La Opinión Popular
                  20:34  |  Domingo 25 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El 90% de los que nacen pobres, mueren pobres por inteligentes y trabajadores que sean. Y el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, por idiotas y haraganes que sean". Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-08-2017 / 09:08

Elecciones Primarias en tiempos de Polarización

Elecciones Primarias en tiempos de Polarización
El Gobierno de Macri someterá a examen este domingo sus casi 2 años de gestión en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). La alianza Cambiemos decidió que la instancia resulte un importante desafío, en especial en la Provincia de Buenos Aires, donde eligió rivalizar con la ex presidenta Cristina Fernández.
Más de 33 millones de ciudadanos emitirán hoy su voto para escoger a los candidatos que los representarán en octubre. Se definirá quiénes pelearán por 127 bancas para diputados y 24 senadores nacionales, así como también 323 diputados y 73 senadores provinciales.
 
Mauricio Macri ha considerado imprescindible plebiscitar su gestión pese a que la economía se encuentra muy por debajo de lo que prometió el Presidente. Relativizando los efectos del "ajuste" neoliberal, reclama una victoria contundente porque afirma que así finalmente ocurrirá la prometida "lluvia de inversiones".
 
En el macrismo pusieron todo en la provincia de Buenos Aires, polarizaron con Cristina y la resucitaron. Un triunfo de Cristina será un dolor de cabeza para la dirigencia del Peronismo que desde la derrota de 2015 clama por la renovación. Una derrota podrá marcar el final del ciclo K. Los gobernadores peronistas, fuera cual fuere su actual alineamiento, interpretan que se están jugando una partida brava, en la que se inclinaron por la lista única (o casi) tratando de contener a todas las vertientes de compañeros en dispositivos frentistas.
 
Para Macri, un resurgimiento triunfal de Cristina, cuestionada durante dos años en los medios y con causas judiciales en su contra, será una derrota difícil de digerir y lo dejará en una situación de alarmante debilidad política. Por el contrario, una victoria de Esteban Bullrich significaría, creen en el macrismo, la ratificación de la confianza que el electorado le dio finalmente a Macri en el ballotage de 2015.
 
¿Para qué le sirve un triunfo a Macri? Para terminar de imponer su programa neoliberal. Un programa político tan antiguo y conocido que no vale la pena extenderse mucho. El salario es un costo más y hay que bajarlo para que el país gane competitividad. Hay que aumentar el "ejército de desocupados". Hay que terminar con las "mafias jurídicas" y las "mafias sindicales" que defiendan a los trabajadores. Hay que reprimir para despejar la calle de activistas que reclaman.
 
Basta de universidades populares. Del nacionalismo científico-técnico que nos hace sospechables para los poderosos del mundo. Basta de controles financieros por parte del Estado (aunque ya no queda casi nada) y de reglamentaciones corporativas que ahogan la libertad de mercado. Basta de industrialismo patriotero que nos aísla. La lista podría seguir un rato largo. Se trata del programa largamente añorado por las clases dominantes. Que rigió, incluso, gran parte de nuestra vida, pero que no alcanzó a estabilizarse, a convertirse en consenso político plenamente dominante.


Es un programa cuya vigencia nos lleva muy atrás: al acuerdo oligárquico durante la "década infame", el proyecto que volvió a ponerse en marcha después de 1955, fue implementado a sangre y fuego en la dictadura desde 1976, que tuvo una etapa muy favorable en los años del menemismo y sufrió el descalabro de 2001. Todos intuyen que, después de la elección de octubre, empieza una etapa cualitativamente superior de la puesta en marcha de este rumbo.
 
La Opinión Popular

 
ELECCIONES PRIMARIAS 2017
 
Abren las escuelas y los argentinos ya eligen en las PASO
 
Hoy, a partir de las 8 de la mañana y hasta las 18, poco más de 33 millones de argentinos en condiciones de emitir su voto elegirán en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a los candidatos que competirán en los comicios generales del 22 de octubre.
 
De acuerdo a los datos oficiales, se inscribieron a nivel nacional 208 agrupaciones, repartidas en 323 listas que disputarán en las urnas las 127 bancas para diputados y 24 para senadores nacionales, así como también 323 diputados y 73 senadores provinciales. Para esto, en las últimas horas la Justicia Electoral se encargó de distribuir 98.087 urnas en 14.200 establecimientos.
 
Para llegar a octubre, los candidatos deberán superar el piso de 1,5% de los votos establecido por la ley, y aquellos que no logren pasarlo quedarán fuera de la partida. De este modo, se precisarán 160.000 votos en la Provincia de Buenos Aires para seguir en la carrera electoral, mientras que en Santa Fe y Córdoba el piso es de 35.000 sufragios, y en la Capital Federal, de 30.000.
 
Estas PASO resultan esenciales para un oficialismo que se encuentra tambaleante y  que busca, a través de la legitimación del voto, proseguir con la profundización del modelo económico instaurado en diciembre de 2015. Por su parte, la oposición contará con la ex presidenta Cristina Kirchner como figura central, que desde Unidad Ciudadana buscará hacer base en la Provincia de Buenos Aires pensando en una hipotética candidatura para 2019.
 
La Cámara baja nacional renueva la mitad de su composición, y Cambiemos pone en juego 40 de las 87 bancas que hoy posee, mientras que el peronismo y sus aliados intentarán renovar o superar los 32 escaños que tienen en la actualidad. Por su parte, el Senado se renueva en un tercio, y quien más arriesga es el PJ, ya que de los 24 senadores en disputa, el Justicialismo pone en juego 15.
 
 
Lo que hay que saber
 
Competencia en internas habrá solo en 41 casos a lo largo y ancho del país. En seis distritos no habrá competencia electoral partidaria en ninguna de las agrupaciones políticas que se presentan, como en los casos de Formosa, La Rioja, Misiones, Tierra del Fuego, Río Negro y Santiago del Estero.
 
Una de las particularidades de estos comicios es que estarán habilitados para votar en forma voluntaria 4.180 presos sin condena, para lo cual se habilitarán 33 mesas en una treintena de cárceles del Servicio Penitenciario Federal en todo el país.
 
Los documentos autorizados para que los ciudadanos acudan a las urnas son la Libreta de Enrolamiento, la Libreta Cívica, el DNI libreta verde, el DNI libreta celeste, la tarjeta del DNI libreta celeste, el DNI tarjeta y el nuevo DNI digital.
 
Es importante destacar que hay que ir a votar con el documento cívico que figura en el padrón o con uno posterior. Aquel que se presente con un documento cívico anterior al que figura no podrá ejercer el voto. Por ejemplo, si el ciudadano figura con DNI tarjeta y asiste con el DNI libreta verde, no podrá ejercer su deber de votar.
 
Como toda elección que se efectúa en suelo nacional, el voto es obligatorio, y aquel que no lo vote tendrá que justificar ante la Justicia Electoral por qué no fue a cumplir con su deber cívico. Quienes no hagan este papeleo requerido por la ley deberán abonar una multa.
 
Las medidas de seguridad para las elecciones incluyen la presencia de 100.000 efectivos militares, 5.000 vehículos, 8 helicópteros, 2 aviones Hércules y 14 embarcaciones. Además, teniendo en cuenta el episodio del sobre bomba que estalló en la empresa Indra, encargada del conteo provisional de votos, habrá escuadrones antibomba en puntos estratégicos.
 
El gasto total de estas PASO asciende a $2.800 millones, correspondientes a $144 millones en impresión de boletas, $81 millones en gastos de campaña y los $1.050 que cobrará cada autoridad de mesa por estar presente en la elección y haber realizado las capacitaciones correspondientes.
 

Fuentes: Hoy en la Noticia, Página12, Urgente24, Letra P, La Política Online y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
25-02-2018 / 12:02
El caso Correo Argentino vuelve a exponer una posible situación de conflicto de intereses (como los macristas llaman delicadamente a la corrupción) que roza a la empresa de la familia del presidente Mauricio Macri. De acuerdo al expediente que tramita en la Justicia Comercial, la mayoría de los abogados que deben velar por los intereses de los acreedores tienen nexos con la deudora, es decir, con Correo.
 
El Estado es uno de los acreedores de Correo, pero hay al menos otros 354 representados en el expediente a través de apoderados. Se trata de empresas e individuos. Desde aerolíneas hasta proveedores de la época en que estaba en manos del Grupo Macri. También figura la Asociación Civil Club Atlético Boca Juniors.
 
Los apoderados de estos acreedores particulares son 14 abogados, de los cuales solo dos no están vinculados a quienes administran Correo, según surge del expediente. Por ejemplo, Ignacio A. Buceta, del estudio Tonelli, aparece representando los intereses de 15 acreedores que deben cobrar sus deudas de Correo. Pero al mismo tiempo figura como director suplente de Correo en 2007 y 2010.
 
Claudio G. Lehmann figura en el expediente como abogado de 33 acreedores y fue director titular y suplente de Correo entre 2007 y 2011. Germán G. Carnevale representa a 19 acreedores y cobró honorarios de Correo entre noviembre de 2010 y 2012. Susana Piantelli es abogada del estudio Kleidermacher, que a su vez es apoderado de Correo, pero la letrada representa a 44 acreedores.
 
En total, siete abogados de acreedores están relacionados con Lehmann (fijaron el mismo domicilio, en Tucumán 1650 2º F). Otros dos están vinculados al estudio Kleidermacher y otros tres, al estudio Tonelli.
 
El estudio Tonelli, dirigido por el hermano del diputado de Cambiemos Pablo Tonelli, representa a Correo desde hace años. Pablo E. Sarín, otro miembro de ese estudio, es vicepresidente de Correo desde 2011. Antes era director titular. Mercedes Tonelli, abogada del estudio e hija del diputado, también cobró honorarios de Correo, según consta en la causa.
 
Sencillamente, están de los dos lados del mostrador.

25-02-2018 / 12:02
25-02-2018 / 11:02
El gobierno de Mauricio Macri hizo todo que estaba a su alcance para limitar la cantidad de dirigentes sindicales que adhirieron al acto del miércoles 21. Festejó cada ausencia como un gol de media cancha, las preanunció con fruición, insinuó que los oradores hablarían ante un páramo.
 
También prodigó presiones o favores para inducir el ausentismo, tan detestado en otras facetas de la realidad. Más tarde, minimizó el número de participantes. En el primer intento se le fue la mano porque las imágenes de los drones tornaban ridículas sus estimaciones, la aumentó en cuestión de horas.
 
En todo momento, identificó al acto con sus convocantes. Las fotos del palco "punteando" a los dirigentes son válidas e ilustrativas, pero es falaz deducir que más de doscientas mil, tal vez un cuarto de millón de personas, sean clones o títeres de Hugo Moyano, de Cristina Fernández o de cualquier protagonista. No participó una masa informe ni un conjunto de Wallys o zombis sin personalidad, motivaciones, valores e intereses.
 
Eran trabajadores, formales o no, con o sin empleo. Provenían de todo el país, con la lógica preeminencia del área metropolitana. No cualquier persona puede costearse un viaje de larga distancia... para muchos hasta los vuelos lowcost de Flybondi son prohibitivos, sin contar que no suelen llegar a destino.
 
Una representación viva de la clase trabajadora se dio cita para cuestionar al Gobierno en general y practicar la nueva costumbre de insultar a Mauricio Macri, con todas las letras.
 
El macrismo echó mano al rebusque clásico de todos los gobiernos: comparar a los que ponen el cuerpo, se movilizan, caminan, se cansan y ejercen la acción colectiva versus los que "se quedaron en sus casas". Se da por hecho que todos y todas objetan la movida. Se sobre interpreta que la "mayoría silenciosa" obra con unanimidad, una falacia.
 
El Gobierno puede obstinarse en creer (o proclamar) que la muchedumbre congregada el miércoles está compuesta por "militantes" sin seso o pobres irracionales que son llevados de la nariz o a cambio de unos pesos. O atribuir la epidemia de insultos a Macri a un mero fenómeno futbolero. El relato macrista rechaza las conexiones causales.
 
La inflación galopa, el valor adquisitivo de sueldos y jubilaciones baja, los servicios públicos se encarecen y se corta el suministro de electricidad, los despidos cunden. La malaria se expande, la bronca ciudadana crece, se hace costumbre insultar a Macri.
 
La victoria en las elecciones se equiparó a un cheque en blanco. La imagen la pifia de movida. El cheque en blanco nunca existe en democracia: es ilusorio esperar una autorización absoluta y vitalicia para girar en descubierto.

24-02-2018 / 12:02
El interbloque Cambiemos no se reunió este año. Nicolás Massot juntó al PRO el martes y les sugirió que el aborto podía tratarse. Los radicales se enteraron por los diarios que el Gobierno estaba interesado en el tema y estallaron en los grupos de  whatsapp.
 
"¿Qué es eso que el Gobierno habilita el debate del aborto?", escribieron, temprano, varios diputados radicales en los grupos de whatsapp del interbloque Cambiemos, tras leer en los diarios que Marcos Peña había instruido a Massot y a Mario Negri a empujar el tratamiento de la ley que habilita la interrupción del embarazo antes de las 14 semanas.
 
Se trata de una iniciativa que se presenta cada dos años y, tarde o temprano, llega a alguna comisión. Claro que siempre hace falta quórum y que el Gobierno de Macri instruya a no vaciar las bancas es un dato clave, inesperado para los propios oficialistas.
 
De hecho ya cambió los planes: los 11 oficialistas que firmaron la solicitada a favor intentaban esta tarde convencer a Victoria Donda (Libres del Sur) para no llamar a una sesión especial el 8 de marzo y esperar el giro a comisiones.
 
Con la garantía de quórum, a las abortistas les conviene ese esquema, porque si se trata un proyecto sin paso por comisión se requiere dos tercios para aprobarlo. Con dictamen, alcanza con los 129 votos de la mayoría simple.
 
Ahora el sumo pontífice es un enemigo declarado del Gobierno de Macri y el aborto un tema ideal para dejarlo mal parado y, de paso, revitalizar al Congreso tras el violento tratamiento de la reforma previsional de diciembre. Para muchos diputados de Cambiemos, se trata sólo de eso. Ni más ni menos. 

24-02-2018 / 10:02
El gobierno neoliberal conservador de Mauricio Macri da explicaciones sobre la economía a los empresarios y a nadie más. En otros frentes batalla los malos resultados de sus medidas los responde con un arsenal de posverdades y descalificaciones y su capacidad demostrada para manipular miedos y fantasmas, corrupción, autoritarismo y mano dura y ahora el rechazo a la despenalización del aborto.
 
Respaldado por los medios ultraoficialistas: Clarín, La Nación, Infobae y otros, en la previa de la convocatoria denunció que el acto era para defender a un Moyano acusado de corrupción. Después del acto, el jefe de gabinete se encargó de profundizar esa línea, pero asignando la responsabilidad por la convocatoria a Cristina.
 
"La única que faltaba en el escenario", dijo Marcos Peña. Demasiado esfuerzo para ocultar que el centro de la convocatoria fue la situación económica que ha generado quebrantos, pobreza y desempleo.
 
Ninguno de los centenares de miles que estaban en la 9 de Julio escuchó ni una consigna que aludiera a Moyano o a la ex presidenta. Cada columna cantaba sus cantitos y todos relacionados con la situación económica, la inflación, los bajos salarios, los tarifazos, el saqueo a los jubilados.
 
Cada quien tenía el suyo, pero en un momento, poco antes de que empezaran los oradores, todos confluyeron en uno solo: Mauricio Macri, la puta que te parió!". Ese fue el eje de coincidencia y la causa de la masividad.
 
Si algún mérito cosecha el líder camionero es su olfato para medir el clima social y generar una convocatoria a pesar de la renuencia de  la mayoría de los grandes sindicatos.
 
Este acto fue más grande que los que se realizaron antes con la participación de todos los gremios. Y seguramente la decisión de convocarlo, junto con los que se sumaron, lo coloca en el lugar de capitalización del descontento cada vez más amplio y más agudo.  
 
No ha habido ninguna respuesta oficial a los reclamos planteados en el imponente acto del miércoles. No significa que no sintiera el impacto. Ya no se trata de un gobierno con imagen en ascenso como en 2016 y 2017. Ahora está en bajada.
 
En ese contexto tan estrecho, donde los únicos que ganan son los ricos, el margen de la política también se achica porque no tiene nada que ofrecer a la mayoría, solo seguir echándole la culpa de todo a Cristina.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar