La Opinión Popular
                  04:55  |  Jueves 18 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Lo que veo cada vez más es la cantidad de conflictos de intereses que se producen con las familias de los funcionarios que están en el Gobierno. Esos conflictos son la puerta abierta a la corrupción”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 04-09-2017 / 08:09

El trabajo y la industria, en caída libre con Mauricio Macri

El trabajo y la industria, en caída libre con Mauricio Macri
Informes del Indec indican que 3.500.000 de ciudadanos sufren problemas de empleo en el país y el 12% de las familias argentinas padecen inconvenientes laborales, mientras que en los últimos 21 meses los trabajadores han padecido una merma del 10% en su salario real, perdiendo ampliamente la batalla contra la inflación. No se puede generar trabajo en un contexto de crisis, con disminución de la demanda agregada, del consumo, de las ventas en los centros comerciales y en supermercados. Lo único que está traccionando la economía es el sector público con la construcción.
El gobierno de Mauricio Macri dio a conocer datos oficiales que muestran una suba sustancial del empleo en el país, afirmando que en junio se registraron 31.300 ocupados formales más en relación con mayo. Sin embargo, solo 2.700 de esos puestos laborales fueron creados por privados en relación de dependencia, situación que evidencia la grave crisis que atraviesa la industria.
 
Si se toma en cuenta el período comprendido entre la llegada de Macri al poder, en diciembre de 2015, y la actualidad, se observa que solo dos de cada diez nuevos empleos que se han generado en nuestro país han sido concebidos en el sector privado, repartiéndose el resto entre el trabajo público, monotributistas y monotributistas sociales. Esta situación marca la grave crisis del sector industrial, que no ha podido aprovechar los famosos "brotes verdes" ideados por el macrismo.
 
A esto se le suma que el Estado en sus tres niveles (nacional, provincial y municipal) y los cuentapropistas son los sectores con estabilidad y condiciones laborales más precarias y con los salarios más bajos del mercado, lo que ocasiona más dudas que certezas de cara al futuro.
 
Desde que llegó al poder Cambiemos aumentó un 40% la precarización laboral, llevando a que en el sector industrial haya perdido más de 65.000 empleos, siendo el sector que más sufrió esta retracción el de la industria manufacturera, que vio relegada su planta laboral en más de 55.000 personas, con casi 3.000 despidos mensuales.
 
Un dato clave es la política de apertura de importaciones impuesta por el gobierno de Macri. Muchas fábricas y empresas han sentido el impacto de la caída en las ventas y el aumento de los costos, y tomaron la decisión de despedir trabajadores, ocasionando un grave problema social. La situación impacta con mayor fuerza en las pymes, las cuales otorgan el 80% del empleo registrado. Por cada fábrica que cierra se pierden decenas de puestos de trabajo.
 
¿Cómo se produce el "milagro" por el cual esto no se traduce en rechazo electoral al macrismo? El malestar que genera el ajuste de Cambiemos, está limitado por el gradualismo (es decir, un ajuste menor al que le gustaría practicar a Macri y al que desean los grandes empresarios) que avanza, por ahora, sin una catástrofe económico-social. En este contexto, hay sectores perjudicados que atienden el pedido de paciencia de Macri.
 
Además, el Gobierno logró una pequeña recuperación de la economía ¿Cómo lo consiguió? Gastando en obra pública, ampliando la Asignación Universal por Hijo, con préstamos personales de la banca pública y privada, préstamos a los beneficiarios de la Anses y descuentos en los súper con el Banco Provincia, entre otras iniciativas. Hacia octubre, el macrismo busca apuntalar artificialmente el consumo, no sustentado en una mejora del poder de compra del salario, sino en el endeudamiento de los consumidores. Es pan para hoy y hambre para después de los comicios.
 
La Opinión Popular

 
Cambios encubiertos
 
Tomando como base los datos de la cartera laboral que conduce Jorge Triaca, se han inscripto alrededor de 75.000 monotributistas generales y cerca de 40.000 monotributistas sociales. De este modo, se observa que de los casi 200.000 nuevos empleos que, según el Gobierno nacional, se han creado en la Argentina, el 55% corresponde a cuentapropistas.
 
De este modo, en suelo nacional ha crecido exponencialmente el cuentapropismo.
 
Un 24% de la población trabaja de manera independiente, mientras que en los países del primer mundo, el promedio es del 8%. Es decir, en la Argentina los monotributistas son tres veces más que en las naciones desarrolladas.
 
Esta transformación en la dinámica de empleo genera un cambio en la forma de contratación de las empresas. Por ejemplo, muchas firmas optan por contratos de servicios tercerizados, a fin de "diluir" la relación formal y "maquillar" una relación laboral entre las partes solo en apariencia. Este esquema de relación laboral encubierta, si bien no es nuevo, ha mostrado un notorio crecimiento en los últimos meses.
 
Hay que agregar, además, que el 25% de los puestos de trabajo generados provienen del sector público, todos ellos originados por el motor de la obra pública, principalmente en el ramo de la construcción. Esto ha llevado a que las autoridades nacionales puedan exhibir números positivos de cara a las elecciones legislativas del mes de octubre.
 
Como puede observarse, a pesar de la prédica oficial que se jacta de reducir y achicar el Estado, el número de empleados públicos ha crecido durante el gobierno de Cambiemos. Mientras tanto, las medidas para propiciar el trabajo privado y registrado, por el momento, parecen no tener injerencia en el mercado laboral, siendo los mayores perjudicados los trabajadores y los sectores de menores recursos.
 
 
El espejo de Brasil
 
Para tratar de salir de la crisis en la que se encuentra inmerso, el Gobierno de Mauricio Macri parece haber tomado como espejo el accionar que viene ejecutando Michel Temer en Brasil, de allí que se hable mucho en la Argentina sobre la posibilidad de una reforma laboral para "incrementar" los puestos de trabajo en suelo nacional.
 
A pesar de que las autoridades han salido a negar cualquier chance de llevar adelante una reforma al estilo brasilero, por los pasillos de los ministerios de Hacienda y de Trabajo circulan ya pequeños borradores de proyectos laborales que incluyen pérdida de derechos por parte de los trabajadores y alicientes para los empresarios a través de quita de impuestos y gravámenes, para así "fomentar" la industria nacional, lo que ha acarreado las críticas opositoras y de los sectores sindicales.
 
 
Un camino de actividad cargado de contrariedades y percances
 
A través de cifras que muestran una recuperación creciente en el nivel de empleo en la Argentina, el Gobierno nacional ha salido a refutar los informes de diversas consultoras que indican un estancamiento en la creación formal de trabajo.
 
Estas declaraciones del Ejecutivo, principalmente del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, son rechazadas por los analistas, que afirman que la comparación se realiza contra el peor momento de la crisis de 2016 y, por el otro, que en el mediano plazo la evolución del empleo registrado apenas acompaña el crecimiento vegetativo de la población.
 
Los sectores industriales que más perdieron empleo asalariado formal son los ligados al consumo masivo, como alimentos, textiles y calzado, por la presencia de la importación y las restricciones en la propia demanda interna.
 
De acuerdo a los especialistas, el principal impulso a la creación de empleo en el sector privado ha estado en manos de un sector y empresas directamente ligadas a decisiones del Estado, tanto a través de la obra pública como del fomento al mercado inmobiliario.
 
Dentro de los asalariados registrados del sector privado, el crecimiento del empleo a partir de julio de 2016 fue liderado casi exclusivamente por la industria de la construcción (creció un 8,2% contra un promedio de apenas el 0,8%), dando cuenta de una realidad complicada en materia laboral en nuestro país.
 
A diferencia del sector de la construcción, la evolución del empleo en la industria manufacturera no ha mostrado crecimiento alguno durante los últimos meses. Por el contrario, en este sector se ha profundizado un retroceso que ha llevado a que el último registro correspondiente al mes de agosto de 2017 sea el mínimo desde agosto de 2010.
 
Fuente: diariohoy.net
 

Agreganos como amigo a Facebook
El trabajo y la industria, en caída libre con Mauricio Macri
El sector privado se cayó a pedazos y no puede contratar gente. Sobre todo las pymes, porque no solamente hubo desaceleración del consumo en la actividad, sino que hubo apertura de importaciones. Las pymes no son las que más valor agregado generan, pero sí son las que mayor empleo dan. Entonces, cuando se abre la economía le pega derecho a estas empresas. Es más, el sector más golpeado es el textil, a tal punto que no está, ni siquiera, a los niveles de 2016.
17-01-2018 / 16:01
Esta mañana, el gobierno de Mauricio Macri publicó en el Boletín Oficial un decreto que modifica la reglamentación de la Ley de Financiamiento Educativo y que, al modificar la representación gremial que se tenía hasta ahora en las negociaciones docentes, en la práctica le quita poder a Ctera. En declaraciones, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, afirmó: "El kirchnerismo, sea Ctera o la Cámpora, cree que son el centro del mundo".
 
La secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, y su secretario general adjunto, Roberto Baradel, definieron al decreto de Macri como "un nuevo ataque a las organizaciones sindicales docentes" y anticiparon que denunciarán la medida ante la Organización Internacional del Trabajo y la Internacional de Educación.
 
En un nuevo capítulo de la ofensiva contra los gremios, mediante un decreto publicado esta mañana, se eliminó la negociación del salario mínimo nacional docente, que establece un sueldo piso en todo el país y además apuntó contra el gremio de mayor representación, Ctera, eliminando la participación proporcional en la mesa de negociación. Para Baradel, el decreto oficializado esta mañana por el Gobierno es "un mamarracho jurídico".
 
El decreto fijó el piso salarial en un 20% por encima del mínimo, vital y móvil. El monto al que hace referencia es irrisorio. Actualmente el Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) está establecido en $ 9.500. Es decir, con el decreto firmado por el gobierno, el piso a partir del cual podrían negociar los gobiernos provinciales es de $ 11.400.
 
La modificación macrista implica facilitar los argumentos para negociar los salarios docentes por provincia. Con el cambio, el gobierno de Macri se saca el tema de encima y supone innecesaria cualquier discusión salarial a nivel nacional. Hay que recordar que este fue uno de los motivos por los que se dispararon conflictos con los gremios docentes en los últimos años. 

 
Tras este decreto de Macri, ¿comienzan las clases?
 
La Opinión Popular
17-01-2018 / 11:01
"Pagamos un costo tremendo por apoyar la reforma previsional y ahora nos responden con un DNU", se escuchó, palabas más palabras menos, en los diálogos telefónicos de estos días entre diputados y senadores peronistas que integran los bloques cercanos a los gobernadores.
 
La bronca se materializó en un comunicado del Bloque Justicialista de Diputados, presidido por el salteño Pablo Kosiner; y pronto se conocería otro similar del senador Miguel Pichetto y sus dirigidos. Agustín Rossi, jefe del bloque K, los invitó a unirse para voltear el decreto en recinto.
 
En ese clima, lejano a las tertulias fraternales en la Casa Rosada que cerraron el 2017, los gobernadores planean acelerar el lanzamiento de un candidato a presidente para oficializarlo después del mundial.
 
Juan Manuel Urtubey quiere ser presidente y dice tener a favor una baja imagen negativa. No quieren confluir con Cristina pero aceptan que lo mejor sería una sola primaria peronista con algún dirigente que la represente, como Agustín Rossi o Jorge Taiana.
 
Los nombres no salen de Urtubey y Juan José Schiaretti, aunque el salteño parece más interesado: no tiene reelección en su provincia y exhibe entre los suyos una baja imagen negativa, o sea, todavía puede crecer.
 
"Un 30% todavía no me conoce", se postula, aun golpeado por la derrota electoral de las legislativas, que también arrasó a su par cordobés. Pichetto, que nunca se va de vacaciones, es el más interesado en apurar un candidato e inició una ronda de reuniones con gobernadores para animarlos, todo un desafío. Este martes se vio con el entrerriano Gustavo Bordet.

17-01-2018 / 10:01
En medio de una nueva serie de aumentos desmesurados de precios y mientras los gremios reclaman la aplicación de la cláusula gatillo para los acuerdos de 2017, el gobierno de Mauricio Macri adelantó ayer que buscará ponerle un techo del 15% a las paritarias de este año.
 
"Las paritarias son libres. Lo que sí consideramos es que es muy importante que la sociedad se comprometa con esta meta del 15 %", afirmó este martes Marcos Peña en conferencia de prensa. Los que no se comprometen con la meta son los funcionarios del Gobierno de los Ricos que entraron en una vorágine de anuncios de tarifazos que no tiene pausa. Un sablazo detrás de otro.
 
Como se sabe, por especulación electoral el Gobierno decidió postergar los tarifazos para después de las elecciones. Ahora, ei promedio de las subas en todos los medios de transporte es del 65 %. Las facturas de Edesur y Edenor se incrementan en dos tramos: uno ya se aplicó en diciembre y otro en febrero. Entre ambos tramos, el aumento será de 66% y 67 % para la mayoría de los usuarios. En el caso de Metrogas, para el 55 % de los hogares el promedio de aumento alcanza a 56 %.
 
El gobierno de los CEOs busca este año imponer ese techo en paritarias sin siquiera incorporar la engañosa "cláusula gatillo": con este tipo de acuerdos, mientras durante todos los meses se pierde frente a la inflación, hay un mes puntual -el que se aplica la "cláusula gatillo"- en que se recupera parcialmente el poder de compra. Luego el salario sigue perdiendo frente a la inflación.
 
Evitar poner cláusulas de este tipo probablemente esté vinculado a evitar escenarios como el actual con reclamos de "gatillar" en comercio, bancarios y estatales. Lo cual recalienta el comienzo del ciclo de paritarias. El 15 % que propone el Gobierno está en línea con su meta de inflación (que fracasó tanto en 2016 como en 2017), pero no con la suba real de precios que esperan los analistas del establishment económico, cuyos pronósticos alcanzan hasta el 20 % para 2018.
 
La inflación estimada por Indec para el año 2017 fue de 24,8 %. Pero hay otros cálculos más altos: la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires estimó 26,1% y la CGT 27,1 %. Las paritarias quedaron por detrás: cerraron en promedio en 22,1 %.
 
Cuando el nivel que alcanzará la inflación del 2018 es toda una incógnita, el gobierno de Macri presiona para negociar hacia adelante con un techo del 15% y dar por olvidado lo que perdió el salario hacia atrás. Los gremios anticipan su rechazo y reclaman la cláusula gatillo. A este escenario se le suma el debate postergado sobre la reforma laboral, que ayer el Ejecutivo volvió a poner sobre la mesa.
 
La Opinión Popular

16-01-2018 / 16:01
La propuesta la hizo el diputado Agustín Rossi, jefe del bloque K, y pronto encontró eco en el Bloque Justicialista, referenciado en los gobernadores peronistas y en sintonía con el de Miguel Pichetto en el Senado. "Los opositores, si tenemos mayoría y si tenemos 129 votos, podemos hacer sesionar la Cámara de Diputados y convocar a una sesión especial para derogar el DNU", propuso el santafesino y no tardó en recibir respuestas positivas.
 
La principal llegó en un comunicado del Bloque Justicialista, liderado por el salteño Pablo Kosiner, que también preside el interbloque federal junto a referentes de mandatarios provinciales de varios colores políticos.
 
"El DNU 27 atenta contra el rol del Congreso y la transparencia. El Gobierno tiene que respetar el debate parlamentario, no se puede saltear al Congreso de la Nación en una reforma que contempla áreas verdaderamente sensibles para el funcionamiento del Estado y el futuro de los argentinos", rechazaron los 19 miembros de esa bancada.
 
Bajo la remanida excusa de agilizar el Estado, el mega-decreto neoliberal esconde la lisa y llana entrega de la soberanía, a partir de la transferencia de la capacidad regulatoria estatal a la voluntad de las corporaciones. Y se ensambla, entre otras, con las reformas previsional y tributaria, para complementar esa transferencia de recursos y atribuciones. Además, al abordar cuestiones tributarias, lo que está expresamente prohibido por la Constitución, es inconstitucional y antidemocrático porque margina al Congreso.
 
La Opinión Popular

16-01-2018 / 16:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar