial para derogar el DNU", propuso el santafesino y no tardó en recibir respuestas positivas.
 
La principal llegó en un comunicado del Bloque Justicialista, liderado por el salteño Pablo Kosiner, que también preside el interbloque federal junto a referentes de mandatarios provinciales de varios colores políticos.
 
"El DNU 27 atenta contra el rol del Congreso y la transparencia. El Gobierno tiene que respetar el debate parlamentario, no se puede saltear al Congreso de la Nación en una reforma que contempla áreas verdaderamente sensibles para el funcionamiento del Estado y el futuro de los argentinos", rechazaron los 19 miembros de esa bancada.
 
Bajo la remanida excusa de agilizar el Estado, el mega-decreto neoliberal esconde la lisa y llana entrega de la soberanía, a partir de la transferencia de la capacidad regulatoria estatal a la voluntad de las corporaciones. Y se ensambla, entre otras, con las reformas previsional y tributaria, para complementar esa transferencia de recursos y atribuciones. Además, al abordar cuestiones tributarias, lo que está expresamente prohibido por la Constitución, es inconstitucional y antidemocrático porque margina al Congreso.
 
La Opinión Popular

16-01-2018 / 16:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar