La Opinión Popular
                  14:29  |  Domingo 22 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“En cada barrio se repiten las preocupaciones que relatan los vecinos en relación con el empleo. O falta trabajo, o es precario, o tienen temor a perderlo. En todos los casos, la plata no alcanza”. Margarita Stolbizer
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-08-2017 / 09:08

Elecciones Primarias en tiempos de Polarización

Elecciones Primarias en tiempos de Polarización
El Gobierno de Macri someterá a examen este domingo sus casi 2 años de gestión en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). La alianza Cambiemos decidió que la instancia resulte un importante desafío, en especial en la Provincia de Buenos Aires, donde eligió rivalizar con la ex presidenta Cristina Fernández.
Más de 33 millones de ciudadanos emitirán hoy su voto para escoger a los candidatos que los representarán en octubre. Se definirá quiénes pelearán por 127 bancas para diputados y 24 senadores nacionales, así como también 323 diputados y 73 senadores provinciales.
 
Mauricio Macri ha considerado imprescindible plebiscitar su gestión pese a que la economía se encuentra muy por debajo de lo que prometió el Presidente. Relativizando los efectos del "ajuste" neoliberal, reclama una victoria contundente porque afirma que así finalmente ocurrirá la prometida "lluvia de inversiones".
 
En el macrismo pusieron todo en la provincia de Buenos Aires, polarizaron con Cristina y la resucitaron. Un triunfo de Cristina será un dolor de cabeza para la dirigencia del Peronismo que desde la derrota de 2015 clama por la renovación. Una derrota podrá marcar el final del ciclo K. Los gobernadores peronistas, fuera cual fuere su actual alineamiento, interpretan que se están jugando una partida brava, en la que se inclinaron por la lista única (o casi) tratando de contener a todas las vertientes de compañeros en dispositivos frentistas.
 
Para Macri, un resurgimiento triunfal de Cristina, cuestionada durante dos años en los medios y con causas judiciales en su contra, será una derrota difícil de digerir y lo dejará en una situación de alarmante debilidad política. Por el contrario, una victoria de Esteban Bullrich significaría, creen en el macrismo, la ratificación de la confianza que el electorado le dio finalmente a Macri en el ballotage de 2015.
 
¿Para qué le sirve un triunfo a Macri? Para terminar de imponer su programa neoliberal. Un programa político tan antiguo y conocido que no vale la pena extenderse mucho. El salario es un costo más y hay que bajarlo para que el país gane competitividad. Hay que aumentar el "ejército de desocupados". Hay que terminar con las "mafias jurídicas" y las "mafias sindicales" que defiendan a los trabajadores. Hay que reprimir para despejar la calle de activistas que reclaman.
 
Basta de universidades populares. Del nacionalismo científico-técnico que nos hace sospechables para los poderosos del mundo. Basta de controles financieros por parte del Estado (aunque ya no queda casi nada) y de reglamentaciones corporativas que ahogan la libertad de mercado. Basta de industrialismo patriotero que nos aísla. La lista podría seguir un rato largo. Se trata del programa largamente añorado por las clases dominantes. Que rigió, incluso, gran parte de nuestra vida, pero que no alcanzó a estabilizarse, a convertirse en consenso político plenamente dominante.


Es un programa cuya vigencia nos lleva muy atrás: al acuerdo oligárquico durante la "década infame", el proyecto que volvió a ponerse en marcha después de 1955, fue implementado a sangre y fuego en la dictadura desde 1976, que tuvo una etapa muy favorable en los años del menemismo y sufrió el descalabro de 2001. Todos intuyen que, después de la elección de octubre, empieza una etapa cualitativamente superior de la puesta en marcha de este rumbo.
 
La Opinión Popular

 
ELECCIONES PRIMARIAS 2017
 
Abren las escuelas y los argentinos ya eligen en las PASO
 
Hoy, a partir de las 8 de la mañana y hasta las 18, poco más de 33 millones de argentinos en condiciones de emitir su voto elegirán en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a los candidatos que competirán en los comicios generales del 22 de octubre.
 
De acuerdo a los datos oficiales, se inscribieron a nivel nacional 208 agrupaciones, repartidas en 323 listas que disputarán en las urnas las 127 bancas para diputados y 24 para senadores nacionales, así como también 323 diputados y 73 senadores provinciales. Para esto, en las últimas horas la Justicia Electoral se encargó de distribuir 98.087 urnas en 14.200 establecimientos.
 
Para llegar a octubre, los candidatos deberán superar el piso de 1,5% de los votos establecido por la ley, y aquellos que no logren pasarlo quedarán fuera de la partida. De este modo, se precisarán 160.000 votos en la Provincia de Buenos Aires para seguir en la carrera electoral, mientras que en Santa Fe y Córdoba el piso es de 35.000 sufragios, y en la Capital Federal, de 30.000.
 
Estas PASO resultan esenciales para un oficialismo que se encuentra tambaleante y  que busca, a través de la legitimación del voto, proseguir con la profundización del modelo económico instaurado en diciembre de 2015. Por su parte, la oposición contará con la ex presidenta Cristina Kirchner como figura central, que desde Unidad Ciudadana buscará hacer base en la Provincia de Buenos Aires pensando en una hipotética candidatura para 2019.
 
La Cámara baja nacional renueva la mitad de su composición, y Cambiemos pone en juego 40 de las 87 bancas que hoy posee, mientras que el peronismo y sus aliados intentarán renovar o superar los 32 escaños que tienen en la actualidad. Por su parte, el Senado se renueva en un tercio, y quien más arriesga es el PJ, ya que de los 24 senadores en disputa, el Justicialismo pone en juego 15.
 
 
Lo que hay que saber
 
Competencia en internas habrá solo en 41 casos a lo largo y ancho del país. En seis distritos no habrá competencia electoral partidaria en ninguna de las agrupaciones políticas que se presentan, como en los casos de Formosa, La Rioja, Misiones, Tierra del Fuego, Río Negro y Santiago del Estero.
 
Una de las particularidades de estos comicios es que estarán habilitados para votar en forma voluntaria 4.180 presos sin condena, para lo cual se habilitarán 33 mesas en una treintena de cárceles del Servicio Penitenciario Federal en todo el país.
 
Los documentos autorizados para que los ciudadanos acudan a las urnas son la Libreta de Enrolamiento, la Libreta Cívica, el DNI libreta verde, el DNI libreta celeste, la tarjeta del DNI libreta celeste, el DNI tarjeta y el nuevo DNI digital.
 
Es importante destacar que hay que ir a votar con el documento cívico que figura en el padrón o con uno posterior. Aquel que se presente con un documento cívico anterior al que figura no podrá ejercer el voto. Por ejemplo, si el ciudadano figura con DNI tarjeta y asiste con el DNI libreta verde, no podrá ejercer su deber de votar.
 
Como toda elección que se efectúa en suelo nacional, el voto es obligatorio, y aquel que no lo vote tendrá que justificar ante la Justicia Electoral por qué no fue a cumplir con su deber cívico. Quienes no hagan este papeleo requerido por la ley deberán abonar una multa.
 
Las medidas de seguridad para las elecciones incluyen la presencia de 100.000 efectivos militares, 5.000 vehículos, 8 helicópteros, 2 aviones Hércules y 14 embarcaciones. Además, teniendo en cuenta el episodio del sobre bomba que estalló en la empresa Indra, encargada del conteo provisional de votos, habrá escuadrones antibomba en puntos estratégicos.
 
El gasto total de estas PASO asciende a $2.800 millones, correspondientes a $144 millones en impresión de boletas, $81 millones en gastos de campaña y los $1.050 que cobrará cada autoridad de mesa por estar presente en la elección y haber realizado las capacitaciones correspondientes.
 

Fuentes: Hoy en la Noticia, Página12, Urgente24, Letra P, La Política Online y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-10-2017 / 12:10
Los detalles del caso han sido difundidos con amplitud, aunque también con intencionalidades diferentes según las ópticas ideológicas, políticas y hasta electorales de cada uno. Si lo despojamos de connotaciones conspirativas, cuyas teorías fueron y son elaboradas por gran parte de la dirigencia de oficialismo y oposición, el hallazgo provocó un fuerte pesar social.
 
Advertidos de ese sentimiento y de la repugnancia que causaba la utilización política del caso, tanto Cambiemos como la kirchnerista Unidad Ciudadana, Sergio Massa y Florencio Randazzo, decidieron suspender a nivel nacional los últimos actos públicos de sus campañas.
 
El Gobierno lo vivió con especial preocupación, porque ya tenía -y tiene- sobre sus espaldas las críticas por el mal manejo del caso que hizo desde un comienzo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, a lo que se agregaron los exabruptos públicos de Elisa Carrió.
 
El Presidente decidió salir de la indiferencia, pidió a la diputada y a todos sus funcionarios que se llamaran a silencio, bajó la campaña y quedó a la espera de las definiciones de los peritos sobre el cadáver.
 
El nerviosismo fue inocultable en el Gobierno. No es un dato menor saber cómo murió Maldonado, y la palabra del juez el viernes por la noche, revelando que el cuerpo no tenía lesiones, trajo algo de tranquilidad. Eso descartaría, según el Gobierno, una acción directa de los gendarmes y desvirtuaría el concepto de desaparición forzada con el que se responsabiliza al Estado.
 
Aunque haya cambiado el escenario, en la Casa Rosada sienten que el caso Maldonado, visiblemente agitado por el kirchnerismo, fue y será un factor perjudicial para la imagen del Gobierno.
 
Al menos un par de ministros admiten en privado que el propio Presidente cometió un error en los orígenes del caso al no llamar o reunirse entonces con la familia del joven desaparecido. Cuando lo hizo, fue tarde y lo trataron de hipócrita.

22-10-2017 / 10:10
Organizaciones de Derechos Humanos, distintos partidos políticos y familias auto convocadas reclamaron ayer justicia por Santiago Maldonado, tras confirmarse que el cuerpo encontrado en el río Chubut pertenecía al joven, después de más de dos meses de búsqueda. En este marco, con una Plaza de Mayo colmada, los organizadores difundieron un comunicado en el que denunciaron al Gobierno de Mauricio Macri por "encubrimiento del hecho, ocultamiento de pruebas y hostigamiento a los testigos y la familia".
 
"El Gobierno es responsable", se tituló el texto dado a conocer en la manifestación. "Tenemos la certeza de que Santiago estaría con todos nosotros si la Gendarmería no hubiera llevado adelante una represión ilegal en la comunidad Pu Lof, con la coordinación y presencia en el lugar del jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad" Pablo Noceti, sostiene el comunicado, que también responsabiliza a otros funcionarios de Cambiemos. Se pidió la renuncia de Patricia Bullrich.
 
La autopsia comienza a mostrar qué ocurrió con Santiago Maldonado a orillas del río Chubut. Los primeros datos que arroja la autopsia del cuerpo, cruzados con los elementos ya contenidos en la investigación, empiezan a completar la escena de la persecución emprendida por la Gendarmería que terminó en su muerte. El cuadro es de una fuga dramática, en la que sonaban los disparos, algo que se prueba claramente en las filmaciones, se verifica con los cartuchos recogidos en el lugar y en la grabación en la que uno de los gendarmes reconoce "les dimos corchazos para que tengan".
 
En resumen: la muerte se produjo en el marco de un allanamiento ilegal, de una represión con balazos y una fuga desesperada hacia el rio. Los gendarmes enfrentan como mínimo la sospecha de abandonar una persona que se ahogaba porque no sabía nadar, lo que equivale a un homicidio. La alternativa puede ser peor: que ellos mismos lo hayan ahogado. Y el gobierno de Macri está sospechado, como mínimo, de encubrimiento.
 
La aparición del cuerpo de Santiago ha puesto la cuestión de defender el régimen democrático en un punto crítico. Porque la gran mayoría de los argentinos sabemos que Santiago fue una víctima del Estado argentino, de la clase social en la que se sostiene y a la que defiende, del gobierno de los ricos que lo administra y de un vasto campo de actores políticos institucionales y para-institucionales entre los que sobresalen el poder judicial y la fuerte maquinaria mediática.
 
A esta altura resulta muy difícil afirmar con certeza qué efecto tendrá esta crisis en los resultados electorales. Sin embargo, se puede evaluar que más allá de los números finales, el lunes estaremos lejos del país soñado por los grandes empresariados que apoyan a Cambiemos y piden avanzar en una política de precarización laboral y represión. El macrismo llegará cargando una enorme crisis política a sus espaldas, muy lejos de la euforia que desplegó en el último mes. Una crisis política que no cerrarán los votos.
 
La Opinión Popular

21-10-2017 / 17:10
21-10-2017 / 11:10
Luego de las miserables declaraciones de Elisa Carrió en el programa Los Leuco sobre la aparición de un cuerpo que podría ser el de Santiago Maldonado, la conducción de la campaña de Cambiemos le prohibió volver a aparecer en los medios hasta el día de la elección.
 
No fue una medida apresurada: Fuentes del gobierno porteño confirmaron que Cambiemos perdió dos puntos en Capital y un efecto similar se insinuaba en la provincia donde la pelea con Cristina es muy pareja. Lo más preocupante para el macrismo es la tendencia.
 
Esta situación terminó de enervar a Carrió que este jueves por la noche no pudo más y empezó a destilar su enojo por Twitter. En tres explosivos mensajes encadenados, habló de abandono, se quejó del "mundo político" y cuestionó a aquellos que la "hirieron".
 
Lo curioso es que el miércoles había concluido la jornada, ya instrumentado el bozal mediático, pidiendo perdón a la familia Maldonado por sus declaraciones. Fiel a sí misma, este jueves cuestionó a los que "tergiversaron perversamente" sus palabras.
 
Carrió simboliza las posiciones clásicas del gorilismo argentino dentro de la derecha empresarial caracterizada por su vulgaridad y falta completa de fundamentos ideológicos.
 
Es heredera de un pensamiento radical que colaboró con las dictaduras militares desde 1955 en adelante: que aplaudió los bombardeos a Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955, que fue parte de los comandos civiles que dieron el golpe de la llamada Revolución Libertadora en septiembre del mismo año.
 
Y que aplaudió a Américo Ghioldi cuando éste proclamaba, en defensa de los fusiladores Aramburu y Rojas, que se había acabado la leche de la clemencia, en referencia a los crímenes de los basurales de José León Suárez. El mismo pensamiento que llamaba a aniquilar la guerrilla fabril en boca de Ricardo Balbín y que colaboró activamente con la dictadura genocida.
 
Ella misma juró como funcionaria judicial por los estatutos militares del Proceso de Reorganización Nacional. Pero además Carrió es la guardaespaldas moral de un Gobierno lleno de empresarios que evaden, fugan capitales y han estafado reiteradamente al Estado argentino, empezando por el mismo grupo Macri.
 
Defensora del 2x1 a los genocidas y ahora cómplice de un siniestro crimen político, precedido de una desaparición forzada, Carrió interpreta ciertamente el clamor de una minoría intensa de privilegiados de la pequeña y alta burguesía de la Ciudad de Buenos Aires, que con el afán de gozar de sus privilegios económicos pide sangre y represión a boca de jarro a su gobierno, el Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

21-10-2017 / 10:10
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar