La Opinión Popular
                  11:56  |  Miércoles 13 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-08-2017 / 09:08

Elecciones Primarias en tiempos de Polarización

Elecciones Primarias en tiempos de Polarización
El Gobierno de Macri someterá a examen este domingo sus casi 2 años de gestión en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). La alianza Cambiemos decidió que la instancia resulte un importante desafío, en especial en la Provincia de Buenos Aires, donde eligió rivalizar con la ex presidenta Cristina Fernández.
Más de 33 millones de ciudadanos emitirán hoy su voto para escoger a los candidatos que los representarán en octubre. Se definirá quiénes pelearán por 127 bancas para diputados y 24 senadores nacionales, así como también 323 diputados y 73 senadores provinciales.
 
Mauricio Macri ha considerado imprescindible plebiscitar su gestión pese a que la economía se encuentra muy por debajo de lo que prometió el Presidente. Relativizando los efectos del "ajuste" neoliberal, reclama una victoria contundente porque afirma que así finalmente ocurrirá la prometida "lluvia de inversiones".
 
En el macrismo pusieron todo en la provincia de Buenos Aires, polarizaron con Cristina y la resucitaron. Un triunfo de Cristina será un dolor de cabeza para la dirigencia del Peronismo que desde la derrota de 2015 clama por la renovación. Una derrota podrá marcar el final del ciclo K. Los gobernadores peronistas, fuera cual fuere su actual alineamiento, interpretan que se están jugando una partida brava, en la que se inclinaron por la lista única (o casi) tratando de contener a todas las vertientes de compañeros en dispositivos frentistas.
 
Para Macri, un resurgimiento triunfal de Cristina, cuestionada durante dos años en los medios y con causas judiciales en su contra, será una derrota difícil de digerir y lo dejará en una situación de alarmante debilidad política. Por el contrario, una victoria de Esteban Bullrich significaría, creen en el macrismo, la ratificación de la confianza que el electorado le dio finalmente a Macri en el ballotage de 2015.
 
¿Para qué le sirve un triunfo a Macri? Para terminar de imponer su programa neoliberal. Un programa político tan antiguo y conocido que no vale la pena extenderse mucho. El salario es un costo más y hay que bajarlo para que el país gane competitividad. Hay que aumentar el "ejército de desocupados". Hay que terminar con las "mafias jurídicas" y las "mafias sindicales" que defiendan a los trabajadores. Hay que reprimir para despejar la calle de activistas que reclaman.
 
Basta de universidades populares. Del nacionalismo científico-técnico que nos hace sospechables para los poderosos del mundo. Basta de controles financieros por parte del Estado (aunque ya no queda casi nada) y de reglamentaciones corporativas que ahogan la libertad de mercado. Basta de industrialismo patriotero que nos aísla. La lista podría seguir un rato largo. Se trata del programa largamente añorado por las clases dominantes. Que rigió, incluso, gran parte de nuestra vida, pero que no alcanzó a estabilizarse, a convertirse en consenso político plenamente dominante.


Es un programa cuya vigencia nos lleva muy atrás: al acuerdo oligárquico durante la "década infame", el proyecto que volvió a ponerse en marcha después de 1955, fue implementado a sangre y fuego en la dictadura desde 1976, que tuvo una etapa muy favorable en los años del menemismo y sufrió el descalabro de 2001. Todos intuyen que, después de la elección de octubre, empieza una etapa cualitativamente superior de la puesta en marcha de este rumbo.
 
La Opinión Popular

 
ELECCIONES PRIMARIAS 2017
 
Abren las escuelas y los argentinos ya eligen en las PASO
 
Hoy, a partir de las 8 de la mañana y hasta las 18, poco más de 33 millones de argentinos en condiciones de emitir su voto elegirán en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a los candidatos que competirán en los comicios generales del 22 de octubre.
 
De acuerdo a los datos oficiales, se inscribieron a nivel nacional 208 agrupaciones, repartidas en 323 listas que disputarán en las urnas las 127 bancas para diputados y 24 para senadores nacionales, así como también 323 diputados y 73 senadores provinciales. Para esto, en las últimas horas la Justicia Electoral se encargó de distribuir 98.087 urnas en 14.200 establecimientos.
 
Para llegar a octubre, los candidatos deberán superar el piso de 1,5% de los votos establecido por la ley, y aquellos que no logren pasarlo quedarán fuera de la partida. De este modo, se precisarán 160.000 votos en la Provincia de Buenos Aires para seguir en la carrera electoral, mientras que en Santa Fe y Córdoba el piso es de 35.000 sufragios, y en la Capital Federal, de 30.000.
 
Estas PASO resultan esenciales para un oficialismo que se encuentra tambaleante y  que busca, a través de la legitimación del voto, proseguir con la profundización del modelo económico instaurado en diciembre de 2015. Por su parte, la oposición contará con la ex presidenta Cristina Kirchner como figura central, que desde Unidad Ciudadana buscará hacer base en la Provincia de Buenos Aires pensando en una hipotética candidatura para 2019.
 
La Cámara baja nacional renueva la mitad de su composición, y Cambiemos pone en juego 40 de las 87 bancas que hoy posee, mientras que el peronismo y sus aliados intentarán renovar o superar los 32 escaños que tienen en la actualidad. Por su parte, el Senado se renueva en un tercio, y quien más arriesga es el PJ, ya que de los 24 senadores en disputa, el Justicialismo pone en juego 15.
 
 
Lo que hay que saber
 
Competencia en internas habrá solo en 41 casos a lo largo y ancho del país. En seis distritos no habrá competencia electoral partidaria en ninguna de las agrupaciones políticas que se presentan, como en los casos de Formosa, La Rioja, Misiones, Tierra del Fuego, Río Negro y Santiago del Estero.
 
Una de las particularidades de estos comicios es que estarán habilitados para votar en forma voluntaria 4.180 presos sin condena, para lo cual se habilitarán 33 mesas en una treintena de cárceles del Servicio Penitenciario Federal en todo el país.
 
Los documentos autorizados para que los ciudadanos acudan a las urnas son la Libreta de Enrolamiento, la Libreta Cívica, el DNI libreta verde, el DNI libreta celeste, la tarjeta del DNI libreta celeste, el DNI tarjeta y el nuevo DNI digital.
 
Es importante destacar que hay que ir a votar con el documento cívico que figura en el padrón o con uno posterior. Aquel que se presente con un documento cívico anterior al que figura no podrá ejercer el voto. Por ejemplo, si el ciudadano figura con DNI tarjeta y asiste con el DNI libreta verde, no podrá ejercer su deber de votar.
 
Como toda elección que se efectúa en suelo nacional, el voto es obligatorio, y aquel que no lo vote tendrá que justificar ante la Justicia Electoral por qué no fue a cumplir con su deber cívico. Quienes no hagan este papeleo requerido por la ley deberán abonar una multa.
 
Las medidas de seguridad para las elecciones incluyen la presencia de 100.000 efectivos militares, 5.000 vehículos, 8 helicópteros, 2 aviones Hércules y 14 embarcaciones. Además, teniendo en cuenta el episodio del sobre bomba que estalló en la empresa Indra, encargada del conteo provisional de votos, habrá escuadrones antibomba en puntos estratégicos.
 
El gasto total de estas PASO asciende a $2.800 millones, correspondientes a $144 millones en impresión de boletas, $81 millones en gastos de campaña y los $1.050 que cobrará cada autoridad de mesa por estar presente en la elección y haber realizado las capacitaciones correspondientes.
 

Fuentes: Hoy en la Noticia, Página12, Urgente24, Letra P, La Política Online y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
13-12-2017 / 11:12
13-12-2017 / 11:12
La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria que les quita 100.000 millones a los jubilados y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción, en una sesión que estaba prevista para el miércoles 20 pero podrían adelantar para este jueves.
 
Cambiemos necesita unos 30 diputados aproximadamente para tener mayoría, aún después del recambio legislativo que les permitió aumentar su cantidad de bancas. Sigue necesitando de los peronistas. Ya el massismo le dio la espalda a la reforma, entonces necesita de los gobernadores, los mismos que permitieron que la reforma se apruebe en el Senado. Pero en Diputados su peso es relativo y obliga a cuentas más finas.
 
En Cambiemos hay confianza de llegar a la mayoría pero si Rogelio Frigerio no logra ablandar a los mandatarios en estos días, a Mario Negri y Nicolás Massot no les será tan sencillo.  Lo que le preocupa a Cambiemos son los gobernadores que callan como Urtubey, Bordet, Uñac y Verna cuyos legisladores no estuvieron en la reunión escandalosa de ayer. Incluso algunos de los diputados que responden a esos cuatro mandatarios provinciales ya habrían avisado que no apoyarán la reforma.
 
Según las cuentas que hicieron en Cambiemos, sólo necesitan 23 aliados para abrir la sesión especial y aprobar la reforma neoliberal y dicen tenerlos, pero algunos de los 'contabilizados' están agarrados con alfileres y además el número es muy justo para arriesgarse en el recinto, aunque no sería la primera vez que el macrismo parlamentario corre riesgos que a veces terminaron mal.
 
La Opinión Popular

13-12-2017 / 10:12
En un plenario de comisiones cargado de tensión, discusiones, trifulcas y discursos encendidos de macristas y opositores, Cambiemos logró en Diputados dictamen favorable a la reforma previsional que el Gobierno de Macri pactó con los gobernadores peronistas y que podará entre 75 mil y 100 mil millones de pesos anuales a jubilados, pensionados, discapacitados, asignaciones familiares, beneficiarios de las asignaciones universales por hijo y embarazo, para tapar agujeros financieros de la administración central y la provincia de Buenos Aires.
 
La oposición terminó por unificar un dictamen de rechazo entre el FpV-PJ, el Frente Renovador y los puntanos de Compromiso Federal a los que se sumarían el Movimiento Evita, el FIT y Libres del Sur a los que el oficialismo excluyó de las comisiones de Presupuesto y Previsión Social.
 
Los diputados del interbloque Argentina Federal, que responden a los gobernadores peronistas, casi no participaron del plenario y se reunieron en la búsqueda infructuosa de unificar posiciones. La mayoría de los diputados del flamante interbloque referenciado en los gobernadores no quiere votar la reforma jubilatoria y Cambiemos los necesita para garantizar su sanción.
 
Los ministros de Trabajo, Jorge Triaca, de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso, serían los únicos oradores en defensa del proyecto oficial. No habría otros, más allá de los diputados que intervinieron. Cambiemos apostó a un trámite súper exprés, aunque no logró esquivar las voces de protesta que había borrado del debate.
 
Triaca comenzó su disertación cuando un numeroso grupo de jubilados y trabajadores de distintos gremios comenzaron a abuchearlo. "Es lo que votó el pueblo argentino unos meses atrás". La respuesta enardeció a la gente que levantó el tono: "atorrante", "ladrón", "traidor", le gritaron. El jefe de los diputados PRO, Nicolás Massot, hizo un discurso provocador contra el kirchnerismo, pero no dedicó una sola palabra a la defensa del proyecto. 
Muy incendiarias sus frases pero no respondió al interrogante: ¿esto es para que los jubilados cobren más o para que cobren menos?

 
Triaca no pudo continuar y un grupo de trabajadores identificado con el Apops (el gremio de la Anses) que reclamaban participación en la discusión se cruzaron con la seguridad de la Cámara. El jefe del bloque del FpV-PJ, Agustín Rossi, en una demostración de buen estado físico, saltó una mesa para interponerse entre los dos grupos y frenar la pelea.
 
En Cambiemos evaluaban anoche si confirmaban que contarían con los votos suficientes, cambiarían la estrategia y convocarían a una sesión este jueves para tratar la reforma previsional. Quieren evitar que la sesión ómnibus del 19 y 20 de diciembre se tope con una masiva marcha que organizaciones de trabajadores, organizaciones sociales y jubilados preparan para esa fecha. En este marco, la perspectiva de un Paro Nacional y una movilización masiva el día que se trate la norma se hace urgente y más que necesaria.
 
La Opinión Popular

12-12-2017 / 16:12
12-12-2017 / 12:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar