Videla y Martínez de Hoz, mentores económicos cercanos de Menem y Macri.
 
La Opinión Popular
'/> Contra la derecha autoritaria, llenaron la Plaza de Mayo por Santiago Maldonado / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  18:18  |  Domingo 24 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Macri es una mezcla de superficialidad e ignorancia. Hay mucha gente enojada con el Gobierno por la situación económica que nunca termina de arrancar y puede darle un castigo en las elecciones de octubre”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-09-2017 / 09:09
RECLAMARON LA APARICIÓN CON VIDA

Contra la derecha autoritaria, llenaron la Plaza de Mayo por Santiago Maldonado

Contra la derecha autoritaria, llenaron la Plaza de Mayo por Santiago Maldonado
A un mes de la desaparición del artesano, manifestantes se reunieron en una marcha. El acto convocado por diversos organismos de Derechos Humanos tuvo como marco un festival con bandas de rock. Hablaron familiares de Maldonado, acompañados por referentes de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo e HIJOS, además de militantes de fuerzas de izquierda como el PTS y el PO, de agrupaciones que integran el colectivo Encuentro Memoria Verdad y Justicia (EMVyJ) y otras del kirchnerismo.
Al cumplirse ayer un mes de la desaparición de Santiago Maldonado tras la represión de Gendarmería en una comunidad mapuche de Chubut, se realizó una masiva marcha que culminó en Plaza de Mayo, en la que participaron miles de personas para reclamar la aparición con vida del joven. Hubo duras críticas contra Mauricio Macri y se reclamó la renuncia de la ministra Patricia Bullrich.
 
Durante más de cinco horas se concentraron en la plaza, en las dos diagonales y en avenida de Mayo, las organizaciones de Derechos Humanos como Madres y Abuelas; partidos de izquierda como el PO y el MST; movimientos sociales como Barrios de Pie, la Ctep y el Movimiento Evita y agrupaciones K como La Cámpora y Nuevo Encuentro.
 
Incluso hubo banderas de la CGT y de gremios como los curtidores y los docentes. Además, participaron agrupación de artesanos, artistas y actores. Por el escenario montado a metros de la pirámide desfilaron las bandas Onda Vaga, Arbolito, La Chilinga, Salta la banca y Pez. Entre la multitud se multiplicaron consignas como "Los 30 mil empezaron con 1" y "Con vida lo llevaron, con vida lo queremos".
 
Sergio, el hermano de Santiago Maldonado pidió la renuncia de Patricia Bullrich, durante un multitudinario acto. "A la ministra de Seguridad le pedimos que dé un paso al costado y le deje el lugar a alguien capacitado", dijo. Su pedido levantó a la multitud al grito de "Que se vaya", siempre en alusión a Bullrich, quien defendió a la gendarmería y la desvinculó de la desaparición del joven.
 
Sobre el fin de la desconcentración hubo incidentes con un grupo de manifestantes que comenzaron a quemar los containers y enfrentarse con piedras a los efectivos de infantería de la Policía de la Ciudad, que desalojó la zona con balas de goma. El Gobierno perdió el control de la calle durante ese lapso en el que incluso se registraron incidentes entre la izquierda y el kirchnerismo y ataques a una sede de Gendarmería. El operativo más fuerte de seguridad se montó frente a la Casa Rosada.
 
Frente a la acusación directa e inequívoca, el Gobierno de Macri no encuentra otra alternativa que montar una y mil operaciones con la complicidad de los grandes medios, buscando desviar la atención pública, por un lado, y acrecentar el clima represivo por el otro. Es la inclinación autoritaria de esta derecha que nos gobierna, que se evidencia en intento de contracción de las libertades que la mayoría rechaza, y que la desaparición de Santiago puso en evidencia.
 
En tiempos negacionismo macrista, es necesario recordar que "Los 30 mil empezaron con 1" y que el terrorismo de Estado de los '70 no fue planificado para acabar con organizaciones armadas, de incidencia ya entonces insignificante, sino para eliminar a una generación entera de opositores políticos y sobre todo sindicales. Y que ése era un paso previo y crucial para imponer el neoliberalismo de Videla y Martínez de Hoz, mentores económicos cercanos de Menem y Macri.
 
La Opinión Popular

UNA MULTITUD EXIGIÓ LA APARICIÓN CON VIDA DE SANTIAGO MALDONADO
 
"Queremos una investigación seria e imparcial"
 
Habían pasado dos minutos desde que Sergio Maldonado empezó a hablar en el escenario de la Plaza de Mayo cuando desde el fondo las palabras sueltas, los silbidos y la bronca se transformaron en un sólo reclamo: que se vaya. Sergio acaba de mencionar a la ministra de Seguridad, sin nombrar a Patricia Bullrich. "¿Hasta cuándo debemos soportar esta situación? ¿Hasta cuándo debemos preguntarnos dónde está Santiago? ¿Hasta cuándo seguirán cuestionando a Santiago, a sus fuertes convicciones, a su ideología de la solidaridad sin transar con nada ni con nadie".
 
Entonces volvió a nombrarla. Y la voz de la Plaza volvió a responder. A cantar. ¡Qué se vaya! Sergio retomó el punto justo en el que había quedado: "A la señora ministra de Seguridad le pido que de un paso al costado -dijo-, y deje el lugar a alguien realmente capacitado para poder brindarnos seguridad y no inseguridad".
 
Los únicos que hablaron en Plaza de Mayo fueron los dos hermanos de Santiago Maldonado, Sergio y Germán, y sus compañeras Andrea Antico y Carolina. Poco antes de las siete de la tarde los organizadores dijeron desde el escenario que había más de 250 mil personas. Llegaban noticias de las manifestaciones que recorrieron las plazas de todo el país desde Jujuy hasta Tierra del Fuego. ¡Aplausos!, pidieron para los que también exigieron aparición con vida en Montevideo, Estcolmo, Chile, en San Francisco frente al consulado argentino a las cuatro de la tarde, en Francia, México, Bilbao y Río de Janeiro.
 
A un mes de la desaparición de Santiago Maldonado la Plaza salió a decir frente a Casa Rosada que esta es una desaparición forzada que el Gobierno sigue negando y de la que es responsable. El escenario levantó ese reclamo como consigna central. Y que ubicó como responsables directos a dos personas cuyos nombres fueron pronunciados durante toda la tarde: Patricia Bullrich y su jefe de Gabinete, Pablo Noceti.
 
La familia estaba acompañada por las Madres de Plaza de Mayo, integrantes de Abuelas, de la Mesa de organismos de derechos humanos, del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia y miembros de la Pu Lof de Cushamen con banderas. Todos los que estaban allí levantaron los dos brazos cuando la Plaza volvió al "que se vaya" en singular, con una voz que fue creciendo desde atrás hasta desbordar el escenario.
 
Sergio fue el último que habló. "Siguen negando la desaparición en manos de la Gendarmería y pareciera que negaran hasta su propia existencia", dijo. "En ningún momento se cuestionó el accionar de esta fuerza el día de la represión en la comunidad mapuche de la cual fue testigo el mundo. Lo único que hicieron fue cuestionar a Santiago, a sus amigos y a su familia. Somos maltratados por la señora ministra de Seguridad", dijo y la Plaza respondió.
 
"Somos maltratados por la ministra de Seguridad que ha demostrado no estar capacitada para ocupar ese puesto. Y tampoco esclarecer la desaparición de Santiago. Somos hostigados con informaciones falsas que lo único que hacen es sembrar la desesperanza en mi familia. Tenemos que soportar declaraciones de funcionarios que lo único que hacen es aportar dudas y confusiones. Nuestra familia ha colaborado desde el primer día con todos los requerimientos", dijo. Aportaron las muestras de ADN: "Jamás nos negamos porque negarse sería no querer tener a Santiago".
 
A diferencia de lo que sucedió en la Plaza del 11 de agosto, cuando los organismos de derechos humanos consensuaron un documento para establecer los principales reclamos, esta vez todos los espacios hicieron posible que sea sólo Sergio el que los enumerara. 
 
"Queremos una investigación seria e imparcial", dijo. "Queremos que se investigue a todo el personal de la Gendarmería que actuó en el operativo el día 31 de julio y 1º de agosto, ellos son los responsables y tienen que dar cuenta de su actuación".
 
¡Asesinos! ¡Asesinos! -dijo la Plaza. Entonces, hizo las preguntas: ¿hasta cuándo tenemos que preguntarnos dónde está Santiago? Le pidió a la ministra que dé un paso al costado. Y agradeció.
 
A las organizaciones sociales, sindicales y políticas, a los organismos de derechos humanos y muy especialmente, dijo, a la comunidad mapuche. Una línea que también repitió su compañera, para dejar en claro dónde están las víctimas y dónde los perpetradores. La multitud dijo "viva el pueblo mapuche". Y él pronunció el Presente.
 
¡Santiagado Maldonado!
¡Presente!  -respondió la Plaza.
¡Santiago Maldonado!
¡Presente!
¡Ahora y siempre!
 
A las cuatro de la tarde, los pasacalles de La Poderosa iban recibiendo a los primeros que entraron desde avenida de Mayo. 30.000 mil veces la verdad, decía uno en una esquina. ¡Lo desapareció la Gendarmería!, colgaron entre dos árboles. Un hombre caminó con un cartón escrito a mano con la misma pregunta que se escuchó hasta entre los vendedores ambulantes de los subtes. ¿Dónde está Santiago Maldonado? Los vendedores voceaban ¡helado, helado!
 
Y Miguel Pirelli, 78 años, antiguo vendedor de una editorial, se paró en la esquina del Cabildo con dos carteles dibujados: "Han regresado", puso con una cara de Santiago. El escenario comenzó a reunir a distintas bandas musicales que se sucedieron hasta las siete. Pasaron los tambores en lucha de la Chilinga que ensayaron antes entre la gente.
 
Durante la semana, las organizaciones se reunieron para consensuar el diseño de la convocatoria para exigir claramente aparición con vida de Santiago Maldonado y para denunciar las políticas de encubrimiento desplegada por el gobierno nacional.
 
Detrás de la convocatoria estuvieron organizaciones jóvenes sindicales, sociales, estudiantiles, barriales, culturales, políticas y de género que fueron nombradas una a una durante el acto. El dispositivo dispuso el ingreso de las columnas de las organizaciones de izquierda y del Encuentro por Diagonal Norte cubriendo el sector de Catedral y Rivadavia. Y el ingreso de la Mesa de organismos de derechos humanos y sus organizaciones por Diagonal Sur. Ambos espacios compartieron la Plaza sin avasallar a los que fueron llegando de modo individual durante la tarde.
 
Como sucedió en agosto, las pantallas del escenario repitieron la pregunta de Santiago con la convocatoria a la marcha: "Soy Victoria y estoy en mi casa. Quiero saber dónde está Santiago Maldonado". Cerca del escenario, el ex diputado kirchnerista Horacio Pietragalla decía que lo que había cambiado desde entonces era que ahora hay una carátula que dice desaparición forzada. Pasaron Nicolás del Caño y Myriam Bregman, del FIT.
 
"Creo que esta plaza es mayor y lo que hay de nuevo entre los dos momentos es que se consolidó la postura del gobierno nacional que desconoce estos hechos, cosa que esperemos que cambie con esta movilización y con todas las que sean necesarias". Pasó Camilo Mones, delegado de Pepsico, que habló de Santiago en esa suerte de escenario que poco a poco comenzó a improvisarse en distintos puntos de la Plaza.
 
Entre muchos dirigentes sociales, políticos y de derechos humanos estuvieron Néstor Pitrola, Roberto Baradel, Victoria Donda, Victoria Montenegro, Adolfo Pérez Esquivel, Horacio Verbitsky, Nora Cortiñas, Daniel Filmus, Mara Brawer, María Elena Naddeo, Vera Jarach, Lita Boitanio, Tati Almeyda, Laura Conte. Y Ruben López, el hijo de Jorge Julio López. En el escenario se escuchó la voz de Milagro Sala. Desde una pantalla preguntó por Maldonado.
 
"Hoy todas y todos estamos acá porque venimos a reclamar por la desaparición forzada de Santiago Maldonado", abrió la locutora desde el escenario. "Santiago no está extraviado como dicen en el gobierno. Santiago está desaparecido y ellos son los responsables". Leyó un pasaje de los textos de Santiago. Y pidió bajar las banderas o correrse a un costado. "Esta va a ser una tarde llena de dolor, pero también de esperanza".
 
Pasó Teresa Parodi. "Es así -dijo ella sobre el Gobierno-: ellos miran para otro lado y es lo peor que pueden hacer". En el escenario, entre bandas de músicos, se fueron leyendo los nombres de cientos de agrupaciones. Y luego la cronología de la desaparición reconstruida por la familia de Santiago. Cuando llegó al 1º de agosto, mencionó a Pablo Noceti en la ruta, y luego: Santiago no puede cruzar y lo agarran. 
 
¡Pedimos aparición con vida! -se oyó. "¡Santiago presente!", dijeron. "¡Que se oiga! ¡Que se escuche! Pocos minutos antes de las siete, Germán Maldonado abrió el tramo final.
 
"Quiero hablar como hermano de Santiago", dijo. "Quiero decir que mi hermano es la libertad, la juventud, la solidaridad, el apoyo mutuo, preocupación y la cooperación, la ecología, la medicina, la aventura, la música, el dibujo, la pintura, el mural y los tatuajes. El viajó para aprender y conocer lugares nuevos y cosechó muchísimas amistades. Desde el norte y el sur de la Argentina, Uruguay y Chile. Marcó a muchas personas con sus ideas de libertad como con sus tatuajes". 
 
Habló Carolina, su compañera. Dijo que cuando le preguntan por Santiago, lo primero que dice es que es mágico. "Santiago es mágico. No dejemos que esa luz se apague. Lo amo muchísimo. Para mi es ardilla". Y desgarrada le gritó: ¡Te amo ardilla! En el escenario también estuvo su abuela Lita.
 
Por Alejandra Dandan
 
Fuentes: Página12, La Política Online, Hoy en la Noticia, La Izquierda Diario y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Contra la derecha autoritaria, llenaron la Plaza de Mayo por Santiago Maldonado
Hubo más de 250 mil presentes según los organizadores.
24-09-2017 / 11:09
Alrededor de treinta colegios tomados en la ciudad de Buenos Aires. Esto sólo ocurre en la Capital. Como se decía antes. La ciudad con más altos ingresos, con mayores niveles de consumo y más conectada con el mundo es la que promueve más alborotos juveniles. Previsible, según algunos sociólogos.
 
En los colegios de enseñanza media del interior, en escuelas donde la pobreza convive con la violencia y los más tortuosos dramas, esta rebeldía no se manifiesta. Tampoco allí se sabe que haya agrupaciones de izquierda, como que esa afición por la revolución o por lo que ellos creen que es la revolución, fuera un lujo de pibes porteños.
 
Es raro. Las rebeliones se expresan en los colegios de mayor excelencia. El Nacional y el Pellegrini, por ejemplo. En los lugares donde debería levantarse una voz de protesta por la pésima calidad de la enseñanza, el deterioro de los edificios escolares, las agresiones contra los profesores, la violencia latente y manifiesta en los claustros y en los patios, el silencio es absoluto.
 
No me preocupan los chicos, me preocupan los grandes. Políticos que sospechan que van a ser diputados o senadores alentando el jolgorio; padres que suponen que se reconciliarán con sus hijos o sus propios sueños juveniles, mostrándose comprensivos y "piolas"; profesores que recuperan la estatura de Peter Pan y la sensualidad de algún personaje de Nabokov, sumándose a la excitación y el alboroto.
 
¿Y los chicos? Los chicos nada. Se divierten, practican la deliciosa y cálida fraternidad de la rebeldía, juegan a la revolución, sabiendo o sospechando que se trata de eso, de jugar, de excitarse, de lastimar y ser lastimados. Supongo que si la decisión de las autoridades educativas de la ciudad de Buenos Aires hubiera sido la opuesta, habrían encontrado motivos para hacer lo mismo que están haciendo, porque lo que importa es contradecir, discutir lo establecido, impugnar a los mayores.
 
Si además, a ese ejercicio se le suman argumentos ideológicos, políticos y estéticos mucho mejor. Siempre es más elegante, más culto, más fino si se quiere, otorgarle al quilombo alguna trascendencia que lo justifique. El Che y Ceratti; Charlie García y Marx; Rimbaud y Trotsky, pueden llegar a ser una ensalada exquisita. Por lo menos, visualmente, el espectáculo es tentador.
24-09-2017 / 11:09
En la Casa Rosada, hasta las paredes lo repiten: "Mauricio Macri está más preocupado por el caso de la desaparición de Santiago Maldonado que por Cristina Fernández".
 
La afirmación se basa -y a la vez demuestra- en que el Presidente le atribuye una alta credibilidad a las encuestas que lee y a los informes reservados que recibe de sus asesores políticos.
 
Si bien sobre el caso Maldonado esos sondeos indican que no tendrá incidencia significativa en la intención de voto del electorado que irá a las urnas el 22 de octubre, Macri está inquieto por el ruido que esa desaparición hace sobre su imagen en el exterior.
 
Tuvo ya varias alertas y la última fue de la vicepresidente Gabriela Michetti, quien le transmitió lo que se habla en el mundo diplomático tras su paso por la reciente Asamblea de la ONU.
 
Un Macri irritado y molesto se pasó la semana instando a sus funcionarios a actuar con rapidez para revertir la pasividad e ineficiencia que el Gobierno ha mostrado hasta ahora. Esa actitud de firmeza tuvo resultados.
 
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien venía sumando un collar de declaraciones fallidas, desapareció de los medios y se llamó a silencio, como lo reclamaba buena parte del gabinete.
 
La otra consecuencia fue el apartamiento del juez de la causa, Guido Otranto, y la designación en su lugar del juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, quien tendrá dedicación exclusiva en el caso Maldonado.
 
Esa movida fue realizada por la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia luego de una serie de conversaciones y pedidos que involucraron desde el ministro de Justicia, Germán Garavano, hasta el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.
 
El presidente Macri no quiere entregar trofeos a la oposición, pero tarde o temprano este caso costará sus uniformes a un par de jerárquicos de Gendarmería y, más diluido en el tiempo, Patricia Bullrich tendrá un nuevo destino. 

23-09-2017 / 17:09
23-09-2017 / 10:09
La tasa de empleo, que es aquella que mide el porcentaje de personas ocupadas sobre el total de la población, cayó en el segundo trimestre del año tanto a nivel país como en los principales distritos.
 
Para el agregado nacional, la baja fue de 41,7 a 41,5 por ciento respecto del mismo período de 2016, de acuerdo a los datos del Indec. En el conurbano bonaerense el descenso fue mayor, de 40,5 a 40,0 por ciento, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires pasó de 51,4 a 51,3.
 
En la región Cuyo el empleo retrocedió de 40,4 a 40,1 por ciento; en el Noreste, de 38,5 a 38,1, y en la Patagonia, de 41,0 a 39,7. La ocupación se mantuvo estable en la región Pampeana, con 41,4 por ciento, y solo aumentó en el Noroeste, de 39,6 a 40,6 por ciento.
 
La información oficial evidencia que la recuperación económica que promociona el Gobierno como si se hubiera ingresado en una fase de fuerte expansión no alcanza siquiera a mantener la proporción de personas con trabajo en la sociedad.
 
Crecimiento del PIB con deterioro del empleo, aumento de la pobreza y agravamiento de la desigualdad social es un escenario que retrotrae a los argentinos a la experiencia de los 90. Finalmente va quedando claro que lo que estaba del otro lado del túnel que hizo célebre Gabriela Michetti era una vuelta a las pesadillas de aquellos años.
 
La posibilidad de que una aceleración del repunte económico revierta ese proceso de pérdidas materiales y simbólicas para las mayorías se desvanece al conocer los planes del Gobierno para 2018, anticipados en el proyecto de Presupuesto, y en las declaraciones públicas de los funcionarios.
 
Los aumentos de tarifas de luz, gas, colectivos y trenes, presumiblemente también del agua y los combustibles, le darán otra vuelta de rosca a la concentración de la riqueza y reducirán los ingresos disponibles para otros consumos. 

22-09-2017 / 17:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar